Fortalecido y autónomo, el Conapred que quieren dirigir mujeres indígenas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Fortalecido y autónomo, así quieren al Conapred mujeres indígenas que aspiran a dirigirlo

El Frente plural de mujeres indígenas reclama que la designación de la nueva titular de Conapred no sea vertical, sino que se construya desde abajo y por consenso.
Cuartoscuro Archivo
3 de agosto, 2020
Comparte

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que un organismo como el Consejo para Prevenir la Discriminación (Conapred) lo debería dirigir una mujer e indígena, varias levantaron la mano para tomarle la palabra. Y no solo eso: decidieron unirse para formar un frente, demostrar que hay muchas con perfiles muy valiosos, y pedir otra forma de hacer política, más parecida a la de los pueblos indígenas, justamente, con decisiones desde abajo y no verticales.

A más de un mes de que el Consejo quedara acéfalo por la renuncia de Mónica Maccise, el 19 de junio, se han unido en ese “Frente plural de mujeres indígenas por la titularidad del Conapred” 10 mujeres, apoyadas por 9 agrupaciones regionales, nacionales y hasta internacionales, algunas académicas, o de manera independiente pero también con un fuerte respaldo comunitario.

Entérate: Esto es Conapred, el organismo que AMLO dijo que conoció por una polémica y no por su labor

Luego de un mes de presentarse, apenas el martes pasado fueron recibidas por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, que aunque escucharon su propuesta, sus perfiles y se comprometieron a transmitírselos al presidente Andrés Manuel López Obrador, también les advirtieron que él es el único con la facultad de nombrar nueva titular, y se prevé que la designación ocurra ya pronto.

La que tuvo la idea de que varias aspirantes de distintas asociaciones se unieran en un frente fue Fátima Gamboa, maya de la Red Nacional de Abogadas Indígenas (RAI) y Mujeres Colibrí Colectiva LesBica Indígena, con maestría en Derechos Humanos, y en Pueblos Indígenas y Cooperación Internacional. Su organización discutió lo que había dicho el presidente y decidieron proponerla a ella como su representante, pero entonces pensaron también en contactar y ponerse de acuerdo con las voceras de otras asociaciones que igualmente estaban alzando la mano.

“¿Cuáles eran los objetivos? Uno, evitar las competencias, evitar las designaciones verticales de arriba hacia abajo en este tipo de designaciones, que no corresponde a la forma como los pueblos indígenas hacemos política, que es de abajo hacia arriba y a través del consenso y la representación entre nosotras”, señala en entrevista con Animal Político.

“Otro, pedirle tanto a la Secretaría de Gobernación como al presidente que en el proceso de selección de la nueva titular se cuente con criterios claros, interculturales y que estos criterios también vengan de nosotras. Es decir, que nos permita junto con ellos poder construir estos criterios de elegibilidad de la nueva titular”.

Entre esos criterios, sugieren que la persona elegida visibilice la diversidad cultural de México, porque los indígenas no son solo un pueblo sino muchos; que tenga autonomía y no esté vinculada a partidos políticos o relación personal con algún funcionario actual; una postura crítica frente a violaciones de derechos humanos, y que tenga una trayectoria de trabajo de base y comunitario y el apoyo de redes y bases indígenas.

Otro de los reclamos que tienen sobre los requisitos es que legalmente está establecido que para dirigir Conapred hace falta nivel educativo de licenciatura, y aunque ellas en particular sí lo tienen, les parece restrictivo y discriminatorio, justo cuando la población indígena es la que tiene mayor brecha educativa respecto a la no indígena y en promedio el nivel es de secundaria.

Consideran que los principales atributos a considerar deben ser sus amplias trayectorias de trabajo de base en comunidades, organizaciones nacionales e internacionales, o de modo independiente en el sector público.

Es el caso de Ismearai Betanzos, zapoteca que trabajó ocho años en la entonces Comisión Nacional para el Desarrollo de pueblos Indígenas (CDI), ahora Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), del cual considera que hoy está debilitado, sin presupuesto ni capacidades para crear realmente políticas públicas a favor de los pueblos originarios.

Ella señala que no solo en Conapred haría falta un o una dirigente indígena, sino en muchas más instituciones y en el Congreso, que se supone que tienen que representar a toda la diversidad de personas en México, pero aunque en 28 de los 300 distritos electorales hay al menos 40% de hablantes de una lengua originaria, no hay esa misma cantidad ocupando curules en la Cámara de Diputados.

Dice estar consciente de que difícilmente llegue a ser ella la elegida, pero se mantiene en el Frente para demostrar la diversidad de perfiles capacitados para el cargo.

“Hay que cerrar estás brechas tan lacerantes, tan importantes y tan coyunturales. Y justamente  por eso es tan importante este proceso de Conapred, porque más allá de que si nos toman en cuenta y de que si una mujer del Frente es nombrada por el presidente, sí es importante ir visibilizando las capacidades que hoy existen en población indígena. Vemos foros en dónde se habla de población indígena, ¡sin la participación de la población indígena!”, subraya.

Regionalizar y dar dientes a Conapred

Las 10 mujeres que se han unido y se presentaron en Segob no llevaron propuestas individuales, sino una idea colectiva. Coinciden, sobre todo, en que hace falta fortalecer al Conapred, más cuando el propio presidente sugirió que debería desaparecer, como otros organismos creados en sexenios anteriores y que solo consumen presupuestos sin que la gente los conozca.

Betanzos pone como ejemplo de lo debilitado que está, que hace poco más de una semana el nuevo consejero del Instituto Nacional Electoral (INE) Uuk-kib Espadas utilizó una expresión racista al decir que los consejos electorales locales eran “una merienda de negros”, y corregir la frase por “merienda de afromexicanos”, sin que Conapred reaccionara.

“Tenemos una institución acéfala, porque el encargo de despacho no te da facultades plenas y amplias para conducir la institución; lo que te da es una facultad meramente de tramitología, de cuestiones administrativas.  Pero ante una situación donde sale un servidor público de altísimo nivel en este país, como es un consejero electoral, obligado a conducirse con probidad, con respeto hacia la población, llega el señor y dice ‘una cena de negros, perdón, de afromexicanos’, y nadie le ha dicho nada porque tenemos a la institución responsable de hacer el extrañamiento respetuoso, acéfala”, lamenta.

Entre los cambios que el Frente quiere para Conapred, es que sus resoluciones realmente tengan consecuencias. No de llegar a prisión por un acto de discriminación, pero sí a que se siga un proceso de investigación formal, de garantizar la reparación del daño y no repetición, además de la conciliación entre partes, explica Zenaida Pérez Gutiérrez.

Ella es mixe, pertenece a la Colectiva de Mujeres Afromexicanas en Movimiento (Muafro) y a la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas (ANPMI), una organización con presencia en 20 estados e integrantes que hablan 24 lenguas, y que hacen un trabajo de exigir cuentas a las autoridades sobre las políticas para pueblos originarios.

“Hemos coincidido en que es importante regionalizar o descentralizar. Creo que ha funcionado el Conapred, pero mucho lo ha utilizado la gente de la Ciudad de México o lugares cercanos del centro del país. Sería muy importante revisar hasta donde tiene alcance la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, que no es ley general, con la propia institución del Gobierno Federal y luego cómo se coordina o se generan mecanismos para que también baje a las autoridades locales, me refiero a gobiernos estatales y municipales, que le entren también”, explica.

Para esto hacen falta cambios no solo desde adentro sino legales, y ellas quieren también ser parte de lo que ocurra entorno al organismo, aun si ninguna de ellas es elegida. Gamboa explica que sería mejor que pase de ser un órgano descentralizado sectorizado a Segob, a uno desconcentrado, con mayor autonomía.

“Todas estamos claras en el frente, está claro de que el Conapred hay que fortalecerlo hay que dotarlo de mayores recursos económicos, técnicos, es necesario desconcentrarlo para que haya una unidad de atención de quejas y transversalización de política pública para eliminar la discriminación en todas las entidades federativas y no únicamente en la Ciudad de México”, señala Gamboa.

Para renovar la dirigencia del Conapred no hay una convocatoria pública, por lo que en cualquier momento el presidente puede anunciar que ya ha decidido designar a una persona.

Las integrantes del Frente están debatiendo también si después de que haya nombramiento, se dé entre ellas o no, se mantienen organizadas para acompañar estos cambios que piden para el organismo.

Además de Gamboa, Betanzos y Pérez, integran el Frente Amaranta Gómez Regalado, muxe del istmo de Tehuantepec, Oaxaca, y de la Coalición Mexicana LGBTTI; Martha Sánchez Néstor, de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas (Conami); Nelly Antonia Juárez Audelo, de la Alianza por la Reconstrucción de los Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad de México; Arcelia García Santiago, coordinadora en México de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México;María Sánchez Álvarez, presidenta de la Red de mujeres zoques construyendo esperanza; Rubí Celia Huerta Norberto, apoyada por académicos, gestores culturales y personas originarios de las cuatro regiones P’urhépecha de Michoacán; y Marcelina Bautista, fundadora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es "tan ping", el movimiento social nacido en pandemia en China y por qué preocupa al presidente Xi Jinping

Los trabajadores jóvenes en China están desafiando las presiones sociales que los impulsan a trabajar hasta que se agoten.
19 de marzo, 2022
Comparte

“Sigo deshaciéndome de la energía negativa en mi vida. Creo que en 2022 habrá una mejora con respecto a 2021, pero todavía no quiero hacer nada. Seguiré ‘acostado’. Disfruto este estado”.

Cuando Jeff (no es su nombre real), dejó su ciudad natal de Hangzhou por un trabajo muy bien remunerado como desarrollador de aplicaciones en Pekín hace varios años, igual que muchos jóvenes profesionales chinos, el trabajo se convirtió en su vida.

El poco tiempo libre que tenía fuera del trabajo lo pasaba jugando a lo que él describe como juegos de computadora “sin sentido”.

No desarrolló un círculo social en su nueva ciudad y finalmente dejó de intentarlo.

Pero cuando llegó la pandemia, la vida tal como la conocía se detuvo abruptamente. Como a muchos otros trabajadores, la covid lo hizo reevaluar sus prioridades en la vida.

Cuando hablaba con sus amigos artistas en su ciudad natal, se dio cuenta de que, aunque ellos tenían poco dinero, siempre tenían algo interesante que decir sobre su día y lo que estaban haciendo, mientras que él todo lo que tenía era trabajo.

estudiantes chinos

Getty Images

Cuando su empresa comenzó a despedir personal debido a la pandemia, se vio obligado a trabajar entre 60 y 70 horas a la semana.

Finalmente no pudo más y se tomó un tiempo libre para viajar.

Durante su estancia en la ciudad de Ho Chi Minh en Vietnam, tuvo una epifanía después de ver grupos de ancianos reunidos en un bar cercano simplemente relajándose, charlando y viendo fútbol durante horas.

Su mente seguía volviendo a ellos. ¿Por qué no podía ser como ellos, simplemente relajarse y acostarse?

Y entonces hizo exactamente eso. Regresó a casa y renunció a su trabajo.

Es uno de los muchos ciudadanos chinos que renunciaron o redujeron su compromiso laboral en los últimos dos años.

La idea de “acostarse boca arriba”, o tang ping” en chino, significa tomarse un descanso del trabajo implacable.

El movimiento tang ping despegó durante 2021, ya que muchos sintieron que estaban bajo una presión cada vez mayor para trabajar siempre más y superar a sus compañeros.

joven leyendo acostado

Getty Images
Tang ping es un movimiento de protesta y un estilo de vida.

Cansado de trabajar de lleno

El trasfondo de esta tendencia es un mercado laboral cada vez más reducido en China, lo que significa que los jóvenes ahora están bajo presión para trabajar muchas más horas y están agotados.

La gente “se siente muy apática ahora que tiene que lidiar con el coronavirus y está exhausta. Literalmente, solo quiere acostarse con un libro, o sentarse y mirar televisión, en lugar de mantener el impulso trabajando duro”, dice Kerry Allen, analista de medios de China de la BBC.

Esto significa que si bien la pandemia de covid podría estar disminuyendo, el movimiento tang ping no lo está.

En los sitios de redes sociales chinos, los usuarios publican mensajes que dicen que no quieren volver a ser como eran antes de la pandemia y que ahora tienen la confianza para llevar una vida con un ritmo más lento.

La anterior política china de un solo hijo ha significado que muchos jóvenes profesionales crecieron sin hermanos o hermanas, y esto ha aumentado la sensación de tensión de muchas personas.

Jack Ma

Getty Images
El fundador de Alibaba, Jack Ma, fue criticado por apoyar una cultura de trabajar largas horas.

Los valores tradicionales de poder ser propietario de una casa y tener hijos siguen siendo muy importantes en China.

Sin embargo, muchas personas de entre 20 y 30 años se preocupan de que nunca podrán lograr estas cosas.

Aquellos que son hijos únicos argumentan, por ejemplo, que también tendrán que cuidar a sus padres ancianos y que para muchas personas los precios de las propiedades están cada vez más fuera de su alcance.

En 2019, el magnate tecnológico y fundador del grupo Alibaba, Jack Ma, fue criticado por respaldar la llamada cultura laboral 996 de China, donde la gente trabaja de 9:00 a. m. a 9:00 p.m., seis días a la semana.

El año pasado, el máximo tribunal y el Ministerio del Trabajo del país dictaminaron que estas prácticas eran ilegales.

Sin embargo, si trabajar 996 sigue siendo lo que se necesita para tener éxito profesionalmente, tal vez no sorprenda que algunos jóvenes opten totalmente por no hacerlo.

Las tendencias demográficas significan que es probable que se intensifiquen las presiones sociales sobre los jóvenes.

Para 2035, la OCDE pronostica que el 20% de la población de China tendrá más de 65 años, lo que ejercerá una mayor presión sobre los jóvenes para apoyar a las generaciones mayores.

Jeff, que no quiso ser identificado por temor a una respuesta negativa, describe su propia decisión de abandonar su trabajo y su vida en Pekín como “una protesta silenciosa las reglas actuales. No aceptar cuando la gente te dice que debes aprender más y trabajar más duro”.

Xi Jinping

Getty Images
El presidente de China, Xi Jinping, advirtió recientemente en contra de “acostarse”.

Esto puede sonar casi subversivo en China. El sentimiento que expresa está tan generalizado que incluso justificó una advertencia explícita del presidente Xi Jinping, en un artículo en el diario del Comité Central del Partido Comunista publicado el pasado octubre.

“Es necesario evitar la solidificación de los estratos sociales, suavizar los canales de flujo ascendente, crear oportunidades para que más personas se enriquezcan, formar un entorno de desarrollo donde todos participen y evitar la ‘involución’ y el ‘aislamiento'”, escribió.

Ninguna de estas tensiones entre generaciones es exclusiva de China.

Tanto en EE.UU. como en Europa, los economistas hablan de una ‘Gran Renuncia’, con millones de trabajadores que se jubilan, renuncian o se niegan a aceptar trabajos que consideran inútiles o poco gratificantes.

Entonces, ¿puede ser el “acostarse boca arriba” la versión china de estas tendencias?

La doctora Lauren Johnston, investigadora asociada del Instituto de China de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, dice que la situación en China tiene diferentes causas.

En primer lugar, hay jóvenes migrantes rurales en Pekín o Shanghái, que ahora se dan cuenta de “cuán atrasados están, en términos de poder ganar suficiente dinero para comprar una casa, o competir con los jóvenes de la ciudad que crecieron hablando inglés y vistiendo ropa sofisticada”.

Johnston explica que parte de este grupo ahora puede estar pensando en regresar a sus ciudades de origen y aceptar trabajos peor pagados para poder estar con sus familias.

Por otro lado, están los hijos de padres más ricos y exitosos que no tienen “tanta hambre como los niños super triunfadores de familias más pobres”.

La experta cree que la llamada “cultura del tigre” de China es una barrera adicional, donde los padres se sienten bajo una intensa presión para ayudar a sus hijos a tener logros, algo que la escuela por sí sola no puede hacer.

Sienten que tienen que pagar lecciones adicionales de matemáticas, chino, inglés y música, o prepararse para exámenes de ingreso competitivos.

Estudiantes chinos

Getty Images

Queda por ver cómo se desarrollará todo esto en un momento en que China se enfrenta a un panorama económico difícil: una desaceleración del crecimiento, aumento de la deuda y una posible retracción total del sector inmobiliario del país.

En cuanto a Jeff, después de la presión de sus padres, finalmente consiguió otro trabajo, pero dice que es un empleo mucho menos exigente.

Gana la mitad de lo que solía ganar, pero asegura que tiene mucha más flexibilidad y por ahora planea quedarse.

“Podré seguir haciendo todos mis pasatiempos que descubrí durante mi tiempo de ‘acostado’, como esquiar y escalar rocas. Tengo tiempo para hacer lo que amo, estoy muy satisfecho”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-Vto6Gt3SeI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.