Jazz sobre ruedas: músicos dan conciertos rodantes ante la epidemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Rodrigo Arangua / AFP

Jazz sobre ruedas: músicos dan conciertos rodantes ante la epidemia

La epidemia de coronavirus ha significado el cierre de bares donde se tocan jazz y otros géneros.
Foto: Rodrigo Arangua / AFP
Por AFP
30 de agosto, 2020
Comparte

La algarabía de la calle se mezcla con la armonía del saxofón, el contrabajo y la percusión ejecutados por una banda de jazz desde una camioneta pick up, un incómodo escenario forzado por la pandemia en Ciudad de México.

“¡Jazz sobre ruedas! ¡Jazz en La Portales!”, anuncia una mujer con un megáfono captando la atención de vecinos y curiosos que celebran al Maroto Jazz Trío.

Obligados a cerrar por la emergencia sanitaria, los locales de música en vivo se han visto duramente afectados.

Pero El Convite, un club de jazz y restaurante del centenario barrio Portales, hace frente a esta situación echando mano de una vieja práctica: tocar en la calle.

Por eso patrocina conciertos rodantes de ensambles que solían presentarse en su local, que ahora solo puede vender comida con un aforo de 30% como parte de la “nueva normalidad”.

“(Fue) volver a pensar cómo podemos darle la vuelta al problema, tratando de llevar a cabo lo que siempre hemos hecho: la combinación entre la buena gastronomía con este tipo de música”, dice a la agencia AFP Celina Aguilar, fundadora y administradora del sitio.

Con 24 años de actividades, este espacio se ha convertido en punto de encuentro de los principales jazzistas mexicanos y otros de talla internacional con un festival anual, charlas y ahora conciertos a motor.

“Creo que todos han descubierto que la pandemia ha sido más llevadera escuchando música, así que tiene una importancia emocional, social y económica”, señala Alberto Aguilar, chef y cofundador de El Convite.

Jazz

Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP

Jazz a la calle

La situación de otras salas y centros nocturnos de la capital es complicada.

Unos 2,600 locales están cerrados y tendrían que esperar algunos meses más para reabrir, poniendo en riesgo unos 380,000 empleos directos e indirectos, según la gremial Anidice.

Barrio bohemio, Portales tiene una vieja conexión con el jazz. Es cuna de reconocidos músicos del género y sede del legendario club de free-jazz Jazzorca.

De espigada figura y cabello cano, Diego Maroto va arrancando aplausos desde la camioneta al ritmo del saxofón. Lo acompañan el contrabajista Jorge “Luri” Molina y el baterista Edy Vega.

Desde los balcones y ventanas, los vecinos se asoman curiosos y los fotografían con sus teléfonos. Algunos les acercan propinas.

“Hace unas semanas mi ánimo estaba hasta el piso, sin conciertos y todas mis actividades del año canceladas”, cuenta Maroto, de 52 años, uno de los más grandes exponentes mexicanos del jazz.

En 30 años de carrera no recuerda haber vivido una crisis como la provocada por la covid-19.

“La parte económica la resolví con clases maestras en línea, pero la anímica, esa sí que fue una situación en la que aparecieron los achaques que nunca tuve”, confiesa.

Apoyada en un bastón, Margarita Tula, residente de 76 años, camina detrás del vehículo acompañada de su hija mientras disfrutan del show.

“Escuchar música es olvidarse un poquito de los problemas que tiene uno”, cuenta la anciana llorando.

“Luri” Molina refiere que, aunque tocar el contrabajo desde una camioneta en movimiento es un desafío por las condiciones climáticas y técnicas, le ha resultado una experiencia “placentera”.

“La esencia del jazz no la agarras en una escuela, en una universidad, el jazz es esto, en la calle”, dice mientras se seca el sudor de la frente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 gráficos que explican qué hacer si tienes una persona con COVID-19 en casa

Aislarse a causa de la covid dentro de una vivienda compartida no es fácil, pero estas medidas pueden ayudarte a resolver esta situación y evitar que el resto de los integrantes de la casa se contagie.
17 de febrero, 2021
Comparte

Todos los enfermos de COVID-19 deben mantenerse aislados para evitar propagar el coronavirus. Esta es la recomendación generalizada para todos los infectados con SARS-CoV-2 que no han desarrollado un cuadro grave de la enfermedad.

Idealmente, el enfermo dispondría de un espacio suficientemente grande como para pasar allí entre 10 y 14 días, o el tiempo que se requiera dependiendo de la evolución de los síntomas (si tienes fiebre alta, te sientes acalorado o con escalofríos, estás resfriado o tienes náuseas o diarrea, el período de aislamiento puede ser más largo, según el Servicio Nacional de Salud Británico).

Pero la realidad es que la gran mayoría vive en espacios compartidos sin acceso, por ejemplo, a un baño propio. Te explicamos de forma sucinta en cuatro gráficos cómo hacer si hay una persona aislada con covid-19 dentro de tu casa.

La habitación del enfermo

Gráfico de la habitación de un enfermo de covid

BBC

La puerta del cuarto donde duerme el enfermo debe mantenerse cerrada. Es importante abrir la ventana para dejar que circule el aire. Sus comidas debe hacerlas allí dentro, y todo la basura que genere (pañuelos descartables, mascarillas, etc.) debe tirarla a un bote con una bolsa plástica y cerrarla.

Si no es posible mantener al enfermo dentro de una habitación separada y debe compartir el cuarto con otra persona, coloca las camas al menos a dos metros de distancia, y si puedes, una barrera física alrededor de la cama del enfermo como una cortina de baño, un cartón grande, etc.

Si solo tienes una cama, se debe dormir de modo que la posición de la cabeza de uno esté al altura de los pies del otro.

Distancia de los demás

Gráfico de como mantener distancia de la persona enferma

BBC

Idealmente no debemos entrar a la habitación del enfermo y si lo hacemos en caso de ser absolutamente necesario, ambos deben usar mascarilla, y la persona que ingresa debe utilizar guantes desechables para manipular las cosas del enfermo.

Las comidas y todos los otros implementos que necesite hay que dejárselos en la puerta para que los recoja una vez que nos hayamos alejado.

El baño

Gráfico de como limpiar el baño que utiliza la persona enferma

BBC

Lo ideal es no compartir el baño con el enfermo. En caso de no ser posible, lo mejor es que la persona infectada utilice el baño compartido una vez que lo han hecho los demás y que luego limpie con guantes todas las superficies que ha tocado.

Si necesitamos usar el baño después de que lo ha utilizado la persona infectada, lo mejor es dejar pasar el máximo de tiempo posible.

El enfermo debe utilizar su propia toalla.

Si la persona con COVID-19 tiene su propio baño pero no está en condiciones de limpiarlo, podemos hacerlo usando una mascarilla y guantes descartables, pero solo en caso de ser absolutamente necesario.

Los objetos que toca la persona infectada

Gráfico de como limpiar los objetos que utiliza la persona enferma

BBC

Es importante no compartir objetos con el enfermo.

Por eso, debemos separar platos, cubiertos, vasos etc. para su uso exclusivo.

Una vez que los usa debemos lavarlos con detergente y agua caliente usando guantes descartables. Después de hacerlo debemos lavarnos meticulosamente las manos con jabón por al menos 20 segundos.

En cuanto a su ropa o sábanas sucias, debemos manipularlas con guantes y nunca sacudirlas. Se pueden lavar en agua caliente junto a la ropa del resto de los integrantes de la casa, y debe secarse con secarropas a temperatura caliente, si se puede.

Al terminar, lávate siempre las manos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8B-mGZ9rNPk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.