¿Por qué México debe cederle millones de litros de agua a EU?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La lucha de Chihuahua por el agua: ¿por qué México debe cederle millones de litros a EU?

Los agricultores del estado no están conformes con que se extraiga agua de las presas en estos días para pagar esa deuda.
Cuartoscuro Archivo
8 de agosto, 2020
Comparte

El domingo 19 de junio, elementos de la Guardia Nacional lanzaron balas de goma y gases lacrimógenos a pobladores de los municipios de Rosales y Delicias de Chihuahua, quienes se oponían a la extracción de agua de la presa Francisco I. Madero, también conocida como Las Vírgenes.

Fue así que saltó a los titulares de la prensa nacional la lucha por el agua y lo que los pobladores llaman la militarización de las presas, a causa de un viejo tratado.

Para administrar cómo se comparten México y Estados Unidos el agua de los ríos Colorado, Bravo y Tijuana ambos países firmaron lo que se conoce como el Tratado de Aguas Internacionales de 1944. 

Lee: Conagua denuncia a autoridades de Acapulco por derramar aguas residuales al mar

De acuerdo a ese instrumento internacional, cada cinco años, México debe entregarle varios millones de metros cúbicos del líquido a Estados Unidos. La entrega en este 2020 es lo que ha desatado enfrentamientos entre pobladores de Chihuahua y la Guardia Nacional.

En una nueva acción de esta pugna, un grupo de agricultores de ese estado se trasladó a la Ciudad de México para dar una conferencia de prensa en la que acusaron a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de opacidad por no proporcionar información clara respecto al volumen de líquido que se está entregando al país vecino, así como de tener urgencia para sacar el agua de tres presas que ellos usan para el riego de sus cultivos.

Los inconformes, entre ellos Salvador Alcantar Ortega, presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua y Martín Parca, representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de ese estado, insistieron en que se puede cumplir hasta octubre con la cantidad de agua entregada y así retardar la extracción en las presas de la zona, que, dijeron, son la columna vertebral de la agricultora en ese estado del norte.

En conferencia de prensa conjunta con Conagua, el 30 de julio, Roberto Velasco Álvarez, titular de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) entre México y Estados Unidos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, explicó que en el tratado se estableció que Estados Unidos aportaría a México mil 850 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua anuales de la cuenca del río Colorado.

Por su parte, México aportaría a Estados Unidos un promedio mínimo de 431 Mm3 anuales contabilizado en ciclos de cinco años, es decir, alrededor de 2 mil 158 Mm3 quinquenales.

En la misma conferencia, la directora general de Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, señaló que, mediante este Tratado, México recibe cuatro veces más agua de la que entrega a Estados Unidos. Además, México tiene flexibilidad de pago en quinquenios, mientras que el país vecino debe pagar por año.

Blanca Jiménez explicó que para cumplir el tratado se aprovechan seis afluentes tributarios del río Bravo: el Río Conchos —el más voluminoso—, el Arroyo Las Vacas, el Río San Diego, el Río San Rodrigo, el Río Escondido y el Río Salado. Pero subrayó que de dichos recursos hídricos también dependen 1.2 millones de habitantes en Coahuila y Tamaulipas, por lo que es fundamental compartir el recurso.

El tratado que debe cumplirse

El conflicto con los agricultores de Chihuahua es por tres presas del Río Conchos: El Granero, Vírgenes y Boquilla. Los agricultores aseguran que si el gobierno empieza a vaciar las presas, se quedarán sin agua para sus cultivos y piden esperar hasta el mes de octubre, cuando termina la temporada de lluvias.

El punto es que el gobierno no quiere arriesgarse esta vez a no cumplir con el tratado.

De conformidad con lo estipulado en el Tratado de Aguas de 1944 y en el Acta 234 de la CILA, México no puede incurrir en adeudos por dos quinquenios consecutivos. El ciclo 34, que concluyó el 24 de octubre de 2015, cerró con un déficit de 324.7 Mm3. Si bien este adeudo fue cubierto en el primer año del ciclo actual, el ciclo 35, que concluye 24 de octubre de 2020, no podrá cerrar con adeudos por parte de México, puntualizó Roberto Velasco Álvarez.

Y llevar el agua de México a Estados Unidos de América es un proceso tardado tanto por la distancia como por la capacidad de desfogue de cada embalse. Por ejemplo, detalló Blanca Jiménez, de la presa El Granero, el agua tarda un promedio de 57 horas para llegar hasta el punto de entrega; mientras que de La Boquilla tarda en promedio 5 días. “De allí la urgencia de mantener abiertas las compuertas para cumplir con nuestros compromisos internacionales”.

Cuestionado por Animal Político respecto a que esperar hasta octubre es quizá arriesgarse a incumplir, y esta vez eso no es una opción por lo estipulado en el tratado, Martín Parca, representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de Chihuahua se limita a decir que en efecto hubo una omisión.

“Nosotros como técnicos decimos que sí había agua, ¿por qué (hace cinco años) no se pagó en tiempo y forma? Y ahí México estaba ganando cinco años de más, hasta 2025 estaríamos en esta polémica”.

Además de pedir esperar hasta octubre para cumplir con la deuda de agua de México, los agricultores aseguran que hay opacidad en las cifras de Conagua.

“No hay una contabilidad exacta de los volúmenes que se están aportando al Río Bravo, están perdidos 380 millones de metros cúbicos. Hacemos números y están perdidos y cuando pedimos información no se nos proporciona. Llegamos a los datos duros en las mesas de diálogo que hemos tenido y se levantan”, acusa Alcantar Ortega, el presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua.

Por eso es que, dicen, ya no quieren seguir en negociaciones con la Conagua. “Exigimos diálogo con el presidente y la Secretaría de Relaciones Exteriores no con Conagua”, exije Alcantar Ortega.

De acuerdo a los datos de Conagua, al 30 de julio, se habían entregado a Estados Unidos un volumen de mil 672.1 Mm3 de los dos mil 158 Mm3 que se deben entregar para cerrar este ciclo sin ningún faltante.

La CILA, explicaron, cuenta con una de red de 62 estaciones hidrométricas y 9 climatológicas distribuidas en el río Bravo, río Colorado y río Tijuana para hacer mediciones precisas sobre los volúmenes de estos ríos.

“Dice Conagua – señala el representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de Chihuahua- que vamos a terminar con 703 millones después de las maniobras de Conagua, en el sistema de las tres presas que están ahorita en la columna vertebral del Río Conchos: El granero, Vírgenes y Boquillas, porque como va a llover, al primero de noviembre habrá mil 911 millones y nosotros decimos que no está calculando las pérdidas por evaporación, por infiltración”.

Además, ¿y si no llueve? En esas presas nada más van a quedar 464 millones no mil 911 millones, y con esos 464 la columna vertebral de la agricultura en Chihuahua no riega”, asegura Martín Parca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 consejos para 'burlar' los algoritmos que te seleccionan cuando buscas trabajo

Aunque los algoritmos pueden jugar en tu contra cuando postulas a un empleo, existen maneras de aumentar tus posibilidades de quedar seleccionado.
25 de octubre, 2021
Comparte

A veces no son tus habilidades o tu experiencia las que pueden llevarte a conseguir un empleo cuando te postulas a un puesto de trabajo por el que están compitiendo cientos de candidatos.

Al menos no en la primera etapa de selección.

Las firmas que tienen que lidiar con complejos procesos de selección han delegado esa labor a sistemas de inteligencia artificial que escanean tu currículum y deciden si quedas eliminado o sigues en el proceso.

Son software de contratación predictiva que aplican ciertos criterios predeterminados de manera automática, según las características del puesto de trabajo.

Estas herramientas conocidas como ATS (Applicant Tracking System) funcionan sobre la base de palabras clave que define cada compañía de acuerdo al perfil del candidato que buscan y otros mecanismos de descarte.

Aunque hay diferentes tipos de ATS, en general operan de manera bastante similar.

“Buscan una mayor eficiencia en el procesamiento de datos”, le dice a BBC Mundo Hong Qu, director de investigación y académico de la Universidad de Stanford.

Estos sistemas les permiten a las firmas ahorrar tiempo y dinero.

Pero también les pueden jugar en contra cuando el algoritmo, por sus limitaciones, decide eliminar a buenos candidatos o cuando desarrolla sesgos basados en la repetición de patrones, agrega Qu.

Estos son algunos consejos para ganar a los algoritmos.

1-Usar palabras clave

Los algoritmos buscan palabras clave relacionadas con categorías como habilidades, experiencia, resultados o educación, y las ponderan de acuerdo con los requisitos del empleo.

Pero, según los parámetros que le haya entregado la empresa, puede incluir otros filtros más específicos.

Mujer ocn computador
Getty Images

Para utilizar las palabras clave, el primer paso es comparar tu currículum con la descripción de la oferta laboral.

De hecho, puedes repetir términos y expresiones contenidas en dicha oferta, adaptándolas a tu perfil.

A fin de cuentas, el algoritmo va a escanear en busca de aquellos atributos.

“Cuando incluyas palabras clave en tu currículum, trata de usar siempre el mismo lenguaje que se menciona en la descripción del trabajo”, escribió Liz Guarneros, asesora laboral en LinkedIn.

También aconseja utilizar estas palabras en el contexto adecuado y no rellenar espacios con ellas solo para que las identifique la máquina.

“Si bien esto puede ayudarte a superar el filtro inicial y sus algoritmos, no funcionará a tu favor cuando llegues a un reclutador”, apunta.

2-Incluir logros con resultados cuantificables

“Es muy importante ser específico”, dice el profesor Ku.

Por ejemplo, nombrar los programas computacionales que manejas, en vez de escribir que tienes “experiencia en análisis de datos”, sin dar detalles.

Los expertos aconsejan enfocarse en logros a través de ejemplos concretos, evitando una simple enumeración de responsabilidades.

En vez de decir: “Responsable de la supervisión de la estrategia de ventas. Las ventas aumentaron significativamente”, es mejor decir: “Dirigí un equipo de 10 personas encargado de supervisar la estrategia de ventas. Las ventas aumentaron un 20% en seis meses”.

Mujer con escaner en la cara

Getty Images

Para que tu currículum tenga un mayor impacto frente a los algoritmos, es preciso indagar qué está buscando la compañía y cómo habitualmente mide los resultados.

“Investiga cómo esa empresa mide el éxito. Averigua cuáles son las métricas de éxito“, señala Ku.

No todas las firmas evalúan de la misma manera el desempeño laboral.

En ese sentido, la investigación previa es clave. Tienes que decirle al algoritmo lo que “quiere escuchar”.

Otro elemento importante, agrega, es que incluyas en el currículum algo que te distinga del resto.

Imagina qué cosas tendrán en común quienes están postulando al empleo y luego piensa qué elemento diferenciador puedes ofrecer.

3-Utiliza un formato simple

Muchas personas fallan en el reclutamiento por algo muy simple: la legibilidad de su currículum.

Para que el algoritmo no te elimine, es esencial que el formato de tu currículum sea simple y “descifrable” por el sistema.

Fotos de varias personas

Getty Images
¿Es justo que una computadora rechace o apruebe tu solicitud de empleo?

En algunos sistemas ATS los currículums en formato PDF no funcionan.

Evita usar cualquier formato complicado. Cuanto más simple, mejor. Es decir, suele ser recomendable utilizar el formato Word.

Evita escribir tu currículum en dos columnas. Usa el formato estándar para que la máquina lea todo de corrido.

No incluyas fotos, gráficos o tablas. Deja de lado cualquier estilo creativo o muy sofisticado. Aunque te parezca aburrido, opta por un formato minimalista, sin distracciones, fácil de leer.

Utiliza títulos convencionales para dividir la información. Elige la manera tradicional, como por ejemplo, “Experiencia Laboral” o “Educación”.

Y siempre escribe la experiencia laboral en orden cronológico inverso.

Talento perdido

El estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard “Trabajadores ocultos: talento sin utilizar”, publicado en septiembre, señala que los algoritmos dejan fuera del proceso de reclutamiento a millones de trabajadores, algunos de los cuales podrían ser adecuados.

Por ejemplo, hay casos de hospitales en EE.UU. donde un algoritmo buscó que el postulante tuviese la habilidad de hacer “programación computacional”, cuando en realidad, la descripción del trabajo requería que el profesional ingresara los datos de un paciente en el computador.

Hombre con algoritmos

Getty Images

O también está el caso de un software que buscaba experiencia en “atención al cliente”, cuando la empresa requería reparadores de líneas de transmisión eléctrica.

Otros inconvenientes detectados por la investigación apuntan a que los algoritmos rechazan o dan una baja puntuación a las personas que tienen espacios en blanco o lagunas en su experiencia laboral.

El problema es que a veces se debe a un embarazo o al cambio de casa de una ciudad a otra. Son circunstancias extraordinarias que la máquina solo interpretará como un “vacío”.

Debido a problemas como éstos, hay desarrolladores de software que han estado buscando maneras de mejorar los algoritmos.

Incluso algunas empresas del sector tecnológico han eliminado el requisito de tener un título profesional para algunos puestos si el candidato cumple con el perfil que se busca.

El sesgo de los algoritmos

Desde otra perspectiva, los softwares pueden estar menos sesgados que los evaluadores humanos porque pueden programarse para ignorar características como la edad, el sexo y la raza.

Pero también puede ocurrir al revés.

Robot

Getty Images

“La inteligencia artificial también funciona con sesgos porque los algoritmos están entrenados para trabajar según patrones de éxito que se repiten en el tiempo”, explica Hong Qu.

“Los algoritmos amplifican los patrones del pasado y en ese proceso pueden discriminar por raza, género o edad“, explica el creador de AI Blindspot, un sistema que ayuda a los desarrolladores de software a reconocer sesgos que pueden afectar la toma de decisiones.

Por ejemplo, si en el pasado el 90% de los seleccionados para un empleo fueron de raza blanca, agrega, el algoritmo repetirá ese patrón por la manera en que funciona el aprendizaje de las máquinas.

O el algoritmo puede aprender por sí mismo a dar prioridad a candidatos que asistieron a las mismas universidades.

Pese a esas dificultades, los sistemas de inteligencia artificial siguen desarrollándose velozmente para ajustarse cada vez más a lo que buscan las empresas.

Lo que aconsejan los expertos es que, aunque los procesos sean largos y extenuantes, no hay que rendirse.

Y hay que tener en cuenta que si no has logrado pasar el primer filtro de selección, eso no implica que no seas un buen candidato.

Quizás con unos buenos ajustes a tu currículum, se abran nuevas posibilidades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RSJrBEhdZxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.