¿Por qué México debe cederle millones de litros de agua a EU?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La lucha de Chihuahua por el agua: ¿por qué México debe cederle millones de litros a EU?

Los agricultores del estado no están conformes con que se extraiga agua de las presas en estos días para pagar esa deuda.
Cuartoscuro Archivo
8 de agosto, 2020
Comparte

El domingo 19 de junio, elementos de la Guardia Nacional lanzaron balas de goma y gases lacrimógenos a pobladores de los municipios de Rosales y Delicias de Chihuahua, quienes se oponían a la extracción de agua de la presa Francisco I. Madero, también conocida como Las Vírgenes.

Fue así que saltó a los titulares de la prensa nacional la lucha por el agua y lo que los pobladores llaman la militarización de las presas, a causa de un viejo tratado.

Para administrar cómo se comparten México y Estados Unidos el agua de los ríos Colorado, Bravo y Tijuana ambos países firmaron lo que se conoce como el Tratado de Aguas Internacionales de 1944. 

Lee: Conagua denuncia a autoridades de Acapulco por derramar aguas residuales al mar

De acuerdo a ese instrumento internacional, cada cinco años, México debe entregarle varios millones de metros cúbicos del líquido a Estados Unidos. La entrega en este 2020 es lo que ha desatado enfrentamientos entre pobladores de Chihuahua y la Guardia Nacional.

En una nueva acción de esta pugna, un grupo de agricultores de ese estado se trasladó a la Ciudad de México para dar una conferencia de prensa en la que acusaron a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de opacidad por no proporcionar información clara respecto al volumen de líquido que se está entregando al país vecino, así como de tener urgencia para sacar el agua de tres presas que ellos usan para el riego de sus cultivos.

Los inconformes, entre ellos Salvador Alcantar Ortega, presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua y Martín Parca, representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de ese estado, insistieron en que se puede cumplir hasta octubre con la cantidad de agua entregada y así retardar la extracción en las presas de la zona, que, dijeron, son la columna vertebral de la agricultora en ese estado del norte.

En conferencia de prensa conjunta con Conagua, el 30 de julio, Roberto Velasco Álvarez, titular de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) entre México y Estados Unidos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, explicó que en el tratado se estableció que Estados Unidos aportaría a México mil 850 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua anuales de la cuenca del río Colorado.

Por su parte, México aportaría a Estados Unidos un promedio mínimo de 431 Mm3 anuales contabilizado en ciclos de cinco años, es decir, alrededor de 2 mil 158 Mm3 quinquenales.

En la misma conferencia, la directora general de Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, señaló que, mediante este Tratado, México recibe cuatro veces más agua de la que entrega a Estados Unidos. Además, México tiene flexibilidad de pago en quinquenios, mientras que el país vecino debe pagar por año.

Blanca Jiménez explicó que para cumplir el tratado se aprovechan seis afluentes tributarios del río Bravo: el Río Conchos —el más voluminoso—, el Arroyo Las Vacas, el Río San Diego, el Río San Rodrigo, el Río Escondido y el Río Salado. Pero subrayó que de dichos recursos hídricos también dependen 1.2 millones de habitantes en Coahuila y Tamaulipas, por lo que es fundamental compartir el recurso.

El tratado que debe cumplirse

El conflicto con los agricultores de Chihuahua es por tres presas del Río Conchos: El Granero, Vírgenes y Boquilla. Los agricultores aseguran que si el gobierno empieza a vaciar las presas, se quedarán sin agua para sus cultivos y piden esperar hasta el mes de octubre, cuando termina la temporada de lluvias.

El punto es que el gobierno no quiere arriesgarse esta vez a no cumplir con el tratado.

De conformidad con lo estipulado en el Tratado de Aguas de 1944 y en el Acta 234 de la CILA, México no puede incurrir en adeudos por dos quinquenios consecutivos. El ciclo 34, que concluyó el 24 de octubre de 2015, cerró con un déficit de 324.7 Mm3. Si bien este adeudo fue cubierto en el primer año del ciclo actual, el ciclo 35, que concluye 24 de octubre de 2020, no podrá cerrar con adeudos por parte de México, puntualizó Roberto Velasco Álvarez.

Y llevar el agua de México a Estados Unidos de América es un proceso tardado tanto por la distancia como por la capacidad de desfogue de cada embalse. Por ejemplo, detalló Blanca Jiménez, de la presa El Granero, el agua tarda un promedio de 57 horas para llegar hasta el punto de entrega; mientras que de La Boquilla tarda en promedio 5 días. “De allí la urgencia de mantener abiertas las compuertas para cumplir con nuestros compromisos internacionales”.

Cuestionado por Animal Político respecto a que esperar hasta octubre es quizá arriesgarse a incumplir, y esta vez eso no es una opción por lo estipulado en el tratado, Martín Parca, representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de Chihuahua se limita a decir que en efecto hubo una omisión.

“Nosotros como técnicos decimos que sí había agua, ¿por qué (hace cinco años) no se pagó en tiempo y forma? Y ahí México estaba ganando cinco años de más, hasta 2025 estaríamos en esta polémica”.

Además de pedir esperar hasta octubre para cumplir con la deuda de agua de México, los agricultores aseguran que hay opacidad en las cifras de Conagua.

“No hay una contabilidad exacta de los volúmenes que se están aportando al Río Bravo, están perdidos 380 millones de metros cúbicos. Hacemos números y están perdidos y cuando pedimos información no se nos proporciona. Llegamos a los datos duros en las mesas de diálogo que hemos tenido y se levantan”, acusa Alcantar Ortega, el presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua.

Por eso es que, dicen, ya no quieren seguir en negociaciones con la Conagua. “Exigimos diálogo con el presidente y la Secretaría de Relaciones Exteriores no con Conagua”, exije Alcantar Ortega.

De acuerdo a los datos de Conagua, al 30 de julio, se habían entregado a Estados Unidos un volumen de mil 672.1 Mm3 de los dos mil 158 Mm3 que se deben entregar para cerrar este ciclo sin ningún faltante.

La CILA, explicaron, cuenta con una de red de 62 estaciones hidrométricas y 9 climatológicas distribuidas en el río Bravo, río Colorado y río Tijuana para hacer mediciones precisas sobre los volúmenes de estos ríos.

“Dice Conagua – señala el representante legal de las Unidades de Riego del Centro Sur de Chihuahua- que vamos a terminar con 703 millones después de las maniobras de Conagua, en el sistema de las tres presas que están ahorita en la columna vertebral del Río Conchos: El granero, Vírgenes y Boquillas, porque como va a llover, al primero de noviembre habrá mil 911 millones y nosotros decimos que no está calculando las pérdidas por evaporación, por infiltración”.

Además, ¿y si no llueve? En esas presas nada más van a quedar 464 millones no mil 911 millones, y con esos 464 la columna vertebral de la agricultura en Chihuahua no riega”, asegura Martín Parca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'No me veo regresando a trabajar 5 días a la semana': los cambios de actitud laboral por la pandemia

La pandemia ha impulsado modalidades de trabajo flexibles que pueden hacer que los empresarios tengan que adaptarse a la situación.
1 de abril, 2021
Comparte
Lee Harman and family

Lee Harman
Lee y Louise esperan que al compartir el cuidado de los niños a partes iguales sean un buen modelo para sus hijos.

Cuando Lee Harman preguntó por primera vez si podía pasar de una semana laboral de cinco días a una de cuatro, estaba nervioso, preguntándose qué pensarían sus colegas.

“En la construcción predominan los hombres”, señala. “Trabajar a tiempo parcial es algo que simplemente no se hacía”.

Ahora pertenece al creciente número de profesionales que han reducido su horario.

Lee, 38 años, es ingeniero civil en la empresa Skanska Costain Strabag.

En el último año ha descubierto que una semana laboral más corta es una gran ventaja.

“Así puedo gestionar mejor mis niveles de energía”, dice este padre de tres hijos.

“Un puesto de alto nivel requiere cierto grado de contemplación y espacio para pensar. Me viene muy bien, y a todo el equipo también”.

No me veo volviendo a la forma en que trabajaba antes”, afirma.

Lee cree que, debido a la crisis de covid-19, mucha gente se ha dado cuenta de que las cosas se pueden hacer de otra manera.

Los colegas han empezado a preguntarle por su experiencia, planteándose si podrían hacer lo mismo.

Trabajadores desde casa

Getty Images
Encuestas y experimentos en distintas partes del mundo muestran que existe un anhelo por poder compaginar la vida personal y profesional de otro modo.

Tendencia a reducir las horas de trabajo

Puede que los altos cargos de Goldman Sachs sigan insistiendo en una semana de 95 horas, pero parece que cada vez están más lejos de la mayoría.

Encuestas y experimentos en distintas partes del mundo muestran que existe un anhelo anhelo por reducir la jornada laboral y la consideración de que trabajar a tiempo parcial no debe ser un obstáculo para hacer carrera. Un deseo que ya se percibía antes de la pandemia, pero que el modo de trabajar durante la misma ha impulsado considerablemente.

Por ejemplo, de los 2.300 trabajadores de Microsoft en Japón que en 2019 probaron a reducir su jornada semanal un día, el 92% aseguró sentirse más feliz y menos estresado con ese horario. Similares resultados mostró el experimento en Perpetual Guardian, una empresa neozelandesa.

Y una encuesta realizada por la consultora de recursos humanos Robert Half en EE.UU. mostró que el 66% de los trabajadores afirmaba querer trabajar menos de cinco días a la semana.

Otra encuesta realizada el mes pasado a 2.000 adultos de Reino Unido reveló que el 72% cree que los trabajadores a tiempo parcial deberían tener las mismas oportunidades de progresar en el trabajo que los trabajadores a tiempo completo.

Timewise, que encargó la investigación, explica que hace nueve años una encuesta similar reveló que el 72% creía que “no era posible” tener un trabajo de alto nivel a tiempo parcial.

¿Es un freno reducir la jornada?

Karen Mattison, cofundadora de Timewise, una organización que hace campaña a favor de un trabajo más flexible, asegura que el año pasado se demostró que la gente puede trabajar de forma diferente y que era hora de que los empresarios lo reflejaran en la forma de diseñar y anunciar los puestos de trabajo.

“Durante mucho tiempo hemos visto una disculpa ante el término tiempo parcial: ‘sólo estoy a tiempo parcial’. Ahora sabemos que la inmensa mayoría de la gente en Reino Unido no ve ninguna razón para que los trabajadores a tiempo parcial se vean impedidos de progresar en sus carreras”, explica.

Los trabajadores a tiempo parcial representan ya una cuarta parte de la población activa del país. Pero a menudo existe una compensación entre negociar un horario más corto y tener oportunidades profesionales.

Las madres, en particular, se han dado cuenta de que compaginar el trabajo con las exigencias del cuidado de los hijos ha supuesto un estancamiento en sus carreras, lo que ha socavado los esfuerzos por lograr la igualdad de género en los altos cargos.

Gemma Fleuren

Gemma Fleuren
Gemma Fleuren ha perseguido sus ambiciones profesionales a la vez de las familiares trabajando cuatro días a la semana.

Pero no para Gemma Fleuren.

Su actual trabajo como directora comercial en una empresa de veta de chocolate es el tercero en el que ha negociado una semana laboral de cuatro días.

Y, lejos de ver su carrera frenada, ahora es responsable de un equipo de personas y de una serie de tareas de logística, previsión de ventas y asignación de stock.

El marido de Gemma es bombero y trabaja a turnos los viernes y los fines de semana, por lo que ella se toma los viernes libres para estar con sus tres hijos.

“En puestos anteriores, me dijeron que retirara las fotos de mis hijos de mi mesa, por si enviaban un mensaje a los jefes de que no me tomaba en serio mi carrera”, explica.

Pero cuando la entrevistaron para su actual trabajo, dejó claro que aceptaría el puesto cuatro días a la semana y su empresa la ha apoyado totalmente.

“No hay preguntas sobre cómo organizas tus horas. Te juzgan por lo que consigues”, cuenta.

“El trabajo flexible es para todo el mundo, ya sea porque tienes hijos, un padre anciano que necesita tu ayuda ¡o incluso un pez dorado que necesita de cuidados especiales! El motivo es irrelevante, lo que se espera es que sea para todos”.

Incluso en períodos de mucho trabajo, como el que precede a la Semana Santa, se las arregla para mantener sus días libres.

Pero asegura que es necesario ser disciplinado para decir que no se está disponible en determinados momentos. Y no está segura de poder desempeñar su función con menos de cuatro días.

Una forma de atraer talento

Aunque algunos empresarios están dando ejemplos positivos, muchos todavía no han aceptado que ofrecer flexibilidad ayudará a atraer a los mejores talentos, afirma Timewise.

Un estudio anterior de Timewise reveló que, incluso antes de la pandemia, nueve de cada diez personas querían más flexibilidad en su próximo trabajo.

Sin embargo, en 2020 sólo el 8% de las ofertas de empleo en Reino Unido ofrecían opciones a tiempo parcial.

Mientras tanto, otros países ya están explorando la idea de reducir las semanas de trabajo.

Ardern

Getty Images
La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, sugirió a los empresarios que consideraran la opción de una semana de cuatro días.

El año pasado, la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, sugirió a los empresarios que consideraran la opción de una semana de cuatro días porque ayudaría a conciliar la vida laboral y familiar, pero también porque podría impulsar el turismo interno.

España está planeando un proyecto piloto de semana laboral de cuatro días, en parte debido a los retos de la automatización.

Y Suecia ha experimentado con jornadas de seis horas.

Gemma opina que cualquiera que desee trabajar a tiempo parcial debe ser sincero con los posibles empleadores, especialmente si los cazatalentos o los reclutadores no lo apoyan.

“He tenido reclutadores que me han dicho que no están dispuestos a plantear mi patrón deseado de trabajo a su cliente, dejando que mantenga la conversación yo misma o sugiriendo que ceda en mis requisitos para asegurarme una oferta de trabajo”, dice.

“Si el reclutador no quiere tener la conversación, yo me dirigiría directamente al posible empleador para que puedas exponer tu posición con claridad”.

*Todo el contenido del texto es de la autora, excepto los datos de encuestas y experimentos referidos a países distintos del Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.