El privilegio de regresar a clases: SEP deja fuera a alumnos con discapacidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

El privilegio de regresar a clases: SEP deja fuera a alumnos con discapacidad

Sin adecuaciones y sin planes de apoyos específicos el nuevo ciclo lectivo pone en riesgo la continuidad educativa de los más de 600,000 alumnos con discapacidad.
Cuartoscuro Archivo
Por Bárbara Anderson / Yotambién.mx
8 de agosto, 2020
Comparte

“Probablemente perderemos alumnos este año. Porque gran parte de ellos presentan comorbilidades importantes y los padres prefieren pausar su educación, primero, porque son vulnerables y, segundo, porque requieren mucha asistencia y ya muchas familias han regresado a trabajar y no pueden atenderlos en este nuevo modelo”, dice Guadalupe Maldonado, directora general de Asociación pro personas con parálisis cerebral (APAC) donde funciona el Centro de Atención Múltiple (CAM) 45.  Hasta la pandemia, contaban con 130 alumnos de preescolar a secundaria, donde 8 de cada 10 de ellos requieren atención y asistencia personal.

Este es un pequeño ejemplo de lo que quedó fuera del programa Aprende en Casa II, que anunció esta semana la Secretaría de Educación Pública (SEP).

El anuncio del ciclo lectivo 2020-2021 se enfocó en la amplitud de la cobertura, al firmar una alianza con las televisoras y radiodifusoras privadas, pero no hizo ninguna discriminación con respecto a los contenidos, la interacción con los maestros y los métodos de evaluación.

Lee: ¿Cómo viven las personas con discapacidad la contingencia por COVID-19? Ellos lo cuentan

Y si esto es ya de por sí complejo para alumnos estándar, más aún para aquellos con alguna discapacidad. “Se sigue dejando fuera a las alumnas y alumnos con discapacidad y con necesidades específicas de aprendizaje; su acceso a la educación no se limita a clases interpretadas en LSM y libros en Braille”, afirma Sabina Itzel Hermida Carrillo, del Colectivo Educación Especial Hoy, “no hay estrategias claras para apoyar a las familias de los alumnos con discapacidad que requieren de cuidados, apoyos intensos y atención personalizada; alumnos que debido a su condición no ‘encajan’ en la estrategia de la SEP”.

El peligro de deserción escolar será mayor en uno de los grupos que menos acceso ya tenía (en tiempos de salud y de aulas presenciales) a la educación.

Según la SEP, en el período anterior recibieron 602,208 niños, niñas y adolescentes con alguna discapacidad. De este porcentaje, más del 90% asistieron a escuelas públicas aunque no discrimina si fueron parte de los planteles de alguno de los 1,666 CAM o estaban incluidos en escuelas regulares con apoyo de un USAER (de los 4,527) que apoyan la inclusión.

Pero, ni siquiera son el 100% de los niños, niñas y adolescentes con discapacidad en el país.

La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018 afirma que hay un total de 33 millones 623 mil 536 personas entre los 5 y 19 años. Y en el mismo informe indica que la prevalencia de discapacidad en este rango de edad es de 6.3%, es decir, que en total son 2 millones 118 mil 282 los niños, niñas y adolescentes que tienen alguna discapacidad.

Lo anterior significa que solo 28.43% de los mexicanos en edad escolar con discapacidad está cursando en alguna escuela. Quedan fuera del sistema educativo, 7 de cada 10 niños.

Valdría la pena conocer cómo lograron estos 3 alumnos ser casos de excepción en un sistema que, sexenio a sexenio, nunca tomó en serio la educación inclusiva.

Lee: Madre con COVID-19 enfrenta el reto de cuidar a su hijo con discapacidad

Tu libro y tu pantalla

Todos los países del mundo han vivido con más o menos éxito el confinamiento escolar y la implementación de clases a distancia.

En su discurso del lunes 3 de agosto, el secretario de Educación, Esteban Moctezuma, solo dedicó una línea a los alumnos con discapacidad, “todas las transmisiones contarán con Lenguaje (sic) de Señas Mexicano y los libros de texto gratuitos se imprimirán en Braille y macrotipo”.

“Se sigue dejando fuera a las alumnas y alumnos con discapacidad y con necesidades específicas de aprendizaje; su acceso a la educación no se limita a clases interpretadas en LSM y libros en Braille”, afirma Hermida.

Pero no todo es entregar libros y encender la televisión o la radio. “La necedad de la SEP y su titular por ‘cumplir y dar continuidad a los planes de estudio, nos ha sumergido en un sinsentido: actividades que carecen de significado, alumnos y familias angustiadas y maestros agobiados por exigencias absurdas y los constantes cambios de información”, agrega Itzel Hermida.

El pedagogo Yadiar Julian declaró en el sitio Educación Inclusiva que la propuesta de la SEP del “regreso a clases a distancia a través de la televisión o la radio, se aplica la igualdad sustantiva, pero no se aplica la equidad inclusiva”. “Esto ocasiona que queden lagunas en la atención a personas ciegas o con baja visión que utilizan el sistema Braille y que encontrarán obstáculos para seguir las clases por televisión, ¿cómo se coordinarán las clases con los materiales?, ¿qué pasará con las personas sordas que no tengan televisión y tengan que acceder a las clases por radio?, ¿cómo accederán a la interpretación en LSM? ¿Quién realizará los ajustes razonables? ¿A qué sistema accederán los alumnos que acudían a CAM y recibían una currícula especializada?”.

Uno de los vacíos fue darles lineamientos específicos a los profesores que tienen alumnos con discapacidad.

“Hemos decidido trabajar de manera individual con cada uno de nuestros alumnos con videollamadas, con ajustes a los horarios de los padres y seremos flexibles a las dinámicas de sus hogares y les sugeriremos material complementario para actividades en casa”, afirma Guadalupe Maldonado, de APAC, que tiene 130 casas que ‘entender’ y familias que apoyar para que sus hijos puedan no abandonar la escuela.

Entérate: Sin empleo o dinero y con hijos con discapacidad: la lucha de dos madres

¿Qué falta para contener a los pocos alumnos con discapacidad que están escolarizados o para sumar a nuevos estudiantes aprovechando que al menos las barreras físicas se eliminan con la educación a distancia?

Haber incluido a maestros de educación especial en el diseño de planes alternos de soporte para que los contenidos puedan darse según las necesidades de cada alumno.

Sumar más formatos accesibles en materiales y libros: microtipo, lectura fácil, pictogramas y audiolibros.

Adoptar de otros países que sí lo tienen previsto, modelos alternos a la educación a distancia para aquellos alumnos que esta modalidad no le es funcional, como aquellos con discapacidad intelectual, autismo, ceguera, trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad  y síndrome de Asperger.

Y nuevamente, no es solo cuestiones de mayor cobertura, o de entregar libros.

Así como los padres de hijos estándar están viviendo la angustia de tener que trabajar (aquellos que siguen teniendo fuente de ingresos) y dejar a sus hijos en la casa estudiando con la televisión, lo es más para los padres de niños con discapacidad que requieren más apoyos desde físicos, de movilidad, de comunicación hasta asistente para comer y para poder ir al baño.

Si un niño sin discapacidad necesita de la presencia de alguno de sus padres para asistirlo en las clases virtuales, un niño con discapacidad requiere de una asistencia exclusiva según el grado de su condición. ¿Qué haremos las madres que ya comenzamos a trabajar?, se preguntaba en un foro de madres Tania de la Garza, de la organización La Inclusión Nos Une.

Y yo me pregunto lo mismo. Mi casa no es un aula llena de herramientas de comunicación, texturas y tableros de comunicación para que mi hijo con parálisis cerebral pueda rascar algo del programa de segundo grado de primaria que debe comenzar.

La inclusión no es solo una palabra políticamente correcta que debe estar presente en cada discurso de la SEP, es un derecho. Un derecho al que ahora una pandemia pone una barrera extra a las infinitas que ya pesaban sobre este grupo de mexicanos aislados de la educación.

Esta historia se publicó originalmente en el sitio yotambien.mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué ahora menos mexicanos están regresando a su país desde EU

Por primera vez en más de una década, los mexicanos que están regresando a su país luego de vivir en EU. son menos que los que están migrando. ¿Es el fin de la llamada "migración cero"?
1 de septiembre, 2021
Comparte

Hasta hace no mucho, la tendencia era que más migrantes mexicanos regresaban a su país desde Estados Unidos que los que iban a buscar el “sueño americano”.

El fenómeno fue llamado migración “cero” (las cifras incluso estaban por debajo de cero), pues la balanza se mantenía más cargada del lado del regreso de los mexicanos.

Pero eso podría estar cambiando.

El centro de estudios Pew Research Center (PRC) mostró que cada vez menos migrantes mexicanos vuelven a su tierra, mientras que los que migran al país del norte siguen haciéndolo en un número constante.

“Lo más reciente que vimos es que el retorno cayó. Volvió a niveles que habíamos visto más o menos de 1995 a 2000“, explica a BBC Mundo Ana González Barrera, autora del estudio del PRC publicado en julio.

“Y entonces, aunque no ha subido la migración de mexicanos hacia Estados Unidos, el número que se han regresado se detuvo. Y esto hizo que el flujo se volviera otra vez positivo. No había estado en números positivos desde hace más de una década“, señala.

Los cambios en la migración de mexicanos hacia/desde EE.UU.. La migración "cero" se sostuvo en el periodo de 2005 a 2014. Algunos años y periodos no son contados, o se sobreponen, debido a cómo se registra la migración en ambos países y la información disponible..

Sin embargo, para la investigadora sobre migración Luciana Gandini, de la Universidad Nacional Autónoma de México, los números aún no muestran que la migración “cero” esté finalizando.

Pero sí hay políticas más duras de EE.UU. que están deteniendo a los mexicanos migrantes en la frontera.

“Ese nivel de control fronterizo es el que está evitando el cruce de flujos de diverso tipo hacia EE.UU.”

¿Por qué se dio la migración “cero”?

Antonio Villanueva es uno de los cientos de miles de mexicanos que en la década pasada contribuyeron al fenómeno de la migración “cero”.

El hombre de 46 años, originario de Michoacán, llegó en 1998 al estado de Colorado y regresó a México en 2010, cuando el empleo en la rama de la construcción fue uno de los más golpeados por la crisis económica de 2008.

“No había nada. Todas las cuadrillas estaban paradas. (…) Yo andaba solo, no traje familia, así que pare mí fue más fácil la decisión de volver ”, explica a BBC Mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM&pp=sAQA

En las últimas dos décadas, la gran afluencia hacia el norte desde México fue decayendo e incluso tuvo un efecto inverso: en el periodo de 2005 a 2014 más mexicanos volvieron a su país que los que se fueron.

A eso se le consideró una migración “cero”, o “menos de cero”.

“El máximo de retornados a México desde EE.UU. fue sobre todo en el periodo entre 2005 y 2010, siendo el principal factor de esos años la pérdida de empleos derivada de la gran recesión de 2007 y 2008”, explica González Barrera.

La crisis económica de esos años afectó sectores que emplean a muchos mexicanos, entre ellos la agricultura y la construcción.

porcentaje de mexicanos en las industrias estadounidenses

Cecilia Tombesi / BBC

Pero también el endurecimiento de las leyes y estrategias migratorias generaron más deportaciones y detenciones, lo que desincentivó el cruce.

Villanueva, que había regresado a México en 2010, dice que se volvió a EE.UU. “en los tiempos de las autodefensas en Tierra Caliente”, un periodo de violencia en el estado de Michoacán en 2012.

“Batallé bastante en la frontera. Estuve cinco o seis meses en Matamoros porque estaba difícil cruzar”, explica el hombre que ahora vive en el sur de Florida.

Los controles fronterizos y las deportaciones en la época de Barack Obama inhibieron la migración mexicana hacia EE.UU., según el PRC.

Agentes de la patrulla fronteriza y un migrante

Reuters
EE.UU. ha incrementado su seguridad fronteriza más que nunca en las últimas dos décadas.

Sin embargo, también hubo en México factores demográficos que alteraron la balanza de la histórica migración mexicana al país vecino.

La población mexicana ha envejecido en su conjunto, lo que ha movido la fuerza laboral: ya no hay tantos jóvenes que necesitan las mejores oportunidades laborales que ofrece EE.UU., como en la segunda mitad del siglo XX.

Y las necesidades familiares ya no son las mismas: “Antes, en una familia de nueve personas, dos o tres de ellos vendrían, por ejemplo. Y ahora hay familias de 4 personas, incluyendo papás, por lo que no hay tantas personas dispuestas a hacer el viaje”, dice González Barrera.

Si bien la mayoría de migrantes retornados entrevistados a su retorno a México dijeron que volvían para reunificar la familia, tanto Gandini como González Barrera dicen que esa respuesta no suele ser el motivo único o principal.

¿Por qué los mexicanos vuelven a su país?. Principales motivos (%). .

De forma similar ocurre en el sentido inverso: “La gente que se quiere ir de México no solo es por un tema económico, es por la persecución del narco, por las violencias institucionales, por el crimen organizado. Querer salir de las comunidades tiene que ver con una situación mucho más compleja, quizás, que hace una o dos décadas atrás”, dice Gandini.

¿Qué está pasando ahora?

En Estados Unidos viven unos 47 millones de inmigrantes no nacidos en ese país (de 329 millones de habitantes), de los cuales una cuarta parte son de origen mexicano.

Ese número ha sido históricamente tan grande producto de lo que el PRC llama “una de las migraciones masivas más grandes de la historia moderna”: unos 16 millones entre 1965 y 2015.

Según el cambio visto por el PRC entre 2013 y 2018, en ese periodo unos 870.000 mexicanos migraron a EE.UU., pero solo 710.000 optaron por regresar, una diferencia de 160.000 a favor de la migración.

¿Por qué los mexicanos emigran a otro país?. Principales motivos (%). .

“Esto hizo que el flujo se volviera otra vez positivo, que no había estado en números positivos desde hace más de una década. Pero sigue estando a niveles muy bajos históricamente”, añade.

Para Gandini, sin embargo, 27.000 migrantes por año entre 2013 y 2018 (lo que da el número aproximado de 160.000) es una cifra muy pequeña: “En la época de oro o de bonanza de la migración, esos números rondaban alrededor del medio millón por año”.

“Entonces todavía estamos lejísimos de lo que era el patrón migratorio tradicional de México a Estados Unidos”, añade.

Además, en los últimos años los mexicanos han tenido mayores oportunidades de migrar legalmente a través de las visas de trabajo temporales que benefician tanto a trabajadores agrícolas como a profesionales, parte de los acuerdos de libre comercio.

La frontera de Tijuana

Getty Images
Hoy más mexicanos pueden entrar a EE.UU. legalmente que en las décadas pasadas.

“Sí nos hemos dado cuenta que en años recientes más mexicanos están aquí con un estatus legal que antes. Ahora la mayoría de mexicanos o más de la mitad está aquí con un estatus legal y antes, la década pasada, era al revés. La mayoría estaba con un estatus no autorizado”, dice González Barrera.

Un futuro incierto en la balanza

Para Antonio Villanueva, volver a México como lo hizo en 2010 está para “pensarse dos veces”.

“Con todo lo que ha habido con (el presidente Donald) Trump, está más caro y más difícil sobre todo regresar si las cosas no salen bien allá en Michoacán”, dice.

Estudios del PRC y otras instituciones estadounidenses señalan que la mejora de la economía en México es un incentivo para el retorno de mexicanos. Villanueva dice que sí hay mejores condiciones que cuando se fue la primera vez en 1998, “pero no tanto”.

Planta de producción automotriz en México

Getty Images
El empleo manufacturero en México, como las plantas automotrices, han dado oportunidades a los mexicanos.

Gandini explica que las cifras no muestran una mejora económica en México. La pobreza en 2008 y 2018 era prácticamente la misma (49%), así como el empleo informal (48%-52%).

“Las condiciones de origen están igual o peor, depende cómo se lo mire”, dice.

En los últimos años, los mexicanos siguen intentando emigrar a EE.UU. pero se han encontrado con políticas como la “deportación exprés” instaurada en el gobierno de Trump.

“La detención tenía una duración de 96 minutos. Imagínate lo que implica esto, que no te alcanzan ni a preguntar el nombre”, dice Gandini.

“Y eso hace que no puedas contabilizar ese flujo porque la gente no cruza, o cruza pero es deportada inmediatamente. Entonces no puedes medir esa cantidad de personas”.

Gráfico de detenciones en la frontera EE.UU.-México

BBC

González Barrera coincide en que no es claro qué pasará con la balanza de la migración, si seguirá siendo positiva hacia los cruces a EE.UU. o se mantendrá en la tendencia “cero”.

“Los últimos datos del lado mexicano muestran que el retorno de mexicanos sigue a la baja hasta 2020. Y es probable que sigamos viendo la misma tendencia hasta antes de la pandemia, que cambió muchas cosas”, señala.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JBcc05ac3no&t=1s&pp=sAQA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.