Refinería de Dos Bocas: la obra que no vive la contingencia por COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Manuel López

Refinería de Dos Bocas en Tabasco: la obra que no vive la contingencia por COVID

En Paraíso diariamente se reúnen decenas de personas que esperan por una oportunidad de trabajo porque en ese municipio costero, el desempleo preocupa más a los ciudadanos que el virus.
Foto: Manuel López
Por Ana Itzel de Dios
9 de agosto, 2020
Comparte

En Dos Bocas, Paraíso, no hay contingencia, cada madrugada la zona que rodea la construcción de la nueva refinería se activa para atender a los obreros que trabajan en la obra que no se ha detenido pese a la pandemia de COVID-19. Además, diariamente se reúnen decenas de personas que esperan por una oportunidad de trabajo porque en ese municipio costero, el desempleo preocupa más a los ciudadanos que el virus.

Ahí no hay presencia policiaca, ni las autoridades municipales se presentan para instruir a los ciudadanos en espera a que mantengan distancia o porten debidamente los cubrebocas.

Lee: Aumentan los casos de COVID en la obra del aeropuerto de Santa Lucía

Los obreros que esperan por contratación no temen a permanecer entre cinco y siete horas aglomerados en la orilla del ‘Río Seco’ pues confían en que pronto podrían ser llamados para comenzar a trabajar; la mayoría de ellos también hizo largas filas a las afueras del Parque Tabasco en Villahermosa, cuando la administración estatal encabezada por Adán Augusto López Hernández, organizó la recepción de documentos para quienes aspiraban a obtener una de las 20 mil plazas que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció.

Sin embargo, la contingencia se ha convertido en un factor para que algunos de ellos sean rechazados por formar parte de la población considerada en riesgo ante el virus.

Los obreros de la obra de la refinería trabajan con poca distancia en el segundo paquete de la construcción. Foto: Manuel López.

“La situación de nosotros fue el decreto que el gobierno puso, que a mayores de 60 (años) los mandaran a descansar; ciertamente, por un lado estuvo bien, pero el que estaba contratado descansó con contrato y el que no, ni le busque porque no lo quieren contratar”, criticó Ramiro Arias, hombre de 68 años que ha cumplido cinco meses formado en espera.

Para don Ramiro, la edad es un obstáculo para llevar alimento a su familia, porque él sigue siendo el único proveedor. Por esa razón, sentado entre otros obreros se queja de que las medidas implementadas por las autoridades están afectando a muchas personas mayores que hoy se encuentran sin ingresos por causa de la pandemia.

Tabasco acumuló este 7 de agosto 23 mil 783 casos de COVID-19. Paraíso ha reportado 643, según datos de la Secretaría de Salud del estado.

El municipio que alberga a la nueva refinería se encuentra en el quinto lugar del ranking de defunciones con el 12%  de las 2 mil 171 registradas hasta esa fecha.

A pesar de ello, el temor que algunos ciudadanos sienten por ver en miseria sus hogares es mucho mayor que el de enfrentarse a una enfermedad para la cual nuestro país todavía no recibe una vacuna.

Yoli Jiménez, una joven paraíseña que lleva desempleada tres meses, alterna sus visitas a la obra con las ventas de comida que realiza para poder sobrevivir junto a su familia; ahora es ella quien suple lo necesario a sus padres y a una hermana con discapacidad.

– ¿No siente temor de venir aquí y estar expuesta?

“Es un riesgo que corremos todos nosotros, pero pues tenemos que correrlo porque tenemos que buscar el sustento de nuestro hogar y pues, confiamos en Dios de que él nos va a guardar, nos va a proveer. Si no salimos de nuestros hogares, pues no hay sustento”.

Sobre la orilla del caudal en el que metros adelante se perfila un enorme cangrejo azul se reúnen mujeres y hombres de diversas edades, algunos pasantes de carreras universitarias, otros profesionales de oficios que son de utilidad en las construcciones, todos dispuestos a aceptar el lugar que las empresas les ofrezcan con tal de tener un sueldo seguro.

Durante las mañanas de espera, la sana distancia se pierde entre la pasarela de motocicletas que se alarga sobre el refilón de la carretera. En la multitud se observan pocos cubrebocas correctamente colocados, aunque también se les puede ver colgando de una oreja, cubriendo la garganta o incluso tambaleándose en las manos de su portador.

Entérate: AMLO apuesta a programas sociales y megaobras ya iniciadas contra crisis por COVID-19

Contratados sin medidas…

Pasadas las seis de la mañana una gran cantidad de overoles naranjas se enfilan en la entrada del terreno en el que se edifica uno de los proyectos más importantes de la actual administración federal.

En las prisas por estar a tiempo, el personal se olvida de alejarse un metro o metro y medio del compañero que antecede en la formación, la conglomeración es acusada pese a la oscuridad por los anti reflejantes que van mostrando la cercanía de brazos y piernas que tiene cada trabajador mientras espera su turno de entrada.

Trabajadores de la obra en espera de iniciar su turno, sólo algunos guardan sana distancia. Foto: Manuel López.

La construcción de la refinería de Dos Bocas, Paraíso, fue considerada como uno de los programas prioritarios a continuar durante la contingencia por COVID-19, estableciéndolo así en el decreto presidencial publicado el 23 de abril en el Diario Oficial de la Federación.

Diecisiete días antes, la Secretaría de Salud publicó un acuerdo en el que puntualizó que “aquellas empresas de producción de acero, cemento y vidrio que tengan contratos vigentes con el Gobierno Federal, continuarán las actividades que les permitan cumplir con los compromisos de corto plazo exclusivamente para los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles, Corredor Transísmico; así como los contratos existentes considerados como indispensables para Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad”.

Casi al finalizar la rueda de prensa matutina que ofreció el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 13 de abril, la Secretaría de Energía presentó un video donde aseguró que en la obra se tomaban medidas de prevención del COVID-19, así como la difusión de las mismas entre la plantilla laboral.

Las medidas de prevención que toma ICA Fluor Daniel, S. de R.L. de C.V. Fluor Enterprises, Inc. (Encargada del Paquete 1 en la construcción) con sus empleados para evitar un brote dentro de la obra no pudieron ser comprobadas, y es que, al observar la presencia de Animal Político en la cercanía del predio, directivos presionaron para que el personal del medio se retirara de la vía pública, amenazando con llamar a elementos de la Marina y ser detenidos.

Animal Político solicitó a la Sener información sobre posibles contagios dentro de la obra, sin embargo, al cierre de la edición, la dependencia no ha compartido los datos.

Rosario de la Cruz, vendedor ambulante de la zona, dijo que los trabajadores procuran mantener una sana distancia al comprar sus productos, pero cada lunes en la formación para iniciar labores sucede lo contrario.

-Sí toman su sana distancia. ¿Pero ya te diste cuenta que para formarse no toman su sana distancia?

– ¿Es así todos los días?

– Pues no siempre, es cuando se amontonan los camiones que hacen cola, pero por lo regular siempre entran uno por uno”.

Lee: AMLO anuncia plan anticrisis: baja salarios a funcionarios, frena gasto de gobierno y mantiene obras insignia

“Esas puertas cerradas están”

Entre los obreros sobresale el hartazgo de la espera, quienes han pasado más de 150 días en la banca sienten cansancio, pero también rencor. En sus pláticas reprochan que en Dos Bocas haya más empleados foráneos que tabasqueños, señalan que la prioridad para los ‘chocos’ fue una promesa del presidente oriundo de Macuspana pero no ocurrió así.

“Sí, pues quién no se siente engañado por el presidente de la República, imagínese”, respondió Humberto Javier de la Cruz.

Debajo de un cubrebocas ya casi transparente por el uso, el hombre narró que a diario sale de su casa en la ranchería Dos Montes, del municipio de Centro, hasta Puerto Ceiba, Paraíso, con la esperanza de ser contratado.

El gasto de 140 pesos y el recorrido de dos horas cada día avivan más el enojo por la falta de contratación, además de la impotencia al ver que la empresa ha traído a sus propios trabajadores. De la Cruz criticó que los requisitos se han reforzado para ellos y la inversión para cumplirlos se engrandece sin dar esperanza a recuperarla.

Humberto Javier de la Cruz viaja diariamente desde el municipio de Centro, la capital de Tabasco, hasta Paraíso para conseguir con empleo en la obra de la refinería. Foto: Manuel López.

A través de un boletín emitido el 5 de junio, la Secretaría de Energía (Sener) anunció que hasta esa fecha, la construcción de la refinería había generado 34 mil 42 nuevos empleos, ocho mil 19 considerados como directos.

Igualmente especificó que mil 133 empleadas son mujeres, mientras que 26 mil 23 son plazas ocupadas por hombres.

Los obreros en espera dijeron que los sindicatos sólo han logrado colocar a pequeños grupos en la obra de la Refinería, desde el inicio de la pandemia, los gremios apenas alcanzaron la contratación de entre 10 y 15 personas. De hecho, recordaron que recientemente se hizo una convocatoria para 300 personas, pero sólo contrataron a 10.

“Las compañías no han abierto la cartera de trabajo todavía, hay muchas compañías que ya traen a su gente, gente de fuera y nosotros aquí estamos espera y espera. Pero ni modo, así es la política de las compañías aquí en Paraíso”, expresó con un rostro de preocupación Roberto Morales.

Tres meses han bastado para que su esperanza se vea opacada por la falta de contratación, incluso recordó que una semana antes algunas personas acudieron al Ayuntamiento en donde les dijeron que pronto tendrían contratos en la obra.

El aire salitroso lleva y trae las historias de cada uno de los que se reúnen ahí en búsqueda de un empleo, entre ellos hay quien ya fue llamado, pero no alcanzó a responder el teléfono y perdió su oportunidad.

Lo cierto es que el proyecto de la refinería no sacó a Tabasco de los primeros lugares en desocupación, en contraste con otras entidades, el “Edén” de México registra un 6% de población sin empleo, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el mes de junio un 4.2% de la población económicamente activa estaba en busca de trabajo.

Las motocicletas de los desempleados que esperan un empleo en Dos Bocas, forman una pasarela al ras de la carretera y no hay autoridades en la zona. Foto: Manuel López.

Mano de obra regateada

El proyecto de la refinería de Dos Bocas fue anunciado con una inversión de 8 mil millones de dólares, de los cuales se han utilizado 16 millones 527 en anticipos y compras durante el primer año de construcción, según lo reportado por la propia Secretaría de Energía (Sener) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

En ese informe, Sener y Pemex explicaron que los constructores de los paquetes 1, 2, 3, 4 y 6 recibieron anticipos que sumaron un millón 424 mil pesos, asimismo dieron cuenta de los 806 mil pesos que por otra parte recibió Samsung como anticipo de la Procura de Módulos de los paquetes 2 y 3.

A pesar de ello, en el siguiente paquete a cargo de Samsung Ingeniería S.A. de C.V. los salarios que se ofrecen a los obreros se redujo y no se ofrece un pago por horas extras.

José Luis Méndez junto a otros 16 compañeros que laboraban en el área de colado de pilas se declararon en huelga al enterarse que el sueldo bajó de 2 mil 300 a mil 800 pesos semanales. Este grupo de trabajadores fueron subcontratados por ICA Flours Daniel a través de Pimosa, una empresa dedicada a la cimentación en profundidades.

Los empleados afectados fueron únicamente los tabasqueños, y es que acusaron que los trabajadores provenientes de otras entidades están recibiendo mejores prestaciones en las que incluso se les contemplan viáticos. José Luis señaló que ellos no fueron notificados por su empresa de las nuevas condiciones de trabajo, sino que los detalles los recibieron por otras personas.

Al percatarse de la situación, acudieron con los directivos para cuestionar las razones por las que dejarían de recibir el salario inicial por un horario de 7:00 am a 3:00 pm y ahora ganarían menos con un horario ampliado a 12 horas, sin contemplar un costo por horas extras.

La respuesta de los directivos de Pimosa no fue amable, por el contrario, advirtieron a los inconformes que si no estaban de acuerdo, podían firmar su renuncia. La discusión fue filmada y publicado en redes sociales.

En paro dentro del predio en donde se construye la refinería, los obreros pertenecientes al gremio de CTM en Paraíso, exigieron que se les finiquitara de acuerdo a la ley por los seis meses de labor que tuvieron en el contrato con ICA Flour Daniel, pero aún sus demandas no han sido resueltas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.