Sin ser acusada de desvíos de La Estafa, así está el caso Robles a un año de estar presa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Un año presa y Robles no está acusada de peculado o desvíos con Estafa Maestra, solo de omisiones

Aunque se dijo que fue procesada por La Estafa Maestra, la exfuncionaria no está acusada de haber desviado o haber aprovechado ilícitamente los recursos.
Cuartoscuro Archivo
13 de agosto, 2020
Comparte

El 13 de agosto de 2019, en una audiencia a la que Rosario Robles acudió voluntariamente tras ser citada por un juez, la Fiscalía General de la República denunció públicamente que las dos dependencias que ella había encabezado en el sexenio pasado – Sedesol y Sedatu – habían firmado convenios fraudulentos que permitieron el desvío de más de cinco mil millones de pesos.

Los fiscales aseguraron, al enumerar las pruebas, que tenían 16 averiguaciones y carpetas de investigación en curso iniciadas por las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación, que detallaban uno a uno los desvíos bajo el esquema conocido como “La Estafa Maestra”.

Entérate: Viajes lujosos y contradicciones en domicilios: cómo justificó el juez mantener a Rosario en la cárcel

Pero a un año de distancia y pese a haber sido encarcelada, Rosario Robles no ha sido acusada de haber robado, lavado o aprovechado ilícitamente los miles de millones que presuntamente fueron desviados con este esquema fraudulento. Incluso, en una nueva audiencia privada en marzo masado, a la que Animal Político tuvo acceso, los fiscales reconocieron que en ninguna de las 16 indagatorias referidas inicialmente figura como responsable de algún delito.

¿Qué hay entonces contra Rosario Robles? Un solo proceso penal en curso, que está por llegar a la fase de juicio, en el que se le responsabiliza de presuntas omisiones. En concreto: de no haber hecho nada para impedir que Sedesol y Sedatu firmaran convenios fraudulentos que causaron el posible desvío de millonarios recursos.

Son los mismos convenios que, de acuerdo con el reportaje de “La Estafa Maestra” y las auditorías de la ASF, también se firmaron en once dependencias del gobierno federal, entre ellas Pemex, bajo la dirección de Emilio Lozoya Austin. Pero hasta ahora ni él ni ninguno de los otros exsecretarios de Estado han sido procesados por permitirlo.

El delito que se le imputó a Robles no es de los que se conocen como “graves” y que ameritan prisión automática. Pese a ello, y a que compareció de forma voluntaria a la audiencia a la que fue citada (nunca tuvo orden de arresto girada en su contra), el juez ordenó que fuera encarcelada.

La justificación es que había riesgo de que se fugara pues tenía dos licencias de manejo con distintas direcciones. Pero la defensa realizó un peritaje que muestra que la firma y huellas de una de esas licencias no corresponden a Robles, y que dicho documento fue expedido ilegalmente por la Secretaría de Movilidad de Ciudad de México (Semovi).

La Semovi confirmó a Animal Político que separó a un funcionario operativo de su cargo por las presuntas irregularidades, y que hay una indagatoria en curso. La Fiscalía capitalina también tiene una carpeta de investigación por un posible delito de servidores públicos.

Unos días después de ser procesada penalmente, la Secretaría de la Función Pública (SFP) dijo que se había inhabilitado a Robles por 10 años por “falsear información en su declaración patrimonial”, sin dar más detalles

El dictamen de dicha sanción, al que este medio tuvo acceso, revela que la única anomalía detectada fue una tarjeta de débito con 2 mil 800 pesos de saldo, que fue dada de baja desde 2016, pero que Robles no reportó en sus declaraciones. Es una falta administrativa ajena a La Estafa Maestra. La SFP también indagó el patrimonio de la exfuncionaria, pero concluyó que no había irregularidades.

“Estas imputaciones contra Robles no son solo muy limitadas, no es un combate real a una red de corrupción. Se señala a una sola funcionaria cuando en los hechos operó un gran sistema que involucró a secretarios de Estado, rectores de universidades y muchos más. Nada de eso se ha reflejado”, dijo en entrevista Estefanía Medina, cofundadora de la organización TOJIL, la cual también presentó una denuncia penal por este caso.

Proceso y ¿estafa?

El 6 de mayo de 2019 el titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, prometió una “reestructura” de la investigación de La Estafa Maestra. Dijo que, aunque había denuncias, estas se habían manejado erróneamente como casos aislados. “Debe investigarse como un saqueo desde el poder (…) encubierto por el Estado y desde la perspectiva de la delincuencia organizada”, dijo el fiscal.

Cinco meses más tarde, la FGR procedió en contra de Robles, extitular de dos de las once dependencias implicadas en el mega fraude. No hubo orden de aprehensión, pero se le citó a comparecer ante el juez. Públicamente se interpretó como el primer caso de alto nivel por La Estafa Maestra.

En la audiencia inicial, los fiscales confirmaron que se habían registrado desvíos de hasta 5 mil millones a partir de los convenios firmados desde Sedesol y Sedatu. No obstante, no imputaron a Robles de quedarse, desviar o robar ese dinero, sino del delito de ejercicio ilícito del servicio público, bajos la hipótesis de que no impidió que el mal manejo ocurriera. Es decir, un cargo de omisión cuya pena no rebasaba los 7 años de prisión.

El juez que encabezó la audiencia, Jesús Delgadillo Padierna (que a la postre fue acusado por la defensa de conflicto de interés al estar emparentado con una contrincante política de Robles), vinculó a proceso la exfuncionaria, pero agravó la imputación. Dijo que el delito imputado por los fiscales debía multiplicarse por dos: la omisión de Sedesol y la omisión en Sedatu.

Como parte de las pruebas para sustentar la solidez del caso, los fiscales refirieron 16 averiguaciones y carpetas en curso iniciadas por los convenios irregulares denunciados por la ASF. Algunas de estas carpetas fueron referidas por el juez Delgadillo en su decisión de vincular a proceso a Robles, determinación de la que este medio también tiene copia por escrito.

Sin embargo, en una nueva audiencia judicial – esta de carácter privado – realizada el pasado 10 de abril y en la que la defensa de Robles pedía copia de dichas carpetas, los fiscales señalaron que eran investigaciones iniciadas contra otros funcionarios de menor rango, pero donde Robles no estaba en calidad de indiciada.

En ese contexto, Animal Político solicitó a la FGR conocer si había algún otro proceso o investigación relacionada contra Robles o con los desvíos evidenciados en La Estafa Maestra, pero hasta la fecha de publicación de esta nota no ha habido respuesta.

“La verdad es que Rosario Robles no está acusada por La Estafa Maestra. La acusación no es por peculado, no es por desviación, no es operaciones con recursos de procedencia ilícita, concretamente: Rosario no está acusada de haberse robado un solo peso. Esta acusación, la que presentaron, es solo de omisión”, dijo en entrevista el abogado defensor Epigmenio Mendieta.

Aunque Gertz dijo que el caso de La Estafa era una maquinación de Estado, hasta la fecha no se ha procesado a otros exfuncionarios de alto nivel pese a que, como ya se documentó en varios reportajes, la firma de los mismos convenios también fue permitida en otras dependencias.

Incluso en el mismo caso de Sedesol y Sedatu existe un personaje clave, Emilio Zebadúa, al que la propia ASF señala en sus denuncias como el principal operador de los posibles malos manejos de dinero, ya que él era el Oficial Mayor de dichas dependencias. Pero a diferencia de Robles, Zebadúa no se presentó a comparecer y hasta el momento sigue prófugo de la justicia.

“Es muy desafortunado, se confirma la tesis inicial en la cual la Fiscalía demuestra su incapacidad y falta de voluntad para investigar los casos de manera integral, y buscar la existencia de una red de corrupción, su operación, para lograr su desmantelamiento y sanciones. Pero por el contrario se concentran en dividir el hecho y los personajes en acusaciones muy limitadas”, dijo Estefanía Medina.

Diez años por dos mil pesos

Un mes después de que Robles fuera procesada y encarcelada, la Secretaría de la Función Pública (SFP) anunció su inhabilitación como funcionaria pública por un periodo de diez años. En un comunicado oficial, en el que no se dio ningún detalle, solo se refirió que la exfuncionaria había “falseado información en su declaración patrimonial.

Pero una revisión del expediente 000064/2018 que la SFP integró por este caso y al que Animal Político tuvo acceso, arroja que la irregularidad no tuvo que ver con datos falsos sino con la omisión de Robles de referir en sus declaraciones patrimoniales una tarjeta bancaria cancelada desde 2016, en la que había un saldo de 2 mil 888 pesos.

Dicha irregularidad fue detectada en primera instancia por un análisis de evolución patrimonial, asentado en el expediente VP/028/2018, y que la propia Robles solicitó en 2018 a la SFP. En dicho procedimiento, según consta en el oficio DG/DGAVP/311/168/2018, se determinó que no había incrementos injustificados en el patrimonio de la exfuncionaria por lo que se dio por concluida la revisión.

No obstante, derivado de ese análisis se inició un procedimiento administrativo por separado ya que se había identificado una tarjeta de débito correspondiente a la Cuenta Súper nómina Santander número 56-57716325-3, con el monto ya referido, que no aparecía en las declaraciones de la exfuncionaria.

Dicha anomalía, que tampoco tiene relación alguna con las indagatorias penales ni la de La Estafa Maestra, fue la razón por la cual la SFP decidió imponer una suspensión de diez años a la exfuncionaria. Fue, en síntesis, una falta administrativa. La sanción no se ha podido aplicar dado que la defensa obtuvo una suspensión definitiva por un juicio de amparo.

“Es una sanción completamente desproporcionada. Se creó la idea de que se sancionaba a Rosario por La Estafa Maestra pero nuevamente es una tergiversación. A ella la terminan sancionando por no reportar una cuenta que no recordó. Fue omisa en recordar que tenía una tarjeta de débito que tenía desde 2008 y por eso la pretenden inhabilitar 10 años”, dijo el abogado.

Cuestionada sobre esta determinación, la SFP dijo a través de su área de comunicación a Animal Político que el monto no es relevante para la sanción, sino la irregularidad misma. “La sanción es por falta de veracidad en la declaración, ese es el motivo, independientemente del monto”, respondió la dependencia.

Para la organización TOJIL, la disparidad entre lo que se ha documentado y denunciado y lo que la SFP indagó evidencia una “fractura operativa” entre las investigaciones administrativas y las penales, lo que dificulta una persecución integral de los grandes hechos de corrupción

Doble licencia: ¿engaño de Rosario o del Estado?

Pese a que el delito que se le imputa a Robles no amerita prisión preventiva automática, la exfuncionaria está a punto de cumplir un año encarcelada. Ello luego de que el juez, a petición de los fiscales, considerara que era necesario imponerle una prisión preventiva justificada ante la posibilidad de que huyera.

El principal argumento en el que se sustentó esa decisión es la duda que existe sobre su domicilio. Ello ya que si bien la exfuncionaria ha sostenido siempre que vive en Coyoacán, la FGR expuso que hay una licencia de manejo a su nombre con otra dirección: Tennyson s/n, Col. Axotla, en Álvaro Obregón.

La defensa de Robles ha sostenido que esta licencia no fue tramitada por Robles y que los datos son falsos. Epigmenio Mendieta entregó a este medio copia de tres peritajes en fotografía, dactiloscopia y grafoscopía realizados por la empresa CYA Servicios Periciales que analizaron dicho documento.

Lo que concluyen los estudios es que ninguna de las huellas dactilares que aparecen en la referida licencia de manejo, con folio 3117487, corresponden a las manos de Robles; la firma asentada en el documento no procede de su puño y letra; y la fotografía de documento no fue tomada en Semovi, sino extraída de una página de internet. Todo ello pese a que la licencia sí es oficial.

Cuestionada sobre este tema, la Semovi confirmó a Animal Político a través de su área de comunicación que hubo una presunta irregularidad interna que está siendo investigada. De hecho, un funcionario operativo de la dependencia, responsable del trámite de la licencia falsa de Robles, ya fue dado de baja.

Por su parte la Fiscalía de Ciudad de México confirmó que, a partir de una denuncia de la propia defensa, inició la carpeta de investigación número CI-FSP/B/UI/B-3C/19178/12-2019 en la Fiscalía para delitos cometidos por Servidores Públicos, la cual continua en integración.

“El supuesto domicilio de la segunda licencia ni siquiera existe. Es falso. Ni la calle ni la colonia existe en Álvaro Obregón. Distintos peritajes lo muestran y ya lo denunciamos. La realidad es que se le pretende atribuir (a Rosario) un trámite que no hizo, que es falso. Y esto es muy peligroso porque quiere decir que a cualquiera pueden meterlo a la cárcel, a cualquiera que vaya una audiencia. Basta decir que tiene otro domicilio y se acredite con una licencia apócrifa. Y con eso lo metemos a la cárcel”, dijo Epigmenio Mendieta.

El juicio que viene y la indagatoria que falta

El proceso contra Robles por las omisiones que le imputa la FGR se acerca a la fase de juicio. Luego de un año en el que el periodo de investigación se alargó a petición de la defensa y por la pandemia, a finales de septiembre se llevará a cabo la audiencia intermedia en la que cada una de las partes presentará sus pruebas.

Previo a ello y en un plazo de 15 días que concluirá en la tercera semana de agosto, la FGR deberá presentar por escrito la acusación final contra Robles. Después la defensa tendrá oportunidad de contestarla.

Una vez superado lo anterior el caso pasará a manos de un nuevo juez federal quien convocará al juicio oral en un plazo de sesenta días. En caso de ser encontrada culpable, Robles podría alcanzar una pena de hasta 15 años de prisión, luego de que el juez Delgadillo le duplicó los delitos.

No obstante, el abogado Mendieta dijo que no temen ir a juicio pues tienen la evidencia suficiente para probar que los cargos de omisión que se imputan a Robles no son procedentes, dado que la ley establece que ella no tenía facultades para evitar la firma de los referidos convenios. En caso de un resultado adverso, adelantó que buscarán un amparo.

Lo que continúa siendo una interrogante es la investigación relacionada con la red de corrupción detrás de los desvíos documentados en La Estafa Maestra y que, según el propio fiscal Gertz Manero, representaban prácticamente un crimen de Estado.

Estefanía Medina, de la organización TOJIL, sostuvo que desde su perspectiva los resultados de la Fiscalía en el caso de “La Estafa Maestra” se han quedado muy cortos respecto a lo que las investigaciones y denuncias han evidenciado, y a lo que se había prometido. “Ha habido una simulación de justicia hasta ahora procediendo contra un solo personaje visible nada más y con una acusación muy menor”, dijo.

Cuestionados sobre este mismo tema, la propia defensa de Robles sostuvo que el tema debe indagarse y procederse contra los que consideran son los responsables reales de este desfalco, así como el destino del dinero desviado.

“Sí tiene que investigarse el esquema y deslindarse responsabilidades, y resarcir el patrimonio perdido. Que los que resulten responsables reparen el daño. Si la ASF detecta que los trabajos no se llevaron a cabo hay procedimientos para resarcir eso (…) Y además, ¿dónde quedó el dinero? ¿quién se lo quedó? Hay que recuperar ese patrimonio”, dijo el abogado defensor de Robles.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La estratégica red de puertos que China controla en el mundo; en México hay cuatro

El gigante asiático le ha dado un fuerte impulso a su Ruta Marítima de la Seda para expandir su influencia por los océanos del mundo. En Latinoamérica, empresas chinas controlan más de 10 megapuertos en siete países.
17 de octubre, 2021
Comparte

El puerto griego del Pireo, considerado la gran puerta de entrada de los productos asiáticos a Europa, es uno de los ejemplos de la expansión de las empresas chinas en la red global de puertos.

Después de la Gran Crisis de 2008-2009, Grecia tuvo que llevar a cabo reformas y privatizaciones para pagar sus deudas tras el rescate financiero internacional.

El gigante estatal chino, Cosco, vio una oportunidad para entrar en la industria portuaria de un país en crisis. Fue así como adquirió el 51% del Pireo, bajo un acuerdo que le permitiría hacerse con el 67% cinco años después.

Y eso es lo que acaba de ocurrir a comienzos de octubre.

Con esa operación, ahora Pekín maneja uno de los puertos más importantes del mundo, ubicado en el cruce de Europa, Asia y África.

La misma compañía está en conversaciones para adquirir una participación en el puerto de Hamburgo, Alemania. Si llegara a concretarse, sería la octava mega inversión portuaria de Cosco en Europa.

Y otro de los gigantes chinos, Shanghai International Port Group, se acaba de hacer con el control del puerto israelí de Haifa.

Esos son algunos de los capítulos más recientes de una larga historia de expansión portuaria, que en los últimos años se ha dado en el contexto de la llamada Ruta Marítima de la Seda, iniciativa que forma parte de un plan más amplio de inversión de los capitales chinos en obras de infraestructura alrededor del mundo.

Para conseguir ese objetivo, tener el control de las concesiones portuarias en puntos geoestratégicos es fundamental, señalan analistas consultados por BBC Mundo.

Distintas estimaciones apuntan a que empresas del gigante asiático controlan actualmente cerca de 100 puertos en más de 60 países.

“Los puertos de contenedores con inversión china han experimentado un aumento en su conectividad de transporte marítimo superior a la media”, dice Jan Hoffmann, jefe de la Unidad de Logística Comercial de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés).

Una ventaja frente a sus competidores que les permite avanzar paso a paso en la industria portuaria.

Ese aumento de la conectividad, le explica a BBC Mundo, se ha dado porque suelen ser inversiones de gran tamaño, o porque las empresas chinas llevan sus propios servicios a los terminales portuarios.

Mostrar músculo

Desde un punto de vista histórico, Sam Beatson, profesor en el Departamento de Finanzas, Riesgo y Banca y en programas de Maestrías en Administración de Empresas de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nottingham (NUBS), Reino Unido, sostiene que las élites políticas y empresariales chinas comprendieron que en el pasado habían perdido una oportunidad para explorar y desarrollarse en otras partes del mundo.

Hasta que hace algunos años reaccionaron.

“Por un lado, China quiere expandirse, influir y compensar este tiempo perdido. Por otro lado, por supuesto, hay un deseo de mostrar músculo, pero en mi opinión, no hay ningún deseo de hacerlo de manera amenazante”, argumenta en diálogo con BBC Mundo.

“El elemento clave que impulsa la estrategia portuaria de las empresas chinas es un mayor control y eficiencia en sus negocios marítimos globales, y la búsqueda de oportunidades para participar en proyectos de desarrollo cercanos”, apunta.

Otros investigadores, como James R. Holmes, profesor de Estrategia Marítima en la Escuela de Guerra Naval de Estados Unidos, tienen una perspectiva más confrontacional sobre el avance chino en la red portuaria.

“El objetivo es crear un ciclo autosustentable entre el comercio, el poder militar y la influencia diplomática”, le dice a BBC Mundo.

El acceso a los puertos en el exterior le permite a China desarrollar las redes comerciales y aumentar su riqueza. Luego, explica Holmes, el país reinvierte parte de esos fondos en sus fuerzas navales, terrestres, aéreas y de misiles de apoyo.

Y al tener un mayor poder económico, Pekín consigue “una palanca diplomática para influir en las naciones anfitrionas”, donde funcionan los puertos con capitales chinos, apunta el experto.

Está, por ejemplo, el caso de Yibuti, situado a la entrada del mar Rojo y el Canal de Suez, donde un puerto marítimo se convirtió en la primera base militar de China en el extranjero.

La militarización de ese puerto ha sido vista por algunos analistas como una advertencia frente a los intereses portuarios que China puede tener en otros países como Tanzania, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán o Myanmar.

Piedras en el camino

Décadas de crecimiento económico y un fuerte impulso gubernamental le han permitido a China posicionarse en el centro del comercio marítimo mundial, según un análisis del China Power Project, perteneciente al Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), con sede en Washington D.C., titulado “¿Cómo influye China en la conectividad marítima global?”.

Bajo el gobierno de Xi Jinping, las empresas estatales chinas han participado en proyectos de inversión y construcción en docenas de puertos de todo el mundo.

Sin embargo, muchos proyectos respaldados por China no han despegado como se esperaba, sostiene el estudio.

Está el caso del puerto de Gwadar, un componente clave del Corredor Económico China-Pakistán, que pese a los anuncios, ha terminado estando “infrautilizado”.

“El gobierno paquistaní tuvo que tomar medidas desesperadas a principios de 2021 para reactivar el puerto”, señala el análisis del CSIS.

También agrega que algunos proyectos importantes aún no se han materializado por completo, como el puerto de Bagamoyo en Tanzania.

Otro aspecto de las operaciones chinas en la industria portuaria, agrega el documento, tiene relación con los términos de las negociaciones que se llevan a cabo con países endeudados con Pekin.

En ese contexto está el caso del puerto de Hambantota, en Sri Lanka. El país estaba tan endeudado con China que en 2017 le arrendó el puerto por 99 años a cambio de una reducción de la deuda.

La medida generó preocupaciones sobre la influencia económica china, sostiene el CSIS, y los riesgos potenciales para los países más pequeños de firmar costosos acuerdos de desarrollo de infraestructura con el gigante asiático, agrega el análisis.

¿Qué pasa en América Latina y el Caribe?

Eleanor Hadland, analista sénior de terminales portuarios de la consultora internacional Drewry, dice que si bien las operaciones de empresas chinas en Latinoamérica han aumentado, están muy por debajo de lo que ha sido el fenómeno en otras partes del mundo.

“Las terminales de contenedores estuvieron entre la primera ola de privatizaciones de puertos a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000”, explica la experta en diálogo con BBC Mundo.

En esos años entró con fuerza Hutchison Ports(subsidiaria de CK Hutchison Ports), la empresa china que actualmente tiene la mayor presencia en la región. Es el gigante chino en los puertos latinoamericanos.

Años después entraron a competir en el mercado Cosco y China Merchants, pero el ritmo de expansión de las empresas chinas fue mucho menor que en el pasado.

Es así como América Latina se ha convertido en un mercado secundario, ya que la Ruta Marítima de la Seda está más centrada en conectar Europa con Asia, y en el desarrollo de proyectos portuarios en África.

Por otro lado, dice la analista, “la oportunidad de que los operadores chinos ingresen al mercado latinoamericano se ve limitada por tasas de crecimiento más bajas“, algo que venía ocurriendo desde antes de que llegara la pandemia de covid-19.

Puerto de Balboa, Panamá

Getty Images
Puerto de Balboa, en Panamá, operado por capitales chinos.

Pero el caso de Brasil, advierte, es diferente.

“Hay una nueva serie de privatizaciones de puertos programadas en Brasil”, donde eventualmente podrían ingresar operadores chinos.

Sin embargo, pueden ganar otros interesados en el desarrollo de proyectos. “Nos imaginamos que las consideraciones geopolíticas serán fundamentales para el gobierno brasileño”, argumenta Hadland.

“Si hay más competencia, ganamos todos”

“Lo mejor que le puede ocurrir a la industria y a los usuarios, es que haya operadores portuarios de talla mundial compitiendo en los puertos de la región”, dice José Antonio Pejovés, profesor de Derecho Marítimo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Lima y fundador de Estudio Pejovés Marítimo, una empresa de asesoría legal.

“Si hay más competencia, ganamos todos”. Desde esa perspectiva, el experto sostiene en diálogo con BBC Mundo que la iniciativa de la Ruta de la Seda “es un proyecto fabuloso”.

Pejovés explica que los capitales chinos operan bajo el esquema de concesiones por una cantidad determinada de años. Y son concesiones de uso público, es decir, están obligados a prestar servicios a todos los buques de carga que requieran utilizar su infraestructura.

“No son terminales portuarios dedicados solo a los intereses chinos”, apunta.

Una estrategia “comercial y política”

Evan Ellis, profesor investigador de Estudios Latinoamericanos del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, dice que para China es fundamental tener un rol importante en la conectividad global.

Su estrategia más amplia, dice en diálogo con BBC Mundo, es tratar de asegurar su acceso a mercados estratégicos para conseguir materias primas y vender sus productos.

“Las empresas chinas quieren los puertos con la idea de dominar toda la cadena de suministros” y así no depender logísticamente de otras compañías.

Contenedores en el puerto del Pireo.

Getty Images
En Latinoamérica, empresas chinas controlan más de 10 megapuertos en 7 países.

Pero que los objetivos sean principalmente económicos, no los hace menos estratégicos, agrega el investigador.

“La influencia económica te da poder para tener más influencia política y luego usas esa influencia política para conseguir más ventajas económicas. Es un ciclo”.

Desde esa perspectiva, agrega Ellis, “el control de los puertos es parte de una guerra económica y estratégica en la que China usa su poder para conseguir más mercados y ponerle presión a la competencia”.

Grandes proyectos en la región

Uno de los grandes puertos cuya construcción avanza a paso firme es el de Chancay, en Perú.

Operado por la empresa china Cosco, se espera que la inversión total llegue a los US$3.000 millones cuando las obras estén terminadas en 2024.

Entre los grandes puertos con inversiones chinas que operan en la Latinoamérica y el Caribe están los de Ensenada, Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Veracruz, en México.

Puerto Lázaro Cárdenas, México.

Getty Images
Lázaro Cárdenas es uno de los cuatro puertos manejados por empresas chinas en México.

En Bahamas, Freeport; en Jamaica, Kingston; en Panamá, Balboa y Colón; en Brasil, Paranaguá; y en Argentina, Buenos Aires.

Junto a ellos, también existen capitales chinos en puertos más pequeños, algunos privados, o en distintos tipos de infraestructura portuaria.

Sin embargo, no todas las iniciativas chinas han prosperado en la región.

Es el caso del megaproyecto impulsado por la firma Asia Pacific Xuanhao, que busca la creación de una zona de libre comercio en el sureste de El Salvador, con accesos a Honduras y Nicaragua.

El desarrollo incluiría, según ha trascendido, la reconstrucción del puerto de La Unión, la creación de un parque industrial, un aeropuerto, y zonas de desarrollo turístico, entre otros.

“Es básicamente convertir El Salvador en una zona para la expansión comercial de China en América Central”, afirma Ellis.

Xi Jinping

Getty Images
Xi Jinping ha promovido la construcción de infraestructura china en el exterior, en el marco de su iniciativa de la nueva Ruta de la Seda.

Aunque Latinoamérica no esté en el centro de la estrategia china de invertir en puertos a nivel global, de todos modos, es un mercado atractivo, coinciden expertos.

Y pese a que la región está más bien dentro del área de influencia de Estados Unidos por su cercanía geográfica, no es un dato menor que el principal socio comercial de Sudamérica sea China.

Por lo pronto, existen varios proyectos portuarios con capitales chinos que están en carpeta para la región, pero las negociaciones suelen tomar años considerando los gigantescos montos involucrados y las consideraciones políticas que cada gobierno sopesa cuando debe firmar un acuerdo.

A final de cuentas, aunque se trata de acuerdos comerciales, el factor estratégico difícilmente queda fuera de la balanza.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C9aKOfiS1xE&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.