Al menos 7 mujeres han denunciado a acosador en Tinder en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Al menos 7 mujeres han denunciado a acosador en Tinder en México; puede ser investigado por trata

Además de acosar chicas, el hombre las graba en las citas o en situaciones íntimas y ese contenido no solo lo difunden sin su consentimiento, sino que lo utilizan para lucrar con él.
1 de septiembre, 2020
Comparte

“Luisa” conoció por la aplicación de citas Tinder a un chico australiano hace unos meses. Alto, rubio, parecía simpático, hasta que empezó a ser demasiado insistente en verse, a pesar del confinamiento por COVID-19.

Cuando el semáforo en la Ciudad de México cambió a naranja, ella accedió a ir a conocerlo a su departamento, con la promesa de respetar cierta distancia. Nunca pensó hasta qué punto sería invadido su espacio y su intimidad: el australiano intentó tocarla entre las piernas, presionándola con que si no accedía a besarlo quizá en realidad era hombre, un roomate canadiense se paseó desnudo frente a ellos, y le dijo que venían 10 hombres en camino para tener todos sexo con ella.

Aterrada, logró pedir un taxi y salir huyendo, sin saber muy bien cómo procesar esa experiencia, además de la vergüenza de pensar que fue por conocer a alguien por internet. Pero semanas después, brotaron en redes sociales otras denuncias de mujeres como ella que contaron encuentros o un acoso sistemático del mismo sujeto, Brad “Hunter” (cazador), aunque su nombre real es Bradley Tavis Fiddler.

El asunto no quedó en un escándalo mediático: hoy son al menos siete chicas en tres estados del país —Ciudad de México, Puebla y Guanajuato— las que han interpuesto denuncias legales a lo largo de toda la semana pasada en su contra.

De acuerdo con la diputada local de la CDMX, Alessandra Rojo de la Vega, que hizo público el caso, al australiano y a su socio se les puede investigar por trata de mujeres en modalidad digital, ya que además de acosar chicas hasta convencerlas de salir con ellos incluso con métodos automatizados, las graban en las citas o en situaciones íntimas y ese contenido no solo lo difunden sin su consentimiento, sino que lo utilizan para lucrar con él.

Fiddler, también apodado “Bradicus”, y su roomate canadiense Justin Marc o “Justin Hunter”, tienen un negocio de cursos de “seducción en línea” por los que cobran hasta mil 897 dólares.

Tras el escándalo en México por el que huyeron del país —se cree que a Brasil, según pudieron investigar sus propias víctimas—, lejos de esconderse, ahora presumen lo ocurrido como un logro.

“Fuimos tan exitosos que estuvimos en las noticias de todo un país de 126 millones de personas. Amenazas de muerte. Reportes masivos. Prohibición tras prohibición. Hay una razón por la que millones de personas nos odian, tenemos resultados”, se lee en su sitio web bajo una bandera de México, una imagen de un noticiario y los logotipos de las aplicaciones de las que han sido bloqueados, como Tinder, Bumble, YouTube, Instagram y Twitter.

Presumen acoso sexual en serie como un arte

“Aprende el juego en línea de dos maestros”, ofrecen en su página web, en la que apenas ingresar se reproducen videos en los que Brad y Justin están besándose con distintas chicas.

En la presentación de Brad, señala que lleva ocho años “en el juego” y es un “MPUA”, lo que significa Master Pick-Up Artist (traducido como “artista del ligue” nivel maestro). De Justin presume que es “wingman” (hombre ala) de millonarios e influencers.

Todos esos términos y el negocio de dar cursos sobre cómo llevar mujeres a la cama no son un invento de estos dos jóvenes: existen desde hace décadas y hay una especie de comunidad dedicada a lo que supuestamente entienden como seducción, aunque es más bien acoso.

Animal Político tuvo acceso a un chat de Telegram (un sistema de mensajería similar a WhatsApp pero donde los participantes pueden ocultar su número de teléfono e identidad) llamado “Game Mexico City” donde extranjeros que están o van a venir a México comparten supuestos tips sobre “el juego mexicano”, es decir, dónde es más fácil conocer chicas para abordarlas e intentar tener sexo con ellas, conceptos culturales para intentar seducir a una mexicana, o comentarios clasistas sobre cómo tener acceso a mujeres de clase alta “que solo se ven en Polanco”.

En dicho chat se compartieron algunas noticias sobre el caso del acosador australiano, con críticas de que más bien él estaba siendo acosado por feministas, y aprobando lo efectivo de su método.

Y es que en sus redes sociales, Brad y Justin presumen, por ejemplo, que enseñarán a los hombres algoritmos para que Tinder haga “match” (lance un deseo de conocer a la otra persona) a todas las mujeres posibles, incluso desde varios teléfonos, y prometen enseñar también a automatizar mensajes de WhatsApp para mandar una invitación a salir a decenas de contactos al mismo tiempo.

Eso fue lo que “Jaz” vivió y se dio cuenta de que algo raro estaba pasando. Después de haber coincidido con Brad hacía meses en una app y darle su teléfono, él volvió a buscarla recientemente diciéndole que estaba en la ciudad. Pero luego lo encontró con otros perfiles nuevamente en Tinder, en otra app similar llamada Bumble, y recibió mensajes de varios teléfonos. Se le ocurrió contarle a su mejor amigo y probar a gastarle una broma escribiéndole desde el teléfono de él, a lo que el australiano respondió como si fuera una mujer más y también empezó insistir y presionar para tener una cita.

Desconcertados y después de contarle a otra amiga la experiencia y que resultara que había vivido lo mismo, empezaron a investigar en internet y encontraron que el tal Brad tenía denuncias de acoso en países como Perú, Colombia, Brasil y otros.

Porque lo que él y su socio hacen y presumen enseñar no es solo “seducir” a base de cientos de intentos y de insistencia. Muy pronto pasan a la presión, la intimidación y hasta la amenaza, según el relato de víctimas que contaron su experiencia a Animal Político y cuyos nombres fueron cambiados por confidencialidad o a la diputada Rojo de la Vega.

Una de ellas empezó a cuestionar la insistencia y el subido tono de los mensajes de Brad, a lo que respondió que si no fuera gorda, la trataría con más respeto. A otra le dijo que si no salía con él era porque seguramente tenía sexo con muchos más hombres y la insultó.

El colmo fue cuando algunas lo amenazaron con denunciarlo en redes. Sin siquiera haberlo hecho, él respondió con otra amenaza, la de saturar sus teléfonos de fotografías de penes. Y empezaron a recibir decenas de mensajes de distintos números insultándolas, diciéndoles que lo hacían por Brad.

Por todo esto, es que ahora las denuncias presentadas incluyen acoso sexual y amenazas.

La Fiscalía de la Ciudad de México no reveló detalles de la investigación, solo comentó que se tiene una carpeta abierta con cinco víctimas, y que por ahora cada estado lleva su investigación, aunque en caso de ser necesario habrá coordinación con las otras Fiscalías ante las cuales se interpusieron denuncias.

El Instituto Nacional de Migración informó el 22 de agosto pasado que Fiddler ya no se encontraba en territorio mexicano, pero que aun así continuaría la investigación de autoridades mexicanas por las denuncias contra este australiano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ghislaine Maxwell: Condenan a 20 años de prisión a la socia de Jeffrey Epstein por tráfico sexual de menores

Ghislaine Maxwell pidió disculpas por ayudar a Jeffrey Epstein a abusar sexualmente de niñas y lamentó haber conocido al fallecido financiero neoyorquino.
28 de junio, 2022
Comparte

Ghislaine Maxwell fue sentenciada este martes a 20 años de prisión por ayudar al exfinanciero estadounidense Jeffrey Epstein a abusar de niñas.

Maxwell, de 60 años, fue condenada en diciembre pasado por reclutar y traficar a cuatro adolescentes para que Epstein, su entonces novio, abusara sexualmente de ellas.

Una de las acusadoras dijo fuera de la corte, antes de conocerse la sentencia, que Maxwell debería permanecer en prisión por el resto de su vida.

Epstein se suicidó en una celda de la cárcel de Manhattan en 2019, mientras esperaba su propio juicio por tráfico sexual.

Los crímenes de Ghislaine Maxwell ocurrieron durante una década, entre 1994 y 2004.

Al pronunciar la sentencia, la jueza Alison J. Nathan dijo que la conducta de Maxwell fue “atroz y depredadora”.

“Maxwell trabajó con Epstein para seleccionar víctimas jóvenes que eran vulnerables y desempeñó un papel fundamental en la facilitación del abuso sexual”, agregó.

Ghislaine Maxwell llega con ropa carcelaria a su audiencia de sentencia en un boceto de la sala del tribunal en la ciudad de Nueva York, EE.UU., el 28 de junio de 2022

Reuters
Un boceto de la corte muestra a Ghislaine Maxwell llegando con ropa carcelaria.

La magistrada dijo que el caso requería una “sentencia muy significativa” y que quería enviar un “mensaje inequívoco” de que tales delitos serían castigados.

Además de la pena de cárcel, la jueza impuso una multa de US$750.000. Maxwell, vestida con ropa de prisión, miró al frente y no mostró ninguna emoción cuando se dictó la sentencia frente a una sala repleta.

Ghislaine Maxwell se disculpa

Antes de conocerse la sentencia, Maxwell se disculpó con las víctimas.

Dijo que empatizaba con ellas y que conocer a Epstein es de lo que más se arrepiente en la vida.

“Mi asociación con Epstein me dejará una mancha permanente”, dijo y agregó que espera que su sentencia les permita a las víctimas “paz y cierre”.

Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein.

PA/ Departamento de Justicia de EE.UU.

Maxwell ha estado bajo custodia desde su arresto en julio de 2020, recluida principalmente en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn, donde se quejó del hedor a aguas residuales sin tratar en su celda.

El caso contra la exsocialité británica fue uno de los más destacados desde el surgimiento del movimiento #MeToo, que alentó a las mujeres a denunciar los abusos sexuales.

Mujer de la alta sociedad

Nacida en las afueras de París el día de Navidad de 1961, Maxwell creció en una mansión de campo, fue a la Universidad de Oxford y habla varios idiomas.

Es la hija menor del magnate de los periódicos Robert Maxwell y tiene ocho hermanos.

Se dice que ella tuvo una relación muy cercana con su difunto padre y tras su muerte en 1991, Maxwell dejó Reino Unido para establecerse en Estados Unidos, donde trabajó en el sector inmobiliario y poco después conoció a Epstein.

Vendió su casa en Manhattan en 2016 y mantuvo un perfil bajo hasta que fue arrestada en julio de 2020 en su mansión en el estado de New Hampshire (noreste de Estados Unidos).

“No debería haber sido tan difícil”

Sarah Ransome y Elizabeth Stein, presuntas víctimas de abuso sexual de Jeffrey Epstein, estaban en la corte.

EPA
Sarah Ransome y Elizabeth Stein, presuntas víctimas de abuso sexual de Jeffrey Epstein, estaban en la corte.

La jueza permitió que cuatro mujeres hablaran en la audiencia de sentencia, además de que se leyera una declaración de una de las víctimas, Virginia Giuffre, que estaba ausente.

Annie Farmer, la única víctima que prestó testimonio con su nombre completo durante el juicio, fue la primera en hablar. Maxwell optó por no mirar a Farmer a lo largo de su declaración, mientras esta última tuvo que hacer una pausa a la mitad de su discurso para contener sus emociones.

Sarah Ransome, quien no testificó en el juicio, brindó una impactante declaración fuera del tribunal junto con la también denunciante Elizabeth Stein.

“Ghislaine debe morir en prisión porque estuve en el infierno y regresó durante los últimos 17 años”, dijo Ransome.

“Yo tenía 10 años cuando Liz Stein estaba siendo traficada. Tenía 10 años. Ese es el tiempo que ha estado funcionando esta red de tráfico sexual. Y debería haber sido suficiente solo una sobreviviente para que se nos tome en serio. No debería haber sido tan difícil”, añadió.

Durante el juicio, Farmer y otras tres mujeres, identificadas en el tribunal solo por su nombre o seudónimo para proteger su privacidad, testificaron que fueron abusadas, cuando eran menores, en las casas de Epstein en Florida, Nueva York, Nuevo México y las Islas Vírgenes.

Contaron cómo Maxwell las había convencido para que le dieran masajes sexuales a Epstein; atrayéndolas con obsequios y promesas sobre cómo el empresario podría usar su dinero y conexiones para ayudarlas.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell

US Department of Justice

Los abogados de Maxwell trataron de mostrar a su cliente como una influencia positiva para otras reclusas en la cárcel a las que les ofrece enseñarles yoga y ayudarlas a aprender inglés.

Los crímenes de Epstein, quien se relacionó con algunas de las personas más famosas del mundo, se publicaron por primera vez en los medios de comunicación en 2005. Luego de numerosas demandas, fue arrestado el 6 de julio de 2019 en Nueva Jersey.

Antes había evitado ser condenado por acusaciones similares en un controvertido acuerdo secreto en 2008 por el cual aceptó declararse culpable de un cargo menor.

Epstein se suicidó el 10 de agosto de 2019 en la celda en la que estaba preso en Nueva York mientras esperaba ser enjuiciado por acusaciones de tráfico sexual y conspiración. Tenía 66 años.

El multimillonario se había declarado no culpable. Se enfrentaba a hasta 45 años en la cárcel en caso de ser condenado.

Antes de los casos penales en su contra, era conocido por su riqueza y sus contactos de alto perfil.

A menudo se veía socializando con los ricos y poderosos, incluido los expresidentes Donald Trump y Bill Clinton, así como el príncipe Andrés de Reino Unido.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Wdb6YIRv-s0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.