Acusado de matar a hijo de exrector de universidad de Hidalgo denuncia montaje
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Pixabay

'Soy inocente': acusado de matar a hijo de exrector de universidad de Hidalgo denuncia montaje

Fernando RM, acusado de matar a Gerardo Sosa Cravioto, lleva en prisión desde el 23 de febrero. Su familia asegura que la acusación es un montaje.
Foto: Pixabay
18 de septiembre, 2020
Comparte

Gerardo Sosa Cravioto, de 33 años e hijo del presidente del Patronato de la Universidad Autónoma de Hidalgo, Gerardo Sosa Castelán, fue asesinado el 23 febrero de 2019 de en el rancho Yemila de Acaxochitlán, Hidalgo. Recibió tres impactos de bala y murió ahí mismo, en su vehículo, mientras transitaba por un camino de terracería. Un año después fue detenido Fernando RM, de 37 años y antiguo trabajador de la finca. Desde su arresto y encarcelamiento tanto el acusado como sus familiares aseguran que es inocente y que se trata de un montaje. El próximo 8 de octubre está previsto que se celebre la audiencia intermedia.

“Soy totalmente inocente”, dice RM, desde el Centro de Rehabilitación Social (Cereso) de Pachuca, donde lleva recluido desde el 23 de febrero de este año, cuando fue arrestado doce meses después del homicidio. El hombre asegura que la carpeta de investigación está llena de irregularidades, que se violó su derecho a defensa y, sobre todo, que agentes de policía le sembraron un arma en el domicilio de su suegra, en el que fue detenido.

Entérate: Lavado de dinero, peculado y hasta huachicol, las acusaciones a directivos de la Universidad de Hidalgo

El caso de Sosa Cravioto tiene especial relevancia por ser hijo de Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato de la Universidad Autónoma de Hidalgo, de la que también fue rector. Este fue detenido a principios de mes luego de ser investigado por la Unidad de Investigación Financiera, que le vinculó con lavado de dinero, peculado y defraudación fiscal. La Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), lo detuvo junto a otras tres personas por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada. Desde entonces permanece en prisión.

Sosa Castelán fue rector de la universidad y durante décadas estuvo vinculado al PRI hasta que en 2018 rompió con esta formación y tuvo un acercamiento a Morena. Tras su arresto, el partido de Andrés Manuel López Obrador marcó distancias con el antiguo jefe de la universidad.

Aunque la detención se produce en 2020, desde hace al menos 15 años que se escuchan denuncias sobre el proceder de Sosa Castelán. De hecho, en 2004 escribió el periodista Carlos Rivera Flores el libro “La Sosa nostra: porrismo y gobierno coludidos en Hidalgo”, en el que denunciaba la figura del antiguo rector. Este, por su parte, inició un proceso en contra del autor que todavía no tiene sentencia.

“Pensamos que lo que le pasó a Gerardo fue definitivamente una ejecución, porque no hubo robo y fueron directamente sobre él. Todo indica que fue realizado por un profesional”, asegura Erick RM, hermano del acusado que sigue en prisión. Aunque matiza que esa es una opinión, ya que no pueden demostrarlo. Lo que sí defiende es que el día de los hechos su hermano se encontraba con su esposa y sus hijos en Pachuca, a más de 100 kilómetros de distancia del lugar del crimen.

El asesinato de Sosa Cravioto tuvo lugar en el rancho Yemila de Acaxochitlán. Ahí trabajó durante años RM. Según la acusación de la Fiscalía General del Estado de Hidalgo (FGE), dos semanas antes del homicidio fue despedido y, molesto por esta decisión, regresó para acabar con la vida del hijo del patrón.

RM niega esta versión. Asegura que ambos eran amigos, aunque en los últimos tiempos se habían distanciado, y afirma que él mismo se despidió porque tenía pensado montar otro negocio, un local de comida económica en el centro de Pachuca.

“Cuando ocurrieron los hechos yo estaba con mi familia en Pachuca. Tenía el celular apagado y fue mi padre el que me avisó”, asegura, en entrevista telefónica desde prisión. Allí asegura encontrarse en un módulo destinado a casos vinculados con políticos y que durante los primeros seis meses de encierro le colocaron una cámara de video en su celda, como medida de precaución. “No tengo interés en suicidarme”, afirma.

Sobre la muerte de Sosa Cravioto, dice que incluso acudió al velorio Arriaga, en la salida de la carretera hacia la Ciudad de México, para dar el pésame a la familia. De hecho, según explica, ambas familias eran amigas hasta el punto de que, tras el arresto, el padre del detenido fue a ver al padre del asesinado. “Le dijo que sabía que no había sido yo, pero que algo se del homicidio”, asegura.

Un año después del crimen, el 23 de febrero, RM fue arrestado en el domicilio de su suegra. Eran las cuatro de la madrugada cuando agentes uniformados irrumpieron en el departamento. “Me sacan, yo estaba desnudo, me ponen una cobija, me tapan totalmente y me sacan al patio. Me preguntaban si trabajaba en la Sosa Nostra y que dónde estaban las armas”, explica.

Según la carpeta de investigación, en el lugar encuentran un arma. Sin embargo, RM asegura que se la “sembraron”.

“Dicen que la ubicaron en el dormitorio de mi suegra, pero ahí ni siquiera tengo acceso”, asegura.

Después de tres horas de cateo, fue conducido a prisión, donde permanece desde entonces.

Entre las irregularidades que asegura que hubo en su caso, pone como ejemplo el acceso tardío a la carpeta de investigación. “Primero nos dieron 900 folios, y luego otros 900”. Además, dice que el juez dio seis meses para hacerle un perfil criminalístico que nunca se realizó y que su rostro no coincide con el retrato hablado que elaboraron los peritos. Además, en las actas de cateo hay erratas como presentar al mismo policía en dos lugares distintos a la vez. Pero, sobre todo, lo que defiende son dos cosas: que él no estaba allí en el momento del asesinato y que esa pistola jamás estuvo en la casa de sus suegros.

Animal Político consultó a la Fiscalía de Hidalgo sobre el caso y esta respondió que “el asunto se encuentra en los juzgados. La autoridad judicial se encarga del asunto. La PGJEH aportó los medios de prueba de los que se allegó. Lo que ahora suceda respecto al asunto, es tema del Poder Judicial”. Preguntada sobre las irregularidades denunciadas por la familia del acusado, la Fiscalía se limitó a negar estas afirmaciones.

La última audiencia sobre el caso tuvo lugar el pasado 1 de septiembre. En ella, el auxiliar jurídico de la víctima solicitó extender el tiempo de investigaciones complementarias, mientras que la defensa pidió un peritaje extra sobre el arma. Ambas solicitudes fueron denegadas.

“No soy criminal, nunca me escondí, no cambié de hábitos”, defiende el acusado.

El próximo 8 de octubre tendrá lugar la audiencia intermedia. Ahí, tanto Ministerio Público como defensa deberán presentar las pruebas. Mientras llega ese momento, la familia de RM se moviliza para denunciar lo que considera un montaje.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La impresionante (y costosa) operación del Kremlin para proteger a Putin del coronavirus

Desde el inicio de la pandemia, las autoridades rusas han hecho enormes esfuerzos para proteger al presidente Vladimir Putin de la COVID-19.
7 de abril, 2021
Comparte

Desde el mismo comienzo de la pandemia de coronavirus, las autoridades rusas han hecho todo lo posible para proteger al presidente Vladimir Putin de la infección. Pero ¿cómo se organiza una cuarentena al estilo del Kremlin y cuánto ha costado?

Durante el último año, cientos de personas han tenido que ponerse en cuarentena en Rusia, antes de estar cerca de Vladimir Putin. Algunos tuvieron que aislarse incluso si no estaban en contacto directo con el presidente, sino como precaución porque estaban en contacto con otras personas que tenían previsto reunirse con él.

El 25 de marzo de 2020, el presidente Putin se dirigió a la nación y anunció que el 1 de abril marcaría el comienzo de una “semana no laboral”, mientras el coronavirus se propagaba rápidamente en Rusia.

Más tarde, en abril, se introdujo un confinamiento completo con el cierre de tiendas no esenciales y la prohibición de reuniones masivas, mientras una gran proporción de la población comenzó a trabajar desde casa.

Al mismo tiempo, 60 miembros de la tripulación de vuelo especial de la aerolínea Rossiya, al servicio del presidente Putin y de otros altos funcionarios del gobierno ruso, fueron puestos en cuarentena por primera vez el 26 de marzo de 2020 en un hotel no lejos de Moscú.

Desde entonces, cientos de pilotos, médicos, conductores y otro personal de apoyo, así como visitantes del mandatario, han pasado tiempo en cuarentena en una docena de hoteles en toda Rusia para proteger al presidente Putin de la infección.

Recientemente, se informó que el mandatario recibió una vacuna desarrollada en Rusia, aunque no se ha especificado cuál, pero los contratos con varios hoteles de “cuarentena” parecen estar vigentes hasta bien entrado el próximo año.

El servicio ruso de la BBC ha calculado que la Dirección del Presidente de la Federación Rusa, un órgano ejecutivo responsable del buen funcionamiento del equipo presidencial, recibió del presupuesto estatal unos US$84 millones para medidas de lucha contra la pandemia.

Los hoteles del Kremlin

Vladimir Putin en una pantalla.

Getty Images
El Kremlin ha hecho grandes esfuerzos económicos y logísticos para mantener a Putin a salvo de la enfermedad.

El servicio ruso de la BBC ha hallado que, al menos, 12 hotelesse han utilizado para las cuarentenas del Kremlin. Estos lugares de hospedaje se encuentran en Moscú y en su región circundante, la Crimea anexada, así como en una ubicación no muy lejos de la ciudad sureña de Sochi, el escenario de los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 y uno de los lugares favoritos del presidente Putin.

En la lista de cuarentena no había hoteles privados: todos los lugares donde los visitantes y el personal de servicio pasaron tiempo pertenecen a la Dirección Presidencial. Algunas de las reservas están hechas hasta marzo de 2022.

Los miembros de la tripulación de vuelo de Rossiya parecen ser los principales ocupantes de estos hoteles. La tripulación sirve a funcionarios, incluido el propio presidente Vladimir Putin, así como al primer ministro Mikhail Mishustin y otros ocho ministros del gabinete.

El servicio ruso de la BBC pudo saber que el presidente Putin pasó gran parte del año pasado trabajando desde su residencia de Sochi.

Una fuente familiarizada con las condiciones de la cuarentena dijo que decenas de pilotos y otro personal aéreo tuvieron que ponerse en confinamiento cerca de Sochi para proporcionar transporte al mandatario, así como para el primer ministro, el ministro de Relaciones Exteriores y muchos otros. Entre los que se pusieron en cuarentena se encontraban pilotos de aviones y helicópteros.

Confinarse para ver a Putin

Vladimir Putin en un escenario.

Getty Images
Antes de que Putin asista a actos públicos se toman numerosas medidas para minimizar el riesgo de que se contagie.

El 75º aniversario de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial debería haber sido una celebración importante en Rusia.

El recuerdo de esa guerra y el papel de Rusia en la derrota del nazismo son partes clave de la narrativa patriótica del gobierno de Putin. La celebración habría tenido lugar en la Plaza Roja el 9 de mayo, el Día de la Victoria de Rusia.

En lugar de ello, la conmemoración se trasladó al 24 de junio de 2020 y se realizó en una escala mucho menor, aunque todavía incluía un desfile militar. Los veteranos de guerra y las celebridades estrecharon la mano del presidente Putin y recibieron premios para conmemorar el aniversario.

Bloomberg informó que antes de reunirse cara a cara con el presidente, más de 200 personas, incluidos 80 veteranos de guerra de entre 80 y 90 años, tuvieron que ponerse en confinamiento durante dos semanas.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, confirmó antes del desfile de junio que “un grupo de veteranos” estaba en cuarentena “en excelentes condiciones”, aunque destacó que esto se hacía como precaución por su bien.

El presidente Putin colocando flores sobre una tumba.

Kremlin.ru
Detrás de las apariciones de Putin en público hay toda una operación para asegurar que no corre riesgo de infectarse con el coronavirus.

Las agencias de noticias estatales rusas TASS y RIA-Novosti publicaron historias idénticas, describiendo cómo “uno de los hoteles de Moscú” había sido equipado para la cuarentena de unos 20 periodistas.

Se quedaron en habitaciones individuales, dejándolas solo mientras las limpiaban. No podían hablar entre ellos cara a cara y solo podían comunicarse virtualmente.

No se les permitió fumar ni beber alcohol. Los paquetes y las encomiendas que recibían de fuera del hotel de cuarentena solamente les eran entregados después de ser inspeccionados y desinfectados.

Los reporteros que se encontraban en aislamiento eran alimentados tres veces al día, dejando sus comidas y bebidas fuera de sus habitaciones, junto con cubiertos desechables. Cualquiera que entrara en contacto con ellos usaba trajes de protección personal completos.

También hubo informes sobre funcionarios del gobierno regional que se aislaron antes de las visitas del presidente Putin. Por ejemplo, en la ciudad de Sarov, en la región de Nizhny Nóvgorod, las autoridades locales asignaron US$13.000 para medidas “destinadas a prevenir la propagación de la infección por coronavirus durante la visita del presidente de la Federación de Rusia”.

El servicio ruso de la BBC se enteró de que alrededor de 20 miembros del personal de la administración local de Sarov estaban aislados en una pensión para veteranos de guerra. Los gastos de su estancia incluyeron camas de madera “de nogal”, juegos de ropa de cama, plancha y cuatro cajas fuertes de seguridad.

La BBC le preguntó al portavoz del Kremlin sobre las precauciones amplias y de larga escala tomadas para proteger al presidente Putin y si, en su conocimiento, otros países tenían prácticas similares en vigor. Dmitry Peskov declinó hacer comentarios.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8fj-C_xCda8&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.