Acusado de matar a hijo de exrector de universidad de Hidalgo denuncia montaje
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Pixabay

'Soy inocente': acusado de matar a hijo de exrector de universidad de Hidalgo denuncia montaje

Fernando RM, acusado de matar a Gerardo Sosa Cravioto, lleva en prisión desde el 23 de febrero. Su familia asegura que la acusación es un montaje.
Foto: Pixabay
18 de septiembre, 2020
Comparte

Gerardo Sosa Cravioto, de 33 años e hijo del presidente del Patronato de la Universidad Autónoma de Hidalgo, Gerardo Sosa Castelán, fue asesinado el 23 febrero de 2019 de en el rancho Yemila de Acaxochitlán, Hidalgo. Recibió tres impactos de bala y murió ahí mismo, en su vehículo, mientras transitaba por un camino de terracería. Un año después fue detenido Fernando RM, de 37 años y antiguo trabajador de la finca. Desde su arresto y encarcelamiento tanto el acusado como sus familiares aseguran que es inocente y que se trata de un montaje. El próximo 8 de octubre está previsto que se celebre la audiencia intermedia.

“Soy totalmente inocente”, dice RM, desde el Centro de Rehabilitación Social (Cereso) de Pachuca, donde lleva recluido desde el 23 de febrero de este año, cuando fue arrestado doce meses después del homicidio. El hombre asegura que la carpeta de investigación está llena de irregularidades, que se violó su derecho a defensa y, sobre todo, que agentes de policía le sembraron un arma en el domicilio de su suegra, en el que fue detenido.

Entérate: Lavado de dinero, peculado y hasta huachicol, las acusaciones a directivos de la Universidad de Hidalgo

El caso de Sosa Cravioto tiene especial relevancia por ser hijo de Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato de la Universidad Autónoma de Hidalgo, de la que también fue rector. Este fue detenido a principios de mes luego de ser investigado por la Unidad de Investigación Financiera, que le vinculó con lavado de dinero, peculado y defraudación fiscal. La Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), lo detuvo junto a otras tres personas por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada. Desde entonces permanece en prisión.

Sosa Castelán fue rector de la universidad y durante décadas estuvo vinculado al PRI hasta que en 2018 rompió con esta formación y tuvo un acercamiento a Morena. Tras su arresto, el partido de Andrés Manuel López Obrador marcó distancias con el antiguo jefe de la universidad.

Aunque la detención se produce en 2020, desde hace al menos 15 años que se escuchan denuncias sobre el proceder de Sosa Castelán. De hecho, en 2004 escribió el periodista Carlos Rivera Flores el libro “La Sosa nostra: porrismo y gobierno coludidos en Hidalgo”, en el que denunciaba la figura del antiguo rector. Este, por su parte, inició un proceso en contra del autor que todavía no tiene sentencia.

“Pensamos que lo que le pasó a Gerardo fue definitivamente una ejecución, porque no hubo robo y fueron directamente sobre él. Todo indica que fue realizado por un profesional”, asegura Erick RM, hermano del acusado que sigue en prisión. Aunque matiza que esa es una opinión, ya que no pueden demostrarlo. Lo que sí defiende es que el día de los hechos su hermano se encontraba con su esposa y sus hijos en Pachuca, a más de 100 kilómetros de distancia del lugar del crimen.

El asesinato de Sosa Cravioto tuvo lugar en el rancho Yemila de Acaxochitlán. Ahí trabajó durante años RM. Según la acusación de la Fiscalía General del Estado de Hidalgo (FGE), dos semanas antes del homicidio fue despedido y, molesto por esta decisión, regresó para acabar con la vida del hijo del patrón.

RM niega esta versión. Asegura que ambos eran amigos, aunque en los últimos tiempos se habían distanciado, y afirma que él mismo se despidió porque tenía pensado montar otro negocio, un local de comida económica en el centro de Pachuca.

“Cuando ocurrieron los hechos yo estaba con mi familia en Pachuca. Tenía el celular apagado y fue mi padre el que me avisó”, asegura, en entrevista telefónica desde prisión. Allí asegura encontrarse en un módulo destinado a casos vinculados con políticos y que durante los primeros seis meses de encierro le colocaron una cámara de video en su celda, como medida de precaución. “No tengo interés en suicidarme”, afirma.

Sobre la muerte de Sosa Cravioto, dice que incluso acudió al velorio Arriaga, en la salida de la carretera hacia la Ciudad de México, para dar el pésame a la familia. De hecho, según explica, ambas familias eran amigas hasta el punto de que, tras el arresto, el padre del detenido fue a ver al padre del asesinado. “Le dijo que sabía que no había sido yo, pero que algo se del homicidio”, asegura.

Un año después del crimen, el 23 de febrero, RM fue arrestado en el domicilio de su suegra. Eran las cuatro de la madrugada cuando agentes uniformados irrumpieron en el departamento. “Me sacan, yo estaba desnudo, me ponen una cobija, me tapan totalmente y me sacan al patio. Me preguntaban si trabajaba en la Sosa Nostra y que dónde estaban las armas”, explica.

Según la carpeta de investigación, en el lugar encuentran un arma. Sin embargo, RM asegura que se la “sembraron”.

“Dicen que la ubicaron en el dormitorio de mi suegra, pero ahí ni siquiera tengo acceso”, asegura.

Después de tres horas de cateo, fue conducido a prisión, donde permanece desde entonces.

Entre las irregularidades que asegura que hubo en su caso, pone como ejemplo el acceso tardío a la carpeta de investigación. “Primero nos dieron 900 folios, y luego otros 900”. Además, dice que el juez dio seis meses para hacerle un perfil criminalístico que nunca se realizó y que su rostro no coincide con el retrato hablado que elaboraron los peritos. Además, en las actas de cateo hay erratas como presentar al mismo policía en dos lugares distintos a la vez. Pero, sobre todo, lo que defiende son dos cosas: que él no estaba allí en el momento del asesinato y que esa pistola jamás estuvo en la casa de sus suegros.

Animal Político consultó a la Fiscalía de Hidalgo sobre el caso y esta respondió que “el asunto se encuentra en los juzgados. La autoridad judicial se encarga del asunto. La PGJEH aportó los medios de prueba de los que se allegó. Lo que ahora suceda respecto al asunto, es tema del Poder Judicial”. Preguntada sobre las irregularidades denunciadas por la familia del acusado, la Fiscalía se limitó a negar estas afirmaciones.

La última audiencia sobre el caso tuvo lugar el pasado 1 de septiembre. En ella, el auxiliar jurídico de la víctima solicitó extender el tiempo de investigaciones complementarias, mientras que la defensa pidió un peritaje extra sobre el arma. Ambas solicitudes fueron denegadas.

“No soy criminal, nunca me escondí, no cambié de hábitos”, defiende el acusado.

El próximo 8 de octubre tendrá lugar la audiencia intermedia. Ahí, tanto Ministerio Público como defensa deberán presentar las pruebas. Mientras llega ese momento, la familia de RM se moviliza para denunciar lo que considera un montaje.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Getty Images

Funeral de Isabel II: dónde será enterrada la reina (y cuáles son otros monarcas que están sepultados allí)

El destino final de Isabell II será un pequeño lugar junto a su padre, el rey Jorge VI, la reina madre, su hermana Margarita y su esposo, el príncipe Felipe dentro de la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor.
Foto: Getty Images
19 de septiembre, 2022
Comparte

Tras viajar más de 500 kilómetros y recibir los respetos de cerca de 100 jefes de Estado de todo el mundo y de cientos de miles de personas que hicieron una fila que superó las 15 horas de espera, los restos mortales de la reina Isabel II llegarán este lunes a su destino final y tendrá su funeral.

Este es la capilla en memoria del rey Jorge VI, en el castillo de Windsor.

En este pequeño espacio reposan ya los restos del padre de Isabel II, el rey Jorge VI, así como su madre, Elizabeth Bowes – más conocida como la Reina Madre– y su hermana Margarita.

Está ubicado al lado de la famosa capilla real de San Jorge, el lugar donde se concentra el mayor número de miembros de la realeza sepultados en Reino Unido.

A este pequeño recinto también serán trasladados los restos del príncipe consorte Felipe de Edimburgo, esposo de Isabel II por más de 73 años y fallecido en abril de 2021.

Los restos de Felipe habían sido depositados en la llamada bóveda real de la capilla San Jorge y ahora serán reubicados para que reposen junto a su esposa.

La capilla en memoria de Jorge VI se construyó en 1969 por orden de Isabel II, con la idea de que allí descansaran no sólo los restos de sus padres, sino también los suyos y los del príncipe Felipe una vez fallecieran ambos.

El lugar tiene un grabado dorado con la imagen del padre de Isabel II y, en el piso, una placa oscura con letras doradas donde están los nombres de Jorge VI y la Reina Madre y los años de nacimiento y fallecimiento correspondientes.

Pero la reina Isabel II no solo estará rodeada de su familia, sino también de toda la historia que contiene el lugar aledaño a su lugar de descanso: la capilla real de San Jorge.

Capilla de San Jorge

BBC

Tumba de reyes

La capilla de San Jorge, ubicada en un costado del castillo de Windsor -tal vez la residencia real donde Isabel II pasó más tiempo-, no es simplemente un lugar de oración.

A lo largo de sus estructuras, reconocidas como un ejemplo notable de la arquitectura gótica inglesa, están las sepulturas de nueve reyes de Inglaterra, además de numerosos representantes de la realeza.

Tanto que ha sobrepasado a la famosa Abadía de Westminster como el lugar con mayor número de tumbas de miembros de la monarquía británica.

Aunque el castillo de Windsor data casi del siglo XI, la capilla en sí fue encargada por Eduardo IV en 1475 y, ocho años más tarde, él se convirtió en el primer monarca en ser enterrado allí.

El trabajo de construcción se completó en 1528, cuando se concretó el plan de Enrique VIII para la bóveda de la capilla.

De hecho, Enrique VIII, uno de los reyes más conocidos de la historia británica, también está enterrado en este lugar.

Uno de los principales sectores de la capilla de San Jorge es la llamada bóveda real, que está ubicada debajo de la nave central.

Allí se hallan las tumbas de tres reyes: Jorge III, Jorge IV y Guillermo IV, junto a otros 21 miembros de la realeza, entre ellos la princesa Alicia, quien fue la madre del príncipe consorte Felipe de Edimburgo.

Pero en otros rincones de la capilla hay tumbas de más monarcas, como Carlos I, quien fue decapitado durante la Guerra Civil inglesa (1642-1651), Enrique VI, quien inspiró una de las obras más famosas del dramaturgo inglés William Shakespeare y Jorge V.

Orden de la Jarretera y muchas bodas

Sin embargo, para muchos expertos, la capilla más allá de albergar los restos de miembros de la realeza entraña importancia histórica porque es el lugar donde son introducidos los nuevo miembros de la orden de la Jarretera.

La capilla de San Jorge también ha servido como escenarios de bodas reales, como la de Harry y Meghan en 2018.

Getty Images
La capilla de San Jorge también ha servido como escenarios de bodas reales, como la de Harry y Meghan en 2018.

Esta orden, a la que pertenecía la reina Isabel II y también el actual rey Carlos III, es la más importante de Reino Unido: sólo la integra un reducido grupo de personas seleccionadas precisamente por el o la soberana en ejercicio.

Y sus reuniones y ceremonias -en rituales que datan del Medioevo- se realizan en la capilla de San Jorge, cuyo santo es el patrono de Inglaterra y de la orden.

Y hay más: a la vez que es centro de este importante honor para la corona, la capilla se ha convertido en uno de lugares favoritos para las bodas reales.

Tal vez la más famosa que se ha realizado allí fue la de los duques de Sussex, Harry y Meghan Markle, en 2018.

Allí también se casaron Eduardo, el hijo menor de la reina Isabel II, con Sophie Rhys-Jones y, un siglo antes, el futuro Eduardo VII contrajo nupcias con Alejandra de Dinamarca, quien sería su reina consorte.

Este lugar lleno de historia será el último destino de Isabel II, tras los adioses a sus 70 años de reinado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RfkeSSgl6eo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.