Aumenta 20% presupuesto para mujeres, pero solo de adultas mayores
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Aumenta 20% presupuesto etiquetado para mujeres, pero en programa para adultas mayores

El PPEF tiene proyectado para 2021 un aumento de 20% para igualdad, aunque casi todo es para la pensión de adultos mayores, un programa que ONG han criticado porque no está diseñado con perspectiva de género.
Cuartoscuro
9 de septiembre, 2020
Comparte

El Anexo 13 del Presupuesto de Egresos, es decir, el que agrupa todo el dinero destinado a “Igualdad entre mujeres y hombres”, tiene proyectado para 2021 un aumento de 20% en términos reales con respecto a 2020. Sin embargo casi la totalidad de ese incremento está etiquetado en uno de los programas prioritarios del actual gobierno, el de Pensión para personas Adultas Mayores, que organizaciones sociales han criticado que no está diseñado con perspectiva de género.

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2021 propone 128 mil 092 millones de pesos para el Anexo 13, que son 24 mil 574 millones más que lo destinado el año pasado. Tan solo los apoyos a mayores de 68 años (o de 65 en zonas indígenas) tuvieron un incremento de 19 mil 569 millones, para quedar en 59 mil 200 millones.

Es decir, que ese programa de entrega directa de dinero concentra el 46% de todo el presupuesto etiquetado para la igualdad entre mujeres y hombres, más de lo que ya había concentrado este año, y que la organización social Red Nacional de Refugios criticó en un informe reciente que no hay certeza de que sirva para reducir la desigualdad de género.

Una novedad del PPEF es que ya etiqueta desde ahora el presupuesto a los Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, sus hijas e hijos. El año pasado, este dinero todavía era un subsidio a cargo de la Secretaría de Salud, cuyo monto se definía hasta que estaba aprobada la totalidad del Presupuesto. Pero durante 2020 se hizo una modificación para que pasara a manos del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), de la Secretaría de Bienestar, y en el proyecto 2021 viene mencionado ya como un Programa, con la clave U012.

El monto propuesto para los Refugios es de 405 millones 003 mil 761 pesos, que es exactamente lo mismo que tuvieron asignado durante 2020, lo que en términos reales significaría una disminución de 3.3% por la inflación.

Te puede interesar: Mujeres entre dos guerras: crecen homicidios por violencia machista y militarización de la seguridad

Recorte de 68% a mujeres indígenas

En contraste con lo ocurrido con los Refugios, desapareció totalmente del proyecto de decreto 2021 el Programa de Derechos Indígenas, de donde salía el presupuesto para las Casas de la Mujer Indígena y Afromexicana (CAMIs), que son como los refugios para mujeres pero en zonas rurales y además atienden partos en donde no hay centros de salud.

En el PEF 2020 este programa tuvo etiquetados 85.5 millones de pesos para la igualdad de género —de los que 30 millones eran para las CAMIs, aunque finalmente se les recortó a la mitad—, además de otros 436.6 millones denominados “Programa para el fortalecimiento económico de los Pueblos y Comunidades Indígenas” que estaban incluidos en el Anexo 13.

Pero para 2021, el primer programa desapareció y el segundo cambió de nombre por el de “Programa para el Bienestar de los Pueblos Indígenas y Afromexicano”, con solo 171.3 millones de pesos asignados. Es decir, que en total se eliminaron más de 350 millones de pesos para mujeres indígenas, lo que representa en términos reales un 68% menos.

Aun así, el gobierno señaló en la Carta de Exposición de Motivos del PPEF que con esos 171.3 millones se beneficiará a 5 mil 623 mujeres con 277 apoyos repartidos entre distintas acciones, incluidas las CAMIs.

Lee más: ‘Las mujeres no dicen groserías’, ‘¿no te vas a arreglar para salir?’: por qué los micromachismos no son tan ‘micro’

Inmujeres y Conavim recuperan presupuesto

Luego de los recortes ocasionados durante 2020 por la crisis que ha causado la pandemia de COVID-19, el PPEF 2021 plantea que recuperen su presupuesto organismos dedicados a atender temas de género como el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim).

El primero tiene proyectados 831 millones de pesos para el próximo año. Son apenas 4 millones más que lo que se le había etiquetado originalmente en 2020, pero 19% más en términos reales si se compara con los 675 millones a los cuales se había recortado, según el segundo informe trimestral de Hacienda.

En Conavim ocurre algo similar. Se le está etiquetando con la clave E015 para “Promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres” un monto de 300 millones, lo mismo que en 2020, pero que sería una recuperación, considerando que se le habían recortado casi 60 millones durante el primer semestre del año, de acuerdo con lo reportado por Hacienda en junio pasado.

En cuanto a los subsidios que este organismo reparte para Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) y Centros de Justicia para las Mujeres, en julio hubo una polémica porque se había informado a los estados de un recorte de 37.6 millones, aunque días después Segob aseguró que no había tal disminución y estaba garantizado el dinero: un total de 202 millones 627 mil 482 pesos. Esa misma cantidad es la que está plasmada para repartir en 2021, por lo que en términos reales significa una disminución de 3.3% por la inflación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘La gente se volvió loca comprando’: por qué se dispararon los precios de la vivienda en el mundo

El aumento del valor de las viviendas experimentó el crecimiento más veloz desde fines de 2006. Existe una "carrera por el espacio" que surgió con la pandemia de covid-19.
29 de julio, 2021
Comparte

Ni Wall Street ni el mercado de las viviendas sufrieron los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

Al contrario, precisamente en medio de la crisis, los mercados financieros marcaron máximos históricos y el precio de las viviendas en varias de las mayores economías del mundo se disparó.

Un fenómeno que deja en evidencia la histórica desigualdad económica que divide a las sociedades y que tras la recesión se hizo aún más profunda.

Mientras algunas de las familias que perdieron su empleo están enfrentando desalojos, otras han logrado consolidar su posición económica e incluso mejorarla.

El precio de las viviendas a nivel mundial registró un incremento promedio de 7,3% en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior.

Se trata del crecimiento más veloz desde fines de 2006, según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria británica Knight Frank que analizó el mercado en 56 países.

El ranking de la escalada de precios está liderada por Turquía (con un aumento de 32%), seguido por Nueva Zelanda (22,1%) y Luxemburgo (16,6%).

De los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe, Perú encabeza el ranking de la región con un alza de 10%.

“Los precios de las viviendas están subiendo debido a la pandemia, no a pesar de ella”, le dice a BBC Mundo Kate Everett-Allen, jefa de Investigación Residencial Internacional de la firma.

Con los profundos cambios generados a partir de 2020, explica, se ha generado una reevaluación masiva de las necesidades habitacionales de las personas.

“Esto es una carrera por el espacio”, apunta.

“La gente se volvió loca comprando”

Esa ha sido la experiencia de Mariana Godoy, una corredora de propiedades venezolana que vive en Miami junto a su esposo y tres hijos.

Con la pandemia, su casa se transformó de un momento a otro en oficina y escuela al mismo tiempo.

Casa en venta

Getty Images
Se trata del aumento de precio más veloz desde fines de 2006.

Los cinco miembros de su familia tuvieron que compartir el mismo espacio las 24 horas del día, algo que nunca habían experimentado antes.

“Lo que necesitamos es más espacio”, cuenta. “El problema es que los precios subieron tanto, que ahora preferimos esperar un poco antes de comprar”.

“Como los intereses de los créditos han estado muy bajos, la gente se volvió loca comprando y están dispuestos a pagar lo que sea”.

Hay algunas propiedades en determinados barrios de Miami, explica, cuyo precio después de la pandemia se ha disparado casi al doble.

Eso no quiere decir que la situación sea similar en todas partes, pero la tendencia alcista es un hecho.

El valor promedio de las viviendas en Estados Unidos aumentó 13,2%, el ritmo de crecimiento más rápido de los últimos 15 años.

Un boom en los suburbios de las ciudades

Una parte importante del incremento en el valor de las viviendas, al menos en los países más ricos, se relaciona con la búsqueda de más espacio y eso explica por qué el boom inmobiliario está más centrado en los suburbios de las grandes ciudades.

Quienes tienen un alto nivel de ingresos se han lanzado a la búsqueda de propiedades que les permitan aprovechar las circunstancias excepcionales que se han creado en estos tiempos de pandemia.

Persona recibe las llaves de una casa

Getty Images

Entre esas condiciones inéditas están las bajas tasas de interés de los créditos hipotecarios a nivel global y los gigantescos estímulos fiscales que han desplegado los gobiernos de países desarrollados para reactivar las economía.

A eso se suma un cambio fundamental: la posibilidad del teletrabajo.

Y los profesionales que pueden trabajar a distancia son precisamente quienes suelen tener mayores ingresos que el resto de la población.

“Las personas están menos atadas a la oficina y algunas han optado por mudarse a los suburbios” de las grandes ciudades, dice Everett-Allen.

A ese panorama hay que agregar que en algunos mercados aumentó la demanda por viviendas y, al mismo tiempo, disminuyó la cantidad de propiedades disponibles.

Esta combinación ha empujado aún más arriba los precios habitacionales.

América Latina

En Latinoamérica el aumento de precios es menos generalizado y está particularmente circunscrito a los compradores más ricos.

Según el análisis de Knight Frank los precios promedio de las viviendas subieron en el primer trimestre un 10% en Perú, 6,6% en México, 4% en Brasil, 1,7% en Chile y 3,2% en Colombia.

Casas

Getty Images

En el caso de Perú, sin embargo, las fuentes consultadas por BBC Mundo en el mercado local manejan otras cifras.

Una situación que quizás podría explicarse por la utilización de distintas metodologías en la manera de abordar el análisis.

“Ha habido un incremento del 5.3% del precio de la vivienda en los últimos 12 meses, lo cual se sustenta básicamente por las ventas en Lima Moderna”, le dice a BBC Mundo Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú, ASEI.

Otros expertos como Víctor Saldaña, presidente de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios, ASPAI, insiste en que es muy difícil contar con cifras detalladas sobre la evolución de precios, porque los valores de los apartamentos y las casas son muy diferentes, y porque las variaciones por barrio son demasiado disímiles.

Su percepción es que “los precios en Lima se han mantenido más o menos iguales”, señala en diálogo telefónico desde Lima.

¿Una burbuja?

A nivel global ha existido un cierto debate sobre si el aumento de precios de las viviendas está creando una burbuja.

Sin embargo, la opinión más prevalente entre los analistas es que es muy poco probable que los precios sufran una fuerte caída.

Casa en venta en California

Getty Images

Puede haber una estabilización de la tendencia alcista en el futuro en la medida que vuelvan condiciones de mercado más parecidas a las que existían antes de la pandemia, aunque, por lo pronto, el frenesí de la demanda sigue pujante.

Y si el teletrabajo o el modelo de trabajo híbrido se hace más común en los sectores de mayores ingresos, es posible que se mantenga la necesidad de conseguir más espacio habitacional.

Lo que sí ha ocurrido es que en algunos mercados donde los precios se dispararon demasiado, las autoridades han tomado algunas medidas para “enfriarlos”.

Por ejemplo, en Nueva Zelanda, el gobierno cambió algunas reglas para evitar deducciones de impuestos que favorecen a los inversionistas y amplió de 5 a 10 años el período en que se gravan las ganancias obtenidas con la venta de propiedades.

El objetivo, dicen las autoridades, es frenar “la especulación”. Y en países como Canadá, el gobernador del banco central advirtió que existe una “exuberancia excesiva” en el mercado de las viviendas, la cual será vigilada de cerca.

El tema es complejo porque muchas veces, cuando los precios escalan de un modo inusual, las familias con menos ingresos terminan siendo desplazadas hacia zonas más periféricas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.