Denunció a su agresor antes de ser asesinada; autoridades la ignoraron
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manifestantes contra los feminicidios en Tijuana. Foto: Cuartoscuro

Brenda Patricia denunció a su agresor antes de ser asesinada; las autoridades la ignoraron

En Baja California, el delito de feminicidio fue tipificado apenas en febrero de 2015 y de acuerdo al código penal local, la pena puede oscilar entre 20 a 50 años de prisión.
Manifestantes contra los feminicidios en Tijuana. Foto: Cuartoscuro
Por Sergio Haro Cordero
19 de septiembre, 2020
Comparte

Un poco antes del mediodía del miércoles 24 de agosto de 2016, en la sala dos del Nuevo Sistema de Justicia Penal en Mexicali, se efectuó la audiencia de lectura de sentencia, la primera por feminicidio en Baja California, entidad en la que Mexicali fue pionero en la instauración de este nuevo sistema en agosto del 2010. Seis años después quedó vigente en todo el Estado.

En esta audiencia que apenas duró 15 minutos, el presunto responsable, Cristian Ruiz Pérez —el asesino de su ex pareja, Brenda Patricia Ramírez González—, recibió una sentencia de 18 años de prisión, esto debido a que las partes aceptaron un juicio abreviado, opción propuesta por la fiscalía y en la que el imputado acepta su culpa y recibe una condena menor.

En Baja California, el delito de feminicidio fue tipificado apenas en febrero de 2015 y de acuerdo al código penal local, la pena puede oscilar entre 20 a 50 años de prisión.

Brenda Patricia fue encontrada asesinada, ahorcada, la mañana del lunes 26 de octubre de 2015 en su domicilio —donde vivía sola— y de inmediato las sospechas apuntaron hacia su ex pareja, Cristian Ruiz  Pérez, de quien estaba separada desde hace tres años pero la seguía hostigando, la amenazaba, golpeaba,hasta que finalmente la mató.

El agresor estuvo prófugo durante nueve meses hasta que el 12 de julio de 2016 fue detenido en Mexicali por agentes de la Policía Estatal Preventiva. Ante los policías estatales aceptó que era adicto al cristal, que usaba “un globito diario…”.

En la lectura de la sentencia, la juez Ana María Elías incluyó en el castigo la imposición de la reparación del daño por un monto de 718 661 pesos además de una amonestación verbal.

Lee: Mujeres realizan Antigrita en Guadalajara; exigen justicia por feminicidios y desapariciones

*

Brenda Patricia y Cristian se casaron por la vía civil el 17 de junio de 2011, en las oficinas de la delegación de Palaco —en la zona oriente de Mexicali— ella tenía 16 años y dijo ante el juez ser estudiante, él contaba con 18 años y en su profesión asentó, ser “proveedor”.

Ambos vivían en la zona de la colonia El Cóndor, un fraccionamiento popular implementado por Infonavit en la zona sureste de Mexicali.

Pero la miel duró muy poco, apenas año y medio. “Ella lo dejó porque era drogadicto, violento, no la dejaba salir de su casa, la encerraba”, cuenta una de las hermanas de la joven en referencia al muchacho que trabajaba como mesero en el restaurant-bar Hooters.

Y es que después de la boda, la joven medio se alejó de su familia, pero en ocasiones, cuando lograban visitarla le notaron huellas de golpes. Un día que sus hermanas la visitaban, llegó el entonces marido —evidentemente estaba drogado— la regañó y la metió a la fuerza a la casa que compartían.

En otra ocasión, Brenda Patricia le habló a una de sus hermanas, estaba muy asustada. “Ven, ayúdame —le dijo— me tiene encerrada, no  puedo salir”. Al acudir, notaron que la puerta principal del domicilio, tenía una cadena que cruzaba una horadación en la pared e incluía a la puerta de madera, el candado lo cerraron por fuera.

A raíz de tanto conflicto, ella optó por dejarlo, pero nunca se pudo librar de él. “La agredía, la golpeaba en la vía pública, ella se le escondía, así duro cinco años”, expone la familiar de la muchacha asesinada. En ese tiempo, Brenda Patricia acudió en numerosas ocasiones a demandar al ex marido agresor por violencia, por maltrato y por intento de secuestro.

La actitud de las autoridades era que nada podían hacer en esas demandas debido a que no había flagrancia. “O sea que para que me hagan caso yo tengo que estar muerta”, preguntó indignada Brenda Patricia a uno de los agentes de la procuraduría.

De acuerdo a sus familiares, en el último año fueron cerca de siete denuncias interpuestas por las agresiones del hombre con el que tenía más de tres años separada.

Desde a mediados del año pasado, Brenda Patricia vivía sola en la casa que había sido de sus padres —quienes se cambiaron a Los Ángeles— ahí en El Cóndor en avenida de Los Cisnes 3469, donde habitó la familia durante años y donde además habían instalado un pequeño negocio de abarrotes, el cual ya no funcionaba.

“Me tocó en muchas ocasiones, cuando la visitábamos y él llegaba, le quebraba los vidrios del carro, nos insultaba, nos aventaba piedras”, refiere una de las hermanas de Brenda Patricia, quien aún recuerda los gritos de su excuñado hacia su joven hermana.

 “¡Nunca vas a ser feliz!

¡Siempre vas a ser mía!”.

Otras veces llegaba de madrugada, tocaba las ventanas, intentaba meterse. Cuando hablaban al número de emergencia 066, la policía o no llegaba o lo hacían ya tarde.

En ese tiempo, la joven —que estudiaba la prepa abierta y trabajaba en una refresquería—, seguido decía que quería ingresar a las filas de la Policía Estatal Preventiva con la idea de poder proteger a otras mujeres que vivían el infierno del hostigamiento.

Brenda Patricia llevaba tres meses viviendo sola, tenía siete meses con un novio de su misma edad, Irving Ulises, y antes anduvo con otro muchacho a quien sólo conocieron como Néstor, alias El Pit, con quien terminó porque también la golpeaba.

Cristian Ruiz Pérez, su ex marido y agresor, se había tatuado en el pecho un nombre de mujer, “Paty” y antes del incidente tenía cerca de un mes que no la había buscado, hostigado, lo que a la misma Brenda Patricia le extrañó, “se me hace raro que no haya venido a buscarme…”, les dijo a sus hermanas, bromeando.

De acuerdo a sus hermanas, ella estaba muy feliz con su nuevo novio, disfrutaba el amor.

Entérate: Asesinato de Danna en BC no fue tipificado como feminicidio, pese a extrema violencia

*

A las 5:27 de la mañana del lunes 26 de octubre de 2015, Irving Ulises recibió en su Facebook un raro mensaje enviado desde un contacto que no reconoció, Pablo Ortiz, y que lo dejó inquieto: “ei, ve a ver como está tu novia, escuché unos malos rumores…”.

Una hora después ya estaba tocando en la puerta que da a la calle Cisnes, ahí en el fraccionamiento El Cóndor, en la casa de su novia. Pero no había respuesta, gritaba, tocaba de nuevo, insistente, sin lograr algún resultado. Cerca de las 8:00 de la mañana recibió otro mensaje “ya fuiste con ella, andan diciendo que la mató en su casa, no la conozco bien pero me preocupó eso…”.

Una de las vecinas se dio cuenta de la presencia del novio y habló a Nancy Lizbeth, hermana de Brenda Patricia, quien —junto con su marido— llegó minutos después con las llaves que tenía del domicilio. La última vez que la había visto con vida fue el viernes anterior.

La construcción de la casa llega hasta el perímetro de la banqueta —ahí tenían antes el abarrotes— y a su hermana se le hizo raro que la primer chapa en la puerta metálica estuviese abierta, y la segunda puerta sí tenía candado —por fuera— pero estaba abierta la segunda chapa, sólo con el seguro del picaporte. Ingresaron y notaron que la segunda puerta, una de vidrio que Brenda Patricia siempre tenía abierta, estaba cerrada.

Al abrir esa puerta de vidrio, sobre el sillón café de la sala estaba Brenda Patricia, parecía dormida y de espaldas al televisor encendido. Vestía unos shorts negros y una camiseta de la refresquería donde trabajaba, bajo ésta un top rosa fiucha. Tenía arena en los pies y al tratar de despertarla nada, nunca se movió, la voltearon y notaron que estaba fría, muerta.

La autopsia arrojó que había muerto de asfixia por estrangulamiento y todas las sospechas apuntaron hacia el ex marido hostigador.

De hecho algunos de los vecinos —quienes conocían a Brenda Patricia y su familia de toda la vida— se dieron cuenta como cerca de las 9:00 de la noche del domingo 25 de octubre, llegó al lugar Cristian Ruiz Pérez, alias El Marak, quien estuvo gritando insistentemente para que Paty —como le decía— le abriera. Una vecina dice que pasó tres veces por ahí, debido a que salió a hablar al teléfono público.

Te puede interesar: “La niña también traía tatuajes por todos lados”, dice fiscal de BC sobre feminicidio de Danna

La primera fue cerca de las 9:00 de la noche y ahí estaba El Marak, insistiendo a gritos. En la segunda vuelta, se dio cuenta de que Brenda Patricia abrió pero platicaban a través de la reja, él desde afuera y parece que así duraron un buen rato. En su tercera salida al teléfono público, cerca de las 11:30 de la noche, ya no estaban.

Una de las versiones más significativas fue la de un amigo de El Marak, quien relató a las autoridades cómo la tarde del domingo estuvo tomando cerveza con su amigo Cristian Ruiz Pérez, visitaron unas amigas y siguieron bebiendo. Cerca de las 9:00 de la noche, cuando regresaron ahí al fraccionamiento El Cóndor, pasaron por la casa de la ex pareja de El Marak y este le pidió que se parara, que iba a bajarse. Luego de dejarlo, su amigo siguió hasta su casa donde llegaron otros conocidos y continuaron libando.

Recordó que cerca de las 11:30 de la noche El Marak regresó ahí con ellos, pero venía muy serio, demudado, no se le entendía lo que quería decir y le tuvo que escribir en su celular el mensaje “Me chingué a mi ruca…”, fue la única información y éste asegura que pensó que la había golpeado, además que no era la primera vez. Refiere que siguieron tomando, llegaron otros amigos, posteriormente se fueron y luego se quedó dormido ahí en el asiento de su auto, afuera de la casa de su mamá, donde estaban bebiendo. La señora en su declaración asentó que cerca de las 7:00 de la mañana salió y ahí estaba, solo y despierto El Marak, lucía nervioso y lo metió para que se acostara un rato ahí en la sala. Horas después se levantó y se fue.

Originalmente, un juez penal emitió el 3 de diciembre de 2015 una orden de aprehensión contra Cristian Ruiz Pérez como presunto responsable en el delito de homicidio agravado por razón de parentesco y fue hasta el 12 de julio de 2016 que éste fue detenido por agentes de la Policía Estatal Preventiva de Baja California, ahí mismo en Mexicali.

En su declaración inicial aceptó ser adicto al cristal desde siete años atrás, que consumía “un globito” diario. 

Fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio por la juez Sara Perdomo, y el 10 de agosto de 2016, la agente del Ministerio Público,  Consuelo García, presentó la propuesta para llevar un juicio abreviado —donde el imputado acepta su culpabilidad tras ofrecerle una sentencia menor—, y el lunes 22 de agosto fue la audiencia de aceptación.

“Yo siempre me negué al juicio abreviado, yo no lo quería, pero tampoco tenía suficientes pruebas para seguir. Tenía las demandas pero ellos —en la procuraduría— me ponían pretextos, me decían que no eran suficientes. Yo lo que sé, es que los del Ministerio Público, en el momento en que quieren cortar el caso, ahí lo quieren dejar. Yo me estresé”, sostuvo Brenda Lizbeth, la hermana de la joven asesinada quien como representante familiar firmó el acuerdo.

El miércoles 24 de agosto, la jueza Ana María Elías González encabezó la audiencia de lectura de sentencia donde se incluyó una pena de 18 años de prisión —dos menos que el mínimo— para un responsable de feminicidio. Además se incluyó la reparación del daño por 718 661 pesos.

“Como no tiene bienes, olvídate de ese dinero”, le aclaró la Ministerio Público a la hermana de la víctima.

En el Código Penal de Baja California existe un capítulo —el vii— que tiene que ver con la amonestación, y textualmente incluye:

Artículo 66.- Concepto.- La amonestación consiste en la advertencia que el Juez dirige al condenado, haciéndole ver las consecuencias del delito que cometió exhortándolo a la enmienda y conminándolo a evitar su reincidencia. Esta manifestación se hará en público o en lo privado según parezca prudente al Juez.

En esa audiencia donde se dictó la primera sentencia por feminicidio, la jueza Elías la exhortó verbalmente “a que no vaya a cometer más delitos y que estos años en prisión le sirvan para reflexionar sobre su conducta para que esté en posibilidad de reinsertarse en la sociedad y que no vuelva a delinquir…”.

Este capítulo del libro: “La vida en rosa…las muertas de Mexicali”, es reproducido con la autorización de la familia de Sergio Haro Cordero y la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La carrera por los 'minerales del futuro' que pueden influir en la seguridad nacional de los países

Si el petróleo marcó la historia del siglo XX, expertos anticipan que los minerales utilizados para producir energías más limpias marcarán el siglo XXI y sus precios subirán a niveles récord. La guerra en Ucrania está acelerando el proceso por motivos geopolíticos.
21 de abril, 2022
Comparte

Fueron 18 minutos de caos.

A las 5:42 de la mañana del 8 de marzo el precio del níquel comenzó a subir tan rápido que causó pánico en la Bolsa de Metales de Londres.

En solo 18 minutos escaló hasta superar los US$100.000 la tonelada en un salto sin precedentes que provocó la suspensión de las operaciones del metal.

Antes de romper ese récord, el valor del metal ya venía experimentando un aumento del 250% en las últimas 24 horas.

El episodio marcó la primera gran crisis de los metales desde que la invasión rusa a Ucrania sacudió los mercados globales.

La impactante subida, vinculada a las sanciones impuestas por Occidente a Rusia y los movimientos especulativos en los contratos a futuro, dejó claro que metales como el níquel, esenciales en la transición hacia una economía menos contaminante, se han vuelto esenciales en un mundo que ya no confía en la dependencia de los combustibles fósiles.

Rusia, unos de los grandes exportadores de gas y petróleo, demostró que por la dependencia que tienen muchos países de sus exportaciones, especialmente los europeos, los combustibles son un arma de guerra en medio de las duras presiones económicas que EE.UU. y sus aliados le han impuesto al Kremlin para que ponga fin a la invasión de Ucrania.

Empleada con láminas de níquel en Kola Mining and Metallurgical Company, en la región de Murmansk, Rusia.

Getty Images
Rusia es el tercer productor mundial de níquel.

“Construir un futuro de energía limpia producida en EE.UU. ayudará a salvaguardar nuestra seguridad nacional”, dijo el presidente Joe Biden el 31 de marzo.

“Necesitamos poner fin a nuestra dependencia a largo plazo de China y otros países para obtener insumos que impulsen el futuro”, apuntó el mandatario tras anunciar que invocaría la Ley de Producción para la Defensa para apoyar la producción y el procesamiento local de minerales utilizados en la fabricación de baterías eléctricas y almacenamiento de energías renovables.

Entre ellos, apuntó la Casa Blanca, están el litio, níquel, grafito, manganeso y cobalto.

Las armas energéticas de Rusia

Pero hay muchos más. De acuerdo a sus propias necesidades, cada país tiene distintos minerales en la mira para competir mejor por una cuota de mercado en la transición energética hacia una economía más electrificada.

Los expertos advierten que aquellas naciones que se queden ancladas en la exportación de petróleo, gas y carbón, corren el riesgo de volverse cada vez menos competitivos.

Vladimir Putin

Getty Images
El 40% del gas que compra Europa viene de Rusia.

Basta con mirar el caso de Rusia, cuyo poder económico reside en gran medida en los combustibles fósiles: es el segundo mayor productor de gas del mundo y el tercero de petróleo.

Sin embargo, en la carrera por los metales que tendrán un papel crucial en el desarrollo económico futuro, Rusia tiene sus ventajas: es el segundo mayor exportador de cobalto a nivel mundial, el segundo de platino y el tercero de níquel.

Pese a que Rusia tiene cartas para jugar en este nuevo escenario, lo cierto, dicen los expertos, es que la extracción de los superminerales está altamente concentrada en otros países.

La inmensa mayoría del cobalto que existe en el mundo viene de la República Democrática del Congo, el níquel de Indonesia, el litio de Australia, el cobre de Chile y las tierras raras de China.

Los expertos consideran al menos 17 minerales críticos para la transición energética del mundo y, por lo tanto, aquellos países con la capacidad para extraerlos o procesarlos tienen una mayor ventaja.

De los 17, la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) estima que los más cruciales son el litio, el níquel, el cobalto, el cobre, el grafito y el conjunto de tierras raras.

¿Quiénes dominan la producción de estos minerales?

Para el año 2040, la demanda por esos minerales escalará velozmente, dice Tae-Yoon Kim, analista de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) y autor principal del informe “El rol de los minerales críticos en la transición hacia energías limpias”.

Para estimar qué naciones podrían ser las más beneficiadas con la transición energética, el experto distingue entre aquellos países líderes en la extracción de los minerales y los que son líderes en su procesamiento.

Productores metales

BBC

Si bien la extracción está dividida entre varias naciones, hay un solo país que domina el procesamiento de todos esos minerales: China.

“Es difícil saber qué países serán los más beneficiados en la transición energética porque dependerá de dónde se ubiquen en la cadena de producción”, dice el experto en diálogo con BBC Mundo.

Lo que sí está claro es que estamos en un momento crucial. Mientras el petróleo marcó la historia del siglo XX, los minerales de la transición energética podrían marcar la historia del siglo XXI.

En ese sentido, agrega el experto, “son los minerales del futuro”.

Trabajador carga bolsa con cobalto en Kolwezi, Congo.

Getty Images
Más de dos tercios de la extracción de cobalto se hace en Congo.

No es nada raro entonces que en medio de la guerra, y con el hambre de minerales previsto para las próximas dos décadas, Estados Unidos y Europa encendieran los motores de la transición energética para disminuir su dependencia actual y futura de países como China y Rusia.

El peor dolor de cabeza lo tienen los países europeos que ahora están contra la espada y la pared porque el 40% del gas que consumen viene de Rusia.

“Europa le está financiando los caprichos a Putin”, le dijo a BBC Mundo en marzo Ángel Saz-Carranza, director del Centro de Economía Global y Geopolítica de Esade (EsadeGeo), en España.

Los cuatro más codiciados

Aunque los metales son necesarios para las baterías eléctricas, también son clave para el almacenamiento de distintos tipos de energía, para la actividad industrial y, en definitiva, para una economía más electrificada donde nuevos jugadores -estatales y privados- verán emerger grandes riquezas.

“Si la oferta no logra abastecer un aumento de la demanda por estos metales los precios se van a disparar”, le dice a BBC Mundo Lukas Boer, investigador del Instituto Alemán de Investigación Económica.

Proyecciones precio metales

BBC

Un factor esencial es que los proyectos mineros para extraer estos metales pueden tomar más de una década (en promedio 16 años) en estar operativos y, por lo tanto, es probable que en la década que viene la escasez sea aún mayor, explica Boer, quien junto a Andrea Pescatori y Martin Stuermer publicaron a fines del año pasado la investigación “Los metales de la transición energética”.

Además de las tierras raras, señala el estudio, los cuatro metales más codiciados serán el níquel, el cobalto, el litio y el cobre, cuyos precios podrían alcanzar récord históricos por largos períodos de tiempo, una tendencia que rompe con los habituales ciclos de alza y caída del valor en los mercados internacionales.

El valor total de la producción de estos metales puede aumentar más de cuatro veces entre el 2021 y el 2040, en un escenario de cero emisiones netas hacia la mitad de este siglo.

Cobalto

Getty Images
Al cobalto le llaman el “oro azul”.

Tanto así, que los productores de estos cuatro metales por sí solos podrían generar ingresos similares a los del sector petrolero durante los próximos 20 años, argumenta Boer, dependiendo de cómo evolucione un contexto internacional que actualmente está lleno de incertidumbre.

“Estos metales pueden ser el nuevo petróleo”, apunta Boer. Y “China se ha convertido en el mayor jugador invirtiendo en otros países como, por ejemplo, en la producción de cobalto en Congo”.

China lleva la delantera

En el nuevo escenario bélico y la necesidad de Occidente de disminuir su dependencia energética, hay países que pueden suministrar suplir parte de la demanda que se necesita para acelerar la transición.

Kwasi Ampofo, jefe de Metales y Minería en el centro de investigación BloombergNEF, sostiene que China está en una muy buena posición para beneficiarse del cambio.

China podría ser el mayor ganador si decide encaminar la producción de metales de Rusia a través de sus refinerías y luego venderla a otros países”, le dice a BBC Mundo.

Extracción de minerales raros en China

Getty Images
En China tiene lugar la mayor parte de la extracción y procesamiento de minerales raros del mundo.

Otros países han estado moviendo las piezas del tablero. En el caso del níquel, Indonesia ha estado ampliando su capacidad de producción en los últimos dos años, agrega, y puede seguir aumentándola para cubrir el déficit de Rusia.

De hecho, el níquel es el metal más expuesto a cualquier suspensión del suministro en Rusia, país que genera alrededor del 9% de la producción global.

“Cualquier interrupción a través de sanciones o reducción de la producción tendrá un impacto significativo en el precio”, argumenta Ampofo, especialmente porque la demanda de níquel para baterías eléctricas aumentará significativamente este año.

Por otro lado, si se producen interrupciones en la producción de los metales del grupo del Platino (PGM, por sus siglas en inglés), los productores de Sudáfrica pueden llenar el vacío con suministro adicional, apunta.

En la batalla por controlar la producción de los metales del futuro hay espacios donde China ha puesto el acelerador: aunque más de dos tercios de toda la producción mundial está en Congo, las empresas chinas poseen o financian la mayoría de las minas más grandes del país.

Es este escenario, si Occidente no avanza más rápido, se expone a perder la carrera.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IMfPjrdMnf4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.