Denunció a su agresor antes de ser asesinada; autoridades la ignoraron
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manifestantes contra los feminicidios en Tijuana. Foto: Cuartoscuro

Brenda Patricia denunció a su agresor antes de ser asesinada; las autoridades la ignoraron

En Baja California, el delito de feminicidio fue tipificado apenas en febrero de 2015 y de acuerdo al código penal local, la pena puede oscilar entre 20 a 50 años de prisión.
Manifestantes contra los feminicidios en Tijuana. Foto: Cuartoscuro
Por Sergio Haro Cordero
19 de septiembre, 2020
Comparte

Un poco antes del mediodía del miércoles 24 de agosto de 2016, en la sala dos del Nuevo Sistema de Justicia Penal en Mexicali, se efectuó la audiencia de lectura de sentencia, la primera por feminicidio en Baja California, entidad en la que Mexicali fue pionero en la instauración de este nuevo sistema en agosto del 2010. Seis años después quedó vigente en todo el Estado.

En esta audiencia que apenas duró 15 minutos, el presunto responsable, Cristian Ruiz Pérez —el asesino de su ex pareja, Brenda Patricia Ramírez González—, recibió una sentencia de 18 años de prisión, esto debido a que las partes aceptaron un juicio abreviado, opción propuesta por la fiscalía y en la que el imputado acepta su culpa y recibe una condena menor.

En Baja California, el delito de feminicidio fue tipificado apenas en febrero de 2015 y de acuerdo al código penal local, la pena puede oscilar entre 20 a 50 años de prisión.

Brenda Patricia fue encontrada asesinada, ahorcada, la mañana del lunes 26 de octubre de 2015 en su domicilio —donde vivía sola— y de inmediato las sospechas apuntaron hacia su ex pareja, Cristian Ruiz  Pérez, de quien estaba separada desde hace tres años pero la seguía hostigando, la amenazaba, golpeaba,hasta que finalmente la mató.

El agresor estuvo prófugo durante nueve meses hasta que el 12 de julio de 2016 fue detenido en Mexicali por agentes de la Policía Estatal Preventiva. Ante los policías estatales aceptó que era adicto al cristal, que usaba “un globito diario…”.

En la lectura de la sentencia, la juez Ana María Elías incluyó en el castigo la imposición de la reparación del daño por un monto de 718 661 pesos además de una amonestación verbal.

Lee: Mujeres realizan Antigrita en Guadalajara; exigen justicia por feminicidios y desapariciones

*

Brenda Patricia y Cristian se casaron por la vía civil el 17 de junio de 2011, en las oficinas de la delegación de Palaco —en la zona oriente de Mexicali— ella tenía 16 años y dijo ante el juez ser estudiante, él contaba con 18 años y en su profesión asentó, ser “proveedor”.

Ambos vivían en la zona de la colonia El Cóndor, un fraccionamiento popular implementado por Infonavit en la zona sureste de Mexicali.

Pero la miel duró muy poco, apenas año y medio. “Ella lo dejó porque era drogadicto, violento, no la dejaba salir de su casa, la encerraba”, cuenta una de las hermanas de la joven en referencia al muchacho que trabajaba como mesero en el restaurant-bar Hooters.

Y es que después de la boda, la joven medio se alejó de su familia, pero en ocasiones, cuando lograban visitarla le notaron huellas de golpes. Un día que sus hermanas la visitaban, llegó el entonces marido —evidentemente estaba drogado— la regañó y la metió a la fuerza a la casa que compartían.

En otra ocasión, Brenda Patricia le habló a una de sus hermanas, estaba muy asustada. “Ven, ayúdame —le dijo— me tiene encerrada, no  puedo salir”. Al acudir, notaron que la puerta principal del domicilio, tenía una cadena que cruzaba una horadación en la pared e incluía a la puerta de madera, el candado lo cerraron por fuera.

A raíz de tanto conflicto, ella optó por dejarlo, pero nunca se pudo librar de él. “La agredía, la golpeaba en la vía pública, ella se le escondía, así duro cinco años”, expone la familiar de la muchacha asesinada. En ese tiempo, Brenda Patricia acudió en numerosas ocasiones a demandar al ex marido agresor por violencia, por maltrato y por intento de secuestro.

La actitud de las autoridades era que nada podían hacer en esas demandas debido a que no había flagrancia. “O sea que para que me hagan caso yo tengo que estar muerta”, preguntó indignada Brenda Patricia a uno de los agentes de la procuraduría.

De acuerdo a sus familiares, en el último año fueron cerca de siete denuncias interpuestas por las agresiones del hombre con el que tenía más de tres años separada.

Desde a mediados del año pasado, Brenda Patricia vivía sola en la casa que había sido de sus padres —quienes se cambiaron a Los Ángeles— ahí en El Cóndor en avenida de Los Cisnes 3469, donde habitó la familia durante años y donde además habían instalado un pequeño negocio de abarrotes, el cual ya no funcionaba.

“Me tocó en muchas ocasiones, cuando la visitábamos y él llegaba, le quebraba los vidrios del carro, nos insultaba, nos aventaba piedras”, refiere una de las hermanas de Brenda Patricia, quien aún recuerda los gritos de su excuñado hacia su joven hermana.

 “¡Nunca vas a ser feliz!

¡Siempre vas a ser mía!”.

Otras veces llegaba de madrugada, tocaba las ventanas, intentaba meterse. Cuando hablaban al número de emergencia 066, la policía o no llegaba o lo hacían ya tarde.

En ese tiempo, la joven —que estudiaba la prepa abierta y trabajaba en una refresquería—, seguido decía que quería ingresar a las filas de la Policía Estatal Preventiva con la idea de poder proteger a otras mujeres que vivían el infierno del hostigamiento.

Brenda Patricia llevaba tres meses viviendo sola, tenía siete meses con un novio de su misma edad, Irving Ulises, y antes anduvo con otro muchacho a quien sólo conocieron como Néstor, alias El Pit, con quien terminó porque también la golpeaba.

Cristian Ruiz Pérez, su ex marido y agresor, se había tatuado en el pecho un nombre de mujer, “Paty” y antes del incidente tenía cerca de un mes que no la había buscado, hostigado, lo que a la misma Brenda Patricia le extrañó, “se me hace raro que no haya venido a buscarme…”, les dijo a sus hermanas, bromeando.

De acuerdo a sus hermanas, ella estaba muy feliz con su nuevo novio, disfrutaba el amor.

Entérate: Asesinato de Danna en BC no fue tipificado como feminicidio, pese a extrema violencia

*

A las 5:27 de la mañana del lunes 26 de octubre de 2015, Irving Ulises recibió en su Facebook un raro mensaje enviado desde un contacto que no reconoció, Pablo Ortiz, y que lo dejó inquieto: “ei, ve a ver como está tu novia, escuché unos malos rumores…”.

Una hora después ya estaba tocando en la puerta que da a la calle Cisnes, ahí en el fraccionamiento El Cóndor, en la casa de su novia. Pero no había respuesta, gritaba, tocaba de nuevo, insistente, sin lograr algún resultado. Cerca de las 8:00 de la mañana recibió otro mensaje “ya fuiste con ella, andan diciendo que la mató en su casa, no la conozco bien pero me preocupó eso…”.

Una de las vecinas se dio cuenta de la presencia del novio y habló a Nancy Lizbeth, hermana de Brenda Patricia, quien —junto con su marido— llegó minutos después con las llaves que tenía del domicilio. La última vez que la había visto con vida fue el viernes anterior.

La construcción de la casa llega hasta el perímetro de la banqueta —ahí tenían antes el abarrotes— y a su hermana se le hizo raro que la primer chapa en la puerta metálica estuviese abierta, y la segunda puerta sí tenía candado —por fuera— pero estaba abierta la segunda chapa, sólo con el seguro del picaporte. Ingresaron y notaron que la segunda puerta, una de vidrio que Brenda Patricia siempre tenía abierta, estaba cerrada.

Al abrir esa puerta de vidrio, sobre el sillón café de la sala estaba Brenda Patricia, parecía dormida y de espaldas al televisor encendido. Vestía unos shorts negros y una camiseta de la refresquería donde trabajaba, bajo ésta un top rosa fiucha. Tenía arena en los pies y al tratar de despertarla nada, nunca se movió, la voltearon y notaron que estaba fría, muerta.

La autopsia arrojó que había muerto de asfixia por estrangulamiento y todas las sospechas apuntaron hacia el ex marido hostigador.

De hecho algunos de los vecinos —quienes conocían a Brenda Patricia y su familia de toda la vida— se dieron cuenta como cerca de las 9:00 de la noche del domingo 25 de octubre, llegó al lugar Cristian Ruiz Pérez, alias El Marak, quien estuvo gritando insistentemente para que Paty —como le decía— le abriera. Una vecina dice que pasó tres veces por ahí, debido a que salió a hablar al teléfono público.

Te puede interesar: “La niña también traía tatuajes por todos lados”, dice fiscal de BC sobre feminicidio de Danna

La primera fue cerca de las 9:00 de la noche y ahí estaba El Marak, insistiendo a gritos. En la segunda vuelta, se dio cuenta de que Brenda Patricia abrió pero platicaban a través de la reja, él desde afuera y parece que así duraron un buen rato. En su tercera salida al teléfono público, cerca de las 11:30 de la noche, ya no estaban.

Una de las versiones más significativas fue la de un amigo de El Marak, quien relató a las autoridades cómo la tarde del domingo estuvo tomando cerveza con su amigo Cristian Ruiz Pérez, visitaron unas amigas y siguieron bebiendo. Cerca de las 9:00 de la noche, cuando regresaron ahí al fraccionamiento El Cóndor, pasaron por la casa de la ex pareja de El Marak y este le pidió que se parara, que iba a bajarse. Luego de dejarlo, su amigo siguió hasta su casa donde llegaron otros conocidos y continuaron libando.

Recordó que cerca de las 11:30 de la noche El Marak regresó ahí con ellos, pero venía muy serio, demudado, no se le entendía lo que quería decir y le tuvo que escribir en su celular el mensaje “Me chingué a mi ruca…”, fue la única información y éste asegura que pensó que la había golpeado, además que no era la primera vez. Refiere que siguieron tomando, llegaron otros amigos, posteriormente se fueron y luego se quedó dormido ahí en el asiento de su auto, afuera de la casa de su mamá, donde estaban bebiendo. La señora en su declaración asentó que cerca de las 7:00 de la mañana salió y ahí estaba, solo y despierto El Marak, lucía nervioso y lo metió para que se acostara un rato ahí en la sala. Horas después se levantó y se fue.

Originalmente, un juez penal emitió el 3 de diciembre de 2015 una orden de aprehensión contra Cristian Ruiz Pérez como presunto responsable en el delito de homicidio agravado por razón de parentesco y fue hasta el 12 de julio de 2016 que éste fue detenido por agentes de la Policía Estatal Preventiva de Baja California, ahí mismo en Mexicali.

En su declaración inicial aceptó ser adicto al cristal desde siete años atrás, que consumía “un globito” diario. 

Fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio por la juez Sara Perdomo, y el 10 de agosto de 2016, la agente del Ministerio Público,  Consuelo García, presentó la propuesta para llevar un juicio abreviado —donde el imputado acepta su culpabilidad tras ofrecerle una sentencia menor—, y el lunes 22 de agosto fue la audiencia de aceptación.

“Yo siempre me negué al juicio abreviado, yo no lo quería, pero tampoco tenía suficientes pruebas para seguir. Tenía las demandas pero ellos —en la procuraduría— me ponían pretextos, me decían que no eran suficientes. Yo lo que sé, es que los del Ministerio Público, en el momento en que quieren cortar el caso, ahí lo quieren dejar. Yo me estresé”, sostuvo Brenda Lizbeth, la hermana de la joven asesinada quien como representante familiar firmó el acuerdo.

El miércoles 24 de agosto, la jueza Ana María Elías González encabezó la audiencia de lectura de sentencia donde se incluyó una pena de 18 años de prisión —dos menos que el mínimo— para un responsable de feminicidio. Además se incluyó la reparación del daño por 718 661 pesos.

“Como no tiene bienes, olvídate de ese dinero”, le aclaró la Ministerio Público a la hermana de la víctima.

En el Código Penal de Baja California existe un capítulo —el vii— que tiene que ver con la amonestación, y textualmente incluye:

Artículo 66.- Concepto.- La amonestación consiste en la advertencia que el Juez dirige al condenado, haciéndole ver las consecuencias del delito que cometió exhortándolo a la enmienda y conminándolo a evitar su reincidencia. Esta manifestación se hará en público o en lo privado según parezca prudente al Juez.

En esa audiencia donde se dictó la primera sentencia por feminicidio, la jueza Elías la exhortó verbalmente “a que no vaya a cometer más delitos y que estos años en prisión le sirvan para reflexionar sobre su conducta para que esté en posibilidad de reinsertarse en la sociedad y que no vuelva a delinquir…”.

Este capítulo del libro: “La vida en rosa…las muertas de Mexicali”, es reproducido con la autorización de la familia de Sergio Haro Cordero y la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna del COVID: 4 teorías conspirativas desmentidas por expertos

Estas cuatro afirmaciones falsas sobre la vacuna contra la COVID están siendo compartidas en las redes sociales.
Getty Images
7 de diciembre, 2020
Comparte

Hemos examinado algunas de los rumores falsos más difundidos sobre las vacunas contra el coronavirus, desde los supuestos complots para implantar microchips en el cuerpo hasta la presunta reingeniería de nuestro código genético.

1- “Alteración del ADN”

El temor de que la vacuna podría de alguna manera cambiar tu ADN es una de las teorías que más frecuentemente se lanzan en las redes sociales.

La BBC entrevistó a tres científicos independientes al respecto. Todos dijeron que la vacuna de coronavirus no alteraría el ADN humano.

Algunas de la nuevas vacunas creadas, incluyendo la de Pfizer/BioNTech recién aprobada en Reino Unido, usan fragmentos del material genético del virus -o ARN mensajero.

“El inyectar ARN a una persona no cambia nada del ADN de una célula humana”, explicó el profesor Jeffrey Almond de la Universidad de Oxford.

El sistema inmune aprende a reconocer y producir anticuerpos contra la proteína.

Dos científicos observa la doble hélice de ADN

Getty Images
“El inyectar ARN a una persona no cambia nada del ADN de una célula humana”, dice el profesor Jeffrey Almond de la Universidad de Oxford.

Los mensajes en las redes han señalado que la tecnología de inoculación con ARN mensajero (ARNm) “nunca ha sido puesta a prueba o aprobada antes”.

Es cierto que ninguna vacuna ARNm ha sido aprobada con anterioridad, pero se han realizado múltiples estudios de vacunas ARNm en humanos en los últimos años. Y, desde el inicio de la pandemia, la vacuna ha sido analizada en decenas de miles de personas en todo el mundo y sometida a un riguroso proceso de seguridad para su aprobación.

Como toda nueva vacuna, debe pasar por severos exámenes de seguridad antes de que pueda ser recomendada para su uso general.

En la Fase 1 y Fase 2 de los ensayos clínicos, las vacunas se prueban en un pequeño grupo de voluntarios para verificar si son seguras y para determinar la dosis exacta.

En la Fase 3, se prueban en miles de personas para comprobar su efectividad. Tanto el grupo que recibe la vacuna como el grupo de control que recibe un placebo son cuidadosamente monitoreados en caso de cualquier reacción adversa -efectos secundarios-. Ese monitoreo de seguridad continúa después de que la vacuna ha sido aprobada.

2- Bill Gates y las denuncias de microchips

Ahora viene una teoría de conspiración que le ha dado la vuelta al mundo.

Afirma que la pandemia del coronavirus es un plan encubierto para implantar en la gente microchips rastreables y que Bill Gates, el cofundador de la empresa de tecnología Microsoft, está detrás de este.

Un foto de Bill Gates con un rótulo de "Falso". El texto que acompaña dice: "Es sencillo, manipulamos tu ADN con una vacuna, implantamos un chip, dejamos a toda la sociedad sin efectivo y poners todo el dinero en el chip. Luego harás exactamente lo que te decimos o apagamos el chip y pasarás hambre hasta que decidas obedecer otra vez".

BBC
Las teorías de que Bill Gates planea utilizar la vacuna para “manipular” o “alterar” el ADN humano se ha compartido ampliamente. Todas son falsas.

No hay tal vacuna con “microchip” y no hay evidencia que apoye las denuncias que Bill Gates esté planeando hacer esto en el futuro.

La Fundación Bill y Melinda Gates le dijo a la BBC que esa afirmación es “falsa”.

Los rumores se propagaron cuando Gates dijo en una entrevista que a la larga “tendremos unos certificados digitales” que podrían mostrar quién se ha recuperado, hecho la prueba y finalmente si fue vacunado. Pero no hizo mención de microchips.

Esto condujo a un artículo ampliamente compartido que se titulaba: “Bill Gates usará microchips implantados para combatir el coronavirus”.

El artículo se refiere a un estudio, financiado por la Fundación Gates, sobre una tecnología que podría almacenar los registros de vacunas de alguien en una tinta especial aplicada al mismo tiempo que una inyección.

Sin embargo, la tecnología no es un microchip, es más bien como un tatuaje invisible. Todavía no se ha lanzado y tampoco permitiría el rastreo de las personas ni que la información se almacene en una base de datos, aclara Ana Jaklenec, una científica que trabaja en el estudio.

Imagen de un video de TikTok con el rótulo "Falso", que muestra una mujer que afirma que fue "implantada con un microchip".

BBC
Una usuaria de TikTok creó un video sobre cómo fue “implantada con un microchip” y llamó la vacuna la “señal de la bestia”.

El multimillonario fundador de Microsoft ha sido objeto de muchos rumores falsos durante la pandemia debido a su trabajo filantrópico en el campo de la salud pública y el desarrollo de vacunas.

A pesar de la escasez de evidencia, una encuesta a 1.640 personas realizada en mayo por el sitio YouGov reveló que el 28% de estadounidenses creía que Gates quiere usar las vacunas para implantar microchips en la gente. Entre republicanos esa cifra alcanzó el 44%.

3- Tejido fetal

Hemos visto denuncias que las vacunas contienen el tejido pulmonar de un feto abortado. Eso es falso.

“No se han usado células fetales en el proceso de producción de ninguna vacuna”, afirmó el doctor Michael Head, de la Universidad de Southampton.

Un mensaje, con el rótulo de "FALSO" incluido por la BBC, afirma que la vacuna de covid-19 contiene tejido de un feto abortado.

BBC
Este mensaje, con el rótulo de “FALSO” incluido por la BBC, afirma que la vacuna de COVID-19 contiene tejido de un feto abortado.

Un video en particular que se publicó en una de la principales páginas antivacunas en Facebook hace referencia a un estudio que el narrador afirma muestra evidencia de lo que contiene la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Pero el narrador está equivocado: el estudio en cuestión exploraba cómo la vacuna reaccionaba cuando era inyectada en células humanas en el laboratorio.

La confusión pudo darse porque hay un paso en el proceso de desarrollo de la vacuna que usa células criadas en un laboratorio, que descienden de células embrionarias que de otra manera hubieran sido destruidas. Esa técnica fue desarrollada en los años 60 y no se abortaron fetos para esa investigación.

Muchas vacunas son producidas de esta manera, explicó el doctor David Matthew, de la Universidad de Bristol. El experto agregó que cualquier rastro de las células se elimina completamente.

Los desarrolladores de la vacuna en la Universidad de Oxford dicen haber trabajado con células clonadas, pero que estas células “no son en sí células de bebés abortados”.

Las células se desempeñan como una fábrica que produce una versión muy debilitada del virus que ha sido adaptada para funcionar como una vacuna.

No obstante, aunque el virus debilitado se crea utilizando estas células clonadas, ese material celular se remueve cuando el virus es purificado y no se utiliza en la vacuna.

4- Tasa de recuperación

En algunas afirmaciones contra la vacuna de COVID-19 compartidas en las redes sociales se ha cuestionado la necesidad de una inoculación si las probabilidades de morir del virus son tan bajas.

Un meme compartido por personas que se oponen a la vacuna afirma que la tasa de recuperación de la enfermedad es de 99,97% y sugiere que contagiarse con COVID-19 es una opción más segura que vacunarse.

Un meme que usa la imagen del rapero Drake se usó para promover reclamos falsos sobre la vacuna. El texto dice: "Alterar mi ADN con una vacuna experimental, con NINGUNA responsabilidad de una industria corrupta"

BBC
Un meme que usa la imagen del rapero Drake se usó para promover afirmaciones falsas sobre la vacuna.

Para empezar, la cifra a la cual se refiere el meme de “tasa de recuperación” -que implica que son las personas que se contagiaron del virus y sobrevivieron- no es correcta.

Aproximadamente el 99% de las personas que se contagian de COVID sobreviven, dice Jason Oke, experto en estadística de la Universidad de Oxford.

Así que unos 100 de cada 100.,000 morirán -una cifra mucho más alta que la de tres de cada 10.000 que sugiere el meme.

Sin embargo, Oke señala que “en todos los casos los riesgos dependen mucho de la edad y no toman en consideración la mortalidad a corto y largo plazo de COVID-19”.

No se trata únicamente de sobrevivir. Por cada persona que muere, hay otras que sobreviven pero atraviesan cuidados médicos intensivos y otras que sufren complicaciones de salud crónicas.

Eso puede contribuir a que los servicios de salud queden sobrecargados de pacientes con COVID, compitiendo por los recursos limitados de los hospitales en el tratamiento de otras enfermedades y lesiones.

Concentrarse en la tasa de mortalidad total, o reducir la aplicación de una vacuna a un acto individual, es no entender el propósito de las vacunas, sostiene el profesor Liam Smeeth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Debería verse como un esfuerzo de la sociedad para proteger al prójimo, dice.

“En Reino Unido, la peor parte de la pandemia, la razón de la orden de confinamiento, se debe a que los servicios de salud se verían abrumados. Grupos vulnerables como los ancianos y los enfermos en hogares de cuidado corren un riesgo mucho más alto de enfermarse gravemente si se contagian del virus”.

Este artículo fue escrito por Flora Carmichael y Jack GoodmanAdditional con contribuciones de Kris Bramwell, Olga Robinson y Marianna Spring.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HwQIES5OuyQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.