Empleados de Conavim denuncian despidos injustificados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Empleados de Conavim denuncian despidos mientras la nueva titular contrata a nuevo personal

Su mayor sorpresa fue que al llegar a las nuevas oficinas las encontraron ocupadas o apartadas para personas que todavía no trabajan formalmente en la Comisión, pero que vienen con la nueva titular, Fabiola Alanís.
Cuartoscuro
3 de septiembre, 2020
Comparte

El personal de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) recibió la orden repentina de que tenía que mudarse de sede la semana pasada, aun cuando la Ciudad de México permanece en semáforo naranja por la pandemia de COVID-19. Pero su mayor sorpresa fue que al llegar, hay oficinas que ya están ocupadas o apartadas para personas que todavía no trabajan formalmente en la Comisión, pero que vienen con la nueva titular, Fabiola Alanís, nombrada en el cargo el 30 de julio pasado.

Funcionarias y funcionarios de la Comisión denuncian en entrevista con Animal Político que hace casi dos semanas, sin que Alanís haya tenido reuniones o diálogo alguno con el personal para explicar su proyecto o evaluar su trabajo, empezó a pedir renuncias, directamente o a través de la Dirección de Administración, y no hubo justificaciones más que necesita las plazas para instalar a “su equipo”.

Lee: Nueva renuncia en gobierno federal: Candelaria Ochoa deja la Comisión para la Violencia contra la Mujer

Hasta ahora van 10 personas a las que les pide la renuncia, lo cual es casi una cuarta parte de las 45 que integran la dependencia, desde nivel de subdirecciones y jefaturas de área hasta una subdirección general adjunta, incluyendo a alguien que lleva una década en la institución. Todos servidores públicos de carrera, por lo que para separarlos del cargo debería haber una justificación y un proceso administrativo.

“Las subdirecciones son las que llevan el trabajo cotidiano, de naturaleza muy técnica. Por ejemplo, todo lo que tiene que ver con informes que hace la Conavim ante distintas dependencias, Hacienda, Función Pública, Inmujeres, a la misma Segob, etcétera, hay un área muy especializada de eso y esa gente se tiene que ir. Todo lo que tiene que ver con manejo presupuestal, también esa gente tiene que desocupar. Y se va a tardar mucho que la gente vuelva a aprender”, señala una de las personas afectadas que pide conservar el anonimato.

“Dice la nueva titular que es una cuestión de equipo, es decir, que necesita trabajar con gente que la conozca, que se adapte a la forma de trabajar. Y también ha mencionado porque tiene compromisos. Eso es de llamar la atención porque se supone que hay perfiles profesionales de experiencia, de formación, que son los que se están privilegiando para un puesto de ese nivel, de esa naturaleza. Entonces cuando habla de compromisos nos deja ver que tuvo que hacer negociaciones que no conocemos”.

De ese equipo, van al menos siete personas que ya están operando, aseguran los entrevistados, una de ellas proveniente de la Secretaría de Relaciones Exteriores y otras de las que no conocen la trayectoria. Tener acceso a información y funciones oficiales sin un nombramiento es ilegal, subrayan, pero está ocurriendo sin que aún nadie haya firmado la renuncia solicitada ni sepan cuándo sería su salida. Además, han escuchado comentarios de que los cambios podrían alcanzar a la mitad del personal.

“Nosotros pues llevábamos un año trabajando el plan de trabajo, y me parece que parte de la intención de la nueva comisionada es cambiar todo. Va a reformar la estructura, las direcciones como las había acomodado la comisionada anterior las renombró. Entonces está haciendo muchas modificaciones, pero no teníamos ni idea de cómo vaya a proceder. A la comisionada anterior le habían bloqueado las nuevas contrataciones y a ella parece que ya se las destrabaron porque ya hay personas nuevas en la oficina”, comenta otra persona afectada.

La sede de Conavim estaba en la colonia Juárez, distribuida en dos pisos separados de un edificio de la Secretaría de Gobernación (Segob), a la que está adscrita, en el que también hay otras oficinas de esa dependencia, como la Dirección de Juegos y Sorteos y la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). Se había comentado que lo ideal sería tener un lugar donde todo el personal estuviera en un solo piso y así ocurrió, pero no como se lo esperaban.

La mudanza fue a la colonia Narvarte, a las oficinas que todavía no ha terminado de desocupar la Comisión Nacional de Búsqueda de Desaparecidos y de la que se mudó justo porque eran 43 personas y al crecer el equipo, ya no cabían. La Conavim llega con esa cantidad de personal, lo que impide que se tomen medidas de sana distancia para proteger a las y los trabajadores de un posible contagio de COVID-19.

El personal entrevistado considera un atropello que en menos de un mes les hayan hecho mudarse en estas condiciones, cuando estaban trabajando por guardias y ahora no saben si hay siquiera computadoras disponibles para todos, y consideran más grave que haya despidos injustificados cuando todavía no pasa la contingencia sanitaria y económica.

Alanís llegó a la Comisión el 30 de julio, después de que el 30 de junio dejó el cargo Candelaria Ochoa, quien posteriormente señaló que su salida se debía a que no formaba parte del equipo político de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Esta semana se hizo pública una carta en la que el personal de Conavim pide rectificar las decisiones tomadas y que no se repitan los movimientos por cuestiones políticas.

“Si la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres tuvo que cambiar de titular a un año de comenzar un nuevo proyecto por motivos políticos, esperaríamos que la nueva Comisionada no empezara su encargo violentando a la misma Comisión, a la Administración Pública y al Servicio Profesional de Carrera, a la Austeridad Republicana y a la Cuarta Transformación; por lo que exhortamos al subsecretario, Alejandro Encinas, a escuchar nuestra preocupación, a atender nuestro caso y a intervenir en este asunto; y al presidente, Andrés Manuel López Obrador, a poner un alto a las prácticas caciquistas de desechar la experiencia en favor del nepotismo”, expuso el personal.

Cuestionada al respecto, la Conavim señaló que no hay ningún posicionamiento oficial al respecto por ahora.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del COVID?

La detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 ha disparado una vez más las alertas a escala mundial, pero ¿qué tan preocupados debemos estar y cómo cambia eso la estrategia contra la pandemia?
29 de noviembre, 2021
Comparte

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es “la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha”. La OMS la ha elevado a la categoría de “variante preocupante” y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

BBC

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasias en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyéndolo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

Getty Images
Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

Getty Images
Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.