“Escuchar la alerta sísmica es vivir de nuevo la pesadilla del 19S”
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

Las heridas que dejó el 19S: “Escuchar la alerta sísmica es vivir de nuevo la pesadilla”

Damnificados cuentan cómo han sido estos tres años en los que, además de sus hogares, están tratando de reconstruir sus vidas tras el sismo de 2017.
Cortesía
19 de septiembre, 2020
Comparte

Este sábado 19 de septiembre se cumplen tres años del sismo de intensidad 7.1 con epicentro en la zona limítrofe entre Puebla y Morelos, y que dejó 369 víctimas mortales -228 en la Ciudad de México-, miles de damnificados en Morelos, Puebla, Guerrero, y Oaxaca, y daños materiales millonarios en edificios públicos, así como en inmuebles comerciales y particulares.

Animal Político entrevistó a damnificados que narran cómo han sido estos tres años en los que, además de sus hogares, están tratando de reconstruir sus vidas tras el temblor.

Lee: Deudas, secuelas psicológicas y lecciones aprendidas: así reconstruyen sus vidas los damnificados del 19S

Años de incertidumbre

El edificio donde vive Jesús Castillejos, en el número 405 de la calle Sevilla, en la colonia Portales Norte de la alcaldía capitalina Benito Juárez, pasó por los tres colores del semáforo de riesgo estructural que el anterior gobierno de la ciudad creó para catalogar los miles de inmuebles que resultaron dañados por el sismo.

Pasó por el color rojo, es decir, riesgo de colapso inminente; por el amarillo, que refería que tenía daños severos y que era necesaria una revisión a profundidad; y hasta por el verde, es decir, que era un inmueble seguro, de bajo riesgo, y perfectamente habitable.

Aunque, como constató en un reportaje Animal Político publicado un mes después del temblor, a simple vista los daños eran más que evidentes y el edificio, más bien, parecía una zona de desastre: los escombros estaban desperdigados por escaleras, rellanos y en el interior de los departamentos, por los que apenas se podía caminar.

Las paredes de ladrillo estaban rajadas por grietas en forma de equis, tan profundas que incluso dejaban ver el interior de la habitación contigua. Y en las camas de los dormitorios yacían estanterías de madera, pedazos de techo fracturado, y las puertas de los armarios que el sismo arrancó de las bisagras.

En la planta baja, en la cochera, la postal era igual de inquietante: un bosque de cientos de polines de madera ayudaba a las maltrechas vigas de concreto a sostener el peso de un edificio de cuatro niveles, ubicado a tan solo unos metros de distancia de Tokio 517, que colapsó parcialmente.

“Fueron meses de incertidumbre -señala ahora Jesús Castillejos, cuando este sábado se cumplen tres años del terremoto-. Nos aventamos como un año de trámites burocráticos solo para que nos dijeran cuál era exactamente el daño que tenía nuestro edificio y si algún día podríamos regresar a nuestros hogares”.

“Fue un caos”, recalca Jesús, que recuerda las noches durmiendo en colchonetas donadas bajo el plástico de una tienda de campaña improvisada, en la que los vecinos hacían guardia para evitar el saqueo de su patrimonio.

“No sabíamos qué hacer, porque nunca habíamos enfrentado una situación así. Y las autoridades tampoco se ponían de acuerdo. No sabían a dónde teníamos que ir a tocar puertas. Todos estábamos igual”.

Finalmente, tras varios dictámenes contradictorios, y luego de que el seguro no accediera a cubrir los daños por sismo -solo robos, incendios e inundaciones-, llegaron otros Directores Responsables de Obras (DRO) del gobierno de la ciudad que hicieron un estudio definitivo en el que, tras escanear la estructura, se determinó que el edificio presentaba daños importantes, pero era rescatable.

Por lo que, a través de una constructora, el ejecutivo de la ciudad instaló nuevas vigas de acero de refuerzo, reparó los daños, y tras un año de trabajos se lo entregó a sus inquilinos en septiembre del año pasado.

Cortesía

Pensar en tu supervivencia

“Cuando regresé a mi departamento, esa primera noche me sentí contento y agradecido, pero también me regresaron los recuerdos de la pesadilla que vivimos ese día. No pude dormir. Tenía miedo a que volviera a pasar lo mismo”.

Ahora, Jesús cuenta que, como muchos damnificados, y como muchas de las personas que vivieron ese día uno de los temblores más destructivos en México, su vida ha cambiado en múltiples aspectos.

Por supuesto, el pánico a la alerta sísmica es la secuela más presente.

“Escuchar de nuevo esa alerta es volver a vivir la pesadilla, literal. Es un temor que, aunque sigas adelante con tu vida y a veces te olvides de todo esto, siempre está ahí contigo, especialmente por las noches”.

Sevilla 405. Cortesía

De hecho, añade Jesús, desde aquel 19 de septiembre duerme con los tenis junto a la cama, y con el oído pendiente por si tiene que salir corriendo, como asegura que hizo en el pasado temblor de junio, cuando a pesar de la pandemia salió a la calle sin cubrebocas, como el resto de sus vecinos.

Otra consecuencia: buscar grietas y rutas de evacuación en cualquier parte.

“Sin querer, ya me volví experto en grietas en paredes, muros y trabes”, dice entre risas. “Cuando voy caminando y veo un edificio lo primero en lo que me fijo es en eso, en ver cómo están sus trabes, si no tiene grietas o alguna fisura”.

“También me fijo mucho en las posibles rutas de evacuación. Antes nunca pensaba en eso, pero ahora siempre estoy calculando cuál es la mejor ruta de escape, o dónde está la zona de seguridad del edificio. O, si voy por la calle caminando, me fijo cuáles son los lugares que no tienen edificios altos alrededor, ni postes de luz”.

“Es decir, sin querer, ya piensas en tu propia supervivencia. En estar listo para cuando venga el próximo sismo”.

No obstante, el damnificado asegura que el principal cambio, el gran aprendizaje que le dejó el temblor, es algo más profundo.

“Ahora me enfoco mucho más en mi salud, y en tener a las personas que más quiero cerca”, asegura.

“Sé que lo material duele, lo he vivido en carne propia. Pero los edificios se pueden reconstruir. En cambio, la pérdida de un ser querido… eso no se reconstruye nunca. Por eso, tras el sismo, vivo menos a la carrera y más al día, en el presente. Disfrutando de cada momento”.

“Volver a la normalidad está lejos”

“Cada vez que suena la alerta sísmica es como viajar atrás en el tiempo”.

Carlos Luz, vecino del Multifamiliar Tlalpan, en la Ciudad de México, dice que así sintió cuando apenas el 23 de junio pasado la alerta sísmica volvió a cortar el aliento de la ciudad con el aviso de que un sismo de intensidad 7.5 venía en camino desde las profundidades de Oaxaca, en el sureste mexicano.

Ya pasaron tres años desde el 19S. El Multifamiliar, tras extenuantes trámites burocráticos, protestas, cortes de carreteras, y un largo etcétera, está reconstruido. Y el edificio 1C, en el que perdieron la vida nueve personas, está de nuevo en pie y con gente habitando sus departamentos.

Aun así, Carlos dice que durante los 62 segundos que duró el sonido metálico de la alerta el pasado 23 de junio, la mente le jugó una mala pasada: lo trasladó de vuelta al silencio que reinó en la zona tras el brutal impacto del edificio colapsado contra el suelo. Volvió a oler el aroma dulzón del gas impregnando el ambiente. A atragantarse con la lluvia densa de polvo que cubría los carros estacionados. A escuchar los gritos apagados de auxilio de los vecinos. A sentir el miedo en la saliva y a sentir la piel erizada con la imagen de las brigadas de rescatistas de todas las edades y nacionalidades tratando de meterse por los huecos de los escombros.

“La vida nos cambió en dos segundos”, recuerda Carlos. “Y regresar a esa normalidad plena, a la vida que teníamos hace tres años, todavía está lejos”. 

“Y si le sumas lo que estamos viviendo ahora, pues todavía más complicado. Porque no hemos superado aún los efectos devastadores que nos dejó el temblor, cuando ya estamos metidos en una pandemia terrible”.

Luego de tres años de pesadilla burocrática y de múltiples desacuerdos con el gobierno de la ciudad, Carlos asegura que finalmente está satisfecho con la reconstrucción de su edificio y del Multifamiliar. El ejecutivo gastó 400 millones en reforzar los nueve edificios y en entregar departamentos con nuevas instalaciones hidráulicas y sanitarias, y con pisos, ventanas, baños, y cocinas nuevas.

Cuartoscuro

“Prácticamente nos entregaron una vivienda reconstruida desde cero, aunque sabiendo que, obviamente, son departamentos con más de 50 años de antigüedad”, señala el vecino.

Aún así, Carlos dice que, como otros vecinos que decidieron rentar su departamento en el nuevo 1C para no regresar a ese lugar de tantos recuerdos dolorosos, le gustaría vender su propiedad. Pasar la página y empezar de cero en otro sitio, lejos del Multifamiliar y de todo lo que vivió aquel 19 de septiembre.

Pero no podrá hacerlo, al menos en los próximos cinco años. Ya que el acuerdo con el gobierno capitalino es que los propietarios de las viviendas reconstruidas no pueden venderlas hasta pasado ese tiempo.

“La verdad, no tengo miedo a que vuelva a temblar y se caiga el edificio. He estado muy pendiente de cómo fue la reconstrucción y el reforzamiento, y creo que sí se ha hecho una buena cimentación, un buen trabajo. Ese no es el problema”, plantea Carlos, que desde su balcón ve a tan solo unos metros de distancia el nuevo 1C que se levanta en el lugar del siniestro.

“La cosa es que, honestamente, tras el temblor ya no quería regresar. Siempre dije que cuando me entregaran el departamento lo iba a vender. Pero ahora, con esto de que no puedo venderlo hasta dentro de cinco años, y con las rentas cómo están, no me queda más remedio que volver al Multifamiliar y esperar a que ese tiempo se pase rápido para empezar de nuevo mi vida en otro lugar”.

Damnificados del Multifamiliar Tlalpan han regresado casi por completo a la normalidad. Cuartoscuro

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Las mujeres no dicen groserías', '¿no te vas a arreglar para salir?': por qué los micromachismos no son tan 'micro'

Las mexicanas Claudia De la Garza y Eréndira Derbez prefieren llamarlos machismos cotidianos, para no minimizarlos y porque "ocurren a diario y pueden tener consecuencias muy graves".
2 de septiembre, 2020
Comparte
Ilustración: "¿No te vas a arreglar para salir? ¿Arreglarme? si no estoy descompuesta".

Gentileza Eréndira Derbez
“¿No te vas a arreglar para salir?”. Una muestra de un machismo cotidiano.

“Calladitas se ven mejor”, “es que los hombres son así”, “lleva falda muy corta”, “ella se lo buscó”.

Seguramente has escuchado muchas de estas frases. Y quizás hasta repetiste algunas, incluso si eres mujer.

Son afirmaciones, conceptos, gestos, etc. que se engloban en el fenómeno que se define como micromachismo.

El término lo acuñó el psicoterapeuta argentino Luis Bonino Méndez en 1991 para dar nombre a prácticas que otros especialistas llaman “pequeñas tiranías”, “terrorismo íntimo” o “violencia blanda”.

Pero para las historiadoras del arte mexicanas Claudia De la Garza y Eréndira Derbez estos machismos no tienen nada de micro, suceden todos los días y pueden tener consecuencias “muy graves” en muchos ámbitos de la vida de las mujeres.

De la Garza y Derbez son las autoras del libro “No son micro. Machismos cotidianos”, en el que recogen frases, gestos y situaciones varias ordenados en 98 temáticas con títulos como “Hombres de verdad”, “Las mujeres no dicen groserías” o “Llamar histérica o loca a una mujer con ímpetu”.

“No es un problema de unos cuantos hombres ‘malos’… se trata de un tema estructural… son comportamientos que aprendemos desde la infancia y que sin darnos cuenta transmitimos a las nuevas generaciones”, incluso siendo mujeres, dicen las autoras en su libro.

Libro "No son micro. Machismos cotidianos".

Gentileza Claudia de la Garza y Eréndira Derbez

En el marco del Hay Festival Querétaro, que se desarrolla entre el 2 y el 7 de septiembre —de forma virtual por la pandemia del covid-19—, conversamos con De la Garza y Derbez sobre estos “machismos cotidianos”.

La conversación fue editada por cuestión de espacio.


¿Qué son los micromachismos?¿Y por qué insisten en que no son micro?

Claudia de la Garza: Los machismos cotidianos, como nosotras los nombramos, son conductas, gestos, comentarios y acciones con las que convivimos, que estructuralmente son la normalidad, y que tienen como fin colocar a los varones por encima de las mujeres.

Este tipo de comentarios y conductas, que aprendemos desde que somos muy pequeñas y pequeños, los vamos reproduciendo en los diferentes ámbitos de nuestra vida. Y no nos detenemos a pensar por qué los estamos repitiendo.

No son simples comentarios machistas o un chistes, sino que pueden tener consecuencias en el acceso a la Justicia, en la manera en la que nos pagan, en la que somos leídas en la calle, la manera en la que nuestra seguridad puede estar amenazada.

Como tienen implicaciones verdaderamente graves y están sosteniendo esta estructura terrible de injusticia y desigualdad, de ninguna manera podemos tomarlo como algo chiquito.

No podemos asociar este prefijo micro con algo pequeño.

Claudia de la Garza y Eréndira Derbez

Gentileza Claudia de la Garza y Eréndira Derbez
Claudia de la Garza (izquierda) y Eréndira Derbez son las autoras de “No son micro. Machismos cotidianos”.

Eréndira Derbez: Este término existió en su momento y fue necesario para nombrar las violencias de pareja, pero se popularizó y empezó a significar todo.

Eso es problemático, porque las personas creen que porque son micro, no son importantes. Pero sí lo son, y tienen implicaciones gigantes.

¿Qué es lo primero que aprendemos en lo que ustedes llaman machismo estructural?

De la Garza: Los caminos de las personas están marcados a partir de sus genitales aun antes de nacer.

Solo con la idea de que si viene un varón o una niña empiezan una serie de expectativas que se van atribuyendo a nuestros cuerpos.

La cuestión del azul y el rosa se puede ver como obvia y tradicional, pero que si rascamos un poco nos damos cuenta de que son construcciones.

Esta asociación de los colores con lo masculino o lo femenino en realidad son convenciones que van moldeando nuestras formas de ser.

Entonces, terminamos pensando “esto es así porque soy mujer, o porque soy hombre”, como ser violento, iracundo, cariñosa, delicada, cuando en realidad es que así nos han enseñado a ser y actuar, y cuando no lo hacemos, somos penalizados y penalizadas.

"Ellos son diseñadores de moda, mientras ellas son modistas; ellos son chefs, mientras ellas son cocineras; ellos son auxiliares de vuelo, mientras ellas son azafatas". ", Source: Machismo cotidiano Nº 35: profesiones de hombres, Source description: , Image:

Derbez: Cuando hablamos de estereotipos de género, creemos que son problemas superados, pero es muy fuerte darnos cuenta de que desde la infancia hay muchas restricciones de cómo ser y cómo vivir.

Las normalizamos a tal grado que no nos sorprende que los pasillos de las jugueterías estén divididos en rosa y azul.

Hablamos por un lado de equidad, de la importancia de que las niñas alcancen estudios universitarios, pero al mismo tiempo dentro de las casas seguimos conservando estos modelos de relacionarnos violentos y problemáticos.

Se les prohíbe a los niños llorar, expresar sus emociones de dolor, de preocupación, y eso tiene implicaciones muy graves cuando son adultos, si no saben nombrar sus dolores e inquietudes y se vuelven violentos.

Ustedes dicen que tanto mujeres como hombres realizamos día a día actos machistas. ¿Cuáles son? ¿Cómo se pueden modificar?

De la Garza: Educar de forma diferenciada a niños y niñas es uno de ellos. Hablamos de que somos iguales pero a la hora de poner la mesa, la pone la niña, y el niño solo se sienta a ser atendido.

Otro ejemplo es el de los comentarios que hacemos a veces ante las mujeres que van triunfando y rompiendo barreras que son invisibles.

En lugar de reconocer el valor del trabajo y la labor que está haciendo esta persona, a menudo aparecen las dudas de con quién pudo acostarse, qué hizo, que estrategia o a quién convenció.

Ese tipo de comentarios vienen tanto de mujeres como de hombres. Son cosas que tenemos muy normalizadas.

Ilustración: Tengo libros de escritoras, no de "esposas de..."

Gentileza Eréndira Derbez
Machismo cotidiano Nº 38: La mujer de tal…

Derbez: Pienso en las formas en que nosotras somos violentas con nosotras mismas, con nuestros cuerpos.

Pero no es nuestra culpa: estamos todo el tiempo expuestas a anuncios publicitarios, en las redes sociales, en el celular, en la calle, para modificar nuestros cuerpos, para ser “perfectas”.

También hay que terminar con la revictimización; es decir, con culpar a las víctimas de la violencia sexual. Es todavía algo muy común en la prensa y en las instituciones de Justicia.

Asimismo, debemos dejar de normalizar el acoso, y no decir cosas como “así son los hombres y por eso acosan, porque tienen un ímpetu sexual incontenible”.

Es muy importante comenzar a hablar de género y sexualidad con los niños de una forma libre y respetuosa.

El miedo y la violencia en contra de las “disidencias sexuales” —un concepto usado por científicos sociales para nombrar y reivindicar identidades, prácticas culturales y movimientos políticos “no alineados con la norma socialmente impuesta de la heterosexualidad”— sigue siendo el pan de cada día de muchas casas, y eso también tiene que ver con machismos y misoginia.

"No es común escuchar 'el peor enemigo de un hombre es otro hombre', cuando entre ellos se agreden y es constante enterarnos de peleas violentas, que pueden llegar a ser mortales"", Source: Machismo cotidiano Nº 49: "La peor enemiga de una mujer es otra mujer", Source description: , Image:

El libro tiene un índice compuesto por 98 frases, situaciones violentas, discriminaciones, etc. que enfrentan las mujeres.

Derbez: Eran 97 y al final le dijimos a nuestra editora que nos esperara y metimos una más.

Recientemente pasaron muchas cosas en la escena política y en el confinamiento, como el aumento de la violencia doméstica y cómo se reparten las tareas de cuidado en la casa. No aparece el caso per se en el libro, pero sí el tema.

De la Garza: ¡Y nunca paran! Eso es lo más triste.

La idea era reconocer qué tipo de violencia ocurre en cada uno de estos ámbitos: en la calle, en el trabajo, en la construcción de conocimientos y la forma de representarlos.

También de reconocer nuestro cuerpo y quererlo, algo tan difícil, pero que no debería serlo.

Al leerlo, parece que el libro es el resultado de un vaso de agua que se va llenando de injusticias y de hartazgo ante tantos machismos cotidianos. ¿Cómo fue para ustedes escribirlo?

De la Garza: Nos encontramos con nuestro coraje y nuestra ira. Fue un proceso muy visceral.

Pero sí, hubo momentos en los que decíamos “ya no puedo”. Investigar, escuchar (otros testimonios)… fue un proceso duro.

Sin embargo, el libro detona conversaciones que son sanadoras.

Vivimos muchas de estas experiencias y, precisamente porque son tan cotidianas, ya ni las hablamos.

Las eliminamos, las obviamos, como cuando me dan una nalgada en el autobús y digo “bueno, ya, a otra cosa”.

Hablo de ese tratar de no mirar o no nombrar, porque es tan frustrante que te dejan descolocada.

Pero resulta que es muy terapéutico hablarlo, nombrarlo, escribirlo, sacarlo, conversarlo, que otra persona esté ahí y te diga: “A mí también”.

Los machismos te hacen sentir muy sola. Cuando estás enfrentando una de estas situaciones te sientes aislada, por lo que verlo desde lo colectivo fue también muy rico.

"Mientras a los varones se los educa para ser seguros de sí mismos y concentrarse en su proyectos, a las mujeres se nos educa para cuidar, agradar y pensar siempre en los demás".", Source: Machismo cotidiano Nº 50: La incondicional, Source description: , Image:

Derbez: Fue un libro muy fácil de escribir, porque la realidad la tenía ahí. Sólo debía hacer anotaciones.

Muchas cosas las escribí in situ, mientras pasaban. Me sentía como plagiándolo todo. Muchas de las situaciones del libro son (protagonizadas por) personas que conozco y con las que convivo.

La teoría ya la habíamos estudiado, solo teníamos que hacer un estudio de campo de nuestra propia vida.

¿A quién está dirigido este libro? ¿Es para las mismas mujeres? ¿Cuál es el objetivo?

Derbez: Es desde para mujeres jóvenes hasta señoras grandes, para darles herramientas y que puedan ser parte de un debate que corresponde a las mujeres.

Pero también concluimos que estaría bien que lo lean varones, porque necesitan darse cuenta de muchas cosas.

De la Garza: Muchas veces te das cuenta de que la gente que va a una exposición sobre feminicidio son feministas que están convencidas y van a dialogar o completar lo que estás diciendo desde su lugar.

Por lo tanto, es difícil tener conversaciones con gente que está fuera de esos temas.

Pensamos que mujeres que no necesariamente están involucradas en el feminismo pueden identificarse con muchas de estas experiencias.

Ilustración: "¡Ya cálmate!, los niños no lloran"

Gentileza Eréndira Derbez
Una de las principales características con las que se ha definido la masculinidad en nuestra cultura es el valor y la fortaleza: los hombres debe ser fuertes tanto físicamente como de carácter. Y claro, no deben llorar.

¿Y los hombres? ¿Qué comentarios recibieron de ellos?

Derbez: En los foros de internet podrás encontrar las voces de varones minimizando el texto.

También convivo por razones familiares con gente muy misógina que está cómoda haciéndolo y no lo quiere cambiar.

Me hacen comentarios como que no están de acuerdo con el libro, pero sé que no lo han leído. No me voy a poner a discutir con ellos.

Pero eso no importa tanto. Me da mucho gusto ver que a varias mujeres este libro les significa algo. Eso me parece maravilloso.

Para la violencia que viven las mujeres periodistas y escritoras en México, a nosotras nos ha ido muy bien.

De la Garza: Son pocos los varones que se acercan a decirnos que leyeron el libro y les gustó.

Vi muchas experiencias de mujeres leyendo con sus parejas o niñas con sus papás, y eso está bueno porque es un lugar de encuentro y de compresión del otro lado.

Pero todavía hay que cruzar muchos machismos para que se den estas conversaciones.

"¿Qué lleva a un hombre a gritar palabras obscenas a una mujer que no conoce? Lejos de buscar agradarle, son un ejercicio de poder para intimidar, limitar, dominar y controlar".", Source: Machismo cotidiano Nº 89: Acoso callejero, Source description: , Image:

¿Cuál es la solución al problema del machismo estructural?

Derbez: No sé cuál es exactamente, pero sé que no tiene que ser punitiva.

Creo que la solución tiene que ser mucho más cercana a la educación y no un tema de criminalizar y crear más penas, porque eso no nos lleva a nada.

Es muy atractivo y suena muy bien que en México se apoyen y se promuevan leyes y que la gente las aplauda con ilusión, pero las personas que son más criminalizadas son las más pobres.

De la Garza: La educación no solo debe venir de la escuela. Tendría que ser una estrategia integral desde la cual podamos ir cambiando la mentalidad desde todos los diferentes espacios.

Creo que son cambios muy lentos, pero vamos viendo que sí se están dando.

¿Por qué el de los machismos cotidianos no es una discusión pública en América Latina como sí lo es en otros países? Son muchos los que argumentan que, en una región con tasas tan altas de feminicidio esto no es prioridad.

E. Derbez: Creo que en Latinoamérica sí se discuten, se discuten todo el tiempo en las redes sociales pero también en la lengua.

Ves desde la Argentina hasta México una constante disputa por hablar un español más incluyente o por dejar de usar frases machistas y racistas.

Lo que sí creo es que también vivimos mucha violencia económica y directa, y de repente es muy difícil enfocarnos en las violencias que podemos dejar pasar porque estamos acostumbradas a vivir con ellas.

Sí normalizamos muchas cosas, pero no por ello no hay un esfuerzo por entenderlas, discutirlas, nombrarlas y combatirlas.

No es que les neguemos importancia, sino que tenemos que estar, de forma estratégica, sorteando problemas enormes.

"¿Pero qué hacía afuera a esas horas? Es como si la noche fuera un espacio vedado, en el que las mujeres somos intrusas". ", Source: Machismo cotidiano Nº 90: Horarios limitados, Source description: , Image:

La mayoría de los episodios recogidosen el libro están basados en México. ¿Pudieron recopilar testimonios de otros países?

Derbez: Si bien México es violento, esto es un mal global, con implicaciones globales. El patriarcado opera distinto en cada zona geográfica, pero opera.

Incluso en los países que creemos que están “más avanzados” en leyes relacionadas con el acceso a una vida libre de discriminación, son también los países donde están dejando morir gente en el mar por un tema de racismo y donde hay trata de mujeres esclavizadas que vienen de otros países.

España tiene el caso de “la manada” así como nosotros tenemos “los Porkys”.

De la Garza: Hablamos con gente del acoso callejero y sobre cómo se vive de maneras diferentes en otros países e incluso en distintos estados en México.

Hay lugares en los que hay prácticamente toque de queda por la violencia, mientras que en otros hay mucha más libertad.

Son experiencias que en menor o mayor grado muchas mujeres en distintos países entienden perfectamente.

Por eso invitamos a las personas a discutir las experiencias, a pensar estos temas desde su propio cuerpo, desde lo que viven.

Pero también es una invitación a revisarnos, no solo como personas que sufrimos estos machismos, sino como personas que los ejercemos.

Mirarnos de manera más crítica es un paso adelante en el camino para terminar con ellos (los machismos).

Es muy idealista, pero creo que por ahí es el camino.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Rb_wcTYWdig

https://www.youtube.com/watch?v=M5uRSSaXsuc

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.