Se manifiestan en CDMX a favor del dióxido de cloro, falsa cura del COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Médicos y ciudadanos se manifiestan en CDMX contra el cubrebocas y a favor del dióxido de cloro, falsa cura del COVID

Los manifestantes dijeron que son un movimiento científico y pacífico. Aseguran que el uso de cubrebocas es innecesario y hasta dañino.
Carlo Echegoyen
20 de septiembre, 2020
Comparte

A pesar de que no existen pruebas científicas que demuestren la efectividad y seguridad del dióxido de cloro como medicamento, un grupo de manifestantes se reunió este domingo en el Ángel de la Independencia para exigir que este elemento químico se use como tratamiento para la COVID-19 en los hospitales. 

Alrededor de 100 personas escucharon diversas charlas con educadores, químicos y médicos que aseguran, entre otras cosas, que la COVID-19 es una pandemia y que el uso de cubrebocas es innecesario y hasta dañino. 

El evento se convocó a través de redes de la COMUSAV (Coalición Mundial Salud y Vida), que está presente en 14 países, además de la Asociación Médicos por la Verdad y Humanos por la Verdad que también están presente en diversos países de Europa y Latinoamérica. 

Lee: El dióxido de cloro no se usa para transfusiones y su consumo es peligroso

El doctor Efrén Cabrera Rivera, representante de Médicos por la Verdad México dijo a Animal Político que su lucha no era política, sino un “movimiento científico y pacífico”. 

Aunque señaló que “muchas de las vacunas actuales tienen elementos que se relacionan con el autismo”, no se considera antivacunas, pues reconoce que las “vacunas viejas tuvieron grandes resultados a favor de la salud”.

La serie de charlas comenzó con un ritual para agradecer a la Madre Tierra. 

“No tenemos miedo de respirar, ni al uso de cubrebocas”; “la verdad nos hará libres”, “yo soy el ADN de Dios”; “No a la vacuna obligatoria”; “No al 5g” y “La verdad nos hará libres” son algunas de las consignas que gritaron los asistentes. 

Foto: Carlo Echegoyen

Los participantes a quienes se les dio uso del micrófono sostuvieron que el uso prolongado de cubrebocas es perjudicial para la salud y causa hipoxia. También pidieron que no se permita la vacunación, acusaron a Bill Gates y a la OMS de ser parte del “nuevo orden mundial” y aseguraron que no eran conspiracionista ni negacionistas, sino “curiosos” que  leen y buscan de la verdad. 

FALSO: el dióxido de cloro no cura enfermedades y es muy peligroso ingerirlo

Sin pruebas

La COMUSAV promueve el uso del dióxido de cloro como un fármaco para “curar” enfermedades tales como la COVID-19. 

Sin embargo, hasta el momento no existen pruebas científicas que demuestren su eficacia. Tampoco es una sustancia aprobada por las autoridades nacionales ni internacionales. 

Lo que sí hay son casos médicos documentados sobre las consecuencias negativas de su ingesta. Por ejemplo, este artículo médico de M. Zhao y Y. Wang sobre el daño causado al organismo por el consumo de dióxido de cloro: “Esta sustancia se ha vinculado a riesgo de hemólisis, sobre todo en población con déficit enzimáticos como el de glucosa 6 fosfato deshidrogenasa. También daño miocárdico y genotóxico“.

COMUSAV en México

El único contenido disponible en la página de la COMUSAV México es una entrevista realizada al doctor Manuel Aparicio.

Aparicio, que ha dado entrevistas a diversos sitios de iInternet, defiende el uso del dióxido de cloro como tratamiento médico, bajo el argumento de que “existen muchos detractores que lo confunden con el hipoclorito de sodio” que no es lo mismo. Aparicio también dice que se utiliza para transfusiones de sangre, pero de acuerdo con una verificación que realizó El sabueso, de Animal Político, esto es falso. 

Foto: Carlo Echegoyen

Señala que según su experiencia el uso de dióxido de cloro funciona para tratar pacientes con COVID-19. Él es director del Centro Médico Jurica en Querétaro, que la Dirección de de Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) suspendió en julio por incumplir con normas de infraestructura y equipamiento.

El mismo Aparicio reconoció en la entrevista que el área de su hospital destinada a tratar pacientes con COVID-19 también fue clausurada porque el dióxido de cloro para prevenir y tratar el coronavirus no está aprobado por ninguna autoridad sanitaria. 

Dióxido de cloro cura COVID: una desinformación constante

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19, a través de Facebook, Twitter, WhatsApp, están “recomendando” consumir MMS o clorito de sodio activado para “matar” al coronavirus.

En Estados Unidos, la FDA también reiteró que la venta de estos productos de dióxido de cloro “puede poner en peligro la salud de una persona y retrasar el tratamiento médico apropiado”.Las autoridades sanitarias en Chile, también señalaron que “MMS no corresponde a un medicamento y no cuenta con la autorización sanitaria de este Instituto”.

En 2016, Argentina advirtió sobre los riesgos de usar esta sustancia.  Desde 2010 España también alertó a su población sobre lo peligroso que puede ser consumir dióxido de cloro. Ecuador, Colombia, Perú y Paraguay son otros de los países que han desaconsejado su ingesta. 

En México, el 23 de julio la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) señaló que “no cuenta con evidencia científica que determine el uso de dicho producto para el tratamiento de ninguna enfermedad”. 

En Bolivia, el 27 de junio la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (AGEMED), advirtió que usar clorito de sodio “pone en grave riesgo la salud de la población que lo consume o pretende hacerlo”. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Con las dos dosis de la vacuna me sentía invulnerable. Estaba equivocado"

El periodista de la BBC Andrew Marr advierte de los peligros de descuidar las medidas de seguridad incluso si ya has sido vacunado.
4 de julio, 2021
Comparte

No puedo estar seguro, pero si hago un repaso a las últimas semanas tengo muy claro que me contagié de la variante Delta del coronavirus durante la cumbre de las naciones del G7 (Grupo de los Siete), en Cornualles, probablemente el domingo 13 de junio.

Fue un día muy largo: me levanté antes de las 5:00, con todos los inconvenientes y el estrés de una transmisión desde el exterior, con nuestros invitados negándose a moverse de su “anillo de acero” , y luego con grandes dificultades de transporte para tratar de regresar a Londres, lo que significa que no estuve en casa hasta después de medianoche.

Sentirme hecho polvo el lunes no fue una sorpresa, pero seguí adelante con mi vida.

El martes, sentí que me había pillado un resfriado de verano: estornudos, dolor de garganta y un ligero dolor de cabeza.

Pero en medio de la temporada de alergias, no me pareció nada siniestro.

Había recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech mucho antes. No es que estuviese siendo imprudente, pero me sentía en cierto modo invulnerable. Estaba equivocado.

Seriamente enfermo

Al día siguiente, el miércoles, me hice dos pruebas de coronavirus.

Ambas fueron negativas y seguí con mis asuntos cotidianos: recados, compras, entrega de cuadros para mi exposición de arte en Bermondsey, al sureste de Londres…

Seguía sintiendo que tenía un fuerte resfriado.

Sinceramente, si no hubiera estado trabajando en la BBC con colegas más jóvenes que no se habían vacunado, podría haber continuado e intentado presentar mi siguiente programa dominical.

En lugar de ello, fui a hacerme una prueba PCR al centro del norte de Londres.

A las 08:00 de la mañana del día siguiente, recibí un resultado positivo y las autoridades sanitarias me comunicaron que debía ponerme en confinamiento durante 10 días a partir de los primeros síntomas, es decir, en mi caso, hasta el viernes 25 de junio.

Lo hice. Nick Robinson, bendito sea, me sustituyó en el último momento.

Dos días después de mis primeros síntomas, empecé a sentirme seriamente enfermo.

Tenía fiebre, dolor muscular, temblores, un fuerte dolor de cabeza y síntomas similares a los de un resfriado.

delta

Getty Images
La variante Delta fue localizada por primera vez en la India.

No podía oler nada, ni mi loción para después del afeitado, ni café, nada.

Empezaba los libros y los abandonaba, y volvía a arrastrarme a la cama para volver a dormir.

Ni siquiera me interesaban mucho las noticias.

Un día me sentía mejor y al siguiente peor.

Empecé a preocuparme por el covid de larga duración.

De todos modos, para mí, todo terminó felizmente. Me recuperé bastante rápido y, al parecer, completamente.

Cuando terminó mi cuarentena, me sentía bien.

Unas reflexiones

Pero tengo las siguientes reflexiones.

En primer lugar, los primeros síntomas de esta nueva cepa, identificada por primera vez en la India, son muy, muy similares a los de un resfriado leve, y es increíblemente infecciosa, de modo que ten cuidado.

En segundo lugar, si tienes alguna duda, hazte una prueba PCR.

variante delta coronavirus

Getty Images
El periodista alerta de lo infecciosa que es la variante Delta.

Tercero, con un resultado positivo, por el amor de Dios, ponte en aislamiento.

Puedes pensar que tienes superpoderes porque has recibido las dos vacunas. Y, sí, la vacuna parece que protege muy bien contra el ingreso en el hospital: en ningún momento tuve dificultades para respirar.

Pero eso no significa que no puedas infectarte.

Y no significa que la enfermedad que se esconde detrás de esas anodinas palabras, “síntomas leves y moderados”, no sea desagradable.

En resumen, mantén la precaución, mantente a salvo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.