60% de personas asesinadas en 2019 no superaban la educación básica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

60% de las personas asesinadas en 2019 no superaban la educación básica

2019 presenta las cifras mas altas de jóvenes, adultos mayores y personas desocupadas asesinadas. En Guanajuato, Edomex, Chihuahua y Michoacán hay subregistros de 200 a 400 homicidios.
Cuartoscuro
24 de septiembre, 2020
Comparte

Seis de cada 10 personas que fueron asesinadas en México en 2019 tenía, como mucho, la secundaria terminada; y tres de cada 10 apenas la primaria. La cuarta parte de todas las víctimas eran jóvenes menores de 30 años. Este tipo de homicidios, así como los de personas sin empleo, crecieron el año pasado.

Los datos preliminares de homicidios cometidos en 2019 dados a conocer por el Inegi revelan que 36 mil 476 personas en total fueron asesinadas en el país, una cifra ligeramente inferior a la de 2018 que fue un año récord en violencia. Pero algunas víctimas en específico, como los jóvenes, las personas con educación básica truncada o las desocupadas, sí subieron.

Leer más: Con más de 3 mil homicidios en agosto, 2019 mantiene récord de violencia

Además, la estadística muestra que en algunos estados hay más asesinatos de los que reconocen oficialmente sus fiscalías. Los casos más notorios son los de Chihuahua, Guanajuato, Estado de México y Michoacán, donde las cifras van de 200 a 400 homicidios por encima de lo que habían reportado.

De acuerdo con el balance de Inegi, de las 36 mil 476 personas que fueron asesinadas el año pasado en el país, 32 mil 372 eran hombres y 3 mil 874 mujeres. Como ya se publicó, en el caso de las mujeres es la cifra más alta de víctimas al menos desde 1990, el año más antiguo del que hay registros.

En cuanto a edades, del total de víctimas hay 14 mil 4 que están registradas como menores a 30 años, que equivalen a un 38%. En comparación con 2018, se trata de 257 víctimas más en este rango de edad, lo que convierte a 2019 en el año con más jóvenes asesinados del que haya registro.

Del total de menores de 30 años asesinados, hay 1 mil 494 que no llegaban a los 18 años de edad. Y entre ellos hay 68 que eran bebés que no habían cumplido su primer año de edad; 102 que eran niños de 1 a 4 años; y 83 que tenían 5 a 9 años de edad.

En el otro extremo, el instituto reportó a 590 personas asesinadas mayores de 70 años, ocho casos más que 2018. Se trata, de nueva cuenta, del año con la mayor cantidad de adultos mayores que perdieron la vida de forma violenta en estos registros.

Menos educación, más violencia

Los datos preliminares de Inegi muestran que del total de personas asesinadas el año pasado, 22 mil 844 personas tenían, en el mejor de los casos, la educación básica terminada. Y la mayoría de ellas ni eso. Es, en promedio, 6 de cada 10 de las víctimas registradas.

En 2018, el registro fue de 22 mil 125 personas asesinadas con solo la educación básica completa o truncada, por lo que la cifra de este año es superior en más de 700 casos.

Del grupo de los 22 mil 844 asesinados este año con solo educación básica o menos, hay 10 mil 440 que solo terminaron la primaria o ni eso. Se trata, en proporción, de casi la tercera parte de todas las víctimas de homicidios en el país.

El desglose a detalle arroja que en 2019 fueron asesinadas 3 mil 261 personas con primaria incompleta; 7 mil 179 solo con primaria terminado; 2 mil 720 con secundaria incompleta; y 9 mil 682 con secundaria realizada.

En el otro extremo, los datos muestran que del total de víctimas hay 2 mil 470 que tenían licenciatura terminada, que equivalen a solo el 6% del total de los homicidios registrados.

Por otro lado, los datos oficiales recopilados por Inegi a partir de los certificados de salud muestran que en 2019 hubo 1 mil 203 personas asesinadas que hablaban una lengua indígena, cifra prácticamente idéntica a la del año antepasado.

En donde sí hubo un incremento es en la cifra de personas asesinadas que carecían de algún servicio de seguridad social (IMSS, ISSSTE, Fuerzas Armadas, Pemex). La cifra pasó de 12 mil 337 en 2018 a 12 mil 681 en 2019. 

En promedio, el 35% de las personas asesinadas el año pasado carecía de algún servicio de seguridad social.

Sube violencia en desempleados

Los datos también permiten identificar que al menos 5 mil 740 personas asesinadas en 2019 no tenían ningún tipo de empleo. Se trata de un incremento del 21%, respecto a 2018 donde el registro fue de 4 mil 729.

En proporción, al menos 1 de cada 6 mujeres y hombres asesinados el año pasado carecía de cualquier tipo de empleo formal o informal. Es la cifra más alta de personas desempleadas asesinadas en más de dos décadas de registros.

En cuanto a la población de víctimas que sí estaba ocupada, en general el balance es similar de 2018 a 2019, aunque con ligeros incrementos en cuanto a la cifra de trabajadores artesanales que pasó de 4 mil 763 a 4 mil 954 víctimas; y la de agricultores y ganaderos que creció de 3 mil 199 a 3 mil 307 víctimas.

Subregistro en los estados

De acuerdo con Inegi, en 2019 fueron asesinadas 36 mil 476 personas en México. Esta cifra es superior en 844 casos a las 35 mil 632 víctimas de homicidio y feminicidio que las 32 fiscalías del país reportaron oficialmente al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Las variaciones se originan porque la fuente de información de Inegi son los certificados de defunción que expiden los médicos al clasificar un deceso, mientras que los datos de las fiscalías provienen de las carpetas de investigación que se inician cuando se comete o se descubre un presunto homicidio doloso o feminicidio.

Lo anterior permite ubicar posibles casos de homicidio que no están siendo identificados y por ende investigados por las fiscalías de los estados. Es decir, un subregistro en este delito.

Las diferencias más grandes se advierten justo en estados que figuran entre los más violentos del país. El caso mas llamativo es el de Guanajuato donde Inegi reporta 416 homicidios más que los reconocidos por su Fiscalía, es decir 3 mil 558 en SESNSP contra 3 mil 974.

Le sigue Michoacán, donde Inegi reporta 386 crímenes más por encima de los que reporta la Fiscalía estatal; Chihuahua donde se advierte un subregistro de 350 asesinatos al menos; y el Estado de México, donde hay 255 homicidios por encima de lo informado en el SESNSP.

Todas las entidades registran variaciones en los homicidios reportados en Inegi y SESNSP, aunque en menor proporción que las anteriores. No obstante, también se da un fenómeno inverso en el que en Inegi aparecen menos asesinatos que los reportados por las fiscalías estatales.

La mayor diferencia en cuanto a esto se advierte en Ciudad de México, donde Inegi registra 1 mil 300 homicidios en 2019, que son 325 menos que los mil 625 que reportó la Fiscalía General de Justicia capitalina. También Veracruz reporta en 2019 un total de 297 asesinatos más que los que aparecen en instituto; Jalisco 244 más.

Autoridades federales consultadas por Animal Político explicaron que las cifras inferiores en Inegi obedecen a dos factores principales. Por un lado, los datos del instituto son preliminares y se prevé que las cifras definitivas que se darán a conocer en octubre eleven los conteos en estados debido a que aun está pendiente la revisión de algunos certificados de salud.

Por otro lado, existen víctimas de homicidio sobretodo ligadas al hallazgo de fosas clandestinas, como sucede en Jalisco, que las fiscalías reportaron en 2019, aunque los homicidios casi con toda seguridad corresponden a años previos y por eso no figuran en los registros del instituto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lo que se sabe de ómicron, la nueva variante de COVID hallada en Sudáfrica

Es temprano y los casos confirmados todavía se concentran principalmente en una provincia de Sudáfrica, pero hay indicios de que puede haberse extendido más.
26 de noviembre, 2021
Comparte

Estamos de vuelta en un territorio familiar: una preocupación creciente por una nueva variante del coronavirus.

La última es la versión más mutada descubierta hasta ahora, y tiene una lista tan larga de variaciones que un científico la describió como “horrible”, mientras que otro dijo que es la peor variante que habían visto, según reportó James Gallagher, corresponsal de Salud de la BBC.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este viernes que esta nueva mutación es una “variante de preocupación” y la bautizó como ómicron.

Anteriormente conocida como B.1.1.529, también fue identificada en Botswana, Bélgica, Hong Kong e Israel.

La OMS dijo en un comunicado que la evidencia preliminar sugiere un mayor riesgo de reinfección.

Este viernes, Bélgica confirmó el primer infectado con la nueva variante. Se trata de un pasajero que llegó de Egipto el pasado 11 de noviembre, según confirmó el virólogo Marc Van Ranst, investigador de la respuesta a la pandemia en este país europeo.

Aunque es pronto para sacar conclusiones, ya que los casos confirmados se concentran principalmente en una provincia de Sudáfrica, los distintos países ya han empezado a tomar medidas.

Estados Unidos anunció que, a partir del lunes 29 de noviembre, se suspenderá la entrada de viajeros extranjeros desde Sudáfrica, Botsuana, Zimbabue, Namibia, Lesoto, Esuatini (Suazilandia), Mozambique y Malaui.

Las autoridades de Reino Unido también decidieron tomar precauciones y los viajeros procedentes de esos mismos países que estén ya en su territorio deberán hacer cuarentena, y a partir de este viernes la llegada de viajeros con ese origen quedará restringida.

Francia suspendió los vuelos desde estos destinos, además de Suazilandia, con efecto inmediato y durante al menos 48 horas.

Alemania, Japón, Italia y Singapur también impusieron restricciones similares.

Y la Comisión Europea les recomendó a los países miembros la introducción de un “freno de emergencia” a todos los viajes desde el sur de África.

Inmediatamente surgen preguntas sobre la rapidez con la que se propaga la nueva variante, su capacidad para eludir parte de la protección que brindan las vacunas y qué se debe hacer al respecto.

Hay mucha especulación, pero muy pocas respuestas claras.

Esa incertidumbre ha contribuido a una caída de los precios de las acciones en varios mercados. En los asiáticos, el índice Nikkei de Tokio y el Hang Seng en Hong Kong cayeron más del 2%. Entre las más afectadas están las acciones en negocios relacionados con viajes.

¿Entonces que sabemos?

Es difícil decir si la nueva mutación causará mayor gravedad, pero algunos análisis sugieren que existe la “posibilidad” de que tenga un “impacto diferente” en los infectados.

También sabemos que ha mutado mucho. El profesor Tulio de Oliveira, director del Centro de Innovación y Respuesta a Epidemias en Sudáfrica, dijo que hay una “constelación inusual de mutaciones” y que es “muy diferente” a otras variantes que han circulado.

“Esta variante nos sorprendió. Tiene un gran salto en la evolución y muchas más mutaciones de las que esperábamos”, señaló.

África

PA Media

En una conferencia de prensa, el profesor de Oliveira dijo que hubo 50 mutaciones en general y más de 30 en la proteína de pico, que es el objetivo de la mayoría de las vacunas y la llave que usa el virus para abrir la puerta a las células de nuestro cuerpo.

Acercándonos aún más al dominio de unión al receptor (que es la parte del virus que hace el primer contacto con las células de nuestro cuerpo), tiene 10 mutaciones en comparación con solo dos para la variante delta.

Es muy probable que este nivel de mutación provenga de un solo paciente que no pudo vencer al virus.

El hecho de que haya muchas mutaciones no es automáticamente algo malo. Es importante saber qué están haciendo realmente esas mutaciones.

Pero la preocupación radica en que este virus ahora es radicalmente diferente al original que surgió en Wuhan, China. Eso significa que las vacunas, que fueron diseñadas con la cepa original, pueden no ser tan efectivas.

Algunas de las mutaciones se han visto antes en otras variantes, lo que da una idea de su papel en esta variante.

Por ejemplo, la N501Y parece facilitar la propagación del coronavirus. Hay otras que dificultan que los anticuerpos reconozcan el virus y pueden hacer que las vacunas sean menos efectivas.

El profesor Richard Lessells, de la Universidad de KwaZulu-Natal en Sudáfrica, dijo: “Nos preocupa que este virus pueda tener una transmisibilidad mejorada, una capacidad mejorada para propagarse de persona a persona, pero también podría evitar partes del sistema inmunológico”.

Ha habido muchos ejemplos de variantes que parecían aterradoras sobre el papel, pero que no llegaron a nada. La variante Beta estaba en la cima de las preocupaciones de los expertos a principios de año porque era la que mejor para escapaba del sistema inmunológico. Pero al final fue la delta, que se extendió más rápido, la que se apoderó del mundo.

Coronavirus

Getty Images
No sabemos qué tan rápido se propaga esta nueva variante.

Es pronto para sacar conclusiones

Los estudios científicos en el laboratorio darán una imagen más clara, pero las respuestas llegarán más rápidamente al monitorear el virus en el mundo real.

Aún es pronto para sacar conclusiones claras, pero ya hay indicios que están causando preocupación.

Ha habido 77 casos totalmente confirmados en la provincia de Gauteng en Sudáfrica, cuatro casos en Botswana y uno en Hong Kong (que está directamente relacionado con los viajes desde Sudáfrica).

Sin embargo, hay indicios de que la variante se ha extendido aún más.

Esta variante parece dar resultados extravagantes en las pruebas estándar, que se pueden usar para rastrear la variante sin hacer un análisis genético completo.

Eso sugiere que el 90% de los casos en Gauteng ya puede ser esta variante y “ya puede estar presente en la mayoría de las provincias” de Sudáfrica.

Pero esto no nos dice si se propaga más rápido que la delta, si es más severa o hasta qué punto puede evadir la protección inmunológica que proviene de la vacunación.

Tampoco nos dice qué tan bien se propagará la variante en países con tasas de vacunación mucho más altas que el 24% de Sudáfrica, aunque un gran número de personas en el país han tenido covid.

Así que por ahora tenemos una variante que genera preocupaciones importantes a pesar de los enormes agujeros en nuestro conocimiento sobre ella.

La lección de la pandemia es que no siempre se puede esperar hasta tener todas las respuestas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.