El próximo año militares tendrán más recursos; cae presupuesto para víctimas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El próximo año militares tendrán más recursos; cae presupuesto para víctimas y policía civil

La FGR propone un pequeño incremento en sus recursos, pero con recortes en áreas de investigación de delincuencia organizada y desapariciones forzadas.
Cuartoscuro
9 de septiembre, 2020
Comparte

El proyecto de presupuesto para 2021 del presidente Andrés Manuel López Obrador prevé incrementar los recursos para la Guardia Nacional y las fuerzas armadas, principalmente por su involucramiento con obras de infraestructura, pero a su vez plantea recortes en la operación de los penales federales y en la comisión responsable de atender a las víctimas de la delincuencia.

Y aunque el país atraviesa un año en el que los niveles de violencia homicida se encuentran en cifras récord y a que las fuerzas de policía carecen de la preparación y evaluación suficiente, el proyecto oficial propone ligeras reducciones en los subsidios destinados a la seguridad pública en los estados y municipios, así como en el combate al secuestro y en inteligencia.

Al detallar las prioridades de la estrategia de seguridad para 2021, el proyecto señala a la consolidación de la Guardia Nacional como uno de los principales objetivos y, para ello, contempla destinarle un presupuesto que ascienda a los 35 mil 671 millones 328 mil 458 pesos.

Si se toma en cuenta que estos recursos ya agrupan lo que se destinaba a la desaparecida Policía Federal, se trata de un incremento de casi el 18% en términos reales, que se traducen en más de cinco mil millones de pesos por encima de lo contemplado para este año.

Este dinero, sin embargo, no es todo el que se destinará a la Guardia Nacional. El presupuesto también plantea que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)invertirá por lo menos 500 millones de pesos para la construcción de 76 cuarteles para dicha fuerza en distintas entidades federativas.

Aunque la Guardia Nacional es una policía civil por definición, Animal Político ya ha documentado que buena parte de su infraestructura y sus recursos humanos son cubiertos con presupuesto de las fuerzas armadas. De hecho, el salario de la mayor parte de sus reclutas es pagado por la Sedena.

En ese contexto, el presupuesto enviado por el presidente plantea para la Sedena un presupuesto de 112 mil 557 millones 168 mil 656 pesos, cerca de 18 mil millones de pesos por encima de lo que se le había destinado el año pasado, y en términos reales un incremento del 15.7%. Se trata de uno de los mayores incrementos planteados para una dependencia en el proyecto de presupuesto.

Una parte importante de los recursos extra que se pretenden designar al Ejército el año que viene están relacionados con el apartado de proyectos de infraestructura gubernamental para la seguridad nacional, que avanzarían de 6 mil 540 millones destinados en 2020 a 21 mil 814 millones para 2020. La explicación de esto es el incremento en los recursos para la obra del Aeropuerto Felipe Ángeles, cuya ejecución está a cargo de la Sedena.

Aunque en menor proporción, el presupuesto también plantea un incremento en el presupuesto para la Secretaría de Marina Armada de México (Semar): en total 35 mil 476 millones 715 mil 511 pesos, un incremento del 2.2% respecto a 2019 ya tomando en cuenta la inflación.

La otra cara: penales, secuestros y víctimas

El proyecto de presupuesto enviado por el gobierno prevé recursos por 63 mil 441 millones para la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, un ligero incremento del 2% en términos reales respecto a 2020. No obstante, esta alza se sustenta en el incremento a la Guardia Nacional (adscrita a dicha dependencia), pues en otros apartados hay reducciones.

Por ejemplo, pese a que la población penitenciaria ha comenzado a ascender tras al incremento de los delitos que ameritan prisión preventiva automática, el presupuesto propone destinar 21 mil 397 millones de pesos al sistema penitenciario federal en 2021, que en términos reales significa una disminución del 0.7% respecto a lo aprobado este año.

Para la Coordinación Nacional Antisecuestro se plantean 52 millones 650 mil 271 pesos, que al igual que en el caso de los penales es un presupuesto mas alto respecto a 2020, pero que al tomar en cuenta la inflación significa una reducción del 3%.

El presupuesto propuesto para 2021 en tareas de inteligencia orientada a combatir al crimen – ejercido a través del Centro Nacional de inteligencia (antes CISEN) – es de 2 mil 603 millones de pesos, una reducción del 4.2% respecto a 2020.

Otro recorte que plantea el presupuesto se registra en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), a la que se pretenden destinar 843 millones 727 mil 642 pesos en 2021, 12 millones menos que lo aprobado originalmente para este año, y en términos reales una disminución del 4.7%.

La disminución del presupuesto planteada para CEAV ocurre en un contexto de crisis para dicha comisión. Los reclamos y manifestaciones de víctimas de graves violaciones a derechos humanos han venido en ascenso, motivadas por la ineficacia de esta comisión para dar respuesta expedita a sus demandas de atención. La crisis en CEAV incluso provocó en junio la renuncia de su titular, Mara Gómez, en una carta donde ella misma reclamaba falta de apoyo.

Menos dinero para policías locales

El proyecto entregado por el gobierno federal al Congreso tampoco plantea avances en cuanto a los subsidios destinados al desarrollo de las fuerzas de seguridad pública locales. De hecho, hay ligeros retrocesos.

Por ejemplo; para el Fondo de Portaciones para la Seguridad Pública (FASP) que se reparte entre los estados se proponen 7 mil 695 millones 616 mil 328 pesos en 2021, que en términos reales es un avance de cero por ciento respecto a lo que se aprobó para este año.

En tanto, el subsidio que se destina para los municipios denominado FORTAMUN sufrirá un recorte del 4.5% en términos reales para quedar en 85 mil millones de pesos. Aunque este es un subsidio que se destina para varias cosas, al menos el 20% debe asignarse a seguridad, por lo que disminuir el total afecta la repartición.

Aunque el propio presupuesto reconoce la importancia de mejorar las condiciones de las fuerzas de policía en el país a través del denominado Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica, no plantea algún recurso extra para ello. Refiere un acuerdo del año pasado que permitiría otorgar hasta 50% del FORTAMUN a este nuevo modelo, pero en el desglose solo mantiene la asignación del 20%.

Recortes en crimen organizado

La Fiscalía General de la República (FGR) – que ya es un ente autónomo y elabora su propia propuesta de presupuesto – le pidió al Congreso un pequeño incremento en su gasto total para el año que viene, aunque con algunas reducciones en áreas claves como las de investigación al crimen organizado o la de desaparición forzada de personas.

La FGR dice requerir en total, ya tomando en cuenta medidas de austeridad, recursos por 17 mil 346 millones 99 mil 616 pesos, que es un alza 0.4% respecto a lo aprobado para este 2020, ya tomando en cuenta la inflación.

En el análisis área por área se advierten algunos incrementos, por ejemplo, del 2% para su cuerpo de policía ministerial, del 8.6% para su fiscalía especializada en investigar denuncias de corrupción, o del 5.4% en la fiscalía que se encarga de indagar denuncias por violaciones a derechos humanos.

En contraste, el presupuesto plantea reducir en términos reales el presupuesto para su Subprocuraduría Especializada en investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO)en un 3.4% , quedando en 568 millones 616 mil pesos para 2021. De forma similar, plantea un recorte del 7.2% para su Centro Nacional de Análisis, Información y Combate a la Delincuencia.

La FGR también ha propuesto un presupuesto de 20 millones 867 mil 774 pesos para su Fiscalía Especializada en Investigación de Desapariciones Forzadas, que es poco mas de un millón por debajo de lo aprobado para este año, y en términos reales una reducción del 8.6%, una de las más grandes en la fiscalía.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus; ¿Qué produce una respuesta inmunitaria más fuerte: la infección natural o la vacuna?

Si bien ambas producen una respuesta inmunitaria, te explicamos por qué es mejor la protección que te puede ofrecer una vacuna contra el SARS-CoV-2.
16 de diciembre, 2020
Comparte

Reino y Estados Unidos iniciaron ya su programa de vacunación masiva contra el coronavirus con la vacuna de Pfizer/BioNTech.

La inmunización, producida en Bélgica, es un nuevo tipo de vacuna llamada ARN que utiliza un pequeño fragmento del código genético del virus para enseñarle al cuerpo a combatir la COVID-19 y generar inmunidad.

El resto de las vacunas —incluidas la rusa Sputnik V, que comenzó a suministrarse de forma masiva en Moscú, la china Sinovac, la estadounidense Moderna o la británica Oxford-AstraZeneca— continúan en la carrera y la aprobación de algunas de ellas se espera de forma inminente.

En Reino Unido, los primeros en recibir la dosis inicial de las dos necesarias para alcanzar la inmunidad completa son las personas mayores de 80 años, los profesionales de la salud en primera línea, así como los trabajadores de las residencias de ancianos.

Y mientras que la mayoría de la población espera con ansias que le llegue su turno, hay quienes miran a la vacuna con recelo por las incógnitas que todavía no tienen respuesta.

Una de las preguntas que se repite (aunque no necesariamente entre quienes están en desacuerdo con la vacunación) es, ¿Qué genera una respuesta inmune más fuerte: la infección natural o la vacuna?

BBC Mundo conversó con tres expertos en el tema en busca de una respuesta.

Según el caso

En pocas palabras: aún no se sabe.

“Hay algunas enfermedades donde la vacuna protege más que la enfermedad y otros casos donde la enfermedad brinda más protección que la vacuna”, le explica a BBC Mundo Carlos Rodrigo, vacunólogo y Director Clínico de Pediatría del Hospital Germans Trias i Pujol, en Barcelona.

Paciente de covid-19

Getty Images
Mientras que a algunas personas el virus les provoca pocos o ningún síntoma otros deben ser hospitalizados o conectados a un respirador.

Rodrigo da como ejemplo enfermedades clásicas como el sarampión, la varicela o las paperas, donde la infección natural es la que otorga una inmunidad más prolongada, donde lo habitual es que una vez que la pasas no te vuelvas a enfermar.

En otro tipo de infecciones, como las provocadas por neumococos o meningococos (dos tipos de bacterias) en niños o por el virus del papiloma humano (VPH) —un grupo de virus que puede causar verrugas y varios tipos de cáncer— la situación es exactamente opuesta.

En el caso del VPH, por ejemplo, la vacuna genera una respuesta inmune más potente que la inmunidad natural, ya que esta última es particularmente débil.

Esto se debe a que, entre otra cosas, el virus emplea varias tácticas para evadir al sistema inmune, le explica a BBC Mundo Maitreyi Shivkumar, profesora de Biología Molecular en la Facultad de Farmacia de la Universidad De Montfort, en Reino Unido.

“Muchos virus, entre los que se incluye el VPH tienen proteínas que bloquean la repuesta inmune o simplemente mantienen un perfil bajo para no ser detectadas”.

En cambio la vacuna, “contiene una concentración alta de una sola proteína —la que sobresale de la superficie del virus y la que detecta el sistema inmune— en su forma más pura”.

Al suministrar una gran cantidad de esta proteína, la respuesta que se genera es mucho más fuerte, señala Shivkumar.

Y, además, la vacuna permite que, “de cierta forma, el sistema inmune no se distraiga con otros trozos del virus (como ocurriría en una infección natural)”, añade la experta, aunque aclara que son pocos los casos donde la inmunidad generada por la vacuna es mayor a la que suscita la infección natural.

“Por lo general las vacunas son tan buenas como la infección (en este sentido), o brindan suficiente inmunidad y eso es lo que se quiere lograr”.

¿Cómo se posiciona la covid-19 en este sentido?

Dado que se trata de una enfermedad nueva y de que los estudios sobre la vacuna fueron diseñados para determinar su seguridad y eficacia más que para evaluar la longevidad de la inmunidad, no sabemos con exactitud por cuánto tiempo se extiende el efecto protector de ninguna de las dos.

HPV

Getty Images
En el caso del VPH, la vacuna genera una respuesta inmune más fuerte que el virus mismo.

Lo que sí sabemos es que, a diferencia de la infección natural, de la que podemos recibir una dosis viral variable (alta, mediana o baja) que produce diferentes niveles de inmunidad, “cuando te suministran una vacuna, recibes una dosis predeterminada que sabemos provoca una respuesta inmune fuerte y apropiada, capaz de prevenir la infección en un gran porcentaje de los casos”, le dice a BBC Mundo Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto, Canadá.

“Hay muchas similitudes: las dos cosas —la infección natural y la vacuna— generan anticuerpos neutralizantes e inmunidad celular (el proceso que activa entre otras cosas a las células T)”.

“Pero una de las grandes diferencias es que las vacunas no provocan el daño colateral de una respuesta inmune extremadamente robusta, que en mucha gente puede ser perjudicial y causar daño en los pulmones”, explica la experta.

Sin vacuna, dice Carlos Rodrigo, atravesar la enfermedad es “una aventura, un azar, una ruleta rusa: mientras que a algunas personas no les ocasiona ningún problema, a otras les causa problemas gravísimos. Y a otras no tan graves pero persistentes en el tiempo, e incapacitantes”.

Por último otra de las ventajas de la vacuna es que al suministrar una dosis fija, “se garantiza una respuesta imunitaria estandarizada en toda la población. Es una forma de controlar la respuesta y no dejarla al azar”, añade Shivkumar.

Y si tuve covid-19, ¿es necesario vacunarme?

En opinión de Gommerman, deberías dejar que vacunen a otros primero porque tu cuerpo todavía debería tener memoria del virus y por lo tanto capacidad para combatirlo, pero luego es importante que lo hagas.

Vacunación

Getty Images
Aunque hayas tenido covid-19, es aconsejable recibir la vacuna.

“Primero que mucha gente nunca tuvo confirmación de haber tenido el virus”, dice. “Cuando nos llega gente que piensa que ha tenido covid-19 y se les hace la prueba de anticuerpos, no siempre dan positivo porque en realidad no han estado expuestos al virus”.

Esa ya es una buena razón para darse la vacuna. Pero por otro lado, “hasta donde sabemos, no hay consecuencias negativas de darse la vacuna después de haber tenido el virus. Es como reforzar tu respuesta inmunitaria”, señala la experta.

Y, tercero, “tu respuesta inmune pudo haber sido muy buena o no, dependiendo de a cuánto virus estuviste expuesto, y como esa carga es variable, no sabrás en que parte del espectro te encuentras, por lo tanto, es mejor darse la vacuna”.

Rodrigo tiene una visión similar, aunque recomienda hacer un test primero para verificar si la persona aún tiene anticuerpos.

Estas personas “no serían prioritarias, pero es posible que al cabo de unos cuantos meses, la inmunidad natural no sea suficiente”.

“Habrá que evaluar si todavía tiene anticuerpos, porque en casos que los haya, la vacuna es inútil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.