Trabajadores del ISSSTE denuncian despidos con nuevo directivo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Trabajadores del ISSSTE denuncian despidos injustificados, tras cambio de directivo

Trabajadores de la Dirección de Administración del ISSSTE cuentan cómo los han forzado a renunciar tras el cambio administrativo.
Cuartoscuro
12 de septiembre, 2020
Comparte

Rolando ha trabajado 12 años en la Jefatura de Servicios de Sistemas de Salud del ISSSTE, pero este miércoles 9 de septiembre fue sacado por guardias de seguridad de su lugar de trabajo por haberse negado a firmar su renuncia. Los guardias lo acompañaron a su auto, le quitaron sus credenciales de acceso y lo echaron, sin haber terminado formalmente su relación laboral con la institución.

El trabajador, cuyo nombre fue cambiado por seguridad, conoció así a los nuevos jefes que llegaron con el general de división Jens Pedro Lohmann Iturburu a la Dirección de Administración y Finanzas del ISSSTE. El militar tomó el cargo desde el 1 de septiembre en sustitución de Pedro Zenteno Santaella, quien, a su vez, fue designado titular de la empresa estatal de distribución de medicamentos, Birmex.

Rolando relató que el nuevo jefe de Servicios de Sistemas de Salud, Luis Fernando Hernández Rodríguez, requirió que él y otros seis compañeros de trabajo firmaran su renuncia con fecha del 31 de agosto, lo que implicaría no pagarles liquidación ni los días extra que ya laboraron en lo que va de septiembre.

“Luis Fernando Hernández Rodríguez nos dijo que le hicieron la encomienda de que él limpiara el ISSSTE desde arriba hasta abajo. Con esa excusa él me requirió mi renuncia, pero yo le comenté que no, porque mi contrato acaba hasta el 31 de diciembre”, explicó el trabajador.

Lo que vino después, conforme a su relato, fue quitarle sus credenciales de acceso al inmueble de San Fernando 547 para que no pueda presentarse a laborar y despedirlo, ahora sí “justificadamente”, por abandono del trabajo.

“Hoy me puse a hacer unos oficios que tenía pendientes, y en ese momento llegan los de seguridad y me dicen: ‘Necesitamos que nos entregue su credencial, lo vamos a acompañar a su auto para que nos entregue el tarjetón’, y les dije: ‘¿yo por qué me tengo que retirar, si estoy trabajando?’, y dicen: ‘Porque el licenciado Luis Fernando nos comentó que usted ya no tiene ningún lazo laboral aquí en el ISSSTE, necesitamos que se retire de la oficina’; acompañé a los de seguridad a mi vehículo y entregué mi tarjetón”, contó Rolando.

Te puede interesar: Pese a despidos injustificados en pandemia, Gobierno recorta fondos para defensa de trabajadores

Su caso se replica en otras áreas de la Dirección de Administración en las que también han forzado las renuncias de trabajadores contratados por honorarios, de acuerdo con denuncias documentadas por Animal Político

Consultada al respecto, el área de comunicación social del ISSSTE minimizó los señalamientos con el argumento de que normalmente los trabajadores de confianza son reemplazados cuando cambian las cabezas de las áreas.

“En toda la administración pública de todo el país, federal, estatal o municipal, hay cambios; todos entramos (a trabajar) de esa forma. La administración pública así funciona en todos los niveles”, señaló personal de comunicación.

Otras dos trabajadoras señalaron al nuevo titular de la Jefatura de Servicios del Sistema de Control y Regulación de Abasto (Sicora), Mario Alberto Morales Ruiz.

Este último fue quien le dijo a Carmen, subjefa de departamento en Sicora desde hace casi tres años, que por “órdenes del general” debía renunciar a su puesto de trabajo, también con fecha del 31 de agosto.

“El licenciado Mario Alberto nos dijo que, por el cambio de administración, la Jefetura de Servicios (del Sicora) prescindía de nuestro trabajo”, relató. 

“Es la mecánica de cada cambio de administración, que, a costillas de la demás gente, te corren y, como eres de confianza, agarran tu plaza nada más así. (…) Y quieren que tú presentes tu renuncia, voluntariamente a fuerzas, y al momento que tú renuncias, pierdes todos tus derechos”.

Carmen, a quien también se le cambió el nombre, dijo que el pasado miércoles la citaron para insistirle en la firma de su renuncia, pero ella no aceptó, lo que la introdujo en una dinámica de hostigamiento laboral.

“Yo les ofrecí que me bajen el sueldo, pero que me dieran la oportunidad de no perder mi trabajo, a lo cual ellos se negaron y no dieron pauta a nada. No solo en mi piso se ha estado despidiendo a la gente, también en otros pisos. Ellos dijeron que, si yo no les firmaba, iban a proceder de otra forma, ya sabemos cuáles son sus ‘formas’: cancelar mi plaza y yo quedarme sin trabajo; para mí sí es muy importante que se sepa qué está pasando, porque se había dado la instrucción de que, por la pandemia, no podían correr a nadie, y es lo que están haciendo”, criticó.

Carmen dijo que perder su fuente de ingresos en medio de la pandemia es un golpe duro porque su esposo no tiene empleo, por lo que ella debe mantener a sus hijos.

“Yo les dije que no iba a firmar mi renuncia y que, sinceramente, yo no me podía quedar sin trabajo. Tú sabes en qué situación estamos. Mi esposo es comerciante y no los están dejando ponerse (para vender), así que dependen de mí tres niños”, comentó.

Una compañera suya, que es jefa de departamento en Sicora, reveló que Morales Ruiz también le solicitó renunciar con el mismo argumento de que eran órdenes del nuevo titular de la Dirección de Administración.

“Nos dijo a tres personas: ‘Lamentablemente, por órdenes de más arriba, necesito que ustedes me den su lugar, porque me están pidiendo sus plazas y necesito que me firmen su renuncia con fecha del 31 de agosto”, aseguró. 

“Me empezaron a atosigar de una manera muy insistente y grosera para pedirme que firmara; yo insistí en que no iba a firmar, porque yo no estaba renunciando y porque yo tengo un contrato que termina en diciembre”.

A pesar de que no ha aceptado renunciar, a esta trabajadora del ISSSTE, que solicitó el anonimato, la han obligado a capacitar a la persona que, según le indicaron, ocupará su cargo cuando ella se vaya.

“No nos quieren liquidar, yo entiendo que es porque en la pandemia está prohibido despedir a las personas, y por eso nos quieren obligar a firmar nuestra renuncia”, comentó. 

“Me pesa mucho, porque yo tengo a una persona enferma que depende completamente de mí, esto me está pegando de una manera muy brusca”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.