'Vivir la pandemia con un familiar desaparecido es doblemente angustiante'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Daniel Garmu / El Mundo de Orizaba

'Vivir la pandemia con un familiar desaparecido es doblemente angustiante'

“Muchas instancias pararon labores y también las búsquedas de nuestros seres queridos. Pero el tiempo no se detiene", dice Zuleima, cuyo esposo está desaparecido desde octubre de 2019.
Daniel Garmu / El Mundo de Orizaba
Por Jessica Ignot / El Mundo de Orizaba
4 de septiembre, 2020
Comparte

La veracruzana Zuleima Flores narra que vivir una pandemia con un familiar desaparecido ha sido doblemente angustiante: las instancias de gobierno pararon labores, las investigaciones ministeriales se detuvieron, y las labores de búsqueda de los familiares se paralizaron.

El mundo, en definitiva, se detuvo, aunque la angustia por no tener noticias de Ciro, esposo de Zuleima, ha seguido creciendo.

Entérate: Colectivos reinician búsqueda de desaparecidos en Veracruz tras cinco meses de pausa por la epidemia

Tras el cambio a semáforo amarillo en Veracruz, el Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba reanudó la búsqueda de sus seres queridos tras 155 días en los que se vieron obligados a parar por la pandemia de coronavirus.

Esta semana, padres, madres, familiares, amigos, parejas, han vuelto a su terrible rutina: rastrear cualquier pista de sus desaparecidos en hospitales, comandancias, centros de detención, y también en las múltiples fosas clandestinas que brotan en el estado de Veracruz.

El diario El Mundo de Orizaba, en colaboración con Animal Político, publica en esta tercera entrega la historia de Ciro Álvarez Cantor, un joven que desapareció junto a otras dos personas en el municipio de Ixtaczoquitlán, en la zona montañosa del centro de Veracruz.

Ayudaba a la gente

Ciro Álvarez, de 29 años, desapareció hace casi un año: el 8 de octubre de 2019.

Ese día viajaba en una camioneta junto con dos conocidos, de nombre Martín y Fernando, cuando a la altura de la exhacienda de Tuxpango, en el municipio veracruzano de Ixtaczoquitlán, se encuentran un retén de policías municipales y estatales que les dan el alto.

Los elementos los revisan y deciden detenerlos para llevarlos detenidos, aunque en la comandancia de policía del municipio no consta ningún registro con la detención.

Ciro y su esposa tenían un pequeño restaurante familiar y la camioneta en la que viajaba al momento de ser detenido, misma que apareció abandonada días después a su desaparición, siendo hasta el momento el único indicio, la única pista, que se ha encontrado de los tres jóvenes tras su desaparición.

Zuleima, que durante la entrevista no deja de aferrarse a una enorme fotografía en la que su esposo mira sonriente a la cámara que lo retrata, describe a Ciro como una “persona tranquila, responsable, noble, que le gustaba ayudar a la gente cuando podía”.

Su desaparición, explica, trajo un “cambio radical” para su familia. “La desaparición de un ser querido es algo que no se puede superar”, recalca varias veces la mujer, coincidiendo en su lamento con lo expuesto en la entrega 1 y la entrega 2 de estos reportajes por Laura Mora Castro y Gabriela San Pedro, familiares de Angelo Montiel y Marco Julio Gomez, desaparecidos también en la zona de Orizaba.

Sin embargo, Zuleima trata de sacar valor y energía de donde no la hay para seguir con la búsqueda del padre de su hijo, que aún no sabe que Ciro está desaparecido desde hace casi un año.

“Vivir la pandemia con un familiar desaparecido es doblemente angustiante”, explica Zuleima.

“Muchas instancias pararon labores y también las búsquedas de nuestros seres queridos. Pero el tiempo no se detiene. Sigue pasando. Y seguimos sin noticias de qué fue lo que les pasó. Seguimos sin respuestas”.

Ahora, con el cambio del semáforo epidemiológico por la Covid 19 en Veracruz, las búsquedas se han reiniciado. Y con el apoyo del Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, Zuleima tiene la esperanza de que se agilicen las labores de la Comisión Estatal de Búsqueda en una entidad con un problema grave de desapariciones: solo durante el mandato de Javier Duarte, la Fiscalía estatal abrió al menos 200 investigaciones por desapariciones forzadas a manos presuntamente de la propia policía.

Unen fuerzas

Debido a que Ciro, Martín y Fernando desaparecieron juntos, las esposas y madres se han vuelto una familia en el dolor.

Ellas se acompañan en los trámites, en las declaraciones, en las opciones de búsqueda. Tuvieron que unir fuerzas para poder exigir justicia y una búsqueda efectiva de sus familiares.

“Nosotros quisiéramos respuestas rápidas e inmediatas porque el tiempo se va”, pide Zuleima. Por eso, cada minuto que pasa sin noticias de él, “es una tortura”.

A su hijo no le ha dicho que su papá está desaparecido porque considera que necesita acompañamiento psicológico, debido a que es una situación muy difícil de asimilar y más para un pequeño.

“Nada más me pregunta: ¿mi papá cuándo va a regresar?, o, ¿por qué no me llama?… Yo sólo le digo que donde está no le permiten hablar con nadie”.

Zuleima sigue viviendo con sus suegros, busca apoyarlos como sea, sobre todo a la mamá de su esposo.

“A veces, te dan ganas de tirar la toalla y decir: ya no más. Pero mi motivo en la vida ahora es encontrar al padre de mi hijo. Porque los familiares siempre estamos con la esperanza de encontrarlos vivos. Siempre”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

6 consejos para negociar de manera más efectiva en el trabajo (y qué es lo que nunca deberías hacer)

Jonathan Booth, experto en negociación de la universidad británica London School of Economics, comparte con algunas de las claves para llegar a un mejor resultado.
Getty Images
10 de agosto, 2020
Comparte
Mujeres conversando

Getty Images
“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, dice Jonathan Booth, explicando que hasta en las situaciones laborales más cotidianas existen habilidades negociadoras que pueden ayudarte a conseguir tus objetivos.

Cuando hablamos de negociar, no solo de trata de cerrar un negocio o conseguir un aumento de salario.

Hay negociaciones más cotidianas que, aunque no terminen con un resultado cuantificable en dinero, son igualmente importantes.

Por ejemplo, necesitas habilidades para negociar un día libre, para que la carga de trabajo sea equitativa o para defender un punto de vista que puede marcar el desarrollo de tu carrera profesional.

Jonathan Booth, profesor de comportamiento organizacional y gestión de recursos humanos de la universidad británica London School of Economics (LSE), quien además se especializa en educación para ejecutivos sobre negociación, dice que los pasos para tener éxito son aplicables en cualquier ámbito laboral.

“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, le dice Booth a BBC Mundo, ya que es parte de la dinámica de nuestras vidas profesionales. como cuando hay que determinar los términos de un nuevo acuerdo o superar conflictos con colegas.

Lo más desafiante, afirma, es cuando estás negociando con una contraparte competitiva que no está dispuesta a perder y, por lo tanto, no le interesa llegar a un punto medio para facilitar un acuerdo donde los participantes obtengan algún beneficio, situación que en inglés se llama win-win.

Enfrentado a esa situación, es recomendable explorar si existen posibilidades de crear un escenario donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Para avanzar en este enfoque es importante “estar dispuesto a hacer preguntas, compartir información y priorizar la creatividad”, apunta Booth.

Estos son seis consejos que habitualmente utilizan los mejores negociadores, según el académico de LSE.


1. Acercarse a la contraparte y establecer una relación cordial

No se trata, necesariamente, de ir juntos al bar de la esquina, pero una llamada telefónica o una breve reunión previa, puede allanar el camino antes de que se establezca una negociación formal.

Si no están las condiciones como para un contacto previo a la negociación, es importante investigar por otros medios quién es tu contraparte.

Personas conversando

Getty Images
Es importante, dice el académico, crear las condiciones donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Por ejemplo, buscar en redes sociales información que pueda ser útil antes de sentarse a discutir. Indagar qué trabajos previos ha realizado, cuáles son sus motivaciones, sus intereses. Y si es posible, descubrir cómo han sido los resultados de negociaciones previas donde ha participado la contraparte.

Incluso si la confianza solo se extiende al establecimiento de reglas y procedimientos básicos, al menos eso permitirá que los participantes se sientan más cómodos.

2. Meterse en sus zapatos (y caminar un poco dentro de ellos)

Otra técnica que ayuda en el proceso es tratar de entender la perspectiva de la contraparte, incluso aunque no estés de acuerdo. Eso permite tener una comprensión más racional de la otra persona y descubrir qué busca.

También le hace ver al otro que estás prestando atención y que entiendes lo que propone, aunque las posiciones sean divergentes.

La idea es tratar de encontrar una solución integradora para evitar que el conflicto escale y se transforme en una discusión que no avanza.

3. Compartir información

Aunque puede sonar poco estratégico a primera vista, lo cierto es que compartir información es importante.

Pareja conversando

Getty Images
“No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”, apunta el experto.

Una negociación constructiva está relacionada con la reciprocidad. Entonces, tomar la iniciativa -y estar dispuesto a parecer vulnerable- puede ayudar a conseguir información de la contraparte y mover la conversación a tu favor.

Es como ceder un poco para conseguir algo a cambio. Es posible que tu buena disposición a compartir información empuje a los otros a seguir tu ejemplo, abriendo el diálogo.

Cuando los negociadores ven que las partes están dispuestas a trabajar juntas, se puede mantener un intercambio positivo.

4. Priorizar la creatividad

En cualquier negociación es probable que encuentres problemas o elementos inesperados a medida que avanzan las conversaciones.

En esta circunstancias se requiere ser creativo y buscar soluciones que den una respuesta a las distintas necesidades. Y para ser creativo con las propuestas tienes que saber quién es la persona que está al frente y qué busca.

Pareja conversando online

Getty Images
Antes de sentarse a negociar, siempre hay que investigar quién es tu contraparte.

Es útil trazar la percepción de los intereses de todos lo que están en la mesa. Si los problemas que se discuten tienen varias partes, vale la pena desglosarlos y usar la creatividad para que los otros se integren a la discusión.

En esto es clave hacer las preguntas correctas para aprender de la información nueva que consigues de los otros negociadores y así generar múltiples ideas que permitan crear posibles soluciones.

5. Plantear las cosas de manera colectiva

En vez de plantear el diálogo de manera individual, al estilo de “mi posición es esta”, “tu posición es esta”, es conveniente tratar de conducir la conversación hacia un diálogo colectivo.

También puede ser útil traer a la mesa ejemplos de negociaciones previas donde hayas participado y cuyos resultados arrojaron un beneficio mutuo.

En este punto hay que tener cuidado porque al mostrar mucha experiencia, puedes parecer intimidante o puedes ser percibido por los demás como que los estás subestimando.

6. Minimizar las amenazas

Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer en la mesa de negociación.

Personas discutiendo

Getty Images
“Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer”, argumenta Booth.

Básicamente se trata de minimizar la tensión. Lo primero es encontrar un asunto en que todos los negociadores estén interesados para mover la discusión hacia otro lado, o encontrar puntos donde haya acuerdo.

Si descubres cuáles son las cartas del juego de los demás, tienes más opciones de mover las piezas a tu favor, con el fin de encontrar una solución de beneficio mutuo.

¿Qué se puede hacer cuando aparece un elemento inesperado?

“Si eso ocurre, le puedes hacer preguntas para que la contraparte aclare de qué se trata el asunto”, dice Booth.

Ahora bien, “si lo nuevo realmente te ha tomado por sorpresa, trata de evitar que la otra parte se dé cuenta“.

Un alternativa es hacer una pausa en la negociación y ganar tiempo para investigar y evaluar el nuevo escenario, ya que así puedes saber si necesitas traer nuevos recursos a la mesa y explorar otros caminos para lograr un acuerdo.

Y sobre qué es lo que nunca deberías hacer al enfrentar una negociación, Booth es muy claro: “No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.