AMLO encarga a Beatriz la misión de traer el Penacho de Moctezuma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Twitter @lopezobrador_

AMLO encarga a Beatriz ‘una misión casi imposible’: que vuelva el Penacho de Moctezuma

López Obrador pidió a la doctora Beatriz Gutiérrez insistir al presidente de Austria sobre el préstamo del Penacho de Moctezuma, para ser exhibido en México en el marco del Bicentenario de la Independencia.
Twitter @lopezobrador_
12 de octubre, 2020
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador encomendó a la doctora Beatriz Gutiérrez Müller la “misión casi imposible” de que consiga que el Penacho de Moctezuma vuelva a México desde Austria.

“Le recomendé que insistiera en el Penacho de Moctezuma, aunque se trata de una misión casi imposible, dado que se lo han apropiado por completo”, informó el presidente a través de redes sociales.

Te puede interesar: Beatriz Gutiérrez Müller se reúne con el Papa Francisco; le entrega una carta de AMLO

La escritora Beatriz Gutiérrez se reunió con el presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, con el objetivo obtener piezas históricas y arqueológicas de México para ser exhibidas durante la conmemoración del Bicentenario de la Independencia.

Durante su gira por Europa, la esposa del presidente se ha reunido también con el papa Francisco; con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, y con la primera dama de Francia, Brigitte Macron.

La disputa por el penacho

El Penacho del México Antiguo, conocido como Penacho de Moctezuma, es una pieza mexicana única que se encuentra en la colección permanente del Museo de Etnología en Viena.

 El espectacular objeto de plumas de quetzal y de otras aves, adornado con numerosos ornamentos de oro, en un primer momento fue registrado como un “sombrero morisco” en el inventario de 1596 de la famosa colección de Ambras, una de las mayores cámaras de arte y maravillas de su tiempo, propiedad del archiduque Fernando II de Tirol.

En el México posrevolucionario, lo que se consideró que fue el “penacho de Moctezuma”, de adoptó como un símbolo indigenista de la identidad del nuevo México con el imperio azteca.

Lee más: Beatriz Gutiérrez está de gira en Francia; va en mi representación, dice AMLO

Después de una restauración realizada por expertos del INAH entre 2010 y 2012, en el marco de un proyecto de cooperación entre México y Austria, especialistas de ambos países coincidieron en que el frágil estado del penacho no permite que sea trasladado, hasta que exista una tecnología que pueda impedir cualquier vibración.

El Penacho del México Antiguo se exhibe como pieza central de la Sala de Mesoamérica en este museo de Europa, en donde también se pueden admirar varios ejemplos de arte plumario originario de México, incluyendo el Escudo de Ahuízotl, que consiste en un escudo de plumas, así como piezas prehispánicas, cuadros de las castas coloniales y algunos ejemplos de la colección de huipiles de la región.

En abril de 2017, el gobierno mexicano informó que se dio el primer paso para que Austria prestara temporalmente a México el penacho, con un convenio de intercambio cultural para permitir su exhibición en el país.

Luego de eso, Austria y México debían suscribir un acuerdo marco en el que se detallaran cuestiones de respeto a la propiedad y garantías internacionales.

Sin embargo, esto no ocurrió. Austria denegó el envío de la pieza, junto con otras que habían sido solicitadas, argumentando que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no garantizó “la inmunidad de embargo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tan lento como sea posible: 'la pieza musical más larga del mundo' planeada para sonar hasta 2640

Una obra experimental del compositor John Cage comenzó a sonar en 2001 y, si todo sale según lo planeado, deberá poder escucharse durante más de 600 años.
15 de septiembre, 2020
Comparte
El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
El órgano está ubicado en una iglesia de Alemania.

Tan lento como sea posible.

Ese es el título una obra musical avant-garde del compositor estadounidense John Cage (Los Ángeles 1912 – Nueva York, 1992).

El título de la melodía no es una metáfora, por el contrario, el objetivo es que sea “la pieza musical más larga y más lenta del mundo”.

Desde 2001, un órgano especialmente diseñado para esta melodía comenzó a interpretar la obra en la iglesia San Burchardi, en Halberstadt, Alemania.

Tuvo una pausa de 17 meses y, desde entonces, el sonido del incesante del órgano retumba entre las paredes de la iglesia.

Aquí puedes escuchar cómo suena Tan lento como sea posible:

Pueden pasar años entre un cambio de acorde y otro. Desde que comenzó el concierto, solo ha habido 14 cambios de acordes.

El más reciente fue el pasado 5 de septiembre. Antes de eso, el órgano había sostenido la misma nota desde 2013.

El próximo cambio de “Tan lento como sea posible” está programado para el 5 de febrero de 2022.

A ese ritmo de interpretación, el concierto terminará en 2640.

El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
Los operarios del órgano utilizan bolsas de arena para sostener los arcordes.

¿De qué se trata la pieza?

Tan lento como sea posible es parte del Órgano John Cage, un proyecto artístico que tiene la misión de interpretar la melodía que el artista compuso en 1985.

Rainer Neugebauer, director del proyecto, dice con esta obra Cage buscaba liberar los sonidos de cualquier intención, retórica o moralidad.

“Es un proyecto de arte a la vez radical, irritante, abierto y extremadamente delicado”, le dice Neugebauer a BBC Mundo.

Según Neugebauer, el hecho de tener acordes sostenidos produce la sensación de que “el tiempo está detenido” o de que surge la noción de eternidad.

El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
La partitura está planeada para interpretarse durante más de 600 años.

La obra, según los encargados del proyecto, también es un “símbolo de confianza en el futuro”.

Música en medio de la pandemia

Para cada cambio de acorde, un grupo de operarios intercambian los tubos metálicos del órgano y añaden bolsas de arena para lograr y mantener lo que dicta la partitura.

Muchos de los fanáticos que llevaban siete años esperando este momento, tuvieron que conformarse con ver el cambio de acorde a través de una pantalla gigante, debido a las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

Iglesia

Reuters
Cientos de fanáticos llegaron a ver el cambio de acorde, pero debido a las restricciones por el coronavirus no todos pudieron entrar a la iglesia.

Según Neugebauer, la pandemia ha reducido significativamente el número de visitantes que reciben, por lo que también reciben menos donaciones.

Aun así, Neugebauer es optimista con el futuro del proyecto.

“Quizás en 2620, 20 años de que termine la interpretación según lo planeado, alguien diga: ‘Oh, esto no es lo más lento posible, vamos a tocarlo un poco más lento y le añadiremos algunos años o siglos’”, concluye Neugebauer.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6kQ0oCfV43I

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&t=47s

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.