AMLO encarga a Beatriz la misión de traer el Penacho de Moctezuma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Twitter @lopezobrador_

AMLO encarga a Beatriz ‘una misión casi imposible’: que vuelva el Penacho de Moctezuma

López Obrador pidió a la doctora Beatriz Gutiérrez insistir al presidente de Austria sobre el préstamo del Penacho de Moctezuma, para ser exhibido en México en el marco del Bicentenario de la Independencia.
Twitter @lopezobrador_
12 de octubre, 2020
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador encomendó a la doctora Beatriz Gutiérrez Müller la “misión casi imposible” de que consiga que el Penacho de Moctezuma vuelva a México desde Austria.

“Le recomendé que insistiera en el Penacho de Moctezuma, aunque se trata de una misión casi imposible, dado que se lo han apropiado por completo”, informó el presidente a través de redes sociales.

Te puede interesar: Beatriz Gutiérrez Müller se reúne con el Papa Francisco; le entrega una carta de AMLO

La escritora Beatriz Gutiérrez se reunió con el presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, con el objetivo obtener piezas históricas y arqueológicas de México para ser exhibidas durante la conmemoración del Bicentenario de la Independencia.

Durante su gira por Europa, la esposa del presidente se ha reunido también con el papa Francisco; con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, y con la primera dama de Francia, Brigitte Macron.

La disputa por el penacho

El Penacho del México Antiguo, conocido como Penacho de Moctezuma, es una pieza mexicana única que se encuentra en la colección permanente del Museo de Etnología en Viena.

 El espectacular objeto de plumas de quetzal y de otras aves, adornado con numerosos ornamentos de oro, en un primer momento fue registrado como un “sombrero morisco” en el inventario de 1596 de la famosa colección de Ambras, una de las mayores cámaras de arte y maravillas de su tiempo, propiedad del archiduque Fernando II de Tirol.

En el México posrevolucionario, lo que se consideró que fue el “penacho de Moctezuma”, de adoptó como un símbolo indigenista de la identidad del nuevo México con el imperio azteca.

Lee más: Beatriz Gutiérrez está de gira en Francia; va en mi representación, dice AMLO

Después de una restauración realizada por expertos del INAH entre 2010 y 2012, en el marco de un proyecto de cooperación entre México y Austria, especialistas de ambos países coincidieron en que el frágil estado del penacho no permite que sea trasladado, hasta que exista una tecnología que pueda impedir cualquier vibración.

El Penacho del México Antiguo se exhibe como pieza central de la Sala de Mesoamérica en este museo de Europa, en donde también se pueden admirar varios ejemplos de arte plumario originario de México, incluyendo el Escudo de Ahuízotl, que consiste en un escudo de plumas, así como piezas prehispánicas, cuadros de las castas coloniales y algunos ejemplos de la colección de huipiles de la región.

En abril de 2017, el gobierno mexicano informó que se dio el primer paso para que Austria prestara temporalmente a México el penacho, con un convenio de intercambio cultural para permitir su exhibición en el país.

Luego de eso, Austria y México debían suscribir un acuerdo marco en el que se detallaran cuestiones de respeto a la propiedad y garantías internacionales.

Sin embargo, esto no ocurrió. Austria denegó el envío de la pieza, junto con otras que habían sido solicitadas, argumentando que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no garantizó “la inmunidad de embargo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Por primera vez desde 1912, dos atletas comparten medalla de oro en unos Olímpicos

Una increíble final olímpica de salto de altura terminó con Mutaz Essa Barshim de Qatar y Gianmarco Tamberi de Italia obteniendo medallas de oro.
Reuters
1 de agosto, 2021
Comparte

No pasaba desde hacía más de un siglo.

Una increíble final olímpica de salto de altura en Tokyo 2020 terminó con Mutaz Essa Barshim de Qatar y Gianmarco Tamberi de Italia obteniendo medallas de oro.

Después de una competencia agotadora de dos horas, ambos quedaron empatados. Pero en un momento de nobleza competitiva, acordaron compartir el título, lo que provocó grandes celebraciones.

Tanto Barshim, de 30 años, como Tamberi, de 29, finalizaron con saltos de 2,37 metros y no tuvieron intentos fallidos hasta que quisieron superar los 2,39.

Después de tres fracasos cada uno a esa altura, un oficial olímpico primero les ofreció un desempate para decidir el ganador.

Mutaz Barshim y Gianmarco Tamberi

EPA
Mutaz Barshim y Gianmarco Tamberi en el momento de la victoria.

“¿Podemos tener dos oros?”, preguntó Barshim.

El oficial asintió y los dos atletas se dieron la mano y gritaron de alegría.

“Lo miro, él me mira y lo sabemos. Simplemente nos miramos y sabemos, eso es todo”, dijo Barshim.

“Es uno de mis mejores amigos, no solo en la pista, sino fuera de la pista. Trabajamos juntos. Este es un sueño hecho realidad. Es el verdadero espíritu, el espíritu deportista, y estamos aquí transmitiendo este mensaje”, añadió.

Histórico

Ambos hicieron historia: fue el primer podio olímpico conjunto en atletismo desde 1912.

Maksim Nedasekau de Bielorrusia se llevó el bronce, también saltó a 2,37 metros, pero tuvo más intentos fallidos en toda la competición.

Tamberi y Barshim se abrazaron antes de empezar a correr para celebrar con sus entrenadores y compañeros de equipo, flameando sus respectivas banderas.

Mutaz Barshim y Gianmarco Tamberi

Getty Images
Mutaz Essa Barshim le preguntó al oficial olímpico si podían tener dos medallas de oro quien respondió asintiendo con la cabeza y diciendo: “Si puede acceder a compartirla”.

Barshim puede agregar la medalla de oro a sus consecutivos títulos mundiales y es el ganador de la segunda medalla de oro olímpica de Qatar, después de que el levantador de pesas Fares Elbakh ganó la primera el sábado en la categoría masculina de 96 kg.

Tamberi todavía estaba celebrando en la pista cuando su compatriota Lamont Marcell Jacobs corrió a sus brazos, tras su sorpresiva victoria en la final masculina de los 100 metros.

Gianmarco Tamberi se abraza con Lamont Marcell Jacobs

EPA
Gianmarco Tamberi se abraza con Lamont Marcell Jacobs, quien ahora es el hombre más veloz del mundo.

Tamberi y Barshim tuvieron que superar graves lesiones en sus carreras, pero este último dice que los sacrificios valieron la pena.

“Es asombroso. Este es un sueño del que no quiero despertar”, dijo.

“He pasado por mucho. Fueron cinco años que he estado esperando, con lesiones y muchos contratiempos. Pero hoy estamos aquí compartiendo este momento y todos los sacrificios. Realmente vale la pena ahora, en este momento”, analizó.

Tamberi tuvo que tomarse un tiempo para recuperarse de una lesión que amenazó su carrera y que lo eliminó de Río 2016.

“Después de mis lesiones, solo quería volver, pero ahora tengo este oro, es increíble. Soñé con esto tantas veces”, dijo el italiano.

“Me dijeron en 2016, justo antes de Río, que existía el riesgo de que no pudiera competir más. Ha sido un largo viaje”, añadió.

Tamberi en uno de los saltos.

EPA
#BBCMundoenTokio

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=48AJvj6BYwA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.