Rector de la BUAP acusa persecución y amenazas del gobierno de Puebla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Rector de la BUAP acusa persecución del gobierno de Puebla, dice que atentan contra la autonomía

El rector Alfonso Esparza Ortiz es investigado como presunto responsable de delitos que dañaron el patrimonio de la BUAP.
Cuartoscuro
30 de octubre, 2020
Comparte

El Consejo Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) acusó al gobierno de estatal de emprender una persecución política contra el rector, Alfonso Esparza Ortiz, y exigió frenar los “embates y mentiras” que buscan descalificar el trabajo que realiza la institución.

En sesión del Consejo Universitario, el rector señaló que no se dejará amedrentar por las amenazas y presiones del gobierno de Miguel Barbosa y que se mantendrá al frente de la BUAP.

Esparza Ortiz retó al gobierno a presentar las pruebas que dicen tener en su contra sobre supuestos actos de deshonestidad en el manejo de los recursos.

“De lo contrario, exijo que dejen de amenazarnos y presionarnos, exijo que nos dejen trabajar en paz, como siempre lo hemos hecho, en beneficio de las y los poblanos”, señaló.

Recientemente, el gobierno de Puebla informó que el rector Esparza Ortiz está siendo investigado por la Auditoría Superior del Estado por presuntas operaciones irregulares y tráfico de influencias.

Desde hace meses, el mandatario estatal Miguel Barbosa ha criticado el trabajo del rector y lo ha calificado como un adversario de su gobierno. En mayo pasado Barbosa lo acusó de “financiar guerras sucias” en contra de su administración y un mes después anunció que la Auditoría Superior de Puebla revisaría el manejo de recursos en la institución.

El rector dijo frente al Consejo Universitario que “desde el inicio de la actual administración estatal, la Universidad ha enfrentado una de las mayores persecuciones políticas de su historia, la cual ha atentado contra la autonomía, la libertad de cátedra e incluso contra la seguridad y libertad de quienes la integran”.

Refirió que con los ataques, el gobierno de Puebla busca desestabilizar a la Universidad y controlarla.

“Como rector he sido objeto de amenazas y de diversas denuncias sin fundamento, contra mi persona y contra mi familia; todo como resultado de mi postura de no renunciar a mi cargo, y de evitar que el gobierno estatal tome el control de esta casa de estudios (…) No nos vamos a amedrentar, porque no tenemos nada que esconder y porque estamos seguros de que la justicia siempre va a triunfar, aún en un estado en el que persiste la amenaza del totalitarismo y del régimen dictatorial”, declaró.

La postura del rector Alfonso Esparza Ortiz fue apoyada por las y los académicos del Consejo Universitario, quienes aprobaron emitir un posicionamiento en conjunto ante la persecución política.

Algunos de los miembros incluso plantearon la posibilidad de que la BUAP emprenda acciones jurídicas y recurra a instancias federales para contestar las acciones “arbitrarias” del gobierno de Barbosa.

Gobierno estatal contesta y niega persecución

Luego de conocer las acusaciones de la BUAP, el gobierno de Puebla emitió un comunicado en el que niega que haya hostigamiento o persecución hacia alguna persona y asegura respetar la autonomía de la institución.

Sin embargo, aclara, que dicha autonomía, “no significa aislamiento, ni actuar al margen del ordenamiento jurídico; al contrario, establece vínculos y compromisos por el bien común de toda la sociedad”.

En otro punto señala que el rector “no personifica la autonomía universitaria de la BUAP”, sino que es un servidor público que tiene que cumplir con las funciones y obligaciones que establecen las leyes.

“Ningún servidor público puede ampararse en la autonomía universitaria para no cumplir con la ley”, se lee.

Con relación al caso llevado por la Auditoría Superior del Estado, el gobierno detalla que el rector es investigado “como presunto responsable de delitos que dañaron el patrimonio de la BUAP”.

“Dichas investigaciones deberán desarrollarse de acuerdo al debido proceso para deslindar responsabilidades”, acotan.

Para finalizar, el gobierno de Barbosa pide que se deje de utilizar la autonomía universitaria para confundir a la comunidad de la BUAP y a la sociedad en general, así como para intentar de evadir la rendición de cuentas y la aplicación de la ley.

En su conferencia matutina de este viernes, el gobernador Miguel Barbosa retomó el tema y dijo que el concepto de “autonomía” debe servir solo para garantizar la libertad de cátedra, fortalecer el nivel académico y alcanzar la excelencia, y “no para que se escuden y defiendan quienes se benefician del patrimonio de la universidad”.

Sobre el exhorto del rector para que presenten las pruebas que tienen en su contra, Barbosa señaló que sí las hay y que están en la Fiscalía General del Estado.

Agregó que las presuntas afectaciones al patrimonio de la BUAP por las que lo acusan ascienden a más de mil millones de pesos.

Según Barbosa, en administraciones anteriores imperaba la impunidad y “había un grupo de millonarios que se generaban desde el manejo administrativo de la Universidad Autónoma de Puebla”.

El mandatario comentó que incluso quienes rodeaban a cada rector se volvían también millonarios, “porque hicieron de la universidad un lugar en donde se creaban círculos de beneficios para estos grupos”.

Relató que los gobernadores en turno hacían “negocios y estafas maestras” con los directivos universitarios. “De esto existen pruebas que pocos se han atrevido a decir”, añadió.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Fracasamos": qué pasó con el polémico plan de Suecia contra COVID-19

Suecia ha recibido críticas por su política para manejar la pandemia, menos estricta que la de otros países europeos.
17 de diciembre, 2020
Comparte

“Creo que hemos fracasado. Tenemos un gran número de muertos y es terrible”.

Así definió el rey de Suecia, Carlos Gustavo, el año 2020, marcado por la polémica estrategia del país contra la covid-19.

Suecia ha recibido críticas por su gestión de la pandemia, en la que nunca impuso el confinamiento total que se vio en otros países europeos, y basada, más que en normas de obligado cumplimiento, en recomendaciones a la población.

Ha habido casi 350,000 casos de coronavirus confirmados y más de 7,800 muertos en Suecia.

“El pueblo de Suecia ha sufrido tremendamente en condiciones difíciles. Uno piensa en todos los miembros de las familias que no han podido despedirse de sus familiares enfermos. Creo que es una experiencia dura y traumática no poder dar una cálida despedida”, dijo en el programa anual de televisión en el que revisa el año que termina.

Cuando le preguntaron si tenía miedo de resultar infectado con el virus, el rey, que tiene 74 años, respondió: “Últimamente, se ha hecho más evidente, se ha ido acercando más y más. Eso no es lo que uno quiere”.

En lugar de basarse en reglas y sanciones, Suecia apela a la responsabilidad de los ciudadanos y el deber cívico, y las autoridades se limitan a emitir recomendaciones. No hay castigo para quienes hacen caso omiso de ellas.

El gobierno sueco nunca ha impuesto un confinamiento total ni el uso obligatorio de la mascarilla, y bares y restaurantes han permanecido abiertos.

Sin embargo, hace pocos días se solicitó a escuelas en Estocolmo, la capital, que pasen lo antes posible a enseñar a distancia a sus estudiantes de entre 13 y 15 años por primera vez. La medida se anunció en respuesta al aumento de los contagios.

Una semana antes se había decidido la educación a distancia para los mayores de 16 en todo el país.

Y el lunes, llegaron nuevas recomendaciones a nivel nacional sobre distancia social para el periodo navideño que sustituyen a las que habían emitido las autoridades regionales.

El consejo para los suecos es que no se reúnan más de ocho personas, hacerlo al aire libre cuando sea posible y evitar viajar en tren o autobús.

Se mantiene en vigor la prohibición de encuentros públicos de más de ocho personas, lo que afecta a eventos como conciertos, competiciones deportivas y manifestaciones.

La polémica de las medidas “voluntarias”

El epidemiólogo jefe del Estado sueco, Anders Tegnell, dijo en noviembre que la estrategia que seguía el país combinaba medidas legales y acciones voluntarias.

Le dijo a la BBC: “Creemos que es realmente la mejor” en el contexto sueco.

De acuerdo con un informe oficial publicado esta semana, la estrategia nacional fracasó en la protección de los mayores en residencias, algo por lo que el gobierno ha aceptado su responsabilidad.

Más del 90% de las muertes relacionadas con la covid se han producido entre mayores de 70 años y casi la mitad en residencias de mayores y dependientes, afirma el gobierno.

Una mujer recoge muestras de test de la covid-19 en la ciudad sueca de Malmo.

Reuters
La estrategia sueca se ha basado más en la colaboración ciudadana que en normas de obligado cumplimiento.

Tegnell dijo que el organismo que dirige, la Agencia Sueca de Salud Pública, no es responsable de dirigir este tipo de centros y que todos los interesados deben ayudar a mejorar la situación para asegurarse de que los ancianos no se contagien.

Para Tegnell, Suecia ha mejorado en la protección de los mayores, y dijo que ningún país ha tenido un éxito total en esta tarea.

El epidemiólogo sueco recordó en una entrevista en Sverige Radio el miércoles que incluso Alemania estaba siendo ahora duramente golpeada.

Suecia ha sido también señalada por ser uno de los países con un mayor número de casos per cápita y acumula más muertos que todo el resto de estados nórdicos sumados.

Esto ha provocado críticas de vecinos como Noruega, Dinamarca y Finlandia, que se quejan de que la laxa política sueca está poniendo en riesgo la efectividad de sus propias medidas.

El martes, el primer ministro sueco, Stefan Lofven, dijo que tenía la sensación de que muchos expertos habían subestimado la segunda ola.

“Creo que muchos en la profesión no vieron venir semejante ola”, dijo al diario Aftonbladet.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.