CNDH e INM se acusan de mentir sobre COVID en estaciones migratorias
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

CNDH y el INM se acusan de mentir sobre COVID en estaciones migratorias, pero ninguna muestra pruebas

Organizaciones señalan que “el verdadero tema de fondo” es la desprotección de las personas migrantes recluidas en centros de detención en plena pandemia.
Cuartoscuro
29 de octubre, 2020
Comparte

El Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) continúan con una “guerra de comunicados” en la que se acusan mutuamente de no decir la verdad sobre los posibles casos de COVID-19 en los centros de detención migratorios, aunque ninguna de las partes muestra públicamente las evidencias con las que se determinarían si hay o no casos confirmados.

El último episodio de este enfrentamiento ocurrió ayer miércoles con un nuevo comunicado de la CNDH.

Lee: Pese a contagios, no se hacen pruebas COVID a migrantes, denuncian OSC; “cumplimos con medidas”, dice el INM

En el texto, la Comisión básicamente se limita a sostener todo lo señalado el pasado viernes 22 de octubre. Ese día reveló que 19 personas migrantes detenidas en el centro de detención de Tapachula, en Chiapas, habían dado positivo a COVID-19, siendo éstas trasladadas a la estancia provisional ‘El Hueyate’, donde sus visitadores reportaron además que encontraron pésimas condiciones de higiene y a personas migrantes contagiadas conviviendo con el resto de población.

Esta versión fue rechazada por el INM el pasado martes, cuando aseguró en otro comunicado que esos casos sospechosos detectados habían resultado “negativos”, de acuerdo con la Secretaría de Salud de Chiapas.

Sin embargo, ayer, la CNDH defendió “el trabajo serio y responsable” de sus visitadores adjuntos, y advirtió al INM que cuenta “con todo el respaldo documental” sobre los hallazgos revelados en sus visitas a los centros de detención en Chiapas, entre ellos los 19 casos positivos confirmados.

“Cada uno de los planteamientos expresados a través de la solicitud de medidas cautelares (al INM) cuenta con su debido respaldo documental, mismo que puede evidenciar las inconsistencias o desinformación provocada por comunicados como el emitido por el citado Instituto”, argumentó la CNDH, que además instó a Migración “a conducirse con apego a la verdad en la emisión de comunicados” para garantizar “el derecho de la ciudadanía a la información veraz”.

Ante estas versiones contradictorias -la CNDH sostiene los 19 casos confirmados y el INM los niega-, Animal Político buscó a todas las partes involucradas, incluyendo a la Secretaría de Salud de Chiapas, para que hicieran públicas ante la ciudadanía las evidencias que confirmarían sus dichos.

Sin embargo, ninguna accedió a hacerlas públicas, remitiendo en el caso de la CNDH a que se haga una solicitud de transparencia mediante el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), mientras que el INM no ofreció respuesta al cierre de esta nota.

Por su parte, la Secretaría de Salud chiapaneca remitió a la respuesta dada a este medio el pasado martes, cuando corroboró la versión del INM de que los casos sospechosos en la estación migratoria de Tapachula resultaron negativos.

La Secretaría de Salud aseguró a este medio que esos resultados negativos fueron confirmados mediante pruebas PCR, que son las que se utilizan a nivel internacional para confirmar o desechar casos COVID mediante una muestra de las mucosas que es analizada posteriormente en laboratorio clínico.

Sin embargo, el INM no hizo mención a esas pruebas PCR en su comunicado del martes. Lo que señaló fue que ninguno de los casos sospechosos presentaba “criterios clínicos con la definición operacional de COVID-19”. Es decir, que tras una exploración física de las personas migrantes sospechosas de portar el virus, los doctores no encontraron síntomas aparentes de COVID, como tos, fiebre, dolor de cabeza, acompañados de al menos un síntoma de escalofríos, dolor torácico, mialgias, conjuntivitis, o rinorrea, entre otros.

La desprotección, el tema de fondo

En cualquier caso, más allá del intercambio de comunicados entre CNDH y el INM, Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), recalcó en entrevista que “el verdadero tema de fondo” en este asunto es la desprotección de las personas migrantes recluidas en centros de detención en plena pandemia, con los riesgos que ello implica.

Sobre esto, el IMUMI, junto a otras organizaciones como Sin Fronteras, Asylum Access, o la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, entre otras, publicaron el pasado 15 de octubre un informe en el que revelaron, entre otros puntos, que en las estaciones migratorias no se hacen regularmente pruebas COVID, además de que persisten malas condiciones de higiene y de hacinamiento, situación que el INM también rechazó ese día en un comunicado en el que aseguró que sí realiza acciones para la “limpieza de manos, sana distancia y uso de cubrebocas y tapete para higienizar los zapatos”.

Además, Gretchen Kuhner señaló que, a pesar de que por una suspensión judicial se ordenó al INM que libere de sus estaciones migratorias a todas las personas migrantes que sean especialmente vulnerables ante la pandemia -mujeres embarazadas, adultos mayores, menores, etcétera-, el Instituto no están cumpliendo con este mandato.

“Están violando la suspensión judicial que requiere que las personas vulnerables sean puestas en libertad para ser derivadas a centros de salud”, apuntó Kuhner.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Regeneron: qué se sabe del tratamiento experimental que le dieron a Donald Trump contra el COVID

Un tratamiento experimental que es considerado prometedor está siendo administrado a Donald Trump para superar el coronavirus.
3 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump inició su combate contra el coronavirus con un coctel experimental basado en anticuerpos monoclonales.

Una dosis de ocho gramos de esta medicación fue administrada al presidente estadounidense, de 74 años, este viernes.

Fue internado en un hospital militar menos de 24 horas después de que se confirmara su contagio de covid-19.

La inyección es parte de un tratamiento desarrollado por la compañía biotecnológica Regeneron y fue brindada al mandatario “sin generar ningún incidente preocupante“, de acuerdo al comunicado del médico presidencial, Sean P. Conley.

El uso de anticuerpos monoclonales es considerado uno de los tratamientos más prometedores para combatir la covid-19, y Regeneron es una de las empresas pioneras en probarlos.

De acuerdo a especialistas, tienen la capacidad de utilizarse como un medicamento profiláctico de acción rápida en personas expuestas al virus.

Anteriormente, Anthony Fauci, el experto en enfermedades virales más reconocido de EE.UU. y líder del equipo de la Casa Blanca para combatir la pandemia, se había referido a este tratamiento como un posible “puente hacia una vacuna”.

En un siguiente reporte, ya en la noche del viernes, se informó que el mandatario también recibió una primera dosis del fármaco antiviral remdesivir, que antes se usó para combatir la hepatitis C y el ébola.

La medicación de Trump

Además de la medicación de anticuerpos, Trump empezó su proceso de recuperación tomando zinc, vitamina D, famotidina, melatonina y una aspirina diaria, informó la Casa Blanca.

Trump en la caravan presidencial

EPA
Trump se encuentra en las afueras de Washington DC.

El comunicado señala que el presidente sufre de fatiga, pero que se encuentra de buen ánimo.

Antes de ser internado se conoció que presentaba “síntomas leves” de la enfermedad y que su traslado al hospital militar Walter Reed fue decidido como “una medida de precaución”.

Ese centro de salud, en las afueras de Washington DC., es uno de los más grandes y prestigiosos de Estados Unidos.

Además es la instalación médica a la que suelen acudir los presidentes estadounidenses para sus revisiones anuales.

El reporte del médico presidencial añade que la primera dama, Melania Trump, se sentía bien y solo presentaba dolores de cabeza y una leve tos.

Trump

EPA
Trump fue trasladado a un centro médico como una medida de precaución.

El resto de la familia, incluyendo el hijo menor, Barron, quien vive en la Casa Blanca, dio negativo en sus pruebas de covid-19.

Regeneron

El coctel de anticuerpos administrado a Trump ayuda a reducir los efectos de virus y puede acelerar la recuperación, señala la compañía Regeneron.

Si bien no existen tratamientos aprobados por la Organización Mundial de Salud para la covid-19, el protocolo sanitario brindado a Trump es uno de los candidatos más prometedores, de acuerdo a lo que señalan médicos estadounidenses.

Regeneron destaca que los resultados iniciales sugieren que se puede reducir el nivel de efectos del virus en el cuerpo y posiblemente acortar las estadías en el hospital cuando se administra al inicio de la infección.

Trump en el helicóptero presidencial

EPA
El reporte médico de Trump señala que siente fatiga pero que conserva el buen ánimo.

En un comunicado emitido el viernes, el director ejecutivo de la empresa, Leonard S. Schleifer, señaló que el personal médico de Trump contactó con la compañía para pedir permiso para usar el medicamento.

Su uso fue autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

“Confirmamos que, como anunció el secretario de prensa de la Casa Blanca, Regeneron proporcionó una dosis única de 8 gramos de REGNCOV2, un cóctel de dos anticuerpos monoclonales, para uso del presidente Trump”, señala un comunicado publicado por la empresa.

El documento explica que REGN-COV2 es una terapia experimental para covid-19 cuyos resultados iniciales muestran que puede producir una mejora en los síntomas de una persona infectada.

Regeneron señala que su tratamiento fue diseñado “de manera específica” para frenar los efectos del coronavirus.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Un anticuerpo monoclonal, también conocido como mAB, es un tipo de fármaco que puede utilizarse tanto para prevenir una infección como para tratarla una vez que la enfermedad se desarrolló.

Cuando el organismo detecta la presencia de un antígeno como el coronavirus, el sistema inmune produce unas proteínas destinadas a neutralizar al virus con el objetivo de evitar que penetre en nuestras células y se reproduzca.

Los anticuerpos monoclonales son copias sintéticas creadas en laboratorio a partir de un clon de un anticuerpo específico hallado en la sangre de una persona recuperada.

Eso significa que los mAb imitan a los anticuerpos que nuestro organismo produce de forma natural.

Laboratorio

Getty Images
Los mAbs se han utilizado con éxito para tratar otras enfermedades como el cáncer.

“A diferencia de una vacuna, que introduce una proteína o material genético en nuestro organismo para estimular al sistema inmune (para que genere anticuerpos), estos son anticuerpos que se suministran para brindarle protección“, explicó en agosto a BBC Mundo Jens Lundgren, médico especializado en enfermedades infecciosas de la Universidad de Copenhague y del hospital Rigshospitalet de Dinamarca.

Este tipo de terapia es desarrollada desde la década del 70 y se aplicó con una serie de enfermedades como el sida y diferentes tipos de cáncer.

Dese el inicio de la pandemia, laboratorios como AstraZeneca, Regeneron, VirBiotechnology, Eli Lilly y Adimab, entre otros, investigan el uso de anticuerpos monoclonales que resulten efectivos contra el coronavirus, y sus resultados se declararon promisorios.

Su uso es considerado por especialistas como más eficiente que un trasplante de plasma porque se trata de una selección de proteínas específicas para neutralizar o frenar un virus.

Sin embargo, uno de los principales problemas de esta terapia es su elevado costo.

Esta clase de tratamientos médicos se encuentran entre los más caros del mundo. El precio promedio de un tratamiento con mAb en EE.UU. oscila entre US$15.000 y US$200.000 al año.

Remdesivir

Desde mediados de este año el remdesivir fue señalado como uno de los pocos medicamentos que demostró ser eficaz en la lucha contra el coronavirus.

Sin embargo también fue cuestionado por los altos costos que implica un tratamiento con ese antiviral.

En abril, cuando la cifra de contagios comenzó a elevarse en Estados Unidos, el país autorizó a los centros de salud el uso del remdesivir con los afectador por el coronavirus.

Su uso durante esta pandemia también fue aprobado en Reino Unido y Corea del Sur, entre otros.

Actúa atacando una enzima que el virus necesita para replicarse dentro de nuestras células y puede reducir el período de recuperación de la infección.

Un tratamiento con remdesivir en EE.UU. puede valer US$3.200 y consta de unas seis pastillas en promedio.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.