Fondo de Salud para el Bienestar: ¿Cómo se gastarán ahora los 33 mil mdp?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Fondo de Salud para el Bienestar: ¿Cómo se gastarán ahora los 33 mil mdp?

Aunque los legisladores de Morena aseguran que esto se invertirá en atender la pandemia de COVID-19, en específico en la compra de vacunas, la oposición advierte que en la reforma a la Ley de Salud esto no quedó especificado.
Cuartoscuro Archivo
29 de octubre, 2020
Comparte

Morena, PT, PVEM y PES usaron su mayoría en la Cámara de Diputados para aprobar la reforma al artículo 77 de la Ley General de Salud, que le permitirá al gobierno federal llevarse 33 mil millones de pesos del Fondo de Salud para el Bienestar, antes de Gastos Catastróficos, al flujo de la Tesorería, presuntamente para pagar la vacuna de COVID. También usaron esa mayoría para no admitir un solo candado que asegure que tales recursos de verdad se gastarán en eso.

Los legisladores del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano propusieron varios cambios y agregados, conocidos como reservas, antes de aprobar en lo general y en lo particular la iniciativa, pero el bando contrario, Morena y sus aliados, desecharon la discusión en el pleno de cualquier propuesta, hasta la de una de sus propias compañeras, la de la diputada Laura Imelda Pérez Segura, que pedía modificar la redacción de la iniciativa para no dejar el estimado de recursos solo con base en el periodo fiscal 2020.

Entérate: El derecho a la salud en México y los recursos en el sector ante el COVID-19

Si bien en la parte de la exposición de motivos, la iniciativa de reforma presentada por el diputado morenista Iván Pérez Negrón señala que los recursos que se tomen del fondo se usarán para la atención de la pandemia de COVID-19, “lo que incluye la obtención de la vacuna en dosis suficientes, una vez que el mundo pueda contar con ella”, en los párrafos que se modifican y adicionan al artículo 77 de la Ley General de Salud y en los transitorios esto no queda especificado.

No hay un solo renglón donde se diga tal cual que el dinero se usará para atender la pandemia de COVID, mucho menos para la compra de las vacunas. En cuanto a la bolsa donde irán a parar estos recursos, solo se precisa que cuando este fondo acumule recursos en un monto superior a dos veces la suma aprobada en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2020, el remante (lo que sobra) podrá destinarse a fortalecer acciones en material de salud a través del reintegro de recursos correspondiente a la Tesorería de la Federación o mediante el Fondo de Salud para el Bienestar.

Pérez Negrón y sus compañeros de partido justificaron que en el Fondo de Salud había acumulados muchos más recursos (más de 97 mil millones de pesos) de los que se gastan cada año, alrededor de 14 mil millones de pesos.

El resultado de todo ese proceso (la forma en cómo se usa o no los recursos del fondo), dice la exposición de motivos de la iniciativa de reforma, “es la acumulación de una muy importante cantidad de recursos públicos destinados a la atención de la salud de los mexicanos que ni se erogan para cubrir enfermedades que provocan gastos catastróficos, ni se utilizan para ampliar la infraestructura, ni para una mayor cobertura de medicamentos y, ahora, tampoco para la atención de la pandemia de la enfermedad COVID-19”.

Los recursos acumulados que se mantengan en esa bolsa específica, asegura la iniciativa, seguirán garantizando la atención de enfermedades que provocan gastos catastróficos (como en el caso del cáncer) y la atención de necesidades de infraestructura, el abasto y distribución de medicamentos y otros insumos, así como el acceso a exámenes clínicos.

También se agrega un artículo segundo transitorio en el que se precisa que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) instruirá a la institución fiduciaria para que a más tardar el 1 de abril de 2021 concentre en la Tesorería la cantidad de hasta 33 mil millones de pesos del patrimonio del fideicomiso que nutre de recursos a este fondo.

Mayoría se impone para no poner candados

Una tras otra, las peticiones de modificación y candados de la oposición para especificar en qué y cómo se gastarán los recursos fueron rechazadas por la mayoría de la Cámara de Diputados. Lo aprobado, aprobado estaba, aunque fuera entre gritos y señalamientos.

Pasados unos minutos del medio día de este miércoles 28 de octubre, los diputados morenistas y sus aliados ya habían aprobado en lo general la iniciativa para reformar el mencionado artículo, ante los señalamientos de fraude de la oposición, que intentó, como lo hiciera un día antes, que no se reuniera el quórum suficiente en la votación.

El martes 27 por la tarde, después de un largo debate en el que se presentaron posturas a favor y en contra de la iniciativa, la presidenta de la mesa directiva, la priista Dulce María Sauri Riancho, pidió abrir el tablero electrónico para la votación.

Concluido el tiempo para que los diputados votaran, Sauri Riancho declaró que no había el quórum suficiente, ante los reclamos de los legisladores de Morena, que acusaron a panistas y priistas de estar presentes en el salón de sesiones, pero no ejercer su voto. Ante los gritos y sin que los números cuadraran, la presidenta de la mesa directiva primero declaró un receso de 15 minutos y después levantó la sesión, para reanudarla hasta el día siguiente. El miércoles 28, los partidos de oposición intentaron la misma estrategia.

A las 11: 57 de la mañana, Dulce María Sauri Riancho instruyó la apertura del sistema electrónico. Minutos después la legisladora solicitó a los diputados que ya hubieran emitido su voto abandonar el salón, para no rebasar el número de 129 diputados que debe haber en el pleno por  las restricciones sanitarias de la epidemia de COVID.

El diputado morenista Rubén Cayetano García le solicitó entonces a la presidenta de la mesa que más bien le pidiera a los diputados de oposición, entre ellos los del PAN y los de su propio partido el PRI, que emitieran su voto, puesto que, dijo, estaban presentes en el salón pero sin votar.

Sauri hizo caso omiso de la petición de Cayetano García y le solicitó a la secretaria de la mesa directiva, la morenista Guadalupe Díaz, ordenar el cierre electrónico del sistema de votación. Pero la secretaria no atendió la petición de inmediato. La priista tuvo que volver a hacer la solicitud y pedirle que la acatara.

Al cierre del sistema, la secretaria informó que se habían emitido 242 votos a favor, 7 en contra y 5 abstenciones. La iniciativa quedaba aprobada en lo general. Ante esto, la priista Claudia Pastor pidió la palabra para reclamar que la secretaria “en un absoluto fraude se tardó en ejecutar la orden del cierre del sistema”. La voz de la legisladora apenas pudo escucharse entre los gritos de los legisladores de Morena, que salieron en defensa de su compañera y del procedimiento.

La presidenta de la mesa directiva tuvo que decretar un receso en tanto se reestablecía “el clima de diálogo y concordia”.

A las 12:32 se reanudó la sesión y los diputados de oposición presentaron más de 20 reservas para adicionarle o modificarle aspectos a la iniciativa, pero los legisladores de Morena y sus aliados rechazaron incluso discutir las propuestas en el pleno.

Las propuestas de cambios o adiciones solicitaban, sobre todo, ponerle candados a la reforma para que los 33 mil millones de pesos se etiquetaran en específico para la vacuna de COVID-19 y para que el dinero no se integrara a la Tesorería sino que se quedara ya etiquetado en el fondo.

Otras reservas pedían, como en el caso de la de la priista Mariana Rodríguez Mier y Terán que las reservas del fondo, lo que quedará ahí, se duplicará cada año. Esa propuesta tampoco se admitió ni siquiera para discusión.

Por Movimiento Ciudadano, el diputado Itzcóatl Tonatih Bravo Padilla aseguro que estaban de acuerdo en que los recursos se etiqueten para COVID y se usen para ese propósito, pero sin transferirlos a la Tesorería, sino que se utilicen desde el mismo fondo. “No tiene sentido sacar el dinero de ahí, usémoslo desde el fondo y solo este año”. Su propuesta también se desechó.

Frente a las negativas de poner estos candados, los diputados de oposición acusaron a los morenistas y sus aliados de pretender usar el dinero para otros fines.

“Esos 33 mil millones no se van a atender necesidades de salud sino al gasto corriente de su gobierno y eso es una traición. Qué triste que le den la espalda a los enfermos de cáncer, de VIH-Sida y de otros padecimientos graves”, señaló la diputada María Alemán Ruíz, del PRI.

Si garantizan, agregó la legisladora, que eso va a la vacuna, “tienen los votos del PRI. Pero no lo hacen. Háganlo. Discutamos. Perdón si no creemos ya en sus palabras, pero cuando tomaron dinero de ahí para el Insabi se comprometieron a informar trimestralmente y no lo vemos”.

La panista Cecilia Asunción Patrón Laviada señaló que la realidad es que el gobierno federal tiene un boquete de 33 mil millones de pesos en la Ley de Ingresos. “No les salen las cuentas. Quieren abrir la puerta para transferir recursos a la Tesorería y convertir el dinero de la salud en gasto corriente”.

A las 4 de la tarde, con 249 votos a favor, 108 en contra y 6 abstenciones se aprobó en lo general y en lo particular el proyecto de decreto que adiciona un párrafo segundo al artículo 77 Bis 17 y modifica el párrafo segundo del artículo 77 Bis 29 de la Ley General de Salud.

El proyecto de decreto pasa al Senado para su análisis y votación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Miami: "edificio que colapsó se estaba hundiendo hacía décadas, pero eso solo no explica el derrumbe"

Según explica a BBC Mundo Shimon Wdowinski, el edificio fue el único lugar en el lado este de la isla que hace de barrera frente a la costa de Florida donde se detectó un hundimiento de la tierra entre 1993 y 1999.
26 de junio, 2021
Comparte

Miami se debate entre el desconcierto, el dolor y la incredulidad.

El Champlain Towers South, un edificio de 100 apartamentos junto a la playa, colapsó el jueves en la madrugada, lo que ha generado una de las mayores operaciones de rescate y salvamento en la historia reciente del condado de Miami-Dade.

Mientras familiares de más de un centenar de personas aún esperan noticias de los suyos y otros viven el duelo por las pérdidas, muchos también se preguntan cómo se explica que la construcción de 12 plantas se desplomara.

Las autoridades insisten que es muy pronto para determinar las causas y que tomará meses llegar a conclusiones.

La mayoría de los expertos, sin embargo, apunta a una conjunción de factores, que podrían ir desde problemas estructurales en el edificio (que acababa de cumplir 40 años) a posibles socavones hasta construcciones en la zona o factores asociados al cambio climático.

Tras el derrumbe, medios locales se hicieron eco de un estudio realizado en 2020 por la Universidad Internacional de Florida (FIU, por sus siglas en inglés) en el que el geólogo Shimon Wdowinski detectó un hundimiento de hasta 2 milímetros (mm) por año en el área donde se encuentra el Champlain Towers South.

Según explica Wdowinski, el edificio fue el único lugar en la zona donde se detectó este fenómeno entre 1993 y 1999, periodo en que se basó el estudio.

Sin embargo, el experto aclara que esto por sí solo no explica la tragedia de la madrugada del jueves.

En BBC Mundo conversamos con Wdowinski para conocer más sobre su estudio, lo que puede implicar para otras zonas afectadas por hundimientos y para el futuro de Miami.


¿Por qué estudió esta área del edificio que colapsó?

El estudio que hicimos buscaba determinar los niveles de hundimiento como parte de una investigación sobre el impacto y los costos de las inundaciones costeras por el cambio climático.

Estudiamos toda la isla de Miami Beach durante un período de seis años (1993-1999) y lo usamos para detectar movimientos en estas comunidades que sufren el impacto de las inundaciones.

Shimon Wdowinski

FIU
Shimon Wdowinski es experto en geodesia espacial, peligros naturales y aumento del nivel del mar.

Entonces el propósito era ver cuánto impactan los hundimientos, cómo contribuyen a las inundaciones e identificar las áreas donde son más frecuentes.

¿Qué encontraron en particular sobre el Champlain Towers South?

El estudio no se centró en ese edificio en particular, pero el Champlain sobresalió como uno de los lugares que mostraba más hundimiento, de aproximadamente dos milímetros al año.

Esto no es mucho, pero no sabemos qué pasó después de 1999, a qué nivel se siguió hundiendo, si se siguió hundiendo, y cómo esto pudo haber afectado sus cimientos y estructura.

En algunos lugares como la Ciudad de México, el nivel de hundimiento del suelo es mucho mayor que el que ustedes detectaron en esa área. Sin embargo, hay construcciones, desde mansiones coloniales hasta catedrales, que tienen más de tres siglos y siguen en pie. ¿Cómo entonces este hundimiento pueda haber contribuido al derrumbe?

No es tan común que los edificios donde se da una subsidencia se derrumben. De hecho, es muy inusual.

Lo que sugerimos con el estudio es que el movimiento del edificio no comenzó justo antes del colapso.

mexico

Getty Images
Algunos edificios de México se han inclinado por el hundimiento del suelo.

Hubo algunos procesos que afectaron la estructura por un largo período de tiempo. Y tal vez se llegó a un punto en el que la estructura no pudo sostener la carga y colapsó. Pero este es un problema estructural. No son cosas que yo estudio.

Lo que sí sabemos es que el edificio que se desplomó en Miami se estaba hundiendo desde hacía décadas, pero eso solo no explica el derrumbe.

Tras el colapso, y también al conocerse los resultados de su investigación sobre el hundimiento, muchas personas que viven en Miami se preguntan si otros edificios cercanos también podrían estar en peligro.

Mirando el mapa que publicamos en nuestra investigación, hay otros puntos que aparecen como de riesgo de hundimiento, pero no en ese lugar. Ese era un punto muy localizado.

También quiero recordar que con esta investigación estamos hablando de algo que ocurrió hace 20 o 30 años. No contamos con datos para saber qué ha pasado después.

edificio

Getty Images

Sin embargo, yo diría que lo que vimos aquí fue un movimiento muy peculiar en ese edificio que no vimos en otros.

Hablemos un poco de las tecnologías que utilizó, ¿cómo se puede detectar que un edificio se está hundiendo?

Contamos con una tecnología que se llama radar interferométrico de apertura sintética (o InSAR) que se basa en un radar que envía señales desde el espacio que luego se comparan con otras observaciones que el satélite toma desde el mismo lugar en el espacio.

Se envían señales que impactan el suelo, árboles o edificios, cualquier objeto en la superficie y luego algunas de las señales regresan al satélite.

familia

AFP
Decenas de personas todavía esperan noticias de sus familiares.

Así puedes detectar pequeños movimientos del orden de centímetros y milímetros. Es así como se pueden identificar edificios que estén experimentando subsidencia y que en el futuro pueden verse comprometidos.

Pero ¿de qué forma podría verse comprometido por estos pequeños hundimientos? Si volvemos al ejemplo de México, el nivel de hundimiento de la capital es de varios centímetros al año y solo hemos visto caerse edificios así durante los terremotos.

Es sorprendente que Ciudad de México se hunda a ese ritmo y todavía millones de personas vivan allí.

Sus ingenieros están acostumbrados a eso y están construyendo edificios que responden a esas circunstancias. Deben asegurarse de que el edificio no esté construido en bases suficientemente fuertes para que se pueda hundir junto con la superficie.

Sin embargo, pasa que algunas de las líneas del metro se construyeron con una base muy sólida y eso se está volviendo un problema. Tenemos otro estudio que ahora está en revisión sobre el sistema de metro y cómo algunas de las líneas de Ciudad de México están en condiciones muy críticas debido al hundimiento.

De hecho, la línea que colapsó el mes pasado estaba entre unos de los lugares que detectamos como los más peligrosos del sistema del metro de la ciudad. Desafortunadamente, no pudo ser publicado antes de que ocurriera ese accidente.

edificio

AFP

Sin embargo, el artículo donde alertaba sobre el hundimiento del edificio de Surfside sí fue publicado antes de que colapsara. ¿Hubo alguna reacción de las autoridades tras su estudio? ¿Se tomó alguna medida o se hizo otro tipo de investigación para determinar el impacto o el peligro del hundimiento detectado?

La investigación que hicimos trataba sobre el peligro de las inundaciones costeras. Entonces, el enfoque de ese estudio era comprender cuánto contribuía el hundimiento de la tierra a la inundación.

Así fue cómo lo presentamos y cómo lo discutimos en foros científicos.

Es ahora, tras el accidente, que el estudio ha cobrado esa otra dimensión que no fue la que originalmente nos propusimos.

Pero sí creemos que la tecnología que utilizamos podría servir para detectar situaciones similares.

Miami Beach es una de las zonas más afectadas por este problema, según su estudio ¿por qué pasa eso en una isla que esuna de las zonas más caras del sur de Florida?

Miami Beach está construida sobre una isla-barrera que es tierra natural. La parte este de la ciudad, que es una elevación más alta, está construida sobre rocas de piedra caliza.

La parte occidental de la ciudad está construida sobre humedales recuperados. Es decir, cuando la ciudad se expandió, arrasaron con el manglar. Pusieron tierra y construyeron otros barrios allí.

Antes y después del edificio colapsado en Miami Beach.

BBC

Entonces, esta parte de la ciudad no se asienta sobre rocas muy fuertes y es por eso que tenemos cada vez más hundimientos e inundaciones en la parte occidental de la ciudad.

Además, está el hecho de que esa área donde se encuentran Surfside, Miami Beach y otras comunidades están en una elevación muy baja y la piedra caliza es muy porosa.

Eso significa que no podemos usar el modelo de Países Bajos, donde levantan diques, porque el agua puede venir de abajo.

Es necesario diseñar otras estructuras, como barreras, estaciones de bombeo y sistemas de drenaje.

¿Qué podría pasar en los próximos años con el cambio climático, la subida del nivel del mar y la situación de hundimiento en esa zona?

Esa es la razón por la que hicimos el estudio, porque estamos preocupados por la ciudad y otras comunidades en Florida y a lo largo de la costa atlántica.

Ahora enfrentamos lo que llaman la situación intermedia, en la que se prevé que vaya aumentando el nivel del mar al ritmo actual durante los próximos 20 o 30 años.

A largo plazo, depende de la rapidez con que suba el nivel.

Todo depende de cómo la gente responda al llamado para reducir la cantidad de emisiones de carbono.

Tenemos diferentes escenarios sobre cómo impactará el cambio climático y el derretimiento que vendrá de las regiones polares, pero casi todos implican una amenaza muy grande tanto para Miami Beach como para muchas otras comunidades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.