IMSS atendió menos enfermos y bajó vacunación en el primer año de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

IMSS atendió menos enfermos y bajó vacunación y reparto de anticonceptivos en el primer año de AMLO

2019 representó una baja en prácticamente todos los servicios que ofrece el Instituto.
Cuartoscuro Archivo
Por Zedryk Raziel, Manu Ureste, Nayeli Roldán y Arturo Angel
6 de octubre, 2020
Comparte

Esta nota la leyeron antes nuestros suscriptores. Suscríbete a Animal Político y lee contenido antes que nadie.

Durante el primer año de gobierno de López Obrador, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sufrió una asfixia presupuestal que impactó en la atención a los derechohabientes y dejó a la institución debilitada ante el golpe de la pandemia de Covid en 2020.

Según datos oficiales del Seguro Social, 2019 fue el peor de los últimos cuatro en prácticamente todos los servicios que ofrece el Instituto: hubo menos doctores, atendió a menos enfermos, se vacunó a menos personas…

Entre los índices que cayeron están la detección de padecimientos, particularmente la diabetes y la hipertensión; la detección de enfermedades graves, como el cáncer mamario y el cérvico uterino; y las acciones de prevención en los módulos PREVENIMSS.

También se dejaron de aplicar 2.8 millones de vacunas, cayendo la aplicación de dosis contra la influenza, el sarampión y las paperas, entre otros padecimientos.

Además, se hicieron menos trasplantes; se repartieron 2 millones menos de anticonceptivos; y aumentó el número de pacientes que, a pesar de tener una receta, salieron de los centros médicos sin todas sus medicinas hasta alcanzar casi uno de cada cinco pacientes.

En infraestructura hubo retrasos en el gasto en equipamiento médico y en obras de 39 hospitales, lo que originó que cayera el número de camas censables. Y, en cuanto al personal, hubo menos doctores por cada mil derechohabientes, sumado a retrasos en las contrataciones de abogados que, a la par, disparó un 53% el monto que el IMSS pagó en juicios perdidos.

La caída en la atención a los derechohabientes coincide con la parálisis presupuestal que sufrió el IMSS en 2019, una de las peores en los últimos años, de acuerdo con estadísticas oficiales: hasta octubre de ese año se registró un subejercicio de 21 mil millones de pesos que no se habían gastado en medicamentos y material de curación, equipo médico, personal, y obras.

Esta parálisis se produjo mientras en 2019 la Secretaría de Hacienda y el IMSS libraban una disputa por hacerse con el control del presupuesto y la administración del Seguro Social, a raíz de la orden presidencial de centralizar en la Oficialía Mayor de Hacienda las compras y contrataciones de todas las instituciones públicas, incluido el Seguro Social.

La batalla inició desde el primer día del actual gobierno entre los entonces titulares de la Secretaría de Hacienda, Carlos Urzúa, y del IMSS, Germán Martínez, de acuerdo con cientos de oficios internos a los que tuvo acceso Animal Político y con testimonios de exdirectivos del Seguro Social. Del lado de Urzúa, estaba Raquel Buenrostro, responsable del gasto en el gobierno. Y ambas partes se lanzan acusaciones de la caída en los servicios del Instituto.

La crisis escaló a una denuncia que fue presentada por el propio IMSS —todavía dirigido por Germán Martínez— en mayo de 2019 ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de su exdirector administrativo, Flavio Cienfuegos, al que básicamente acusa de ser el responsable de la ‘parálisis’ presupuestal del Instituto.

Tras un año de investigaciones, la Fiscalía determinó que sí hubo afectaciones en el abasto de insumos y medicinas, y el próximo jueves 9 de octubre solicitará a un juez federal que procese a Cienfuegos por ello.

En su renuncia en mayo de 2019, que hizo pública, Germán Martínez acusó que Hacienda invadía ilegalmente facultades del IMSS para ejercer con autonomía su presupuesto y que la centralización del gasto en la figura de la Oficialía Mayor había provocado un daño a la salud y la integridad de los 69 millones de derechohabientes.

Raquel Buenrostro, exoficial mayor, rechazó en entrevista con Animal Político que haya tenido alguna injerencia en cómo gastó sus recursos el IMSS, del que dijo que tiene su propia área de finanzas y de administración y un consejo técnico que toma las decisiones. Y señaló que las inconformidades en el instituto surgieron debido a que el nuevo modelo de compras consolidadas de medicamentos que encabezó Hacienda “generó una gran molestia en determinados grupos de interés, que vieron su margen de actuación muy reducido”.

Por su parte, la defensa de Flavio Cienfuegos dijo a este medio que las imputaciones que se hacen en la denuncia en su contra “no son correctas”.

“En ningún momento se incumplió con la debida diligencia en el servicio público y menos aún se causó daño patrimonial o institucional, o afectación a los servicios del IMSS”, señaló la defensa, que asegura que cuenta con las pruebas para demostrar la inocencia de Cienfuegos ante la justicia, aunque para no afectar al debido proceso dijo que no hará más declaraciones.

Caída en la atención

Al margen de lo que se dirima en los tribunales, los datos reflejan un hecho: que la pandemia de Covid, que ya suma 81 mil muertes, azotó a un Seguro Social debilitado y ahorcado presupuestalmente, y que en 2019 tuvo descensos en las cifras de atención a la ciudadanía.

De acuerdo con el portal de datos abiertos del IMSS, en 2019 aumentaron las consultas de medicina familiar, de especialidades, y de urgencias. Sin embargo, la detección de enfermedades y padecimientos sufrió un descenso del 4.5%, destacando casos como la delegación IMSS DF Sur, que atendió a 795 mil 675 personas menos; una caída del 17.5% respecto de 2018.

De hecho, de 35 delegaciones del IMSS, incluyendo DF Norte y Sur, solo tres mejoraron en la detección de enfermedades. Las 32 restantes empeoraron.

Destacan los descensos en la detección de diabetes e hipertensión, dos padecimientos que, por la pandemia de Covid, han cobrado especial relevancia por ser factores que elevan la mortalidad: al corte del 23 de julio pasado, Salud informó que el 73% de los fallecidos por Covid padecía diabetes, hipertensión, u obesidad. 

En 2019, la hipertensión tuvo una baja de casi medio millón de detecciones que se dejaron de hacer, en comparación con 2018. De hecho, esta cifra es la más baja en el IMSS desde 2011.

Para la diabetes, se realizaron 866 mil 572 acciones menos que en 2018; una caída del 6.3%, siendo la cifra más baja desde 2015. También cayó 6.3% el número de pacientes de diabetes atendidos en los módulos de DIABETEIMSS.

En cuanto a diferentes tipos de cáncer, se llevaron a cabo 2 millones 371 mil 133 acciones para la detección del cérvico-uterino, 144 mil 871 menos que en 2018, una caída de casi el 6%, la cifra más baja desde 2012.

Para el cáncer mamario se hicieron 6 millones 330 mil 994 acciones de detección, 134 mil 194 menos, un descenso del 2%.

En los módulos PREVENIMSS, donde se previenen diferentes tipos de cáncer, así como el sobrepeso y la obesidad, la atención cayó un 7%. En total, se llevaron a cabo 22 millones 770 mil acciones, la cifra más baja desde 2010.

También bajó 47% la detección de hepatitis, la cifra más baja en una década. Y se registró un 9% a la baja en la detección de tuberculosis.

“Nos surtíamos de las sobras”

Los derechohabientes también padecieron la falta de medicamentos. De acuerdo con informes oficiales del IMSS, en 2019 hubo una disminución en el surtimiento completo de recetas en las farmacias de las unidades de salud.

Ese año, el Seguro expidió 227.3 millones de recetas, de las cuales, en el 81.85% de los casos se surtieron por completo los medicamentos prescritos; el resto -alrededor de 41 millones de derechohabientes- no recibieron todas las medicinas que les recetaron médicos para tratar sus padecimientos.

En 2018 se surtió por completo el 85% de las 217.8 millones de recetas expedidas ese año; en 2017, el nivel de surtimiento de recetas completas fue de 87%.

Exdelegados del IMSS accedieron a ser entrevistados con la condición de anonimato, y confirmaron las dificultades que enfrentaron.

“Con el nuevo sistema de centralización de las compras en Hacienda, y ante la escasez de medicamentos, nos orillaron a buscar en otras delegaciones si les sobraban algunas claves para conseguir medicinas. Es decir, otras delegaciones nos surtían de lo que les sobraba”, dijo uno de los exdelegados.

Otros exfuncionarios matizaron que el IMSS “ya venía muy debilitado” y con un problema de corrupción desde sexenios pasados.

“No es un problema 100% de esta nueva administración -añade el exdelegado del IMSS-. Pero, con la decisión de centralizar las compras, todo se complicó muchísimo más”.

Aunque las historias de desabasto de medicinas y de hospitales sin insumos son añejas, desde principios de 2019 comenzaron a ser habituales en medios las denuncias de familias que señalaban escasez de fármacos contra el cáncer, como el metotrexato, y la indebida suspensión de quimioterapias en hospitales del IMSS, el ISSSTE y de la Secretaría de Salud. Incluso, padres y madres de niños con cáncer encabezaron numerosas protestas en Palacio Nacional, el Senado y en el aeropuerto capitalino.

En marzo del año pasado, el Presidente López Obrador culpó a las farmacéuticas por el desabasto; Asa Cristina Laurell, entonces subsecretaria de Salud, atribuyó la escasez a la administración anterior de Peña Nieto por anomalías en la licitación de medicamentos de 2018; y Raquel Buenrostro dijo en noviembre del año pasado, cuando aún era Oficial Mayor de Hacienda, que el desabasto de metotrexato obedeció a una mala administración burocrática y no a la falta del fármaco oncológico.

“En todo caso, si es que hubo desabasto, se tiene que revisar por qué el contrato de 2018 salió incompleto, o fue insuficiente”, destacó Buenrostro en una entrevista reciente para este reportaje.

La cifra más baja en vacunas desde 2013

Pero no solo hubo problemas con los medicamentos. Otra exdelegada explicó que enfrentaron problemas por las vacunas, luego de que las compras de 2018 fueran insuficientes y en 2019 hubo partidas desiertas.

“No teníamos vacunas para la influenza porque no se compraron. Y esto provocó que solo se pudieran administrar a un segmento de la población y no a todos, como en años anteriores”, expuso.

Las cifras oficiales del IMSS lo corroboran: se dejaron de aplicar 2 millones 815 mil 833 vacunas contra diversos padecimientos a derechohabientes; una caída del 8.8%. De hecho, la cifra total de dosis, 28 millones 934 mil 310, es la más baja desde 2013.

Una de las vacunas que bajó fue la señalada por la exdelegada, la de anti-influenza: se aplicaron 10 millones 591 mil 361 dosis, 8 mil 767 menos que en 2018. La cifra más baja desde 2014.

Además, se desplomó un 66% las dosis de vacunas contra el tétanos (de 4 millones 362 mil dosis en 2018 se bajó a 1 millón 476 mil en 2019), y bajaron las dosis de la vacuna triple viral (-26%) contra el sarampión, las paperas y la rubeola. A la par en el descenso en las vacunas contra el sarampión en 2019, en los primeros meses de 2020 se registró un brote inédito de esta enfermedad, aunque estuvo focalizado en gran parte en la Ciudad de México. 

Mientras que el reparto de anticonceptivos se redujo casi 15%, destacando Nayarit y Querétaro, donde la entrega cayó un 50% y un 47%, respectivamente. Solo en Aguascalientes (8%) y Chiapas (2.3%) aumentó.

Instituto rico, pacientes pobres

En paralelo a estas cifras de atención, los datos oficiales también confirman que en 2019 hubo una parálisis financiera para el instituto. No es que el IMSS no tuviera dinero: sencillamente le ataron las manos para ejercerlo.

En el primer trimestre de 2019, el instituto gastó 147 mil 568 millones de pesos del monto que tenía presupuestado para dicho periodo -167 mil 664 millones-, lo que significó un subejercicio de 20 mil 096 millones de pesos (es decir, dejó sin ejercer el 11.9% de su presupuesto). En contraste, en el mismo periodo del año anterior, su subejercicio fue de apenas 0.52%.

Y para el segundo trimestre de 2019, el subejercicio ya había ascendido a 27 mil 550 millones de pesos.

En medio de esta parálisis, el entonces director del IMSS, Germán Martínez, renunció al cargo denunciando que funcionarios de Hacienda tenían una “injerencia perniciosa” debido al control del gasto del Seguro Social.

“El rezago en infraestructura es brutal -en 2019 prácticamente está en 0% el avance de obras y el pago a proveedores-; los contratos y convenios de servicios se rezagan, y algunos están por vencerse sin horizontes de legalidad; las compras de equipamiento paradas; las reclamaciones y litigios aumentan, y, si bien el abasto de medicamentos está garantizado, es precario y en algunos lugares pende de un hilo”, advirtió el ahora senador morenista.

En sus informes trimestrales, el IMSS explicó oficialmente a qué obedeció este subejercicio. Y la justificación es parecida a la queja de Martínez Cazares: “se tiene un menor ejercicio de lo que se programó originalmente en medicamentos y material de curación”; y “no se ejercieron recursos en su totalidad para mobiliario, instrumental y equipo médico y de laboratorio derivado a la terminación anticipada de algunas obras”.

Martínez Cazares renunció el 21 de mayo y fue relevado de la dirección general del IMSS por Zoé Robledo. El entonces director de Administración, Flavio Cienfuegos Valencia, dejó el cargo el 15 de julio.

Con la nueva administración del Seguro Social, encabezada por Robledo, a finales del tercer trimestre de 2019 comenzó a contenerse el subejercicio de recursos (septiembre cerró con un subejercicio de 21 mil 242 millones de pesos). Y para el cierre del año, prácticamente ya se había destapado el cuello de botella presupuestal registrado durante tres cuartas partes de 2019.

Parálisis en infraestructura

El 21 de mayo de 2019, el mismo día que presentó su renuncia como director general del IMSS, Germán Martínez denunció ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que estaban paralizadas 39 obras hospitalarias, no obstante que había una inversión autorizada de 1 mil 653 millones de pesos.

El hoy senador morenista sostuvo que, al mes de mayo, había un 0% de avance en la infraestructura programada para 2019, y acusó al entonces director de Administración, Flavio Cienfuegos, de trabar el flujo de recursos y, con ello, poner en riesgo el patrimonio inmobiliario del instituto, el equipamiento médico y el derecho a la seguridad social de la población.

Las cifras oficiales también apuntan que 2019 fue uno de los peores años de subejercicio presupuestal para la construcción y mantenimiento de infraestructura del IMSS: hubo un subejercicio de 68.8% del gasto para inversión física, pues apenas se ejercieron 4 mil 050 millones de pesos del monto aprobado para dicho rubro, que ascendía a 13 mil 007 millones.

El subejercicio fue peor en cuanto al equipamiento médico (de 75.1%), dado que se gastaron 2 mil 132 millones de pesos de los 8 mil 580 millones autorizados. Y en obra pública se dejó de ejercer el 56.5% del presupuesto programado: de 4 mil 427 millones de pesos, sólo se gastaron 1 mil 928 millones.

El Seguro Social concluyó durante 2019 la construcción de al menos 15 centros de salud locales. Sin embargo, quedó inconclusa la construcción de cinco Hospitales Generales de Zona que habrían aumentado en 648 la capacidad de camas en beneficio de 1 millón 371 mil derechohabientes.

La historia de atrasos para la entrega de hospitales es larga. El IMSS se comprometió a que los hospitales HGZ de Tapachula y Bahía de Banderas (que desde 2017 se construyen mediante un esquema de asociación público-privada) serían entregados a mediados de 2019, pero a la fecha continúan inconclusos (pese a ello, son utilizados como hospitales COVID). El Seguro Social atribuyó a los contratistas los retrasos en ambas obras.

El IMSS tampoco concluyó en 2019 (y tampoco en lo que va de este año) los Hospitales Generales de Zona de Pachuca -cuya construcción inició en 2014-, de Atlacomulco y de Ciudad Acuña -ambos de 2017-.

El efecto de los incumplimientos en materia de infraestructura médica fue que durante 2019 hubo un ligero descenso en las camas hospitalarias: se pasó de una tasa de 0.68 camas por cada mil derechohabientes en 2018 a una tasa de 0.67, lo que contraviene el objetivo de que en este rubro el crecimiento sea sostenido (la recomendación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, es que un país cuente con 4.7 camas por cada mil habitantes).

Caen contratos por honorarios

En el primer año de la actual administración también hubo una caída en la contratación de personal médico y administrativo. Ese año, el Seguro Social contaba con 1.43 médicos por cada mil habitantes (la recomendación de la OCDE es de 3.4 médicos por cada mil habitantes).

La tasa de 2019 fue menor que la de 2018 y 2017, años en los que se registró una disponibilidad sostenida de 1.55 médicos por cada mil habitantes, de acuerdo con datos del informe anual sobre la situación financiera del instituto. En 2016 la tasa fue de 1.60, y en 2015 de 1.89.

Por último, en 2019 también cayó un 29% la contratación de personal del IMSS por honorarios: por este esquema se contrató a 2 mil 373 personas, casi 1 mil menos que el año previo.

De hecho, en vez de contratar, en 2019 se prescindió de los servicios de 741 médicos y enfermeras que laboraban en unidades médicas urbanas del programa IMSS Bienestar y a quienes ya no se les renovó su contrato por honorarios, según dio a conocer Reforma.

Animal Político buscó al IMSS para solicitar una entrevista, o una postura, sobre dos puntos: la actuación de su exdirector administrativo, Flavio Cienfuegos, y la caída en las estadísticas de atención a derechohabientes. El Instituto señaló la noche de este martes que está en el proceso de dar una respuesta. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo México se convirtió en un oasis para turistas internacionales en medio de la pandemia

La estrategia de México de no cerrar sus fronteras aéreas, no pedir tests de covid-19 a los viajeros ni imponer cuarentenas atrae a un buen número de turistas pero también enfrenta críticas.
13 de febrero, 2021
Comparte

Pierre, un joven francés que vive en Nueva York, no tuvo dudas a la hora de elegir dónde viajar para pasar unos días de vacaciones el pasado noviembre.

“Decidí ir a México porque no pedían tests de covid-19 para entrar. Queríamos ir a las islas Turcas y Caicos, pero había muchas restricciones. Así que, aunque México no era nuestra primera opción, decidimos ir a lo fácil”, cuenta.

Como él, miles de turistas internacionales -especialmente desde Estados Unidos- han visto en México una especie de oasis para viajar en pandemia gracias a sus casi inexistentes restricciones por coronavirus para ingresar vía aérea.

El gobierno mexicano, que ha recibido no pocos cuestionamientos por esta postura casi inédita en el mundo, insiste en que restringir la entrada de turistas no tiene un efecto claro para la reducción del número de contagios en un país que supera los 170.000 muertos por covid-19.

En lo que sí ha ayudado esta estrategia, sin embargo, es a que una de las principales fuentes de ingresos en México haya podido sobrevivir a la pandemia algo mejor que en otros países donde el turismo quedó, casi literalmente, aplastado por el virus.

Tercer país más visitado

La Organización Mundial del Turismo calificó 2020 como “el peor año de la historia del turismo” en el mundo, con mil millones menos de llegadas internacionales y un descenso del 74% respecto a 2019.

Pero en México, a falta de los datos del final del año, las últimas estimaciones de su Secretaría de Turismo (Sectur) y del Consejo Nacional Empresarial Turístico cifran esa caída en el país en “solo” un 44% o 45%.

Según la Sectur, de hecho, este menor impacto supondría que México ascendería del séptimo al tercer lugar en la lista de países que reciben más turistas internacionales.

Países a los que llegaron más turistas internacionales en 2020. (cifras en millones, en paréntesis el puesto que ocupó cada año en el ranking). .

El secretario de Turismo mexicano, Miguel Torruco, dejó claro que esta mejoría es algo “coyuntural” y posiblemente “temporal”, hasta que las afectaciones por el covid-19 en el turismo se ajusten a la nueva normalidad en el futuro.

Pero sobre cuál ha sido la principal causa de que México haya podido salvar el desastre turístico mejor que otros competidores parece no haber duda.

“Es obvio que uno de los principales factores por el que México avanzó en este ranking es porque las autoridades mantuvieron espacios aéreos abiertos, al margen de que obviamente tenga atractivos turísticos que nos hacen estar entre los más visitados del mundo”, le dice a BBC Mundo Gustavo Armenta, director de comunicación de la Sectur.

“Si a eso le sumas que otros países competidores como los del Caribe sí que cerraron sus cielos y pusieron restricciones, claramente son factores que hicieron que ese turismo se canalizara a México”, agrega.

“Por supuesto que las pocas restricciones para viajar relacionadas con el covid influyeron en el turismo internacional hacia México”, coincide Stephen McGillivray, jefe de marketing de Travel Leaders Group, una de las mayores compañías de agencias de viaje en EE.UU. y Canadá.

Tulum

AFP
Tulum, en la costa caribeña de México, sigue siendo una de las opciones favoritas para los turistas, también en pandemia.

La mayoría de entradas de extranjeros por avión en México durante 2020 siguió llegando precisamente de estos dos países: 65% del total fueron estadounidenses y 12,3% canadienses, según la Sectur.

“Muchos de los destinos más buscados por viajeros estadounidenses y canadienses fueron ciudades de México como Cancún, Riviera Maya / Playa del Carmen / Tulum, Los Cabos y Puerto Vallarta”, le confirmó a BBC Mundo por escrito la agencia de viajes online Expedia en México.

Zach Rabinor, presidente de la empresa de turismo de lujo Journey Mexico, destaca que aunque su actividad cayó un 51% respecto a 2019, la situación en el país podría haber sido peor.

“Las visitas a México se vieron beneficiadas por restricciones en otras latitudes. Aquí, el negocio nunca se paró por completo y durante todo el año 2020 hubo servicio aéreo disponible desde las principales ciudades de Norteamérica”, le dice a BBC Mundo.

En contraste con la situación de México, las agencias citan populares destinos en Europa como Italia, España o Reino Unido como algunos de los que vieron mayor caída entre sus clientes por las restricciones de viaje y el cierre de sus fronteras.

En América Latina, lugares con grandes pérdidas de turismo fueron “Puerto Rico, Perú y principalmente Brasil, muy afectado por la cepa brasileña del virus que hizo que grandes emisores de su turismo cortaran sus vínculos”, le dice a BBC Mundo el presidente de la Confederación de Organizaciones Turísticas de América Latina (Cotal), Guillermo Schneider.

Debate por la postura de México

La estrategia de México de mantener sus cielos abiertos durante toda la pandemia ha sido cuestionada desde el inicio de la crisis.

Aunque su frontera terrestre con EE.UU. sí que está cerrada a viajes no esenciales como turismo, sus aeropuertos nunca cerraron. A los viajeros que llegan al país solo se les pide que rellenen un formulario de salud y se les toma la temperatura.

Y aunque la inmensa mayoría de países que fueron reabriendo sus fronteras exigen tests de covid-19 negativos o cuarentenas obligatorias para permitir la entrada de todos los viajeros o de determinadas nacionalidades, la política de México se ha mantenido igual.

Según el mapa de regulaciones de viaje por covid-19 de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), México es uno de los pocos países del mundo calificados como “no restrictivos” junto a otros como Afganistán o Macedonia del Norte.

Mapa IATA de restricciones de viajes internacionales

IATA
La IATA marca en azul más claro los pocos países que considera como “no restrictivos” en cuanto a regulaciones de viajes por covid-19, como es el caso de México, y en más oscuro los que tienen mayores restricciones.

En América, México es el único país con restricciones tan laxas. Costa Rica, que vive principalmente del turismo, tampoco exige prueba de covid-19 pero sí un seguro médico a extranjeros que cubra los costos de tratamiento si se contrajera la enfermedad y de alojamiento en caso de cuarentena.

Pero Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud de México y cara visible del gobierno frente a la pandemia, volvió a descartar que el país vaya a endurecer los requisitos de ingreso para viajeros.

“Quiero reiterar que la posición de la Organización Mundial de la Salud, consistente con las recomendaciones del Reglamento Sanitario Internacional, no es favorable a estas medidas”, insistió el pasado 1 de febrero.

Además, aseguró que la contribución que viajeros internacionales podrían tener en el aumento de casos de un país como México que ya tiene una transmisión activa del virus en su territorio “es francamente pequeña”, ni aunque llegasen de lugares con un alto número de contagios.

“Entre otras cosas, porque está muy documentado que las personas viajeras generalmente son personas de bajo riesgo o de baja probabilidad de tener enfermedad activa, precisamente porque en general, las personas no viajan estando enfermas”, declaró.

La Organización Panamericana de la Salud, sin embargo, alertó el pasado 3 de febrero de que los contagios y muertes por covid-19 en México estaban aumentando especialmente “en los estados que trajeron un turismo significativo en la temporada navideña” como Guerrero, Quintana Roo, Nayarit y Baja California Sur.

López-Gatell

Gobierno de México
López-Gatell descarta aumentar restricciones a la entrada de viajeros en México por considerar que su contribución al aumento de casos es “francamente pequeña”.

La singular estrategia seguida por México es debatida por muchos en el propio sector médico de México.

“Todos los países están tomando estas medidas para vigilar y controlas las entradas de viajeros porque funcionan y hay que impedir que entren los contagios. Pero México no quiere el agravio que representaría para el turismo, para las importaciones, para la economía del país”, le dice a BBC Mundo Laurie Ann Ximénez-Fyvie, doctora mexicana en Ciencias Médicas.

“Pero si un científico está diciendo que una medida muy lógica y comprobada no funciona, pues no está hablando como epidemiólogo, ¿verdad? Está hablando como un político, defendiendo la postura del presidente que prefiere no hacer estos cercos sanitarios porque no quiere asumir ese costo”, asegura la autora del libro “Un daño irreparable. La criminal gestión de la pandemia en México”.

Pierre, el joven francés que aprovechó esa facilidad para entrar a México para disfrutar de unas vacaciones en la isla de Cozumel, no tiene clara pese a ello su opinión sobre esta ausencia de medidas.

“No te puedo decir si me parecen correctas o insuficientes. Supongo que será porque en México necesitan turistas, así que no ponen las restricciones como otros países, ¿no?”, se pregunta.

Pierre en Cozumel

Cortesía
Pierre viajó de vacaciones en noviembre desde Nueva York, donde reside, a la isla mexicana de Cozumel.

Solución para cuarentenas

Pero además de un oasis para turistas, México también se ha convertido en una solución para quienes quieren viajar a otro lugar pero no pueden hacerlo directamente desde su país por las prohibiciones sanitarias vigentes.

Así, México es una de las opciones elegidas por muchos viajeros para hacer una “escala larga” de dos semanas antes de poder seguir a su destino, especialmente a EE.UU.

Washington sigue prohibiendo la entrada a personas que hayan estado en los últimos 14 días en Europa, Brasil, Sudáfrica, China e Irán. Pero los viajeros desde México son bienvenidos.

Daniel, un español que tenía que viajar a Miami desde su país en julio, pasó esta cuarentena obligada en Ciudad de México. Su cercanía con EE.UU., tener un amigo en la capital mexicana y que le resultara “relativamente barato” pasar allí dos semanas hicieron que esta le pareciera la mejor opción.

El joven considera que esta prohibición para viajeros desde la zona Schengen en Europa “nunca ha tenido sentido desde el punto de vista científico tras los dos primeros meses de pandemia”.

“Cuando viajé en julio a México, apenas se daban casos de covid-19 en España. EE.UU. me prohibía viajar desde un país donde virtualmente no había casos, pero no ponía ningún tipo de restricción a volar desde México, donde entonces había más de 600 muertos al día”, critica.

Daniel en CDMX

Cortesía
Daniel aprovechó su visita a Ciudad de México para conocer la réplica de la madrileña fuente de Cibeles.

Pero las organizaciones turísticas destacan que hay también otros motivos por los que los viajeros eligen México para viajar, como todas las medidas tomadas en hoteles u otros negocios del sector en el país para salvaguardar la salud del turista.

Según Armenta, de la Sectur, “la percepción de la gente que quiere viajar cuenta muchísimo, y si está pensando ir a un lugar y cree que no hay medidas sanitarias, se lo va a pensar dos veces”.

Desde Travel Leaders Group, McGillivray le dice a BBC Mundo que “México tiene algunos de los mejores resorts del mundo que pronto adoptaron protocolos de salud y seguridad. Estos ‘todo incluidos’ se hicieron aún más atractivos en pandemia porque no tienes que salir del resort ni exponerte a gente que sale y entra de la propiedad”.

El francés Pierre confirma que se sintió “muy seguro” en el hotel de México en el que se alojó, donde los empleados llevaban cubrebocas, había gel antibacterial por todos lados y a los huéspedes se les tomaba la temperatura.

“Claro que cuando salías de fiesta, en los bares sí que veías a la gente bailar, abrazarse y sin distancia. Era todo como muy 2019″, recuerda.

Discoteca en Cancun

EPA
Aunque muy lejos de sus cifras anteriores a la pandemia, el turismo y ocio nocturno sigue existiendo en destinos de México como Cancún.

Daniel dice que durante su estancia en julio en Ciudad de México le “sorprendió gratamente” el grado de concientización de la población en cuanto a respetar las medidas de seguridad si lo comparaba con España o EE.UU.

“Las medidas eran entonces ligeramente más laxas que en España, que salía de un estricto confinamiento domiciliario. Pese a ello, me sentía más seguro en México ya que, pese a tener unas medidas menos restrictivas, me pareció que se respetaban mucho más”, opina.

¿Qué pasará en 2021?

El futuro de la pandemia es incierto y también el impacto que seguirá teniendo este año en el turismo.

El consejo Nacional Empresarial Turístico de México pronosticó en un informe de enero que las llegadas de turistas internacionales podrían aumentar un 10% este año, aunque aún estarían un 40% por debajo de las de 2019 y prevé un “muy largo” camino para la recuperación del sector.

Gel antibacterial para acceder a una playa de Cancun

EPA
El sector turístico reivindica que las medidas sanitarias y de seguridad puestas en marcha en México también influyen en la llegada de visitantes al país.

También está por ver cómo afectará a México algunas medidas que recientemente tomaron los principales países de procedencia de su turismo extranjero.

Canadá suspendió sus vuelos a México y el Caribe hasta el 30 de abril por la pandemia, mientras que EE.UU. exige un test negativo de covid-19 desde el 26 de enero para ingresar vía aérea al país, incluidos sus ciudadanos que regresan a casa.

“Sí, veremos por este requisito una caída (en los viajes desde EE.UU.) pero esperamos que no sea enorme, dada la infraestructura para realizar tests que se está construyendo en México, especialmente en las áreas turísticas más populares”, le dice a BBC Mundo Erika Richter, directora de comunicación de la Sociedad Estadounidense de Asesores de Viaje (ASTA).

Desde la empresa Journey Mexico, su presidente confirma que tras la entrada en vigor de esta medida “se presentó una ola corta de cancelaciones y viajes pospuestos” desde EE.UU., pero que la actividad ya se ha regularizado.

Test de covid en aeropuerto de CDMX.

AFP
El aeropuerto de Ciudad de México ya realiza tests de covid-19 a pasajeros para cumplir con los requisitos de entrada de países como EE.UU.

Pese a las nuevas medidas, tanto Pierre como Daniel piensan regresar a México en las próximas semanas. El primero nuevamente de vacaciones desde Nueva York, y el segundo para pasar otra cuarentena rumbo a Miami desde Europa.

Al francés le preocupa el que ahora se exija un test negativo para volver a EE.UU. por el riesgo de que pudiera dar positivo en México yquedar bloqueado allí”.

Pero al español le parece bien que se pida una prueba de coronavirus antes de embarcar en el país de origen para viajar “de forma segura” y, de hecho, considera que México también debería hacerlo.

Sin embargo, no cree que sea un factor diferencial a la hora de explicar los contagios. “EE.UU. y la mayoría de países europeos restringen enormemente los viajes internacionales y los casos están igualmente disparados”, opina.

Lo que está claro es que el turismo seguirá sumido en una incertidumbre a la espera de ver cómo evoluciona la pandemia.

Schneider, de la Cotal, cree que quizá esto contribuya a una “profesionalización del sector” y a que los viajeros recurran más al turismo organizado y de agencias por la idea de que sus protocolos de salud y seguridad puedan reducir su posibilidad de contagiarse en vacaciones.

“Ojalá sea antes, pero nosotros calculamos que 2022 será el año de la actividad turística. La gente va a empezar a viajar como nunca porque esa es una actividad que no se puede cambiar en el carácter de la gente” concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EAzpg7J-OxA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.