Con llamadas, mensajes de Twitter y Whatsapp, buscarán medir los delitos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixaby

Con llamadas al 911, mensajes de Twitter y Whatsapp, buscarán medir la cifra real de delitos

El objetivo es complementar el actual sistema de carpetas de investigación que solo registra el 6% de los ilícitos que realmente se comenten. El nuevo sistema se apoyará de diez fuentes distintas de información.
Pixaby
1 de octubre, 2020
Comparte

En México solo se registran, reportan e investigan el 6% de los delitos que se cometen realmente. Los datos oficiales de robos, extorsiones, secuestros, abusos sexuales, entre otros, que mes a mes da a conocer el gobierno, corresponden únicamente a las denuncias presentadas en las agencias del Ministerio Público de los estados.

El problema es que la mayor parte de los delitos no se denuncian, como lo revelan las encuestas de victimización Inegi.

E incluso, aunque se denuncien, las agencias ministeriales – por negligencia o corrupción – con frecuencia no inician las carpetas de investigación o no tipifican bien los delitos que se cometen.

Para remediar esto, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) – que agrupa a los gobiernos de todos los niveles – alista un nuevo sistema complementario de medición delictiva que elevaría hasta 70% la captación de los delitos que realmente ocurren, doce veces mas de lo que se registra actualmente, revelaron fuentes federales a Animal Político.

Lee: México, uno de los países con mayores índices de impunidad, según informe

El proyecto elaborado por el Centro Nacional de Información (CNI) del SESNSP y que ayer fue presentado en una reunión privada ante la Comisión de Medición del Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica, plantea que este sistema se alimentará de diez fuentes distintas de captación de posibles ilícitos.

Entre esas fuentes se encuentran los reportes de delitos que la gente presenta directamente a la policía, o los que se captan a través de llamadas al 911 o en redes sociales como Whastapp o Twitter. Se trata de casos que con frecuencia no son denunciados en un MP, y quedan fuera de la estadística de incidencia.

El nuevo sistema propuesto, denominado “Sistema Multifuente para la estimación delictiva en México” (Sistema Multifuente) es inédito a nivel mundial por la cantidad de fuentes de información de las que se alimenta, según las autoridades consultadas por este medio.

Las diez fuentes de las cuales se recogería la información son:

  • Llamadas a la línea 911 verificadas (reportando delitos confirmados por la policía).
  • Datos de los Informes Policiales Homologados (que los policías llenan al atender una escena de un crimen).
  • Datos del nuevo Registro Nacional de Detenciones que entró en funcionamiento este año y capta casos federales y locales (y en 2021 registrara faltas administrativas).
  • Llamadas realizadas a la línea de denuncia anónima 089.
  • Casos reportados por mensajes en redes sociales como Twitter a las cuentas de las corporaciones de seguridad oficiales.
  • Casos reportados en grupos de Whatsapp que los policías de proximidad abren junto con los vecinos de una colonia o barrio para reportar novedades o pedir ayuda.
  • Datos de los partes de novedades o partes policiales que elaboran los agentes de policía en todo el país.
  • Denuncias que reciben los policías municipales o estatales de manera directa (pero que no son recopilados por fiscalías).
  • Datos e inteligencia recopilados en fuentes abiertas (como reportes periodísticos, por ejemplo).
  • Otras fuentes de inteligencian en seguridad que operan las distintas corporaciones policiales y a través de las cuales se identifican ilícitos.

A partir de un protocolo homologado que deberá adoptarse en todo el país, se definirán las formas y pasos para sistematizar la información que se recoja a través de estas fuentes, así como su clasificación para prevenir el registro de datos duplicados o no verificados.

¿Cuántos delitos se cometen realmente?

Para conocer la cantidad de delitos que se cometen en México, el único registro oficial con el que se cuenta actualmente es el de carpetas de investigación iniciadas en las agencias del Ministerio Público a partir de las denuncias que presentan las personas que padecen un ilícito.

Los datos de dicho registro se dan a conocer preliminarmente por el SESNSP mes con mes en su apartado de incidencia delictiva. A su vez, el Inegi recopila la misma información en sus censos de procuración de justicia y la presenta anualmente.

En 2019, de acuerdo con el reporte del SESNSP, se iniciaron en el país 2 millones 69 mil 795 carpetas de investigación a partir de las denuncias presentadas en las agencias del MP de los 32 estados. Dicha cantidad agrupa todos los delitos, desde robos en todas las modalidades hasta secuestros, violaciones, homicidios, extorsiones, entre otros. Ello con excepción de los ilícitos federales.

El problema, como lo identifican los especialistas y reconoce el propio Gobierno, es que esa no es la incidencia delictiva real en México, sino solo los casos que son denunciados. Las encuestas de victimización que anualmente realiza Inegi estiman que un 94% de delitos no se denuncian y por ende no entran en los registros de carpetas iniciadas.

Partiendo de los casos que sí fueron denunciados y las estimaciones oficiales, la cifra real de delitos que se cometieron en 2019 ascendería a los 34 millones 500 mil delitos, de los cuales solo 6% se denunciaron y por tanto aparecen en los datos de las fiscalías.

De funcionar el “Sistema Multifuente para la estimación delictiva en México” como se tiene previsto, el mismo hubiera reportado para 2019 al menos 24 millones 150 mil ilícitos, doce veces mas que el dato oficial con el que se cuenta.

Los pasos para la implementación

El proyecto del Sistema Multifuente fue presentado ayer en el marco de la Primera Sesión de Comisión de Medición del Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica aprobado el año pasado. Dicha presentación estuvo a cargo del titular del CNI y responsable del proyecto, David Pérez Esparza.

La estrategia, de acuerdo con las autoridades federales consultadas, es que a más tardar en octubre o noviembre se comience a aplicar dicho sistema en por lo menos tres entidades federativas del país que están por definirse, así como en diversos municipios. Se prevé que uno de esos estados sea Nuevo León.

A partir de la retroalimentación que se reciba y de los ajustes necesarios, el Sistema Multifuente podría funcionar en todo el país a más tardar a finales del próximo año.

Las autoridades precisaron que dicho sistema no eliminará a los registros de carpetas de investigación, sino que será un complemento de este. Las series históricas de dichos registros tampoco serán eliminadas.

Cabe recordar que desde finales del año pasado los fiscales del país agrupados en la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia anunciaron una colaboración con Inegi para renovar, a su vez, los registros de carpetas de investigación y darles mayor profundidad y detalle. No obstante, no hay fecha oficial para que lo anterior se ponga en marcha.

Buen primer paso: especialistas

Expertas de la sociedad civil en temas de seguridad y justicia consultadas sobre la implementación de esta nueva medición, coincidieron en señalar que se trataba de un primer paso para conocer el nivel de criminalidad que impera en el país y por ende abatir la impunidad.

Estefanía Medina, abogada co-fundadora de la organización civil TOJIL Estrategia contra la Impunidad, dijo que el nuevo registro es clave para corregir una lectura errónea que ha imperado en torno a que más denuncias significan más delitos, situación que lleva a las fiscalía a incluso rehusarse a iniciar carpetas de investigación.

“Las fiscalías gran parte por la que no inician investigaciones es que son reticentes a recibir denuncias o las clasifican mal. Le tienen terror a que eso tiene impacto en su incidencia delictiva. Eso es un error, mas o menos denuncias no esta asociado con un tema de incidencia y eso es incorrecto y por eso hacer un nuevo planteamiento puede evitar esas malas practicas… y también puede ayudar a que tengamos una cifra mas cercana a la realidad”, dijo Medina.

No obstante, la experta en temas penales destacó la importancia de que los registros de carpetas de investigación se preserven y continúen presentándose, pues aun con sus limitaciones presentan una consistencia que permita medir el comportamiento delictivo sobretodo en ilícitos con baja cifra negra, como los homicidios o los robos de vehículos.

María Elena Morera, presidenta de la organización Causa en Común, destacó que son las corporaciones de policía las que captan la mayor cantidad de información sobre delitos, ya sea por reportes directos en sus patrullajes o por llamadas al 911, información que hasta ahora ha quedado de lado.

El redefinir la medición delictiva, explica la activista, permitirá no solo conocer una información más real en cuanto al crimen y que se atiendan los casos, sino también diseñar esquemas mucho más efectivos de prevención y de inteligencia.

En ese contexto Morera dijo que se trata de un buen paso, aunque insuficiente por si solo, para alcanzar el objetivo principal que es reducir la inseguridad y abatir la impunidad.

Su organización Causa en Común, en conjunto con TOJIL, Coparmex e Impunidad Cero, presentaron ayer el denominado “Decálogo por la Seguridad y la justicia” que plantea diez puntos o ejes de acción en los que debería trabajar el Estado para un combatir más defectivo al crimen y para esclarecer con mayor eficacia los delitos.

Entre esas acciones está la reconstrucción del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el fortalecimiento de las corporaciones de policía y su involucramiento en mayores tareas de investigación, consolidar políticas para reducir la corrupción en las agencias del MP, entre otros. El decálogo completo puede consultarse aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país donde las mujeres deben pedir permiso a los hombres para tomar pastilla para abortar

Históricamente Japón ha sido extremadamente lento en autorizar drogas y tratamientos para la salud reproductiva de las mujeres.
31 de agosto, 2022
Comparte

El aborto vuelve a estar en el centro del debate público. Pero mientras en Estados Unidos parece estar en retroceso, debido a la sentencia de la Corte Suprema de ese país que dejó de considerarlo como un “derecho constitucional”, en Japón avanza, aunque de una manera peculiar.

En mayo, desde el Ministerio de Salud dijeron al Parlamento que estaban listos para aprobar una píldora para abortar fabricada por la compañía farmacéutica británica Linepharma International.

Sin embargo, aclararon que las mujeres aún necesitarán “obtener el consentimiento de su pareja” antes de que se puedan administrar las píldoras, un requisito que los activistas a favor de la interrupción del embarazo han calificado de patriarcal y obsoleto.

Los abortos médicos, utilizando píldoras en lugar de cirugía, se legalizaron en Francia hace 34 años. En Reino Unido en 1991 y Estados Unidos en 2000.

En muchos países europeos, esta es ahora la forma más común de interrumpir un embarazo. Las píldoras representan más del 90% de los abortos en Suecia y alrededor del 70% en Escocia.

Un récord contradictorio

Japón, por su parte, no solo tiene un historial pobre en materia igualdad de género, sino que ha sido extremadamente lento a la hora de aprobar medicamentos relacionados con la salud reproductiva de las mujeres.

Una protesta a favor del aborto en EEUU

EPA
La decisión de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos de dejar de considerar al aborto como un “derecho constitucional” ha colocado el tema de la interrupción del embarazo en el debate público.

Los activistas nipones bromean diciendo que el país tardó 30 años en aprobar la píldora anticonceptiva, pero solo seis meses en aprobar el Viagra para la impotencia masculina. Ambos estuvieron disponibles en 1999, pero el último llegó primero.

Y si como la demora no fuera suficiente, la píldora anticonceptiva viene con restricciones, lo que la hace costosa y difícil de usar.

Todo se remonta a la forma en que se legalizó el aborto en Japón.

Pese a que Japón en 1948 se convirtió en uno de los primeros países en el mundo en aprobar una ley que despenalizaba la interrupción del embarazo, la normativa era parte de la Ley de Protección de la Eugenesia.

La decisión no tenía nada que ver con dar a las mujeres más control sobre su salud reproductiva. Más bien, se trataba de prevenir el nacimiento de personas “inferiores”.

El artículo 1 de la ley estipula que el objetivo de la misma era “impedir el nacimiento de descendientes inferiores desde el punto de vista eugenésico y proteger también la vida y la salud de la madre”.

El instrumento fue reformado en 1996 y rebautizado como Ley de Protección de la Salud Materna.

Pero muchos aspectos de la antigua ley sobrevivieron. Así, hasta el día de hoy, las mujeres que desean abortar deben obtener un permiso por escrito de su esposo o, en algunos casos, de su novio.

Historias reales

Ota Minami quedó embarazada después de que su novio se negara a usar condón durante las relaciones sexuales. Los condones siguen siendo la principal forma de control de la natalidad en Japón.

Una mujer sosteniendo una píldora en una mano y un vaso de agua en otra

Getty Images
Japón se alista a aprobar una píldora abortiva desarrollada por una empresa británica, pero para usarla las mujeres en ese país deberán solicitarle un permiso por escrito a sus esposos o novios

Sin embargo, luego se negó a firmar el documento que le permitiría abortar.

“Es extraño, tuve que pedirle que usara anticonceptivos”, relató a la BBC. “Y cuando decidió que no quería usar condón, necesité su permiso para abortar“.

Ota prosiguió diciendo: “El embarazo me pasó a mí y a mi cuerpo, pero necesité del permiso de otra persona. Me hizo sentir impotente. No podía tomar una decisión sobre mi propio cuerpo y mi futuro”.

Las opiniones japonesas sobre el aborto suelen estar influenciadas, más que por ideas religiosas, por una larga historia de patriarcado y puntos de vista profundamente tradicionales sobre el papel de la mujer y la maternidad.

“Es muy profundo”, admitió Ota. “Cuando una mujer queda embarazada en Japón, se convierte en madre, ya no es mujer. Una vez que eres madre, se supone que debes dejarlo todo por tu hijo. Se supone que es algo maravilloso. Es tu cuerpo, pero una vez que estás embarazada, ya no es tu cuerpo”.

Por las nubes

Conseguir una píldora abortiva también puede resultar difícil y costoso, se estima que su precio puede llegar hasta los US$700, ya que es probable que implique ser admitido en un hospital o una clínica, bajo el motivo de proteger la salud de las mujeres.

Retrato de Asuka Someya en una calle japonesa

BBC
La activista Asuka Someya considera que mayor educación y permitirle a las mujeres hacerse con anticonceptivos ahorraran muchos problemas y sobre todo sufrimiento a las japonesas.

“En Japón, después de tomar la píldora abortiva, la mujer tiene que permanecer en el hospital para que podamos monitorearla. Tomará más tiempo que un aborto quirúrgico tradicional”, reconoció a la BBC el doctor Tsugio Maeda, subdirector de la Asociación Ginecológica de Japón.

Las activistas de la salud sexual femenina sostienen que esto no tiene base científica y que persigue proteger un lucrativo negocio.

“Creo que muchas decisiones las toman hombres mayores que nunca tendrán un hijo”, dijo la activista Asuka Someya, quien dirigente una organización favorable al aborto.

Asuka sostiene que todavía hay una gran resistencia en la sociedad japonesa para facilitar el aborto.

El argumento es que si facilita a las mujeres abortar, aumentará el número de quienes lo hagan. Entonces, hacen que sea un proceso difícil y costoso.

Una familia japonesa

Getty Images
La sociedad japonesa es muy conservadora y cuando las mujeres se embarazan se espera que su rol de madre se anteponga no solo a sus carreras profesionales, sino incluso a su condición de mujeres.

Pero, como muestra la evidencia de otros países, limitar las opciones de las mujeres solo aumentará su sufrimiento y no impedirá la interrupción de embarazos no deseados.

La activista aboga por una mejor educación sexual y en que las mujeres japonesas tomen el control de la anticoncepción, en lugar de depender de los hombres para usar condones.

En Europa, la píldora anticonceptiva es la forma más común de control de la natalidad. En Japón, solo lo usa el 3% de las mujeres.

“Quiero que se elaboren más políticas escuchando las voces de las niñas y las mujeres“, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Wdb6YIRv-s0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.