No se hacen pruebas COVID a migrantes, denuncian organizaciones; INM responde
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pese a contagios, no se hacen pruebas COVID a migrantes, denuncian OSC; “cumplimos con medidas”, dice el INM

Las organizaciones también documentaron que de las 35 estaciones migratorias que hay en el país, solo dos llevan un registro diario de la temperatura de las personas detenidas.
Cuartoscuro
15 de octubre, 2020
Comparte

A pesar de que desde marzo de este año se han registrado contagios por el nuevo coronavirus en estaciones migratorias mexicanas, y a que al menos un migrante murió como consecuencia de un contagio, ni el Instituto Nacional de Migración (INM), ni ninguna autoridad sanitaria, hacen con regularidad pruebas Covid a los migrantes detenidos.

Así lo denunciaron organizaciones de la sociedad civil en un informe sobre los efectos de la pandemia en la población migrante y solicitante de refugio en México, en el que también documentaron que de las 35 estaciones migratorias que hay en el país, solo dos llevan un registro diario de la temperatura de las personas detenidas, y solo una, la de Saltillo, tiene servicio médico las 24 horas. 

En cuanto a los insumos para evitar los contagios, el estudio apunta que el suministro de jabón y agua en los centros de detención es “muy limitado”, y que en estaciones como Las Agujas, uno de los centros más grandes del país ubicado en la Ciudad de México, el reparto de cubrebocas es escaso. 

Asimismo, aunque el INM comenzó en abril pasado a vaciar las estaciones ante las recomendaciones sanitarias de autoridades mexicanas y organismos internacionales, los agentes migratorios continúan realizando miles de detenciones en plena pandemia, mientras prevalece el hacinamiento en las estancias migratorias provisionales. 

Por su parte, el INM, en respuesta a una solicitud de entrevista de Animal Político, aseguró por medio de una tarjeta informativa que, pese a lo documentado en el informe, sí lleva registros de temperatura -sin precisar en qué estaciones-, y sí realiza acciones para la “limpieza de manos, sana distancia, y uso de cubrebocas y tapete para higienizar los zapatos”. 

Lee: Migrar bajo las leyes del COVID: las vías del tren volvieron a ser la ruta de migrantes

 “Cada día se implementan tareas de limpieza y acciones de desinfección, prevención, control y supervisión en todos los inmuebles del Instituto”, resaltó el INM en su comunicado. 

Medidas de higiene insuficientes 

Ayer miércoles, las organizaciones civiles Sin Fronteras, el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, y Asylum Access, entre otras, presentaron el informe Sobre los efectos de la pandemia de Covid 19 en las personas migrantes y refugiadas’.  

En el estudio se plantea que, históricamente, las estaciones migratorias enfrentan problemas de higiene y de hacinamiento por la gran cantidad de migrantes detenidos cada año en México por transitar sin documentación en su camino a Estados Unidos: tan solo en 2019, hasta 182 mil 940 personas extranjeras pasaron por los centros de detención mexicanos, según datos de la Secretaría de Gobernación. 

Por ello, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió el 17 de marzo de este 2020, al inicio de la pandemia, medidas cautelares para que el INM garantizara “la integridad física, psicológica y el estado de salud y la vida, de las personas migrantes”, incluyendo en esa garantía a quienes están en los centros de detención.   

El Instituto, por su parte, respondió en un comunicado a finales de abril señalando que dio salida “a algunas personas migrantes” alojadas en las estaciones, a fin de evitar el hacinamiento y cumplir con las medidas cautelares de la CNDH. 

Sin embargo, Alejandra Macías, directora de Asylum Access, advirtió que el INM continúa haciendo detenciones de migrantes, a los que recluye en estaciones, como las de Villahermosa, Tabasco, Iztapalapa, Ciudad de México, y Tijuana, Baja California, donde “no se están respetando las medidas de higiene y de prevención del Covid”.   

Esta organización civil también detectó que, al menos en la estación migratoria de las Agujas, en la Ciudad de México, la distribución de cubrebocas entre la población migrante es deficiente.  

Alejandra Macías contó que en una visita en septiembre pasado a la estación de Las Agujas los migrantes entrevistados refirieron que estaban usando un cubrebocas que les dio la autoridad migratoria, pero de Estados Unidos. Y que, después de haber pasado por un periplo en el que estuvieron recluidos hasta en tres diferentes centros de detención en México, a su llegada a la estación de Iztapalapa aún seguían usando el mismo cubrebocas porque la autoridad mexicana no les proporcionó insumos nuevos.  

Por su parte, Gretchen Kuhner, directora del IMUMI, apuntó ante una pregunta de Animal Político que “en las estaciones migratorias no están haciendo pruebas de Covid de forma sistemática”, por lo que puede existir un subregistro de personas migrantes contagiadas en las estaciones. Kuhner dijo que tampoco hay reportes de si elementos del INM se han contagiado de Covid en los últimos ocho meses de pandemia.   

Este medio buscó al INM para preguntarle si se están llevando a cabo pruebas Covid en sus estaciones. 

Pero en la tarjeta informativa remitida a este medio no dio respuesta a esta pregunta concreta, aunque sí dijo que “se cuenta con personal médico para atender cualquier sospecha de contagio al interior de sus inmuebles” y que están promoviendo “todas las acciones que permitan salvaguardar la integridad de su personal y de todas las personas migrantes mexicanas y extranjeras que asisten a sus instalaciones”. 

Miedo a los contagios masivos 

En paralelo a la falta de higiene y de insumos para evitar contagios, el informe señala que se han detectado casos de Covid en varias estaciones.  

Por ejemplo, en agosto pasado se detectó un caso de coronavirus en un migrante cubano retenido en la estación de Ciudad Juárez, en Chihuahua, “sin que las autoridades tomaran las medidas necesarias para su liberación, generando focos de infección entre el resto de la población migrante”.   

Y el 11 de septiembre pasado, por otro caso, la CNDH responsabilizó al INM de la muerte el 22 de abril de un migrante salvadoreño con Covid que estaba detenido en la estación de Tijuana, Baja California.  

Por este caso, el organismo de derechos humanos emitió una recomendación al Instituto que supuso el primer reconocimiento oficial de la muerte de un migrante por el virus tras su ingreso en un centro de detención mexicano.  

No obstante, las autoridades del INM han negado los contagios en las estaciones. De hecho, el 6 de agosto de este año, cuatro meses después de la muerte por Covid de este migrante, el INM apuntó en otro comunicado que no tenía hasta esa fecha “registro alguno” de contagios entre la población migrante alojada en estaciones o estancias provisionales.  

Graciela Rodríguez, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, explicó que por la falta de medidas de higiene y de sana distancia, y por el temor a los contagios masivos, este año han tenido lugar múltiples protestas, motines, e incendios al interior de diversas estaciones migratorias. 

Una de esas protestas sucedió el 31 de marzo en la estación de Tenosique, en Tabasco, en la que 14 migrantes resultaron lesionados y un solicitante de asilo guatemalteco, Rolando Barrientos, murió por asfixia tras un incendio registrado cuando otros migrantes protestaban por las condiciones de encierro.  

Otras protestas estallaron entre marzo y abril pasado en las estaciones migratorias de Villahermosa, Tabasco, Tapachula, Chiapas, Hermosillo, Sonora, y en Piedras Negras, Coahuila. 

En todas las protestas, el informe refiere que el elemento común que las detonó fueron las condiciones de hacinamiento y la falta de higiene, y “la desesperación y el miedo ante la posibilidad de contagio de Covid-19”.  

Albergues sin agua y sin espacio para sana distancia 

Por otra parte, las organizaciones civiles señalan que múltiples albergues de la sociedad civil han mantenido abiertas sus puertas durante la pandemia, aunque sin el apoyo gubernamental y con complicaciones severas para atender a personas migrantes debido a la falta de agua, material sanitizante, y de espacios adecuados para mantener la sana distancia. 

Además, el personal voluntario que trabaja en estos albergues no cuenta en su mayoría con los insumos básicos para evitar contagios, como cubrebocas, guantes, o productos para la desinfección de las instalaciones.  

Mientras tanto, las autoridades migratorias de Estados Unidos no han detenido las deportaciones, a pesar de los brotes de Covid registrados en sus centros de detención. Situación que ya ha tenido consecuencias en México: el 20 de abril pasado, un migrante fue deportado a pesar de ser portador de Covid y contagió a al menos 14 personas en un albergue de Nuevo Laredo, Tamaulipas.  

Ante esta situación, Ana Saiz, directora de Sin Fronteras, explicó que entre abril y mayo diversas organizaciones civiles promovieron diez amparos para proteger la vida y la salud de las personas migrantes en el contexto de la pandemia, de los cuales siete fueron favorables.  

No obstante, concluyó Saiz, las resoluciones de los jueces “han sido incumplidas sistemáticamente por las autoridades mexicanas, principalmente por el INM y el gobierno federal, restando importancia a la figura del juicio de amparo al no cumplir con su finalidad, la protección”. 

El informe completo puede consultarse aquí.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

COVID: cómo tu dieta te puede ayudar a recuperarte después de contraer el coronavirus

Expertos ofrecen recomendaciones para atender síntomas específicos del virus a través de la alimentación.
Getty Images
22 de diciembre, 2021
Comparte

La receta para que el cuerpo enfrente cualquier infección no suele cambiar: generar energía a través de los alimentos, mantenerse hidratado y una pizca de proteínas que ayuden a reparar los tejidos y las células.

El de la covid-19, sin embargo, es un virus distinto a todos los que conocíamos.

Es nuevo, así que nuestros sistemas inmunológicos no estaban preparados para enfrentarlo. Tampoco existían medicamentos para combatirlo.

Aun así los expertos en nutrición afirman que la alimentación es crucial para enfrentar la enfermedad.

Comer es una parte tan rutinaria de nuestra vida diaria que es fácil pasar por alto su importancia, sobre todo cuando una persona se recupera de la covid-19.

Ante esto, expertos ofrecen recomendaciones sobre distintas dietas que podrían ayudar a un paciente de covid en etapa de recuperación a manejar los síntomas.

¿Cómo la comida ayuda a la recuperación?

Antes de explicar los consejos de varios nutricionistas, es importante entender cómo el cuerpo combate las enfermedades. Como dicen, conocer la teoría facilitará la fase de práctica.

El sistema inmunológico es una red de órganos, células y químicos que luchan contra las infecciones de muchas formas. Los glóbulos blancos, anticuerpos y otros mecanismos destruyen los microorganismos dañinos, y además reparan las células y tejidos afectados por cualquier enfermedad.

Varios platos con vegetales como tomate y pimientos

Getty Images

De la misma forma, las proteínas y los aminoácidos de los cuales están hechas estas células son importantes.

Durante una infección, el cuerpo extrae proteínas de los músculos que se descomponen y se transforman en aminoácidos, que a su vez el sistema inmunológico usa para producir nuevas proteínas, explicó Philip Calder, profesor de inmunología nutricional de la Universidad de Southampton.

Por esta razón es que muchas personas pierden peso y sienten sus músculos débiles cuando están enfermas.

“Durante la recuperación, debe volver a agregar la proteína”, dice el profesor Calder. “Esto proporciona los componentes básicos que su cuerpo necesita para realizar sus actividades… especialmente para aquellos que han estado inmóviles en una cama de hospital”.

En un escenario de enfermedad el cuerpo también necesita más energía porque trabaja más de lo normal.

“El sistema inmunológico necesita mucha energía cuando está activo y se enfrenta a patógenos”, añadió Calder.

Es por esto que comer alimentos ricos en carbohidratos como avena, pan y pasta, además de alimentos ricos en proteínas y ricos en energía como yogurcon toda la grasa, huevos y nueces ayudará a la recuperación, incluso si el apetito de la persona es poco.

Vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales

Igualmente, consumir las vitaminas y minerales adecuados es esencial durante el proceso de recuperación.

Estos micronutrientes se encuentran en muchos alimentos, como en las frutas y verduras, carne, huevos y lácteos. Es aquí cuando entra en juego la importancia de disfrutar de una dieta amplia.

“Son los trabajadores de la fábrica que llevan a cabo todos los procesos y son realmente importantes”, expuso Calder. Ciertas vitaminas y minerales juegan un papel clave en el apoyo al sistema inmunológico y la recuperación, como por ejemplo:

  • Vitaminas: A, C, D, E, B6, B9 (folato) y B12
  • Minerales: zinc, cobre, selenio y hierro

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) recomienda que las personas tomen un suplemento de vitamina D (10 microgramos por día) en los meses de invierno, pues este nutriente se produce por el contacto con la luz solar. Mientras, la vitamina B12 solo se encuentra en productos de origen animal, por lo que las personas veganas deberían tomar suplementos de esa sustancia.

Una persona sostiene en sus manos varias vitaminas

Getty Images
Ciertas vitaminas y minerales juegan un papel clave en el apoyo al sistema inmunológico.

Además de las vitaminas, en el proceso de producir energía las grasas saludables, incluidas las que se encuentran en el aceite de oliva, el aceite de colza y el pescado azul, son importantes.

Así también las grasas Omega-3, ácidos grasos esenciales que el cuerpo no puede producir lo suficiente y deben provenir de la alimentación. Son especialmente beneficiosos para el sistema inmunológico. Algunas fuentes de Omega-3 son las sardinas, el salmón y el verdel.

Si el paciente no tiene apetito durante la enfermedad, por lo que le cuesta obtener todas sus vitaminas vía alimentos, puede considerar tomar un suplemento multivitamínico enriquecido con Omega-3.

Ninguna sustancia, vitamina o mineral acelerará milagrosamente la recuperación; cada uno tiene un papel diferente.

Lo que se debe comer para recuperarse de la covid-19

El experto indicó que una dieta de estilo mediterráneo, rica en alimentos vegetales, es ideal para recuperarse de la covid-19. Y es que contiene todos los nutrientes que el cuerpo necesita después de recibir el “martilleo” de la infección.

“Esto significa que lo ideal es una dieta con abundantes frutas, verduras, bayas, nueces, semillas y legumbres, y también algo de pescado azul y aceites saludables”, sostuvo Calder.

La carne es una buena fuente de proteínas, pero algunas plantas también son excelentes. Por ejemplo, la quinoa, legumbres (frijoles, lentejas y guisantes), tofu y nueces.

Para que una persona vegana o vegetariana obtenga los aminoácidos que necesita lo mejor es combinar más de una fuente de proteínas.

Este tipo de dieta variada y rica en fibra también proporciona una amplia gama de bacterias intestinales buenas y un revestimiento intestinal saludable, los cuales desempeñan un papel importante en la regulación del sistema inmunológico.

Imagen de varias legumbres

Getty Images
Las legumbres son una fuente de proteína.

El científico agregó que si la persona pasó por un tiempo en el que injirió pocos alimentos, lo ideal es que retome su dieta poco a poco.

“Hágalo con cuidado”, comentó. “Los alimentos más blandos son más fáciles de manejar para el intestino. Restaurar el intestino será razonablemente rápido, pero podría llevar algunos días, ya que los pacientes vuelven a comer más “.

Según el NHS, si no bajó de peso durante la enfermedad, la persona puede intentar incluir lo siguiente en su dieta diaria para optimizar su recuperación de la covid-19:

  • Proteína: tres porciones del tamaño de la palma de la mano de carne, pescado, huevos, frijoles, legumbres, nueces, garbanzos y alternativas a la carne como Quorn o tofu. (Más frijoles y legumbres, menos carnes rojas y procesadas).
  • Frutas y verduras: 5 porciones de 80 g (aproximadamente un puñado), incluso frescas, congeladas o enlatadas, idealmente en una gama de colores.
  • Lácteos / alternativas lácteas: tres porciones del tamaño de un pulgar de leche, queso y yogurt o alternativas lácteas ricas en proteínas que están fortificadas con calcio (más leche de soja fortificada y menos productos a base de aceite de coco)

Enfrentar la fatiga

Si a consecuencia de la covid-19 el paciente se siente débil, debe intentar minimizar la pérdida de peso, aumentar la energía y recuperar la fuerza muscular, comentó por su parte Kirsten Jackson, dietista y portavoz de la Asociación Dietética Británica.

“Muchas personas se involucran en tratar de comer de manera saludable, pero si se siente tan mal que no puede cocinar y su energía es baja, entonces es importante consumir calorías en cualquier forma”, detalló.

Una foto de tres batidos con leche

Getty Images
Los batidos que incluyen algún tipo de lácteos son buenos para mantener la hidratación y recibir energía.

Las bebidas con leche como el chocolate caliente y los batidos que incluyen algún tipo de lácteos son buenos para mantener la hidratación y recibir energía.

Las bebidas sustitutivas de comidas y las comidas preparadas saludables también pueden ser un recurso provisional en medio de la fatiga. Sin embargo, Jackson instó a tener precaución al comprar estos líquidos.

“Muchos batidos en el mercado son en realidad para bajar de peso, por lo que son muy bajos en calorías, o son batidos de proteínas, que son simplemente ricos en proteínas y no en calorías”, mencionó.

Comer poco y con frecuencia puede ser más fácil y atractivo que preparar tres comidas abundantes al día. La Asociación Dietética Británica sugirió optar por tres comidas nutritivas más pequeñas, además de refrigerios y bebidas.

Pérdida de olfato y gusto

Cerca de la mitad de todos los pacientes con covid-19 pierden el sentido del olfato (anosmia) y con ello su capacidad para saborear los alimentos. Para la mayoría de las personas volverá después de dos o tres semanas, pero para el 10% de los pacientes puede tomar meses.

Un hombre sostiene un tarro de yogur

Getty Images
El yogur es una alternativa para adquirir proteínas.

“Esto puede tener un impacto significativo en su apetito porque no tiene todas esas señales normales, los olores y sabores, para activarlo”, dice Sarah Oakley, directora ejecutiva de Abscent, una organización benéfica que apoya a las personas que han perdido su sentido del olfato.

La experta sugirió probar alimentos con distintas cualidades sensoriales. “Pruebe alimentos con elementos crujientes y suaves, o piense en diferentes colores y temperaturas”, acotó Oakley. “De esa manera, obtienes una variedad de sensaciones que son importantes cuando has perdido el sentido del gusto y el olfato”.

También recomendó “entrenar” el olfato para ayudar a que se recupere. Esto implica inhalar activamente los mismos aromas dos veces al día bajo una intensa concentración. Esta práctica debe repetirse durante cuatro meses.

“El entrenamiento del olfato es esencialmente fisioterapia para la nariz”, dijo Oakley. “Las neuronas se han dañado y la terapia del olfato es un proceso de curación”.

Los olores y sabores distorsionados y desagradables (parosmia) también son una parte común de la recuperación de la covid-19.

Plato de salmón cocinado

Getty Images
El pescado, como el salmón, puede ser una fuente de proteína.

Esto puede hacer que comer sea muy difícil, especialmente si la parosmia hace que algunos alimentos tengan un mal sabor.

Los alimentos que provcan esta reacción varían de persona a persona, pero a menudo incluyen café, ajo, cebollas, pan y carnes asadas o fritas. “Esto puede volverse bastante angustioso y difícil”, dijo Oakley.

Aunque la condición sea intensa y los sabores desagradables, el paciente necesita obtener sus calorías de la manera que pueda.

“Los batidos sustitutivos de comidas sin sabor y los alimentos fríos como el helado tienden a ser menos desencadenantes”, dice Oakley. “En esas primeras etapas, no se trata tanto de preocuparse por el equilibrio nutricional, se trata de mantener altos los niveles de energía.

Una vez que las cosas mejoran la persona puede comenzar a consumir frutas o verduras.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XT3T-3-D7MI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.