Proceso contra Lozoya sigue en marcha, nuevos hallazgos complican su defensa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Proceso contra Lozoya sigue en marcha; detectan casi 50 empresas fantasma implicadas en red de Odebrecht

Hoy se cumple la mitad del periodo de seis meses con el que cuenta el exdirector de Pemex para lograr que la Fiscalía le otorgue un criterio de oportunidad, lo que aun no se consuma.
Cuartoscuro Archivo
28 de octubre, 2020
Comparte

El proceso penal contra Emilio Lozoya sigue en curso. Pese a que el exdirector de Pemex ya denunció supuestos hechos de corrupción en los que estarían implicados hasta tres expresidentes, y a que hoy se cumple la mitad de los seis meses que un juez concedió para definir si es sometido a juicio o no, la Fiscalía General de la República (FGR) no ha retirado los cargos por lavado de dinero por los que fue vinculado a proceso en julio pasado.

Incluso, el panorama para el exfuncionario podría complicarse luego de que las autoridades federales identificaron casi medio centenar de empresas posiblemente “fantasma” implicadas en pagos que Petróleos Mexicanos, bajo la dirección de Lozoya, concedió a la constructora Odebrecht en el sexenio pasado.

Entérate: Relajado, sentado en la cama y bebiendo Coca-Cola, así enfrentó Lozoya su audiencia en México

Fue el pasado 28 y 29 de julio cuando jueces federales decidieron vincular a proceso a Emilio Lozoya por dos delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, y uno de asociación delictuosa. Lo anterior por los presuntos sobornos que recibió de las empresas Agronitrogenados y Odebrecht, para favorecerlas con contratos en su gestión.

La vinculación a proceso dictada en esas audiencias se dio sin la oposición de Lozoya y sus abogados quienes anunciaron que buscarían un criterio de oportunidad, es decir, un trato con la Fiscalía para que los cargos le fueran retirados, a cambio de denunciar y probar que el exdirector de Pemex fue utilizado por una gran red de corrupción en la que estaban implicados incluso hasta presidentes.

Los jueces dieron entonces un plazo de seis meses a las partes para completar las investigaciones y decidir si se acusa formalmente a Lozoya para ir a juicio, o si se deciden retirar los cargos en su contra.

Autoridades con pleno conocimiento de este proceso confirmaron a Animal Político que al cumplirse la mitad de este periodo la situación jurídica del exfuncionario es la misma. “El criterio de oportunidad es un proceso en construcción, requiere que Lozoya declare también ante un juez lo que denunció, eso aun no ocurre”, dijo la fuente consultada.

Lo que la defensa del exdirector de Pemex sostiene es que él fue utilizado por un supuesto “aparato organizado de poder” para perpetrar los hechos ilegales que se le imputan. El pasado 20 de agosto, un mes después de ser procesado, Lozoya presentó una denuncia formal en la que declaró múltiples hechos de corrupción en los gobiernos de los últimos sexenios. La denuncia se filtró al poco tiempo a los medios, junto con un video de uno de los supuestos pagos a legisladores denunciados.

Sin embargo, para otorgar el criterio de oportunidad, la ley también contempla que se deben aportar pruebas útiles que ayuden a procesar a los implicados en los hechos que se denuncian, y además se debe cubrir un pago para la reparación del daño. Es en esta fase, y en la ratificación de los dichos por Lozoya ante un juez, donde el proceso se encuentra actualmente.

De no lograrse las condiciones del criterio de oportunidad, autoridades de FGR confirmaron que se presentaría la acusación formal en contra de Lozoya a finales de enero de 2021.

Nueva acusación en puerta

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través de la Unidad de inteligencia Financiera (UIF) presentará, en noviembre, una denuncia penal ante la FGR por posibles operaciones con recursos de procedencia ilícita derivado de una nueva investigación que involucra a la gestión de Lozoya en Pemex y a la constructora Odebrecht.

De acuerdo con autoridades federales consultadas, la investigación involucra a medio centenar de personas morales, la mayor parte de ellas empresas posiblemente fantasma, que estarían involucradas en una red de lavado de dinero.

Se trata, según los trabajos de inteligencia, de compañías que hasta ahora no habían sido detectadas ni reportadas, constituidas en su mayoría en México, y que se presume podrían haber sido utilizadas por Odebrecht y exfuncionarios para desplazar pagos de sobornos de los que no se tenía registro.

Ese dinero, presumen los investigadores, serían una retribución directa por los seis contratos con sus respectivas ampliaciones que la constructora brasileña logró con Pemex en la gestión de Emilio Lozoya, por un monto que supera los tres mil millones de pesos.

Animal Político había adelantado en esta nota que la UIF sospecha que podría tratarse de un esquema similar al de “la Estafa Maestra”, en donde se implementó una compleja red de compañías fachada para tratar de ocultar el destino final de los recursos.

La denuncia original por este caso se iba a presentar desde principios de octubre, sin embargo, la complejidad de la red descubierta ha retrasado la presentación de la denuncia ante la Fiscalía. De acuerdo con fuentes de Hacienda, corresponderá a la FGR confirmar si Lozoya está vinculado directamente con la red, u otras personas cercanas al mismo.

Múltiples casos pendientes

Cuando Lozoya renunció de manera voluntaria a pelear no ser extraditado desde España, también perdió la posibilidad de apegarse a una regla denominada “de especialidad” incluida en el tratado de extradición, firmado entre el país europeo y México, que contempla que una persona solo puede ser juzgada por los delitos por los cuales es entregado.

Lo anterior significa que las autoridades mexicanas tienen camino libre para proceder por cualquier otro delito o caso de corrupción en contra del exfuncionario, además de los procesos penales que ya se le iniciaron por los sobornos de Odebrecht y Agronitrogenados.

Los pendientes de Lozoya en su gestión como director de Pemex son muchos. De entrada, la Auditoría Superior de la Federación presentó en 2019 una denuncia penal por un quebranto al erario superior a los 460 millones de dólares resultado de fallidas inversiones en plantas de fertilizantes. La carpeta de investigación iniciada por ese caso sigue en integración.

Además, la Auditoría también cuenta con indagatorias en curso por 36 convenios que Petróleos Mexicanos firmó con distintos entes públicos bajo el esquema de “La Estafa Maestra”, y que dada la falta de solventación del dinero se prevé que se conviertan en denuncias públicas en los próximos meses.

Por su parte la SHCP ha presentado cinco denuncias en el ultimo año y medio relacionadas con diversas irregularidades que atañen también a la administración de Lozoya en Pemex, y que van desde el posible desvío de mas de 80 millones de pesos para la compra de un astillero en España, hasta el sobrecosto en la adquisición de la planta de fertilizantes Fertinal (donde además estaría implicado el Consejo de Administración de Pemex).

ONG promueve amparo para transparentar proceso

La organización no gubernamental TOJIL: Estrategia contra la Impunidad promovió una demanda de amparo con la que busca que el proceso penal iniciado en contra de Lozoya e incluso el posible criterio de oportunidad que se le otorgue sean transparentados, bajo el argumento de que al tratarse de un caso de corrupción la víctima es la sociedad en su conjunto y, por tanto, todos tienen derecho a saber lo que ocurre.

La demanda fue admitida por el Juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo Penal en Ciudad de México, y la misma continua bajo análisis.

Lo que la juez rechazó fue conceder una suspensión provisional para que el proceso se frene mientras esto se resuelve. En contra de dicha negativa, TOJIL promovió un recurso que también se encuentra en revisión.

Hasta ahora el caso de Emilio Lozoya ha sido manejado con hermetismo por las autoridades ministeriales y judiciales. Incluso las audiencias en las que fue vinculado a proceso en julio pasado, y que por definición son públicas, se realizaron sin que el público pudiera presenciarlas o seguirla. Ello con el argumento de que por medidas sanitarias no era posible acceder a las salas.

Animal Político solo pudo acceder a presenciar las grabaciones de dichas audiencias dos meses después de que se llevaron a cabo y gracias a solicitudes de transparencia. En esta nota puede consultarse a detalle cómo se desarrollaron.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo contarán la pandemia de COVID los libros de historia?

Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.
Getty Images
6 de septiembre, 2021
Comparte

Después de casi dos años -y de un extraordinario parón mundial cuyo impacto aún no está claro- es inevitable que muchos escriban sobre la COVID-19 durante las próximas décadas.

Ahora que entramos en un largo período de reflexión, los estudiosos de las artes y las humanidades tienen mucho que ofrecer, especialmente una vez que la intensidad de la cobertura científica y médica ha empezado a disminuir.

Al principio, cuando muchos de nosotros nos confinábamos y nos preocupábamos por cómo íbamos a salir de la pandemia, el único capítulo de cualquier libro sobre la COVID que cualquiera de nosotros quería leer era el de la vacuna.

¿Habría una y funcionaría? Pero la descripción técnica de esta preciosa intervención médica en las próximas publicaciones será concisa y breve. La historia más completa está en otra parte.

Lo que verdaderamente importa

La historia médica de las plagas es fascinante, pero rara vez es la cuestión crítica. No sabemos con certeza qué fue la epidemia ateniense del siglo V a. e. c., ni la devastadora del siglo II y III e. c.

La peste de los siglos VI a VIII e. c. en el imperio romano es objeto de discusión, pero probablemente se trataba de varias infecciones diferentes. Sabemos cómo se propagó la peste negra, pero eso no es lo más interesante.

Lo más interesante es cómo reacciona la gente ante las epidemias y cómo los escritores describen sus reacciones.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Hoy estamos centrados sobre todo en el aspecto científico de la pandemia, pero seguramente esto perderá importancia en el futuro.

El relato del historiador y general griego Tucídides (460-400 a. e. c.) sobre cómo respondieron los atenienses a la virulenta plaga del siglo V influyó directa o indirectamente en la forma en que muchos historiadores posteriores las describieron.

Estableció la pauta para una narración de los síntomas junto con el impacto social.

Atenas y la peste

Atenas estaba en el segundo año de lo que se convertiría en más de 20 años de conflicto con su rival Esparta.

La peste se extendió rápidamente y mató con rapidez: los síntomas comenzaban con fiebre y se extendían por todo el cuerpo.

Pericles

Getty Images
Tucídides dijo que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo.

Algunos atenienses fueron diligentes en el cuidado de los demás, lo que normalmente les llevó a la muerte, pero muchos simplemente se rindieron, o ignoraron a la familia y a los muertos, o persiguieron los placeres en el tiempo que les quedaba.

Es discutible hasta qué punto la peste cambió a Atenas: no detuvo la guerra ni afectó a su prosperidad.

Lo que sí dice Tucídides es que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo y eliminó algunos de sus rasgos moderadores.

Queda implícito que los atenienses pueden haber abandonado su tradicional piedad y respeto por las normas sociales.

Esta fue la generación que produciría el cuestionamiento más radical del papel y la naturaleza de los dioses, de lo que sabemos del mundo y de cómo debemos vivir.

Pero también condujo a un renovado sentido del militarismo y a una eventual catástrofe: la derrota de Atenas ante Esparta y la pérdida de su imperio.

Las pandemias y su impacto

La tentación es decir que las pandemias lo cambian todo.

El historiador bizantino Procopio (500-570 e. c.), que sobrevivió a la aparición de la peste en el siglo VI, estaba al tanto de esto.

Niña en una clase virtual

Getty Images
Es tentador decir que todo ha cambiado a causa de la pandemia, ¿pero es realmente así?

Todo el mundo se volvió muy religioso durante un tiempo, pero luego, en cuanto se sintió libre, volvió a su antiguo comportamiento.

La peste fue un símbolo evidente de la decadencia del sistema, pero la gente se adapta.

¿Estaba el mundo bizantino tan fatalmente debilitado por la peste y su resurgimiento que fue incapaz de resistir la embestida de los árabes en el siglo VII?

Esto puede ser cierto en parte, pero la peste precedió significativamente a la conquista árabe, hubo tanta continuidad como alteración visible en su cultura y en la vida de las ciudades. Además, el mundo árabe tuvo sus propias pestes. La historia no es tan sencilla.

¿Y qué hay de nuestra pandemia? Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.

Los fuertes lazos de la sociedad han sobrevivido bien.

Quizá la peor consecuencia sea el retroceso en el progreso de los países en desarrollo.

Eso y las repercusiones a largo plazo sobre la salud mental y la educación en todo el mundo son excepcionalmente difíciles de calibrar, aunque esta será la pandemia más estudiada de nuestra historia. Y serán los estudiosos de las artes y las humanidades y los científicos sociales quienes realicen gran parte de este incisivo trabajo, y ya lo están haciendo.

La ciencia de la pandemia

Entonces, ¿qué nos dice la historia que sería lo útil? Que hay que investigar más y profundizar en el conocimiento.

Niña con mascarilla

Getty Images
La historia de la COVID no será solo la descripción del virus. Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder ante ello.

Por eso la historia de la COVID no será solo la descripción del virus y la vacuna, o el misterio de si vino de un murciélago o de un laboratorio.

Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder como individuos y familias, comunidades y políticos, naciones y organismos mundiales.

Lo que los mejores historiadores desde Tucídides nos han dicho es que la biología de la enfermedad es inseparable de la construcción social de la enfermedad y la salud.

Y también vemos que los humanos somos muy malos a la hora de pensar en las consecuencias.

Una de las consecuencias potenciales más interesantes de esta pandemia es la relación entre la política y la ciencia.

Investigadores en el laboratorio

Getty Images
La ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

La peste ateniense puede haber impulsado a los pensadores a ser más radicales al cuestionar las visiones tradicionales de la vida, la muerte y el papel de los dioses.

Y la Peste Negra se considera a menudo como un cambio de juego en términos de religión y filosofía, y que fomentó cambios en la ética médica y mejoras en la atención social.

Incluso cambió la balanza sobre el valor del trabajo, pero todavía tenemos que ver si nuestra pandemia ha hecho incursiones duraderas en los patrones de trabajo en las oficinas o virtualmente.

Esta última pandemia ha mostrado lo mejor y más esencial de la ciencia, pero también la ha colocado incómodamente en el centro de la toma de decisiones políticas.

Junto con la crisis climática, mucho más peligrosa, la pandemia ha animado a los políticos a afirmar que “siguen la ciencia”.

Pero la ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

Cómo se desarrolle la conversación entre la política y la ciencia, y cuáles sean sus consecuencias, podría ser una de las sorpresas de este momento tan extraño.

A largo plazo, la comprensión de las repercusiones de este virus -y de los retos culturales, sociales y económicos más amplios en los que se inserta- requerirá que despleguemos una visión más generosa y holística de la ciencia.

Sólo así podremos escribir el relato de esta pandemia que su fuerza disruptiva exige.

*Christopher Smith es director ejecutivo del Consejo de Investigación de Artes y Humanidades, Escuela de Clásicos, Universidad de St. Andrews, Reino Unido.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.