Recetario para la memoria: familias cocinan para sus desaparecidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zahara Gómez

Recetario para la memoria: madres y hermanas cocinan para sus desaparecidos

Este recetario contiene los platillos favoritos de 30 desaparecidos en Sinaloa. Parte de lo recaudado por su venta va al grupo de Las Rastreadoras, madres, hijas y hermanas que buscan a sus 'tesoros'.
Zahara Gómez
2 de octubre, 2020
Comparte

Una gordita espera a Joan Manuel. Su comida favorita lleva tortilla, frijoles, carne, aguacate, lechuga y la fe de su madre Artemisa Escalante, que espera que su hijo vuelva un día para comerlo. Desapareció en 2014 y desde entonces lo busca.

Mirna preparó pizzadilla, como llamaba su hijo Roberto a esta invención culinaria: una especie de quesadilla con tortilla de harina, una cama de queso y otra de carne. La última vez que lo cocinó fue para que el platillo favorito de su hijo quedara plasmado en el Recetario para la memoria, un proyecto que busca visibilizar el problema de la desaparición en México.

Foto: Zahara Gómez

30 integrantes de Las Rastreadoras del Fuerte – grupo que se formó en 2014 en los Mochis, Sinaloa, tras la desaparición de Roberto hijo de Mirna – cocinaron los platillos favoritos de su familiar desaparecido para integrar el libro, que es un proyecto iniciado por la fotógrafa Zahara Gómez, quien ha estado con el grupo desde 2016.

Zahara cuenta a Animal Político que tras hacer por 4 años fotos documentales de la búsqueda que hacen Las Rastreadoras sintió que era momento de crear un proyecto que tuviera un formato más íntimo y “que pusiera sobre la mesa el tema”.

Uno de los desafíos, cuenta la fotógrafa, fue visibilidad el tema de otra forma. “La pena (por la tristeza de los casos) no hace accionar, yo como público ¿cómo puedo sentirme parte? (…) Hablas con las mamás y la pregunta es si sus desaparecidos tienen hambre o frío, tener hambre es estar vivo, la comida ahí toma otra dimensión, es estar vivo”.

“Fue algo que viví y sentí que estaba ahí mi hijo cocinando, metiendo la mano conmigo. También es saber que la persona que está ausente ya no va a volver a comer tu comida”, cuenta Mirna quien, a diferencia de otras buscadoras, sabe que Roberto no volverá, pero cocinarle “me quitó parte de mi dolor sentí que él estaba ahí”.

Foto: Zahara Gómez

Roberto Corrales Medina desapareció el 14 de julio de 2014, justo tres años después, en 2017 en una búsqueda en la que participaron más de 180 personas dio con los restos de su hijo.

Debido al poco trabajo de las autoridades en el caso de Roberto, Mirna comenzó la búsqueda, a la que se unirían – con el paso del tiempo – más de 130 mujeres que buscan con pala y pico a sus tesoros, como ellas llaman a sus desaparecidos.

Hasta el momento han podido localizar los restos de 195 personas, el 75% de los encontrados han sido identificados y entregados a sus familias.

Las recetas para los que no están

Cocinar y hablar sobre lo que les gustaba a sus tesoros desaparecidos removió el dolor pero también dio paz a las 30 mujeres que participan en el proyecto, cada una con una receta.

“Cocinar para alguien que no está es algo que yo lo sentía muy lejano, fui la última, cuando me daba cuenta de lo que se estaba reviviendo me gustaba la idea pero también me atemorizaban los sentimientos míos. Cada quien tiene su manera de ser, el dolor es el mismo porque tenemos una persona desaparecida pero los factores son muy diferentes. Cuando ya me tocó a mí fue algo muy bonito, lo viví, lo sentí, sentí que ahí estaba mi hijo”, cuenta Mirna.

Zahara fue a la casa de cada una de las familias para fotografiar los platillos y platicar cómo lo preparaban. En la charla surgían los recuerdos, luego compartía la mesa con las rastreadoras y sus familias.

Las recetas son variadas, algunas largas y otras cortas, más complicadas en la preparación o sencillas.

El objetivo era “poner sobre la mesa” el tema para que el mundo sepa que hay madres que buscan a sus hijos y que cocinar para ellos “es como volverlos a traer”, dice Mirna.

Aunque sabe que Roberto no volverá, muchas de las mujeres que integran Recetas para la memoria esperan que su tesoro llegue, toque la puerta y pueda volver a comer el platillo que tanto le gustaba.

El Recetario para la memoria ha ayudado para hacer la lucha de Las Rastreadoras – nombradas así por el periodista Javier Valdez – más visible a nivel nacional.

“Hemos sido un ejemplo para muchas mujeres que no se atrevían a unirse, que no se atrevían a caminar solas. Hemos movido conciencias, mucha gente no sabía de nosotros”.

El libro contiene 30 recetas, al final se agregaron fotos de los desaparecidos y del trabajo de búsqueda que hacen Las Rastreadoras. El desafío, dice Zahara, era salir de las mismas formas y llegar a más personas. Hasta el momento ha habido mucha curiosidad e interés.

“Solo fueron 30 (recetas) porque muchas mujeres temían lo que pudiera pasarles emocionalmente, y hoy que ya están las 30 recetas muchas se lamentan. Yo me habría lamentado de no haberlo hecho porque sentí que me desprendí de algo grande y fue para bien. Cocinar para él aunque no esté, me hizo sentir que estaba conmigo, y cada una de las madres sintió algo por ellos”, cuenta Mirna.

El libro puede comprarse a través de la página de la iniciativa recetarioparalamemoria.com, no hay puntos de venta porque es un proyecto autoeditado. El 50% de las ganancias va para Las Rastreadoras.

“El Recetario de la memoria es de las personas que están desaparecidas”, concluye Mirna.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

James Webb: quién fue y por qué la NASA le puso su nombre al mayor telescopio espacial de la historia

Es descrito como un hombre que "hizo más por la ciencia que cualquiero otro funcionario" del gobierno de EE.UU., pero para algunos sectores es un personaje controvertido.
25 de diciembre, 2021
Comparte

La NASA describe a James Webb como alguien que “hizo más por la ciencia que cualquier otro funcionario” del gobierno de EE.UU.

Muchos astrónomos lo consideran como uno de los mejores directores que ha tenido la agencia espacial, ya que bajo su dirección emprendió uno de los proyectos más impresionantes de la historia: el aterrizaje de un hombre en la Luna.

James Webb revolucionó la industria de tal manera que la NASA nombró al mayor telescopio espacial de la historia en su honor.

Se trata de una nave que costó US$10.000 millones tardó tres décadas en construirse y se conocía en un principio como Telescopio Espacial de Próxima Generación, hasta que en 2002 adoptó el nombre del difunto exfuncionario estadounidense.

Luego de que su lanzamiento se pospusiera varias veces, finalmente el telescopio emprendió este sábado su misión de buscar las primeras estrellas que alumbraron el cosmos.

Pero, ¿quién fue James Webb?

Una larga carrera en el servicio público

Nacido en 1906 en un pequeño poblado de Carolina del Norte, Webb obtuvo un bachillerato con mención en Letras.

Posteriormente se convertiría en teniente segundo en el Cuerpo de Marines de EE.UU., donde más tarde se desempeñó como piloto, al mismo tiempo que realizaba un posgrado en Derecho.

El expresidente John Kennedy y el exdirector de la Nasa James E. Webb en la Casa Blanca.

Getty Images
El expresidente John Kennedy y el exdirector de la NASA James E. Webb en la Casa Blanca.

El norcarolino comenzó su larga carrera en el servicio público estadounidense en 1932 como secretario de un miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Durante la Segunda Guerra Mundial se volvió a enganchar al Cuerpo de Marines, donde estuvo al frente de una unidad de mando y control de aviación.

Al acabar la guerra, regresó a Washington y trabajó en la Oficina de Administración y Presupuesto, antes de servir como subsecretario de Estado en el Departamento de Estado desde 1949 hasta 1952, bajo el gobierno de Harry S. Truman.

En el puesto más importante de la NASA

Pero la cima de su carrera no vendría sino casi 10 años más tarde, cuando John F. Kennedy lo puso en el puesto más importante de la agencia espacial estadounidense al nombrarlo administrador de la NASA el 14 de febrero de 1961, en plena carrera espacial entre Washington y Moscú

Permaneció en el puesto durante casi toda la década de los 60, al frente del Programa Apolo, que logró el sueño del viaje a la Luna por parte del ser humano.

“Muchos creen que James E. Webb (…) hizo más por la ciencia que quizás cualquier otro funcionario del gobierno y que es lógico que el Telescopio Espacial de la Próxima Generación lleve su nombre”, explica la NASA en su página web.

Una de las promesas de Kennedy era lograr llevar a un hombre a la Luna antes del final de la década de los 60, pero Webb pensaba que el programa espacial era más importante que una carrera política, según detalla la organización.

James Webb.

Getty Images
James Webb.

Webb creía además que la NASA debía alcanzar un equilibrio entre los vuelos espaciales tripulados y la ciencia, pues eso ayudaría a fortalecer la educación universitaria y la industria aeroespacial estadounidense.

Su labor dejó una década de investigación en ciencia espacial sin paralelos incluso en la actualidad.

Un homenaje “apropiado”

El sitio de la NASA afirma que mientras Webb estuvo al mando, la agencia invirtió en el desarrollo de naves espaciales robóticas, que exploraron el entorno lunar antes de la llegada de los astronautas, y envió sondas científicas a planetas como Marte y Venus.

Una comparación entre el telescopio James Webb y el telescopio Hubble

BBC

Cuando Webb se retiró en julio de 1969, la NASA había lanzado más de 75 misiones científicas espaciales para estudiar las estrellas, como el Sol, y la atmósfera de la Tierra.

Al anunciar el nuevo nombre del telescopio espacial de próxima generación, el exdirector de la NASA Sean O’Keefe dijo en 2002 que era “apropiado” rendirle un homenaje a la labor de James Webb.

“Llevó a nuestra nación en sus primeros viajes de exploración, convirtiendo nuestra imaginación en realidad. De hecho, sentó las bases para que la Nasa liderara uno de los períodos más exitosos de descubrimiento astronómico”, aseguró.

“Como resultado, estamos reescribiendo los libros de texto hoy con la ayuda del telescopio espacial Hubble, el observatorio de rayos X Chandra y el telescopio James Webb”.

Controversias

Pese a sus logros, algunos sectores lo consideran como un personaje controvertido.

Muchos críticos han argumentado por años que Webb fue cómplice de la discriminación de los empleados LGBTQ en los años 40, 50 y 60, como subsecretario del Departamento de Estado de EE. UU. y como director de la NASA

En marzo de 2021, en una columna difundida por la revista científica estadounidense Scientific American, un grupo de astrónomos pidieron cambiarle el nombre al telescopio espacial.

“Honra actualmente a un hombre que aceptó las políticas homofóbicas del gobierno en las décadas de 1950 y 1960”, alegaron.

Al referirse al “papel positivo” que jugó James Webb en la NASA, los firmantes señalaron que el legado de James Webb es “la antítesis del sueño y el sentimiento de libertad” que inspira la exploración del tiempo y del espacio profundos.

“Es lamentable, por lo tanto, que el plan actual de la NASA sea lanzar al espacio este increíble instrumento que lleva el nombre de un hombre cuyo legado en el mejor de los casos es complicado y en el peor refleja complicidad en la discriminación homofóbica en el gobierno federal, agregó el grupo de astrónomos.

Después de una investigación, la agencia espacial dijo que no había encontrado evidencia que justificara un cambio de nombre.

Cómo el telescopio Webb verá el pasado

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/RTECNQIr3x4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.