Liberan a hombre acusado de matar a empresario en BCS y que denunció tortura
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Roberto fue acusado de matar a un empresario en BCS; tras un año en prisión, Fiscalía retiró los cargos

Un juez sentenció que las pruebas en el caso se obtuvieron violando derechos fundamentales y anuló todos los señalamientos contra el hombre que pasó un año preso.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Roberto Guadalupe González Martínez, de 52 años, es un hombre libre desde el pasado 15 de septiembre. Aquel día, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California Sur (PGJEBCS) retiró los cargos en su contra después de que un juez considerase que las pruebas que se habían presentado no eran válidas por haber sido violados derechos fundamentales en su obtención.

Ese mismo día abandonó el Centro de Rehabilitación Social de Los Cabos, en Baja California Sur. Llevaba encerrado desde el 27 de julio de 2019 acusado de la muerte del empresario José Arredondo, de 58 años.

Desde el momento de su arresto González Martínez reivindicó su inocencia y denunció haber sido secuestrado y torturado por elementos de la Policía Ministerial. Ahora es libre, pero quiere olvidar. Por eso prefiere no ser entrevistado para esta nota.

La liberación del principal acusado por la muerte de José Arredondo es el último capítulo de un caso repleto de irregularidades.

“Nos quedamos con una víctima de asesinato sobre quien no se sabe quién lo mató, con Roberto secuestrado, torturado y excarcelado año y dos meses después. Esto está muy triste”, dice el abogado Jaime Tácher Urbina, que ha representado al acusado desde que fue detenido a finales de julio de 2019.

Animal Político contactó con el procurador Daniel De la Rosa Anaya, pero al cierre de la edición no recibió respuesta. En noviembre, preguntado sobre el caso y las denuncias de tortura, restó credibilidad al testimonio de González Martínez, pero aseguró estar dispuesto a realizar una investigación interna si se probaba su versión.

José Arredondo, empresario de Bakersfield, California, apareció muerto en su apartamento de Los Cabos el 16 de julio de 2019. Nació en Michoacán pero desde los 12 años residía en Estados Unidos. Allí era muy conocido por ser el dueño de grandes negocios automotrices y por ser el padre de Samuel Kim, cantante de K-Pop, un popular estilo coreano.

La víspera de que hallasen su cuerpo, Arredondo cenó con González Martínez, a quien le unía una amistad de más de 20 años. Se lo dijo a la policía, que le interrogó al día siguiente, y aseguró haberse marchado pasadas las 22.30 de la noche. No quedaron satisfechos los agentes porque, según el testimonio del ahora excarcelado, un grupo de ministeriales lo secuestró dos días después. Durante más de una semana, González Martínez estuvo en sus manos. En su primera declaración ante el juez, en octubre de 2019, aseguró haber sufrido golpes y vejaciones. Sin poder contener el llanto, relató cómo le golpeaban para confesar un crimen que no había cometido. Durante el tiempo en el que estuvo en manos de los policías, su familia presentó una denuncia por desaparición. Finalmente, el 29 de julio, fue presentado ante el Ministerio Público y, posteriormente, a prisión.

En este tiempo aparecen dos supuestas pruebas que incriminan a González Martínez. Por un lado, restos de sangre en unos zapatos. Él afirma que los propios ministeriales robaron esas prendas de su casa y las mancharon con la sangre de su amigo. Por otro, el testimonio de un menor de edad que trabajaba como vigilante de la finca en la que residía Arredondo y donde le mataron. Cuando testificó nadie le preguntó su edad porque, según relató ante el juez, los policías estaban demasiado preocupados en amenazarle si no decía lo que ellos querían.

La versión de las torturas contra González Martínez fue incluso corroborada por Sergio Arredondo, hermano de la víctima, que relató que un oficial de nombre José de Jesús García le aseguró que el ahora excarcelado era el asesino y que para obtener la confesión habían tenido que torturarlo.

En este año, las ramificaciones del caso se extendieron. El gerente de un restro bar propiedad de Martin Berasategi, un afamado cocinero vasco, también denunció haber sido detenido y maltratado para que se autoinculpase. En total, al menos seis personas aseguraron en sede judicial haber sufrido torturas dentro de la investigación del asesinato.

A pesar de las denuncias, el proceso contra González Martínez seguía adelante. Sin embargo, el 17 de agosto tuvo lugar una audiencia de nulidad de pruebas. En ella, la defensa aseguró que las supuestas pruebas se habían recabado de forma irregular por lo que no deberían ser tomadas en cuenta. Durante más de 18 horas se habló de la camioneta que le incautaron al acusado cuando estuvo en manos de los ministeriales sin orden de arresto, de las presiones sufridas por el testigo menor de edad, de la captura de al menos tres personas que aseguraron haber sufrido también malos tratos. Ante estas evidencias, el juez Adrián Ríos Ordaz dio la razón al abogado Jaime Tacher, asegurando que todos los indicios se recabaron violando los derechos fundamentales. Es decir, dejó claro que no debían de tomarse en cuenta los tenis con sangre ni la declaración del menor de edad.

Sin estas pruebas, la acusación quedó en nada. Así que el 15 de septiembre el subprocurador de delitos de alto impacto retiró los cargos contra González Martínez. Ese mismo día el antiguo vendedor de bienes raíces abandonó la prisión después de año y dos meses encerrado.

La liberación de González Martínez deja el caso del asesinato de José Arredondo sin culpable y sin sentencia. Además, quedaría pendiente investigar quiénes son los policías que violentaron derechos fundamentales para buscar a un asesino. Animal Político buscó al procurador, pero este eludió contestar para dar detalles sobre las investigaciones que podría desarrollar la institución que preside.

González Martínez está libre, pero quedan muchas interrogantes pendientes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el "agua muerta", el fenómeno que atrapa a los barcos en medio del océano

Un estudio realizado en Francia explica un fenómeno que ha dejado perplejos a los oceanógrafos desde que fue observado por primera vez en 1893 por el explorador noruego Fridtjof Nansen.
1 de agosto, 2020
Comparte

En 1893, el explorador noruego Fridtjof Nansen comenzó una expedición al Polo Norte que le daría fama mundial por conseguir romper el récord de latitud norte.

Esa travesía también lo convertiría en la primera persona en observar un extraño fenómeno que ha desconcertado a los oceanógrafos por más de un siglo.

Cuando navegaba por las aguas del Ártico, al norte de Siberia, Nansen notó que de pronto su barco, el Fram, comenzó a detenerse, a pesar de que sus motores andaban a toda máquina.

El aventurero describiría la anomalía como una “fuerza misteriosa” que retenía a su embarcación, haciendo que casi no pudiera maniobrar.

“Hicimos bucles en nuestro curso, a veces dimos vueltas, probamos todo tipo de estrategias para evitarlo, pero con muy poco éxito”, relató luego.

Nansen se convirtió así en el primero en observar este fenómeno, al que le dio el nombre de “agua muerta”.

Capas

Once años más tarde, en 1904, el físico y oceanógrafo sueco Vagn Walfrid Ekman logró identificar qué causaba esta anomalía.

Ekman demostró en un laboratorio que olas formadas en esta parte del océano Ártico debajo de la superficie, entre capas de agua salada y dulce -que tienen distinta densidad- interactuaban con un barco, generando resistencia.

Ártico

Getty Images
En el agua del Ártico se mezclan capas de diversa salinidad.

Lo atribuyó a los glaciares que se derretían, formando una capa de agua dulce sobre el mar, más salado y denso.

Sin embargo, en sus pruebas de laboratorio, Ekman vio que las olas de arrastre generaban oscilaciones en la velocidad del barco.

Esto difería de las observaciones de Nansen, cuyo barco se detuvo a una velocidad constante y anormalmente baja.

Hasta ahora nadie había podido explicar estas diferencias, ni tampoco entender exactamente cómo funciona el efecto que genera el agua muerta.

Pero un equipo interdisciplinario del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS), la institución de investigación más importante de Francia, y de la Universidad de Poitiers, cree haber develado ambos misterios.

“Cinta transportadora”

El grupo de físicos, expertos en mecánica de fluidos y matemáticos franceses utilizó una clasificación matemática de diferentes olas internas y un análisis de imágenes experimentales a escala de subpíxel para estudiar el fenómeno.

En un trabajo que publicaron a comienzos de julio en la revista científica PNAS concluyeron que las variaciones de velocidad descritas por Ekman se deben a la generación de olas que actúan como una especie de “cinta transportadora ondulante”.

Cinta transportadora con valijas en un aeropuerto

Getty Images
El agua muerta atrapa a los barcos y hace que se muevan hacia adelante y hacia atrás, como si estuvieran en una cinta transportadora ondulante, descubrieron los científicos franceses.

Esta “cinta” hace que las embarcaciones se muevan hacia adelante y hacia atrás.

Los científicos también lograron unificar las observaciones de Ekman con las de Nansen, afirmando que el efecto oscilante es solo temporal.

Finalmente “el barco termina escapando y alcanza la velocidad constante que describió Nansen“, publicaron en su estudio.

Los expertos resaltaron que el fenómeno no solo se da en lugares con glaciares, sino en todos los mares y océanos donde se mezclan aguas de diferentes densidades.

“También se encuentra en lagos fríos de montaña en verano porque hay estratificación de la temperatura, y por lo tanto, existe el riesgo de que los nadadores se ahoguen”, advirtió el coautor del estudio Germain Rousseaux, en declaraciones al diario ABC de España.

Rousseaux agregó que el fenómeno ocurre además en la desembocadura de ríos como el Orinoco, en América del Sur, debido al flujo de los ríos con sedimentos sobre el agua salada del mar.

Cleopatra

Curiosamente, este estudio no se realizó con el fin de develar el misterio de lo que le ocurrió a Nansen hace más de un siglo, sino para desentrañar una incógnita mucho más antigua.

Ilustración de la Batalla de Accio

Getty Images
¿Quedó la flota de Cleopatra y Marco Antonio atrapada en agua muerta durante la Batalla de Accio?

El trabajo forma parte de un gran proyecto que investiga por qué durante la Batalla de Accio o Actium (en el año 31 a. C.), en la Grecia antigua, las grandes naves de Cleopatra y Marco Antonio perdieron cuando se enfrentaron a los buques más débiles de César Octavio.

¿Podría la bahía de Accio, que tiene todas las características de un fiordo, haber atrapado a la flota de la reina de Egipto en agua muerta?

Eso fue en realidad lo que se preguntaron los científicos franceses.

“Ahora tenemos otra hipótesis para explicar esta rotunda derrota, que en la antigüedad se atribuía a rémoras, ‘peces lechón’ adheridas a los cascos, según decía la leyenda”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SON0H-nAbZw

https://www.youtube.com/watch?v=KmgRXXNvokE

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.