Sherlyn fue asesinada por su exnovio; su familia teme represalias
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sherlyn fue asesinada por su exnovio; ahora su familia tiene miedo que él tome represalias

Era estudiante del Colegio de Bachilleres del Estado de México y soñaba con convertirse en médico forense, pero la mataron el 13 de julio.
20 de octubre, 2020
Comparte

Sherlyn Mariel Pérez Carabarin tenía 17 años, era estudiante del Colegio de Bachilleres del Estado de México y soñaba con convertirse en médico forense. Sin embargo, el 13 de julio pasado, su expareja de 19 años ingresó a su domicilio en Ampliación San Pedro Xalostoc y la mató porque no quiso regresar con él.

La madre de Sherlyn, Guadalupe Carabarin, cuenta que aquella tarde ella y su esposo salieron de casa, y afuera se encontraron con el presunto feminicida, Jesús Antonio F.O., quien se acercó al padre de la joven para pedirle que la convenciera de volver a ser su novia.

Entérate: Suben penas por feminicidios, pero solo 3 de cada 100 asesinatos de mujeres son esclarecidos y llegan a condena

Ante la insistencia de Jesús Antonio, el señor Óscar le pidió que se retirara del sitio y se consiguiera una nueva pareja.

Los padres se alejaron, tranquilos de que Sherlyn se encontraba en casa, acompañada por su hermana menor de 6 años y una prima de 20. Para cuando salieron del domicilio, a las cinco de la tarde, ella estaba en la azotea lavando ropa.

A las ocho de la noche, los padres de la joven recibieron la llamada de su sobrina, para avisarles que Jesús Antonio ingresó a la casa trepando por un árbol, y disparó en dos ocasiones a la cabeza de Sherlyn.

La hermanita de seis años y la prima de Sherlyn presenciaron todo y fueron encañonadas por Jesús Antonio, quien tras efectuar los disparos subió a una motoneta y huyó, sin que se volviera a saber de él.

Sherlyn murió en el Hospital Magdalena de las Salinas. Antes de ingresar a dicho nosocomio fue trasladada a la Clínica 68 del IMSS, donde no pudieron atenderla por falta del servicio de tomografías. Según sus familiares, la ambulancia tardó más de 40 minutos en llegar al domicilio después de que llamaron pidiendo ayuda para la joven.

Las amenazas continúan

Sherlyn conoció a Jesús Antonio por amigos del bachillerato. Él, junto con otros jóvenes, acudían todas las tardes afuera del colegio para ver a las estudiantes.

Los presentaron y comenzaron a platicar por medio de Facebook. Días después, el joven acudió a casa de Sherlyn para pedir a sus padres que les dieran permiso de ser novios.

Guadalupe explica que aceptó el noviazgo, porque prefería saber con quién se relacionaba su hija, “para que no le fuera a pasar algo”.

El noviazgo duró tres meses, hasta que Sherlyn le contó a su madre que se sentía incómoda por los comportamientos agresivos de su novio.

Por ello, su madre habló con Sherlyn y le dijo que no era una relación sana, que debía considerar si quería continuar con él, quien ya le había manifestado su intención de que vivieran juntos.

“Mi hija tan solo tenía 17 años… yo le dije ‘tú tienes toda una vida por delante’ y ella me dijo que iba a terminar con él”, recuerda.

El asesinato ocurrió 15 días después de que ella le anunció que dejaría de ser su novia.

“Ellos ya tenían 15 días de haber terminado su relación, porque él era una persona muy posesiva. No la dejaba que tuviera amigos ni que se conectara a Facebook, le prohibía todo, a tal grado que ella se volvió antisocial. Solo salía si era con él”, señala Guadalupe.

Los 15 días después de que la joven terminara la relación, su exnovio insistía en que volviera con él. La llamaba varias veces al día, le enviaba mensajes por redes sociales, e incluso, de acuerdo con testimonios de los vecinos, rondaba la casa a bordo de la motoneta en la que huyó.

De hecho, el día en que la asesinó, había intentado contactarla reiteradamente sin éxito. En el celular de la joven había 67 llamadas perdidas, la última a las 7:54 de la noche del 13 de julio, minutos antes de irrumpir en su casa y disparar.

Pero aún después de haber matado a Sherlyn, Jesús Antonio no detuvo sus amenazas. A través de Facebook, continúa hasta la fecha enviando mensajes a la cuenta de la joven con amagos en contra de su familia.

“La verdad nosotros sí tenemos miedo de que él venga y tome represalias contra la familia o los amigos de mi hija. Les hemos comentado esto a las autoridades, pero ellos solo dicen que no pasa nada, que no lo va a hacer… yo pienso que solo les da igual”, lamenta.

Tres meses sin justicia

Han pasado 3 meses y 9 días desde el feminicidio, y las autoridades continúan sin detener a Jesús Antonio, aunque constantemente dicen a la familia de Sherlyn que la investigación avanza y que están cercando el radio para ubicar al presunto asesino.

Nalleli Arenas, abogada que participa en el grupo que acompaña el caso, con las organizaciones Mujeres Ecatepenses por los Derechos Humanos y Más Sueños, explica que han habido retrasos en la investigación del feminicidio, que se suman al hecho de que el asesino continúa en libertad.

En primer lugar, las autoridades del Estado de México negaron por dos meses el acceso a la carpeta de investigación a la familia de Sherlyn, argumentando que se encontraban recabando información con la persona dueña de la casa en la que se alojaba Jesús Antonio.

Cuando al fin pudieron consultar el archivo, se dieron cuenta que no habían datos que permitieran localizar al joven. Lo único que supieron fue que esta persona también era dueña de la motoneta en la que huyó Jesús Antonio, misma que reportó como robada al día siguiente de que se cometió el feminicidio.

También se percataron que fue hasta el 24 de septiembre que la Fiscalía del estado envió escritos de colaboración con las dependencias de otros estados para la búsqueda del presunto asesino.

Lo único que han encontrado hasta ahora son la motoneta en la que huyó y el arma con la que disparó, en un predio de San Andrés de la Cañada, municipio de Ecatepec, en el mismo Estado de México.

Para la mamá de Sherlyn, lo más indignante es que le abrió las puertas de su casa al hombre que le quitó la vida a su hija, y que estando libre podría continuar cometiendo feminicidios.

“Le abrimos las puertas del hogar, se sentó en nuestra mesa a comer, convivió con nosotros, pero pues para él no fue suficiente, cuando ella lo termina, cuando ella decide que su relación ya no era buena, él decide quitarle la vida como si ella fuera de su propiedad”.

“Lo que quisiéramos es prevenir que él actúe nuevamente así con otra menor”, concluye.

Entre enero y agosto de 2020 se han abierto 626 carpetas de investigación por el delito de feminicidio en todo el país, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En el Estado de México se investigan 97 feminicidios, de los cuales 16 fueron cometidos con arma de fuego, al igual que en el caso de Sherlyn.

Además, se han registrado 13 feminicidios cometidos con arma blanca y 68 más que se efectuaron haciendo uso de “otros elementos”.

Animal Político consultó a la Fiscalía General del Estado de México sobre el caso, dependencia que señaló que no puede aportar información sobre el avance de la investigación, debido a que podría ponerse en riesgo la detención del acusado.

De acuerdo con las autoridades, esta semana se reunirán con los padres de Sherlyn, con quienes compartirán detalles sobre las diligencias que se efectúan para esclarecer los hechos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cómo puedes volver a hacer ejercicio después de haber tenido COVID-19?

Independientemente de la gravedad del cuadro, un 16% de los pacientes con covid-19 sufre complicaciones cardíacos. Esto es algo crucial a tener en cuenta al retomar el ejercicio.
4 de diciembre, 2020
Comparte

Encuestas realizadas en todo el mundo estiman que hasta un 16% de los pacientes con covid-19 tienen algún tipo de complicación cardíaca.

El daño al corazón no depende del grado de la enfermedad: incluso los cuadros más leves pueden dañar el sistema cardiovascular.

El problema es que, muchas veces, esta secuela en el pecho no da ningún síntoma y la persona solo sentirá sus consecuencias cuando exija un trabajo extra al sistema cardiovascular.

Esto sucede, por ejemplo, durante la actividad física: el corazón necesita latir más para bombear sangre a los músculos y, si tiene algún daño causado por el coronavirus, puede funcionar mal e incluso descomponerse.

Por esta razón, lo más recomendable es consultar con un médico, quién puede ordenar una serie de exámenes cardiológicos antes de que volvamos a hacer ejercicio de más intensidad.

Pero, ¿cómo afecta el coronavirus al corazón?

Atrás quedó la época en que el covid-19 se veía solo como una enfermedad respiratoria.

Hoy en día se sabe que no se limita a los pulmones y tiene varias repercusiones en el organismo, con consecuencias para el intestino, los riñones, el cerebro y, por supuesto, el corazón.

En el músculo cardíaco, el Sars-CoV-2, el virus responsable de la pandemia actual, tiene una acción directa e indirecta. En primer lugar, el patógeno puede alojarse allí y devastar las células del órgano.

Corazón

Getty Images
El covid-19 puede afectar al corazón de manera directa e indirecta.

En segundo lugar, la infección genera una inmensa respuesta del sistema inmunológico. Esto, a su vez, lleva a un estado de inflamación que afecta el funcionamiento de varias partes del cuerpo (incluido el propio sistema cardiovascular).

“Estos procesos pueden derivar en miocarditis, con la aparición de áreas con cicatrices y fibrosis que se relacionan con arritmias”, señala Marcelo Leitão, expresidente de la Sociedad Brasileña de Medicina del Ejercicio y el Deporte, que elaboró en colaboración con la Sociedad Brasileña de Cardiología una guía sobre cómo volver a hacer ejercicio de forma segura después del covid-19.

La arritmia no es más que un desajuste en los latidos que permiten que el corazón se contraiga para bombear sangre a través de las arterias.

En un momento de esfuerzo, el órgano necesita funcionar de forma rápida y eficiente, dado que aumenta la demanda de oxígeno y nutrientes de todo el cuerpo.

Médica y paciente

Getty Images
El desequilibrio cardíaco puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Y es exactamente en una situación como esta donde puede aparecer este desequilibrio cardíaco. “La miocarditis es una de las causas más frecuentes de muerte súbita”, señala Colombo.

Se estima que esto puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Los estudios realizados durante la pandemia muestran que las complicaciones cardiovasculares relacionadas con el coronavirus aparecen incluso en las condiciones más leves.

La infección puede ser un factor que empeore una enfermedad cardíaca preexistente, pero también es el desencadenante de la aparición de una enfermedad torácica en aproximadamente el 12% de los pacientes.

¿Cómo protegerse?

Según el documento de las dos sociedades médicas brasileñas, antes de volver a practicar cualquier deporte, todas las personas que hayan tenido covid-19 deben someterse a una evaluación médica.

“El profesional analizará la condición de acuerdo con la gravedad de la infección, hará un examen físico en el consultorio y solicitará algunas pruebas adicionales”, describe Leitão.

Electrocardiograma

Getty Images
Los médicos brasileños recomiendan en todos los casos un electrocardiograma.

Los expertos sugieren que todas las personas recuperadas se hagan al menos un electrocardiograma, una prueba sencilla que mide la actividad eléctrica del corazón -que se encarga de regular el latido de este músculo.

Ahora, para los casos más graves o para deportistas profesionales y o personas que hacen deportes competitivos, el chequeo posterior al covid-19 debe ser más completo.

Además del electrocardiograma, la guía brasileña enumera otras pruebas, como la dosificación en sangre de troponina (una proteína que se altera cuando el corazón no está bien), la prueba de esfuerzo (la que se hace en una cinta para medir la resistencia física, cardíaca y pulmonar), el holter (que mide la presión arterial durante 24 horas) e incluso una resonancia magnética.

Si los resultados son correctos, la persona puede reanudar el entrenamiento. En caso de cualquier alteración o diagnóstico de miocarditis, es importante esperar un poco más.

“Por lo general, el paciente necesita entre tres y seis meses de descanso y hacer algunas reevaluaciones mientras tanto para ver cómo evoluciona la situación”, dice Colombo.

Reinicio y cuidados básicos

Para aquellos que han recibido luz verde para volver al gimnasio, es importante que se lo tomen con calma al principio.

Gimnasio

Getty Images
Es importante no olvidarse de continuar con las medidas para evitar el contagio como por ejemplo limpiar con gel todo lo que tocas en el gimnasio.

No se puede seguir el mismo ritmo que antes de la pandemia, porque el cuerpo no está acostumbrado y ha perdido el acondicionamiento en los últimos meses.

“El retorno debe ser gradual y vale la pena hacer un fortalecimiento muscular antes de iniciar un entrenamiento aeróbico, como correr o andar en bicicleta”, sugiere Colombo.

Contar con la orientación de un profesional de educación física es aún más esencial en este punto.

También es bueno reforzar las medidas básicas de protección frente al coronavirus: trata de hacer ejercicio en casa o en lugares abiertos, como parques, plazas y clubes, con buena circulación de aire.

Usa mascarilla antes y después del entrenamiento. No te detengas a hablar con otras personas y mantén siempre una distancia mínima de 2 metros de otros deportistas.

Por último, lávate las manos con agua y jabón y desinfecta los objetos que utilizaste en el entrenamiento con gel de alcohol o alcohol al 70%.

Estas recomendaciones son válidas incluso si ya has tenido covid-19, ya que aún no se sabe cuánto dura la inmunidad y siempre existe el riesgo de contagiarte y transmitir el agente infeccioso a quienes te rodean.

¿Es necesaria una reevaluación?

“Si durante o después del ejercicio, te sientes muy cansado y tienes palpitaciones, dificultad para respirar o dolor en el pecho, consulta nuevamente con un profesional de la salud”, dice Leitão.

Hombre y mujer haciendo yoga

Getty Images
Después de dos o tres meses de comenzar a hacer ejercicio, es recomendable reevaluar el estado físico.

Estos pueden ser signos de que algo anda mal en el sistema cardiovascular.

Si todo está bien y el ritmo de las actividades evoluciona sin problemas, los expertos de las dos sociedades médicas piden que todos se sometan a una reevaluación dos o tres meses después de empezar a ejercitar, así la persona puede estar segura de que no han surgido nuevos problemas.

Después de todo, todavía hay mucho que no se sabe sobre el coronavirus y sus efectos a largo plazo.

Para evitar sorpresas desagradables en tu corazón, lo mejor es siempre tener mucho cuidado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sNuAl-Lj8PI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.