La sororidad de las doulas de aborto ante la pandemia de COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La sororidad de las doulas de aborto ante la pandemia de COVID-19

El símil con las doulas tradicionales o  acompañantes de madres primerizas se utiliza en varios países para promover el entrenamiento de las mujeres que auxiliarán a otras para interrumpir una gestación.
Cuartoscuro
Por Delia Angélica Ortiz
25 de octubre, 2020
Comparte

Cubrebocas. Gel antibacterial. Careta. Hay que trasladarse al aeropuerto cumpliendo todas las medidas sanitarias. Vannessa tiene miedo de viajar a la ciudad con más contagios por COVID-19. No lo demuestra. Ella no es la mujer que abortará. Solo la acompaña. Así que se muestra fuerte.

Vannesa Jiménez es una doula de aborto. El símil con las doulas tradicionales o  acompañantes de madres primerizas se utiliza en varios países para promover el entrenamiento de las mujeres que auxiliarán a otras para interrumpir una gestación.

Lee: El aborto seguro cae 44%; las redes ciudadanas dan acompañamiento a las mujeres

En México, el término es utilizado por Fondo María, una organización especializada en derechos reproductivos que organiza cursos en educación sexual, atención psicológica y legal para las integrantes de colectivos feministas interesadas en guiar a otras mujeres en el ejercicio de ese derecho.

“Ir a la Ciudad de México es como ir a otro país. Me sorprende que siendo mexicana, nuestros derechos estén limitados a una situación geográfica”, cuenta Vannesa, quien también es integrante de la Red Necesito Abortar México.

Durante la pandemia, esta red neoleonesa ha atendido cientos de mensajes de Facebook, whatsapp y correo electrónico buscando información sobre aborto seguro.

Uno de los acompañamientos que Vannesa hizo a la Ciudad de México fue por violación. “El aborto es legal e ilegal al mismo tiempo en todo México, por más absurdo que suene”, cuenta en referencia a que los códigos penales locales solo permiten la interrupción de un embarazo bajo ciertas circunstancias.

En la Ciudad de México, el aborto es legal desde hace 13 años. Entrar a una clínica capitalina ILE (por Interrupción Legal del Embarazo) es como acudir a un consultorio dental. Los procedimientos para realizar un aborto voluntario son ambulatorios, no requieren quirófano ni estancia hospitalaria, por lo que la paciente podrá salir caminando.

Tanto en los servicios públicos como privados, se solicita ir con un familiar o amigo. En caso de que la mujer no tenga ese apoyo en casa es cuando puede acudir a una organización o colectivo feminista para no ir sola.

Garantizar un derecho

Itzel Cruz Palma prepara su despacho de terapia con muñecas y otros elementos de juego para recibir a su paciente. Como psicóloga de la clínica en salud reproductiva Acompáñame, debe platicar con una niña de 11 años que llega de Tabasco a la Ciudad de México con una gestación de 5 meses, resultado de una violación en los primeros meses de la pandemia.

“En los servicios de interrupción (del embarazo), la violencia es una constante”, comparte Cruz Palma en entrevista.

Llamemos María a esta niña de 11 años. Ha pasado una semana, desde que un ginecólogo en Tabasco le rompió la fuente para inducirle un aborto. Luego de haber sido sometida a una práctica ginecobstrétrica inadecuada, es necesario que viaje a la Ciudad de México para que le realicen una Aspiración Manual Endouterina (AMEU).

El procedimiento es ambulatorio y sin dolor, no pone en riesgo la vida de la niña y toma menos de una hora. El resto serán las sesiones de terapia psicológica en su ciudad de origen.

Las redes de apoyo otorgan subsidios cuando la vida podría estar en riesgo, el embarazo es resultado de un ataque sexual o la víctima no cuenta con los recursos económicos para trasladarse a la capital.

En caso de que el procedimiento no pueda realizarse en un hospital público capitalino —donde solo hay atención de lunes a viernes—, tienen convenios con clínicas privadas especializadas en salud reproductiva como Acompáñame o los centros que opera la Fundación Marie Stopes México.

Los lineamientos sanitarios por COVID-19 redujeron el número de citas tanto en unidades públicas como privadas con servicio ILE, restringieron la entrada de los acompañantes y exigen que a las pacientes se les tome la temperatura antes de ingresar a los centros. Ante sospecha de síntomas de coronavirus, las mujeres deberán realizarse una prueba de COVID-19 y solo en caso de resultar negativa podrán regresar a ejecutar la interrupción.

La clínica Acompáñame participa en un programa piloto para documentar los beneficios de la medicina a distancia con servicio TeleILE para dar información sobre aborto seguro a las mujeres que no quieren viajar a la Ciudad de México por miedo a un contagio.

“Hay causales que permiten el servicio TeleILE. La violación es una de ellas. El embarazo adolescente también es un embarazo de alto riesgo y podemos hacer accesible el servicio por esa condición”, explica Ana María Camarillo Zavala, directora de la clínica.

Actualmente, de las 13 unidades ILE públicas capitalinas, 8 centros se mantienen dando el servicio, pero su servicio de “medicina a distancia” aún no está disponible. De hecho, para acudir a una centro de salud reproductiva operando en la emergencia sanitaria es necesario comunicarse a Locatel para tener la información precisa sobre requisitos y horarios de atención.

Dada la baja afluencia a los centros de salud, la alcaldía Azcapotzalco activó un programa de interrupción del embarazo para acudir de manera gratuita a las clínicas de la Fundación Marie Stopes para aquellas mujeres de la demarcación que necesiten ejercer este derecho, pero sin correr riesgo a un contagio por acudir a un hospital público.

Aunque los servicios de Marie Stopes son de bajo costo, las mujeres que no puedan cubrir esos montos y acrediten su residencia en esa alcaldía pueden solicitar el subsidio delegacional enviando un correo electrónico a [email protected]

Las organizaciones y colectivos feministas también han sido muy activas en difundir información sobre aborto seguro en casa. Ipas México, organización internacional especializada en derechos reproductivos, publicó un video sobre el uso adecuado de misoprostol para interrumpir el embarazo. A la fecha, lleva casi un millón de visualizaciones en YouTube.

Las recomendaciones se basan en los criterios avalados por la Organización Mundial de la Salud y para solicitar más información o la valoración de un profesional médico tienen disponible correo electrónico y abierta la comunicación en redes sociales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Hará más mal que bien’: los peligros de apresurar la vacuna contra la COVID

La FDA adelantó que podría aprobar el uso de emergencia de una vacuna contra la COVID antes de que terminen los ensayos clínicos, pero varios expertos advierten que esto sería un "grave error".
Getty Images
4 de septiembre, 2020
Comparte

El jefe de la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), Stephen Hahn, adelantó que podría aprobar el uso de emergencia de una vacuna contra el coronavirus antes de que terminen los ensayos clínicos, algo sobre lo que varios expertos han advertido, tildándolo de “grave error”.

En una entrevista ofrecida al medio británico The Financial Times y publicada el domingo, Hahn insistió en que, de tomarse, la decisión será “científica, médica y basada en datos”, y no una respuesta política a las presiones del gobierno estadounidense para que se apruebe una vacuna.

A finales de agosto, el presidente Donald Trump acusó a la FDA de “retrasar” la aprobación de la vacuna hasta después del 3 de noviembre, fecha en la que los votantes acudirá a las urnas para decidir quién gobernará el país durante los próximos cuatro años.

De darle luz verde antes de terminar la fase 3 de los ensayos clínicos, EE.UU. se convertirá en el tercer país en aplicar la polémica medida, después de que Rusia y China lo hicieran en agosto.

Cuando el 11 del pasado mes las autoridades rusas registraron su vacuna Sputnik V, asegurando que había demostrado ser “altamente efectiva y segura”, científicos en todo el mundo y la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) acogieron con escepticismo.

Días después, el 20 de agosto, Moscú anunció que iniciaría las pruebas clínicas en 40.000 voluntarios en distintos países.

Vacuna contra el coronavirus.

Getty Images
Rusia y China han aprobado vacunas contra el coronavirus sin culminar la fase 3 de los ensayos clínicos.

La fase 3 de los ensayos clínicos suele considerarse la más crucial, pues es la etapa en la que los investigadores tratan de ver cuán eficaz y segura es la vacuna probándola en decenas de miles de personas.

“En otras palabras, se busca la reducción real de los casos de la enfermedad en el número de personas que fueron vacunadas comparado con el mismo número de sujetos que no recibieron la vacuna”, le explicó hace semanas el doctor Ian Jones, profesor de Virología de la Universidad de Reading en Reino Unido, a BBC Mundo.

Si bien en las etapas previas también se evalúa el desempeño y la seguridad del producto, la fase 3 es la que “realmente te dice que la vacuna es capaz de prevenir que ocurra la infección”, según el virólogo británico.

“Falsas esperanzas”

Pero quizás el lado más peligroso de aprobar una vacuna antes de culminar todos los ensayos clínicos son sus posibles consecuencias.

Mijail Murashko.

Getty Images
El ministro de Salud ruso ha desestimado las preocupaciones y dudas que genera el programa de vacunas Sputnik V.

En conversación con BBC Mundo, Jones explica que hay varios problemas asociados con que la vacuna sea aprobada demasiado pronto.

Lo primero es que podría generar falsas esperanzas: puede que la gente se apresure a ponerse la vacuna “cuando en realidad tal vez no sea la mejor vacuna, sino la primera que está disponible“.

“Esto causaría decepción en los individuos que se inmunizaron”, añade.

Según el experto, una vacuna que no funcione tan bien como debería podría extender la idea de que (la vacuna en general, todas las que se están desarrollando contra la COVID-19) es ineficiente y suscitar desconfianza dentro de la población. “Al final, una vacuna apresurada hará más mal que bien”.

“Simplemente le quitaría valor a todas las demás vacunas. Y le daría alas al lobby antivacunas, que se aprovechará de cualquier desliz. Es perjudicial para todo el mundo“.

Más difícil ponerle fin a la pandemia

Este lunes, la científica en jefa de la OMS, Soumya Swaminathan, se unió a las advertencias de la comunidad de expertos y aseguró que autorizar una vacuna demasiado pronto y con pocos datos podría tener una variedad de consecuencias negativas.

Vacuna contra el coronavirus.

Reuters
La fase 3 de los ensayos clínicos es frecuentemente considerada como la más crucial, pero la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos está considerando saltársela.

“En primer lugar, hará que sea muy difícil continuar con los ensayos clínicos aleatorios”, dijo.

“Y en segundo lugar, existe el riesgo de que se introduzca una vacuna que no se haya estudiado de manera adecuada y que podría resultar que es poco eficaz y no cumple con el trabajo de ponerle fin a esta pandemia o, peor aún, que tenga un perfil de seguridad inaceptable”.

Para que una vacuna sea aprobada por la FDA, se debe haber demostrado que es segura y eficaz en función de los datos recopilados tras ser probada en miles de voluntarios.

Es un proceso de verificación que puede durar meses.

Swaminathan agregó que la aprobación del uso de emergencia de una vacuna debe realizarse “con mucha seriedad”, particularmente porque se trata de una decisión que “podría provocar efectos secundarios adversos” en algunas partes de la población.

Un pequeño riesgo de mutación

La confianza de la gente en una campaña de vacunación es crucial, por lo que aprobar una vacuna antes de que culminen todos los ensayos clínicos podría además limitar el número de personas que se dejarían inyectar.

Una niña recibiendo una vacuna.

Getty Images
Ian Jones, profesor de Virología de la Universidad de Reading, dice el objetivo es tener una vacuna que nos inmunice completamente y no una que funcione a medias.

“Se trata de una preocupación muy seria, subraya.

“Si la gente piensa que la primera vacuna en ser lanzada lo ha sido por el simple hecho de ser la primera (en desarrollarse), pero no es necesariamente la mejor, podrían considerar que no vale la pena aplicársela, lo que llevaría a no querer ser inmunizados”, prosigue.

“Pero el peligro es que no querrían inmunizarse con una vacuna que funcione mejor y que podría venir después, y eso haría que el virus siga circulando”.

Jones considera poco probable que la vacuna no funcione del todo debido a las pruebas que ya se han hecho.

Pero otro riesgo, según explica, es que el virus podría transformarse y evitar la respuesta inmune generada por la vacuna aprobada con apuro, mutar en una forma ligeramente diferente, que ninguna de las vacunas podría combatir.

“No queremos una vacuna que funcione a medias”

Sin embargo, él no cree que las preocupaciones deban centrarse en cuán segura es la vacuna, sino en su eficacia.

El virus junto a una inyección.

Getty Images
Soumya Swaminathan advierte que aprobar una vacuna sin finalizar todos los ensayos clínicos podría provocar efectos secundarios adversos en algunas partes de la población.

“No queremos una vacuna que funcione a medias, queremos una que nos inmunice completamente”.

“En realidad, pienso que todas las vacunas que están siendo probadas en la actualidad son bastante seguras y probablemente no le causarán ningún daño a quien las reciba. Pero cuando apruebas una vacuna que funciona mal, estás fijando expectativas sumamente bajas, y lo que venga después no tendrá la obligación de ser mejor”.

“Estarías abriéndole paso a una serie de genéricos que también van a funcionar mal“.

Para este virólogo británico esto es algo que se debe evitar, y para hacerlo la fase 3 del proceso debe ser culminada, probando la vacuna “en tanta gente como sea posible, para así conocer su resultado habitual con una dosis habitual“.

“Tomar atajos para lograr vacunas no es exactamente una buena idea. Sería un grave error”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.