Más allá de Tlatlaya y Ayotzinapa: el historial militar que dejó Cienfuegos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Más allá de Tlatlaya y Ayotzinapa: el historial militar que dejó el General Cienfuegos

Cuando estuvo al frente del Ejército, Salvador Cienfuegos fue cuestionado por violaciones a los derechos humanos, desapariciones forzadas, asesinatos y torturas.
Cuartoscuro
Comparte

El 17 de abril de 2016, el General Salvador Cienfuegos pronunció una disculpa que parecía histórica. Ante 30 mil efectivos congregados en la plaza Damián Carmona del Campo Militar número 1, el entonces secretario de la Defensa Nacional entonó la contrición por el video aparecido meses atrás en el que soldados torturaban a una mujer con una bolsa en la cabeza.

“Estos sucesos repugnantes, aunque aislados, dañan de manera muy importante nuestra imagen y el prestigio que dignamente hemos ganado en más de 100 años de lealtad”, dijo el militar, que ya cargaba a sus espaldas con las consecuencias de dos de los hechos más luctuosos del sexenio pasado: la masacre de Tlatlaya, en junio de 2014, y la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, ocurrida en septiembre de ese año.

Lee: Cienfuegos protegió entre 2015 y 2017 al líder de los Beltrán Leyva en Nayarit y atacó a sus enemigos

Mientras aquella disculpa tenía lugar, Cienfuegos era ya parte activa del cartel de los Beltrán Leyva, según las autoridades de Estados Unidos. Protegido con el alias de “el padrino”, los investigadores creen que era una pieza clave en el tránsito de estupefacientes al norte y el lavado de dinero, además de operar para perjudicar a grupos rivales.

Estas son las acusaciones formuladas en la corte de Nueva York. Sin embargo, aquí en México están registradas diversas vulneraciones a los derechos humanos perpetradas por militares durante todo su mandato. En su momento, las actuaciones fueron defendidas como parte de la denominada “guerra al narcotráfico” iniciada en 2006 por el entonces presidente Felipe Calderón. Sin pensamos que Cienfuegos, el máximo responsable de los soldados que mueren y matan, estaba a sueldo de una de las estructuras que decía combatir, la perspectiva es diferente.

Lo que no cambian son las cifras. En los seis años con Enrique Peña Nieto como presidente, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió un total de 83 recomendaciones por vulneraciones graves a los derechos humanos (asesinato, tortura, desaparición forzosa) a las diferentes autoridades.

De ellas, la Sedena dirigida por Cienfuegos recibió 21, con 149 víctimas. Sacar al Ejército a las calles a realizar labores policiales tuvo estas consecuencias. Que 7 Regiones militares, 12 Zonas Militares, 14 batallones de infantería, 1 compañía de infantería no encuadrada, 1 Regimiento de Caballería Motorizada, 1 Batallón de Fusileros Paracaidistas y 3 Batallones de Policía Militar se vieron involucrados en desapariciones forzosas, asesinatos o torturas.

Además, se hizo uso de por lo menos 7 instalaciones militares para torturar y retener personas, de las que tres correspondían a la Sedena en Zacatecas, Nuevo León y Durango.

Estos datos fueron obtenidos por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, a partir de resultados preliminares de la base de datos The Investigation and Documentation System (I-DOC) de Case Matrix Network. Con ella, la organización hizo público recientemente el informe “Entre la brutalidad y la impunidad” en el que analiza las violaciones a los derechos humanos perpetradas por servidores públicos entre 2006 y 2018.

En los seis años que Cienfuegos estuvo al frente de los uniformados, los casos de Tlatlaya y Ayotzinapa fueron los que más impactaron a la sociedad mexicana.

En el primero, 22 personas fueron tiroteadas por los soldados en San Pedro Limón, municipio de Tlatlaya, en el Estado de México. Previamente se había producido un enfrentamiento con civiles armados pero, a pesar de que estos se rindieron, los uniformados acabaron con su vida. El general defendió la versión ofrecida por sus hombres y negó que se tratara de ejecuciones extrajudiciales.

En el segundo, 43 estudiantes desaparecieron en Iguala la noche del 26 al 27 septiembre y sus familiares, seis años después, siguen exigiendo que militares sean detenidos por su participación en los hechos.

“No voy a permitir que interroguen a mis soldados”, dijo el militar un año después de los hechos.

Lee: Investigación en EU contra el General Cienfuegos es por supuestos vínculos con los hermanos Beltrán Leyva

En la recomendación emitida por la CNDH sobre el caso Iguala se hace mención especial a la actitud mantenida por el uniformado, a quien se señala por manifestaciones públicas que podrían constituir “una vulneración del derecho a la verdad”.

En una entrevista con Excelsior, Cienfuegos insiste en su versión de que el 27 batallón de la Sedena no estuvo presente en las calles de Iguala cuando se perpetró la desaparición de los estudiantes. Sin embargo, la CNDH constata que sí hubo presencia militar en la zona, aunque no llega a afirmar que esto les vincule con las vulneraciones a los derechos humanos. Sí asegura la recomendación que la insistencia del militar en desvincular a su tropa de los acontecimientos “provocó confusión en quienes están interesados en conocer la actuación del Ejército en los sucesos de los hechos de Iguala”.

Aunque estos fueron los hechos más luctuosos con los que se recordará la gestión de Cienfuegos, otras recomendaciones de la CNDH sirven para recoger otras prácticas presentes entre los militares durante su gestión.

Otros hechos 

Por ejemplo, hechos ocurridos en febrero de 2015 en Ajuchitlán del Progreso, Guerreo, cuando tres personas fueron capturadas en su domicilio por elementos de la Sedena y la Policía Federal, conducidos a un cuartel militar y a una casa en construcción y torturados.

Una de las víctimas fue “golpeada, asfixiada, le dieron toques y le patearon el vientre”, según el relato de la recomendación 004/2017.

En agosto de 2013, elementos de la Policía Comunitaria de Guerrero, fueron detenidos, torturados y procesados, acusados de secuestro. Elementos del Batallón de Infantería 22, adscrito a Sedena, detuvieron a una persona y, posteriormente, procedieron al cateo de las casas de Justicia de El Paraíso y Tlatlauquitepec.

En estas acciones detuvieron a 16 elementos de la policía comunitaria y a un maestro que portaba una camiseta de la policía comunitaria sin pertenecer a esta. Según el relato de la CDNH, recogido en la recomendación 009/2016, los detenidos fueron maltratados durante el trayecto hacia la PJG de Acapulco. Una vez en dichas instalaciones continuaron los malos tratos y torturas, esposándolos a un poste, golpeándoles diferentes partes del cuerpo, asfixiándolos con una bolsa de plástico y amenazándolos, con la intención de obtener una confesión auto incriminatoria.

En enero de 2014, en Apatzingán, Michoacán, un hombre acusado de pertenecer a un grupo de la delincuencia organizada recibió un balazo en el hombro y, tras ser atrapado por elementos de la Sedena, fue interrogado y torturado sin permitirle que pudiese ser atendido hasta horas después, según se recoge en la recomendación 079/2018 de la CNDH.

Estos son solo algunos ejemplos. Las recomendaciones registradas por la CMDPDH ubican desapariciones forzadas, asesinatos o torturas en estados como Guerrero, San Luis Potosí o Tamaulipas. Cuando estaba al frente del Ejército, Cienfuegos fue cuestionado por estas violaciones a los derechos humanos. Su respuesta: que era necesario un marco jurídico para poder actuar.

En ese contexto fue aprobada la Ley de Seguridad Interior, declarada inconstitucional por los jueces cuando el sexenio de Peña Nieto enfilaba su recta final.

Según registra la propia página web de la Sedena, entre diciembre de 2012 y el 30 de noviembre de 2018, la CNDH notificó al estamento militar 3 mil 196 quejas. En 2013 fueron 836; en 2014, 570; en 2015, 565; en 2016, 464; en 2017, 340 y en 2018 un total de 347. Lo que la página de Sedena no registra es por qué se emitieron estas quejas. En realidad, el número de quejas registrado durante la etapa de Peña Nieto es sensiblemente inferior a las que se contabilizaron durante la etapa de Felipe Calderón, con años como 2009 en el que la Sedena recibió mil 644 quejas por parte de la CNDH.

Ahora que Cienfuegos está procesado por sus vínculos con un cartel, regresar a algunas de las violaciones a los derechos humanos perpetradas por militares que estaban bajo su mando y que formaban parte de la llamada “guerra contra el narcotráfico”, recobra un nuevo significado. También el papel jugado por los militares, presentados por diversas autoridades como símbolo de incorruptibilidad.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que aquellos uniformados que sean vinculados a las actividades del general serán inmediatamente suspendidos. Sin embargo, desde la sociedad civil exigen al mandatario el mismo trato para otros uniformados que cometieron delitos o a los que se vinculó con asesinatos, desapariciones o secuestros. Es el caso de una lista de 62 uniformados vinculados a violaciones a los derechos humanos que la CMDPDH entregó a las oficinas de Presidencia a comienzos del mandato de López Obrador. Al día de hoy, según denunció su expresidente, José Guevara, no hay información sobre que ninguno de ellos haya sido investigado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: dejan cadáveres y cementerio de tanques en Bucha tras la retirada de tropas rusas

Un equipo periodístico de la BBC registra la total destrucción en la localidad de Bucha.
4 de abril, 2022
Comparte

Advertencia: esta nota incluye imágenes que pueden herir su sensibilidad.

Una avenida en el suburbio de Bucha se convirtió en el primer lugar donde quedaron enterradas las esperanzas de Rusia de rodear y entrar a Kiev e intentar deponer el gobierno del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

Sucedió dos o tres días después de que las primeras fuerzas rusas cruzaran a Ucrania el 24 de febrero, cuando militares ucranianos destruyeron una columna de tanques y vehículos de transporte blindados rusos que pasaban por el pueblo de Bucha hacia la capital, Kiev.

El convoy quedó destruido en una de las primeras de muchas emboscadas ucranianas que frenaron en seco el avance ruso.

Nuestro equipo de la BBC pudo llegar a Bucha porque los últimos soldados rusos se retiraron durante el pasado viernes, como parte de lo que el Kremlin ha descrito como una decisión calmada y racional de concentrar la guerra en el este de Ucrania.

Moscú afirma, sin pruebas ni confiabilidad, que sus objetivos en el centro de Ucrania han sido alcanzados y que nunca incluyeron la toma de Kiev.

La dura resistencia ucraniana

La verdad es que una inesperadamente feroz y bien organizada resistencia ucraniana los detuvo en las afueras de la capital, y la evidencia de esto incluye los restos oxidados y torcidos de la columna que todavía yacen donde fue destruida en esa calle suburbana.

Un residente de Bucha con un pan molde

BBC/Kathy Long
Los lugareños dicen que durante semanas no había podido tener pan.

Tras dos o tres semanas de guerra, los invasores rusos se quedaron sin impulso. En las calles de Bucha se puede ver.

Las tropas élite de las fuerzas aerotransportadas de Rusia entraron en el pueblo en vehículos blindados, suficientemente ligeros para ser trasladados en avión.

Llegaron desde el aeropuerto de Hostomel, a unos pocos kilómetros de distancia, que fue atacado y tomado por paracaidistas rusos que descendieron de helicópteros el primer día de la invasión.

Entonces, la fuerzas ucranianas opusieron una resistencia feroz. Cuando la columna se desplazó por Bucha camino a Kiev, tuvieron un duro despertar.

La emboscada

La carretera es estrecha y recta, el lugar ideal para una emboscada. Los testigos dicen que los ucranianos atacaron el convoy con drones Bayractar que le compraron a Turquía. Otros lugareños indicaron que los voluntarios de la defensa territorial de Ucrania también se encontraban en la zona.

Fosa común en Bucha

Getty Images
Tras la recaptura de la ciudad se han cavado fosas comunes debido a la cantidad de cadáveres hallados.

De cualquier manera que lo hubieran logrado, los vehículos de vanguardia y retaguardia fueron destruidos, atrapando a los de en medio. Los escombros no han sido tocados. Cinturones de munición con proyectiles de 30 mm yacen en los linderos de césped, con muchas piezas abandonadas de artillería peligrosa y dañada.

Los jóvenes reclutas salieron corriendo, rogando que no los entregaran a la defensa territorial ucraniana, dijeron los lugareños.

Un hombre de unos 70 años, que dijo llamarse Hrysta, expresó: “Me dieron lástima. Eran tan jóvenes, entre 18 y 20 años, con todas sus vidas por delante”.

Cadáveres en la calle

Parece que los rusos, a medida que preparaban el retiro de Bucha, no tuvieron la misma compasión. Había por lo menos 20 hombres muertos en la calle cuando las tropas ucranianas entraron en el pueblo.

El alcalde dijo que enterraron a 280 personas en fosas comunes.

Los pocos civiles que permanecieron dijeron haber intentado evitar cruzarse con los rusos. Encendieron hogueras frente a sus edificios de la era de Khrushchev, para cocinar al aire libre porque habían cortado el gas, la electricidad y el agua.

Civil muerto en Bucha

Getty Images
Las tropas ucranianas que han retomado el control de la ciudad han tenido que encargarse de los cuerpos dejados atrás.

Los voluntarios están trayendo suministros de Leópolis, en el occidente de Ucrania, y de países muy alejados de la guerra, al menos en términos geográficos.

“Este es el primer pan que he comido en 38 días”, dijo una mujer llamada Maria, mirando una bolsa plástica con unos modestos panecillos. Su hija Larysa me guio una visita al edificio residencial de la era soviética.

Muchas personas que se habían ido a lugares más seguros, o al exterior, habían trancado sus puertas de seguridad con cerrojos. Los rusos las abrieron arrancándolas de los linteles de concreto y las jambas.

Las puertas arrancadas en un edificio de apartamentos en Bucha

BBC/Kathy Long
Las puertas arrancadas en un edificio de apartamentos en Bucha.

Golpe al orgullo nacional

A unos kilómetros de distancia, el rastro de la devastación conduce al aeropuerto de Homostel. Las tropas aerotransportadas de Rusia intentaron usarlos como base de su avanzada hacia Kiev.

El avión de transporte más grande del mundo fue destruido al comienzo. El techo del enorme hangar que se construyó para guardarlo estaba agujerado con una constelación de huecos de metralla. El avión, conocido por la palabra ucraniana Mriya, que significa sueño, yace ahí roto desde el dorso, con grandes trozos de fuselaje y motores alrededor.

Su suerte es un reflejo de lo que le está pasando a Ucrania. Una enorme cantidad de orgullo nacional fue invertido en la construcción de esa aeronave, un símbolo de la capacidad de Ucrania de realizar grandes proyectos por todo el mundo.

Reacciones

Ya retirado el ejército ruso, los cadáveres de civiles encontrados en Bucha y en otros lugares cerca de Kiev se están convirtiendo en una de las imágenes más impactantes de los estragos de la guerra de Rusia contra Ucrania.

Alemania lo ha condenado como un “crimen de guerra terrible”. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó las imágenes como “insoportables”. Y el primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó que esos “horribles ataques” son evidencia de crímenes de guerra.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, describió las escenas de cuerpos tirados en las calles como “una patada en el estómago”.

El avión Mriya destruido dentro de un hangar en el aeropuerto de Hostomel

BBC/Jeremy Bowen
El avión más grande del mundo, el Mriya, era símbolo de orgullo de Ucrania. Así quedó destruido.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gyrC55QhAPA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.