99 programas sociales del Gobierno tienen bajo desempeño u opacidad: GESOC
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

99 de 116 programas sociales del Gobierno Federal tienen bajo desempeño u opacidad: GESOC

Los 99 programas sociales representan el 67% del total del presupuesto aprobado en 2019.
Archivo Cuartoscuro
3 de noviembre, 2020
Comparte

La agencia de Gestión Social y Cooperación (GESOC) relevó que el 67% del presupuesto de los programas sociales federales ejercido durante el primer año del actual gobierno en México, se destinó a “programas opacos o con desempeño limitado”, lo anterior como parte de la conclusión que arrojó el Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales 2020 (INDEP 2020), dado a conocer este martes.

GESOC detectó que 99 de los 116 programas sociales implementados por el gobierno federal, que representaron el 67% (646 mil 139 millones de pesos) del total del presupuesto aprobado en 2019, “no están en condiciones de resolver el problema público que les dio origen debido a su bajo desempeño u opacidad”. 

La agencia GESOC estableció para los 116 programas cinco diferentes Niveles de Desempeño (ND), esto para determinar cuáles si cumplieron con el problema publica que atiende cada uno.

Lee: Programas sociales tienen desempeño insuficiente pese a mayores recursos: Coneval

En el “ND Optimo” expuso que 9 de los 116 programas, entre estos: “Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores”, el “Sistema Nacional de Investigadores (SNI)”, las “Becas de posgrado y apoyos a la calidad”, entre otros, si contaron “con una alta calidad de diseño, un avance significativo en su cumplimiento de metas y una cobertura sustantiva de su población potencialmente beneficiaria”. 

Estos 9 programas representaron el 23.78% (232 mil 276 mdp) del total del presupuesto aprobado para temas sociales en 2020. 

Aparte, otros 8 programas sociales presentaron un ND de “Alto Potencial”, entre los que destacaron: “Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria” y “Atención a la Salud del ISSSTE”, entre otros, pues contaron con “niveles adecuados de calidad en su diseño y alcanzaron un avance destacado en su cumplimiento de metas, pero no cuentan con el presupuesto suficiente para cubrir de forma significativa a su población potencialmente beneficiaria”.

El presupuesto para estos 8 programas representaron el 12.62% (123 mil 309 mdp) del total de los recursos sociales en 2020.

La GESOC también detectó que otros 10 programas presentaron un ND “Mejorable”, entre estos: “Programa de Formación y capacitación de recursos humanos para la salud de SS, Atención a la salud de SS, Seguro de Vida para Jefas de Familia de Bienestar”, entre otros”, pues si bien son “programas que han conseguido una cobertura sustantiva de su población potencialmente beneficiaria; sin embargo, presentan problemas en la consecución de metas, y cuentan con una calidad de diseño media”. 

Estos 10 representaron un presupuesto del 32.49% (317 mil 368 mdp) del total de los recursos destinados en 2020. 

Además, 47 de los 116 programas presentaron un “ND Escaso”, entre estos: el “Programa Nacional de Reconstrucción de SEDATU”, el “Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente”, “Sembrando Vida de Bienestar”, “Programa de Becas de Educación Básica para el Bienestar Benito Juárez de la SEP”, entre otros, pues éstos reportaron “bajos niveles de cobertura de su población potencialmente beneficiaria, así como valores bajos de calidad en su diseño y/o avances mediocres en su cumplimiento de metas”. 

Lee: AMLO apuesta a programas sociales y megaobras ya iniciadas contra crisis por COVID-19

Estos programas representaron un presupuesto del 19.80% (193 mil 377 mdp) del total del dinero destinado a proyectos sociales en 2020.

En el quinto nivel, catalogado como “Dispersión de la Política Social Federal”, colocaron 32 programas, entre estos: “Programa de Microcréditos para el Bienestar de la SE, Programa para el Bienestar Integral de los Pueblos Indígenas del INPI, Programa de Becas Elisa Acuña de la SEP”, entre otros, “dado su bajo nivel de cobertura”.

De acuerdo con GESOC,  “estos programas no están en condiciones de resolver el problema público que les dio origen a pesar de que cuentan con una alta calidad en su diseño y reportan buenos avances en su cumplimiento de metas”. 

“Su presupuesto representó el 10.88% (106 mil 236 mdp) del total” de los recursos sociales en 2020. 

La GESOC determinó que aun cuando  en términos generales, sólo 17 (de 116) programas contaron con un desempeño destacado, “en el Proyecto de Presupuesto de Egresos (PPEF) 2021, el Ejecutivo Federal propone que únicamente continúen 11 de estos programas con una asignación presupuestaria de 288 mil 998 mdp”. 

“En contraparte, se identificaron 99 programas que obtuvieron un bajo desempeño o que operaron en condiciones de opacidad, de los cuales, se propone en el PPEF 2021, que únicamente continúen operando 63 de ellos con una asignación presupuestaria de 659 mil 533 mdp”. 

Ante este panorama, la GESOC lanzó ocho recomendaciones a la Cámara de Diputados “para dotar de mayor racionalidad a las asignaciones presupuestales de los programas y acciones federales de desarrollo social, fortalecer su transparencia y rendición de cuentas y orientar las asignaciones presupuestarias hacia las carencias sociales más apremiantes”.

  1. Endurecer las medidas de transparencia y rendición de cuentas en el Decreto de Presupuesto 2020 a los 3 programas presupuestarios (Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes de la SS; Investigación en Cambio Climático, sustentabilidad y crecimiento verde de la SEMARNAT; Apoyos a centros y organizaciones de educación de la SEP) que no proveen la información mínima necesaria para estimar su desempeño y para los cuales el Ejecutivo propone una asignación presupuestaria conjunta para el año 2020 de 4 mil 546 millones de pesos.
  2. Blindar los niveles de presupuesto asignados a los 9 programas presupuestarios que obtuvieron un Nivel de Desempeño Óptimo y para los que el Ejecutivo propone una asignación presupuestaria conjunta en 2021 de 168 mil 123 millones de pesos.
  3. Priorizar en los incrementos presupuestarios a los 8 programas que poseen un Alto Potencial de Desempeño y para los cuales el Ejecutivo propone una asignación presupuestaria conjunta para 2021 de 120 mil 874 millones de pesos.
  4. No incrementar el presupuesto a programas con dispersión/bajo/escaso desempeño y exigir una agenda de mejora sustantiva pública, precisa y monitoreable de estos programas.
  5. La administración federal 2019–2024, debe plantear una revisión integral de la política social para evitar los actuales niveles de dispersión y priorizar el uso de recursos públicos en programas que contribuyan a aminorar la reducción del ingreso de los hogares a causa de la contingencia generada por el COVID-19. 
  6. Generar un mecanismo de seguimiento específico para los programas sociales prioritarios.
  7. Monitorear el desarrollo de la implementación de los programas de Salud que sustituyen al Seguro Popular y que serán ejecutados por el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI).
  8. Vigilar el cumplimiento del mandato presupuestario del Legislativo, al dar seguimiento puntual a la implementación de programas sociales a los cuales se les aprueba presupuesto y que el Ejecutivo debe respetar dicho mandato, evitando disminuciones sustanciales de recursos a lo largo del ejercicio fiscal que limiten o hagan imposible la operación de dichos programas.

El documento del informe completo se puede consultar en www.indep.gesoc.org.mx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la peste negra de hace 700 años sigue afectando tu salud ahora

Las mutaciones que salvaron vidas en la pandemia de la peste bubónica están causando enfermedades autoinmunes en la actualidad.
22 de octubre, 2022
Comparte

La devastación de la pandemia de peste bubónica dejó una marca genética en la humanidad tan asombrosa que todavía sigue afectando nuestra salud casi 700 años después.

Cerca de la mitad de la población murió cuando la peste negra arrasó Europa a mediados del siglo XIII.

Un estudio pionero que analizó el ADN de esqueletos centenarios encontró mutaciones que ayudaron a las personas a sobrevivir la plaga.

Pero esas mismas mutaciones están vinculadas a enfermedades autoinmunes que afectan a las personas en la actualidad.

La peste negra es uno de los momentos más significativos, mortíferos y sombríos de la historia humana. Se estima que murieron hasta 200 millones de personas.

Huella en la humanidad

Los investigadores de la Universidad de Chicago sospechaban que un evento de tal enormidad tuvo que haber moldeado la evolución humana.

Analizaron el ADN extraído de los dientes de 206 esqueletos antiguos y pudieron fechar con precisión los restos humanos antes, durante o después de la peste negra.

El análisis incluyó huesos de los pozos de peste de East Smithfield en Londres, que se usaron para entierros masivos en la ciudad, con más muestras provenientes de Dinamarca.

análisis de dientes antiguos

Universidad McMaster

El principal hallazgo del estudio, publicado en la revista Nature, tuvo que ver con mutaciones en un gen llamado ERAP2.

Si la persona tenía las mutaciones correctas, tenía un 40% más probabilidades de sobrevivir a la plaga.

“Eso es enorme, es un efecto enorme, es una sorpresa encontrar algo así en el genoma humano”, me dijo el autor principal del estudio, el profesor Luis Barreiro de la Universidad de Chicago.

El trabajo del gen es producir las proteínas encargadas de desmenuzar los microbios invasores y mostrarle los fragmentos al sistema inmunológico, preparándolo de manera más efectiva para reconocer y neutralizar al enemigo.

El gen viene en diferentes versiones, las que funcionan bien y las que no hacen nada, y obtienes una copia de cada padre.

Así, los afortunados, aquellos que tuvieron más probabilidades de sobrevivir, heredaron una versión de alto funcionamiento de la madre y el padre.

Y los sobrevivientes tuvieron hijos y transmitieron esas mutaciones útiles, por lo que de repente estas se volvieron mucho más comunes.

“Es tremendo, vemos un cambio del 10% en dos o tres generaciones, es el evento de selección más fuerte en humanos hasta la fecha”, me dijo el profesor Hendrik Poinar, genetista evolutivo de la Universidad McMaster.

Los resultados se confirmaron en experimentos modernos con la bacteria de la peste, Yersinia pestis.

Las muestras de sangre de personas con las mutaciones útiles fueron más capaces de resistir la infección que las que no las tenían.

“Es como ver el desarrollo de la peste negra en una placa de Petri, eso es revelador”, afirma el profesor Poinar.

análisis de tejidos

Universidad de Chicago

Incluso hoy en día, esas mutaciones resistentes a la plaga son más comunes que antes de la peste negra.

El problema es que se han vinculado a enfermedades autoinmunes, como la afección inflamatoria intestinal, la enfermedad de Crohn.

Así que lo que ayudó a mantener con vida a tus antepasados hace 700 años, podría estar dañando tu salud en la actualidad.

Las cicatrices del pasado

Hay otras fuerzas históricas en nuestro ADN con un legado que nos afecta.

Alrededor del 1 al 4% del ADN humano moderno proviene de nuestros antepasados que se aparearon con los neandertales y esta herencia afecta nuestra capacidad para responder a enfermedades, incluida la covid.

“Entonces, esas cicatrices del pasado aún afectan nuestra susceptibilidad a las enfermedades hoy en día de una manera bastante notable”, dice el profesor Barreiro.

Y explica que la ventaja de supervivencia del 40% es “el efecto de eficacia selectiva más fuerte que se ha calculado en humanos”.

Al parecer empequeñece el beneficio de las mutaciones de resistencia al VIH o aquellas que ayudan a digerir la leche, aunque el investigador advierte que las comparaciones directas son engañosas.

La pandemia de covid, sin embargo, no dejará un legado similar.

La evolución funciona a través de tu capacidad para reproducirte y transmitir tus genes. La covid mata principalmente a los ancianos que ya pasaron el momento de tener hijos.

Con la peste, la capacidad de la enfermedad para matar en todo el espectro de edad y en cantidades tan grandes fue lo que llevó a que su legado tuviera un impacto tan duradero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.