Fuimos víctimas de Zebadúa, no cómplices: comuneros de Texcoco a FGR
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Fuimos víctimas de Zebadúa, no cómplices', denuncian ante FGR comuneros del ex Aeropuerto de Texcoco

El exoficial mayor de Sedatu, Emilio Zebadúa, acusó un presunto desvío millonario en la compra de terrenos aledaños al aeropuerto en Texcoco; sin embargo, comuneros denuncian que ellos fueron víctimas de una estafa, no cómplices.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Manu Ureste
30 de noviembre, 2020
Comparte

Tras la declaración ministerial del exoficial mayor de la Sedatu, Emilio Zebadúa, en la que acusó un presunto desvío millonario en la compra terrenos aledaños al nuevo aeropuerto de Texcoco, 89 comuneros denunciaron ante la Fiscalía General de la República (FGR) que en este caso ellos fueron víctimas de una estafa, y no cómplices. 

Te puede interesar: Juez niega recurso a Zebadúa para frenar confiscación de bienes por La Estafa Maestra

Como parte de su declaración ministerial, Emilio Zebadúa aseguró que, con el visto bueno de la Segob y de la Secretaría de Hacienda, la Sedatu desvió en 2018 un total de 400 millones de pesos por concepto de “ayuda social” para beneficiar a 190 personas que no eran propietarios de los los predios conocidos como Tlateles, en las inmediaciones del fallido proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, Estado de México.

Pero los comuneros aseguran tener pruebas sobre la propiedad de los terrenos y denuncian que al recibir la “ayuda social” de la Sedatu fueron obligados a transferir el dinero a cuentas bancarias de empresas y de personas desconocidas, en una trama en la que estarían implicados exfuncionarios de Segob y Sedatu, sus propios dirigentes sociales, e instituciones bancarias.  

Los comuneros denunciaron el caso desde enero de 2019 ante la FGR. El 1 de julio de ese mismo año también acudieron a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), al acusar que el banco BBVA Bancomer actuó presuntamente en contubernio en el presunto fraude.

Y ahora, luego de que Animal Político diera a conocer la declaración ministerial de Zebadúa, interpusieron otra queja el pasado 12 de noviembre ante la vicefiscalía de Derechos Humanos de la FGR en la que, básicamente, ratificaron su denuncia original.

“Jamás fuimos cómplices de Emilio Zebadúa, sino víctimas de un fraude orquestado por las autoridades”, subraya en entrevista Noé Hernández Buendía, uno de los comuneros denunciantes.  

 “Lo tomas o los dejas”

En la denuncia que 89 comuneros interpusieron el 2 de enero de 2019 ante la Fiscalía, a la que este medio tuvo acceso, se detalla que el origen del presunto fraude tuvo lugar en junio de 2018, cuando como parte integrante del Frente Único del Campo instalaron un plantón en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación, en la Ciudad de México. 

Protestaban porque, a pesar de haber llegado a un acuerdo en mayo de 2017 con el subsecretario de Gobernación, en ese entonces René Juárez Cisneros -hoy coordinador del PRI en la Cámara de Diputados-, la Sedatu aún no les había pagado por la cesión de sus tierras en el ejido Tlateles; un lugar de vital importancia para el nuevo aeropuerto de Texcoco, puesto que ahí la Conagua proyectaba hacer unas obras hidráulicas para evitar inundaciones en la futura infraestructura aeroportuaria que finalmente fue cancelada.

El plantón en Bucareli ya se había extendido por una semana, cuando en la madrugada del 15 de junio, a las dos de la mañana, los comuneros fueron avisados por sus líderes del Frente Único del Campo de que, por fin, todo se había resuelto. Que ya les iban a pagar por sus tierras, y que en ese momento les iban a hacer entrega de los cheques. 

A continuación, les repartieron fichas para ir pasando por grupos de diez a las instalaciones de la dependencia. “Nos quitaron los celulares para que no pudiéramos tener comunicación alguna con nadie”, relata en entrevista el comunero Noé Hernández. 

Al entrar al inmueble, los estaban esperando funcionarios de Segob y de la Sedatu, un notario público del que nadie les dijo su nombre ni número de notaría, y dos líderes del Frente Único del Campo. 

Lee más: Lo que no declaró Emilio Zebadúa ante la FGR: él negoció con rectores La Estafa Maestra

Una vez ahí, refieren que les hacen firmar unos documentos, que les entregan los cheques, el notario da fe de que los reciben, les hacen una foto con el cheque, y de inmediato los líderes del Frente Único se los arrebatan en presencia de los funcionarios de Sedatu y de la Segob, que en ese entonces ya estaba dirigida por Alfonso Navarrete Prida, en sustitución de Miguel Ángel Osorio Chong.

Las excusas para quitarles los cheques fueron varias. A algunos les dijeron que los cheques “tenían un error”. Y a otros les dijeron que lo de esa noche en la Segob “había sido un simulacro” y que “el trámite aún no había terminado”. Además, todo fue tan rápido, que no les permitieron ver las cantidades de los cheques, aunque algunos sí alcanzaron a hacerlo. 

De inmediato, los comuneros levantan el plantón. Y cinco días después, a las 16 horas del 20 de junio, los citan en la casa de uno de sus líderes ubicada en Chimalhuacán, Estado de México. 

“En esa junta, el que era nuestro líder nos dijo que ya el trámite estaba por terminar, pero que había un detalle: que lo que nos dieron en el cheque no era lo que realmente nos iba a tocar”, cuenta el comunero Noé Hernández.  

“Por ejemplo, en mi caso mi cheque era de 2 millones 600 mil pesos. Pero me dijeron que solo me tocaban 950 mil pesos”, dice Noé. Y con el resto hicieron lo mismo: les aplicaron ‘recortes’ en algunos casos por arriba del 60%. 

Ante las protestas airadas, los líderes del Frente los amenazan con quitarles el cheque para devolverlo a la Segob, y con que ya no recibirían  ningún terreno en las 250 hectáreas que habían acordado previamente con René Juárez, el entonces subsecretario de Segob, que se repartirían en las inmediaciones del nuevo aeropuerto como parte de la compensación por vender sus predios en Tlateles. 

“Con voz amenazante y prepotente te decían: ‘lo tomas o lo dejas’”, asegura otro comunero en la denuncia ante FGR, luego de que su cheque había salido por 3 millones 840 mil pesos, y solo le depositaron 1 millón 200 mil. 

Transferencias a empresas y personas ajenas

Una semana después, el 27 de junio, los comuneros vuelven a ser citados. Pero esta vez en una sucursal del BBVA Bancomer en la capital ubicada en la Avenida Puente de Alvarado de la colonia Tabacalera, donde uno a uno van entrando “custodiados” por personal del Frente Único del Campo que los dirigen a “una ventanilla especial”. 

En esa ventanilla, las personas que los “custodian” son quienes hacen todo el trámite con la cajera, que primero deposita a los comuneros el dinero de los cheques, y a continuación transfiere buena parte de ese dinero depositado a cuentas de empresas y de personas ajenas a los comuneros, dejándole al comunero una pequeña parte ingresado en una tarjeta bancaria nueva.

Así consta en la denuncia que interponen contra el BBVA el 15 de julio del año pasado ante la Condusef, de la que este medio guarda copia.

En la queja se exponen varios casos. Por ejemplo, se presenta el resumen de movimientos bancarios de uno de los comuneros donde se aprecia que recibe un depósito vía cheque por 4 millones 800 mil pesos, y que el mismo día sale de su cuenta una transferencia por 3 millones 390 mil pesos a otra cuenta desconocida. Es decir, le ‘mocharon’ el 70% del dinero. 

Mientras que en otro caso, en el reporte de movimientos bancarios se aprecia que un comunero recibió un depósito por 8 millones 303 mil pesos, y que a continuación sale de su cuenta una transferencia por casi 6 millones a otra cuenta desconocida. 

“Jamás fuimos cómplices o colaboradores del señor Emilio Zebadúa, sino víctimas de un fraude orquestado por las autoridades federales, nuestros líderes del Frente, y por la institución bancaria”, resume Noé Hernández, que pide a la FGR que los 89 comuneros denunciantes por este caso sean considerados víctimas y no posibles imputados ante las declaraciones ministeriales de Zebadúa. 

“Nosotros fuimos los primeros en denunciar estos hechos por fraude a la nación y por daños a nuestro patrimonio. No somos cómplices de Zebadúa. Somos víctimas”, insiste.

Entérate: Videgaray en la mira: Zebadúa lo acusa de ordenar La Estafa Maestra para ayudar a Peña

La acusación de Zebadúa

Cabe recordar que, en la declaración ministerial por la que busca el perdón legal de la Fiscalía en la investigación por La Estafa Maestra, Emilio Zebadúa denunció que para adquirir terrenos en el predio Tlateles, el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, a través de la Sedatu, la Segob, y la Secretaría de Hacienda, orquestó una estrategia “para desviar recursos” que consistió presuntamente en sacar 400 millones del erario para entregarlos a 190 comuneros que no tenían derechos sobre esos terrenos. 

Enrique González Tiburcio, exsubsecretario de la Sedatu, rechazó en entrevista con Animal Político la acusación de Zebadúa, y dijo que los 190 comuneros que recibieron el dinero sí tenían documentación de las tierras. 

El exfuncionario federal explicó que, una vez alcanzado un acuerdo en mayo de 2017 entre la Subsecretaría de Gobernación y los colonos inconformes, personal de la Sedatu llevó a cabo la revisión de al menos 600 expedientes de personas que reclamaban derechos sobre la propiedad de ‘Los Tlateles’. 

De esos 600, González Tiburcio expuso que solo 4 personas acreditaron el título de propiedad de las parcelas, y que otros 186 aportaron “documentación técnica” con la que sustentaron que, si bien no eran los propietarios, eran posesionarios de los terrenos, algunos incluso desde 1932. 

A estas 190 personas que pudieron acreditar legalmente la propiedad o posesión de los terrenos fueron a los que se les pagó los 400 millones de pesos, subrayó Tiburcio González. Al resto, no.

En cuanto a quién decidió los montos a pagar a cada colono por sus tierras, González Tiburcio dijo que fue decisión de la Subsecretaría de Gobernación, que en junio de 2018, cuando se entregaron los cheques, ya estaba dirigida por Manuel Cadena en sustitución de René Juárez, quien fue mencionado por Emilio Zebadúa en su declaración ministerial sobre este caso.

En respuesta al señalamiento del exoficial mayor de la Sedatu, René Juárez aseguró también en entrevista que durante su cargo en Segob no ordenó pago alguno por estas tierras, y que su papel como subsecretario se limitó a ser un “mediador” en el conflicto entre el Gobierno Federal y los colonos que reclamaban el pago por los derechos de las parcelas.  

En este contexto, el exfuncionario federal dijo que la Subsecretaría a su cargo era “el punto de reunión” para dialogar con los inconformes, con los que tras largas negociaciones se llegó finalmente a un acuerdo para que renunciasen a las tierras, el cual quedó plasmado en una minuta el 17 de mayo de 2017. 

A partir de ese acuerdo, apuntó Juárez Cisneros, la dependencia encargada de verificar que cada colono fuera propietario o posesionario de las tierras era la Sedatu, que era la instancia ejecutora del dinero por medio de su Oficialía Mayor, a cargo del hoy denunciante Emilio Zebadúa.  

“A partir de que el conflicto social queda resuelto terminó mi trabajo. Es decir, yo no ordené pagar ni un solo metro cuadrado de nada. Nunca giré instrucción alguna por escrito, ni oficio alguno, para que se pagara nada a nadie. Y no me correspondía a mí verificar los expedientes que presentaron los supuestos posesionarios de esas tierras”, recalcó René Juárez.

Además, el legislador priista hizo hincapié en que su cargo como subsecretario terminó el 9 de enero de 2018, medio año antes de que en junio de ese mismo año se entregaran en Segob los cheques a los comuneros.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 claves que explican qué está haciendo bien Ucrania para contener el poderío ruso

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, analiza cuatro aspectos que han definido la efectiva resistencia ucraniana frente a la incursión de Rusia.
26 de marzo, 2022
Comparte

Esta invasión lleva un mes de transcurrida y hasta ahora, Ucrania ha desafiado todos los pronósticos. Superadas en casi todos los aspectos -en tanques, tropas, aviones- las fuerzas ucranianas, reforzadas por civiles voluntarios, en muchos lugares han frenado el ejército ruso.

Han perdido territorio, especialmente alrededor de Crimea, que ya había sido ocupada y anexada por Rusia en 2014. Pero el objetivo original de Moscú de tomar rápidamente la capital Kiev y otras ciudades importantes, forzando la dimisión del gobierno, claramente ha fracasado.

El curso de la guerra todavía podría ir en contra de Ucrania. Sus fuerzas se están quedando peligrosamente sin los vitales misiles antitanques y antiaéreos suministrados por Occidente y necesarios para contener el avance ruso.

Muchas de las más aguerridas fuerzas regulares ucranianas en el este del país están en riesgo de quedar rodeadas, asiladas y aniquiladas.

Y con una cuarta parte de la población habiendo abandonado sus hogares, los que se han quedado arriesgan ver a sus ciudades convertidas en distópicos terrenos baldíos por el implacable fuego de artillería y bombas de Rusia.

Pero, no obstante estos factores, las fuerzas de Ucrania están superando a las de Rusia en esta guerra en muchos niveles. Esta semana, el portavoz del Pentágono John Kirby las elogió por defender partes de su territorio “muy astutamente, muy hábilmente, muy creativamente”.

Entonces, ¿cuáles han sido exactamente los secretos de su éxito?

1. Alta motivación

Voluntarios ucranianos reciben entrenamiento en armas en Odesa

EPA
La determinación de los ucranianos de hacer lo que puedan para defender su nación a permitido liberar a los soldados profesionales para que vayan al frente de batalla.

Hay una enorme diferencia entre la moral de ambos ejércitos. Los ucranianos están luchando por la misma supervivencia de su país como nación soberana, horrorizados por el discurso del presidente Putin, en vísperas de la invasión, cuando dijo que Ucrania era básicamente un invento artificial de Rusia.

Los ucranianos le han dado su apoyo colectivo al gobierno y a su presidente. Como resultado, ciudadanos sin ninguna experiencia militar están voluntariamente tomando las armas para defender a su pueblos y ciudades, a pesar de la abrumadora fuerza bélica rusa que enfrentan.

“Así es como un pueblo lucha por su propia existencia”, declara el brigadier Tom Foulkes, que sirvió 35 años como oficial del ejército británico en Alemania durante la Guerra Fría. “Así es como defienden a su patria y a sus familias. Su valentía es tanto impactante como espléndida”.

En la práctica, esto ha liberado a los soldados ucranianos para que puedan ir a combatir en el frente de batalla, sabiendo que sus ciudades tienen amplia defensa.

En contraste, muchos soldados rusos que fueron enviados a combatir en Ucrania son conscriptos, recién egresados de la escuela, perplejos y confundidos de encontrarse en una zona de guerra cuando creían que sólo iban a realizar un ejercicio militar.

La mayoría tuvieron poca a nada de preparación para la ferocidad de los combates que han enfrentado. Se han reportado deserciones, escasez de alimentos y saqueos.

2. Comando y control

El presidente Volodymyr Zelensky visita a un soldado ucraniano herido

EPA
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y sus principales asesores han mostrado un liderazgo claro.

Los pronósticos iniciales de un devastador ataque cibernético ruso, que inhabilitaría las comunicaciones ucranianas, no se materializó. En cambio, de alguna manera Ucrania ha logrado mantener una coordinación efectiva sobre varios frentes de batalla, aún donde ha cedido terreno.

El gobierno se ha sostenido en Kiev y mantenido altamente visible, inclusive con la vice primera ministra vistiendo una funcional camiseta caqui cuando se dirigió a la nación con una insignia del gobierno en el fondo.

El ejército ruso, por el contrario, no parece tener ningún tipo de liderazgo unificado, con poca coordinación entre los diferentes frentes de batalla.

Eso muy probablemente ha tenido un efecto negativo en la moral militar rusa. Se ha sugerido que las reportadas muertes de por lo menos cinco generales rusos se deben en parte a la necesidad que tuvieron de acercarse a las líneas de combate para movilizar las tropas y evitar que queden atascadas.

A nivel de suboficiales, en otras palabras los cabos y sargentos, la doctrina militar rusa no permite casi iniciativa alguna, con esas filas de rangos bajos siempre esperando las órdenes de sus superiores.

El profesor Michael Clarke, un experto militar de King’s College en Londres, dice que los suboficiales rusos están rodeados de corrupción e ineficiencia y son muy mal vistos por sus subordinados.

3. Buenas tácticas

Dos soldados ucranianos con un misil jabalina

Reuters
Ucrania tiene acceso a herramientas modernas de guerra, como el misil jabalina de tierra-aire.

Las fuerzas ucranianas tienen una gran desventaja numérica, sin embargo, han hecho mejor uso del terreno y de sus armas que los invasores rusos.

Mientras los rusos han tendido a concentrar sus fuerzas en pesadas y lentas columnas blindadas, con los vehículos frecuentemente amontonados y cerca los unos de los otros, los ucranianos han ejecutado con éxito asaltos relámpago cuidadosamente sincronizados, acercándose sigilosamente para disparar un misil antitanque y luego dispersarse antes de que los rusos puedan responder.

Antes de la invasión, los entrenadores de la OTAN de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá estuvieron durante períodos largos en Ucrania, poniendo a la fuerzas al día con los combates defensivos e instruyéndoles en cómo hacer el mejor uso de los sistemas de misiles con tecnología de punta, como el jabalina o el NLAW -un arma antitanque diseñada en Suecia- o la más reciente versión del misil antiaéreo Stinger.

“Los ucranianos han sido mucho más listos que los rusos”, dice el profesor Clarke, “porque han realizado algo mucho más aproximado a una operación de armas combinadas que los rusos no han hecho”.

Lo que quiere decir es que han hecho uso completo de todas las herramientas militares a su disposición, como drones, artillería, infantería, tanques y guerra electrónica.

Mapa de Ucrania que muestra la resistencia ucraniana contra las fuerzas rusas

BBC

Cuando estas se combinan, todos estos diferentes aspectos de combate pueden generar un efecto más grande que la suma de sus partes.

Otro estratega militar, Justin Crump, que dirige la asesora de inteligencia Sibylline, señala que los ucranianos han sido particularmente expertos en encontrar los puntos vulnerables en las filas rusas y atacándolas con fuerza.

“Ucrania ha implementado tácticas altamente efectivas”, comenta, incluyendo los ataques a los puntos débiles rusos como los convoyes de aprovisionamiento, usando sistemas de armas suministrados por la OTAN con gran efecto contra objetivos precisos e improvisando cuando lo requieren.

Aunque es difícil tener un panorama preciso de las bajas, hasta los cálculos más conservadores del Pentágono colocan las muertes rusas en más de 7.000. Eso es casi la mitad de los bajas que los soviéticos sostuvieron en 10 años de guerra en Afganistán y apenas llevamos un mes de guerra.

El brigadier Tom Foulkes también tiene una explicación de por qué tantos generales rusos están cayendo en el frente: “Esto me suena como una campaña de francotiradores deliberada y muy exitosa que podría deteriorar las estructuras de comando rusas”.

4. La guerra de la información

Una conferencia de video entre los líderes del G7 con el presidente Zelensky, Bruselas 24 de marzo de 2022

HO/EPA
El presidente Zelensky ha participado por video en una serie de reuniones internacionales y parlamentos extranjeros.

Y también está la guerra de la información. Ucrania la está ganando sin lugar a dudas en la mayoría del mundo -aunque no en Rusia, donde el Kremlin todavía controla el acceso a casi todos los medios.

“Ucrania ha movilizado la esfera de información de tal manera que le ha dado una tremenda ventaja interna y externa”, expresa Justin Crump.

“Eso ha sucedido desde arriba hasta abajo, ayudado por la formidable destreza mediática del presidente Zelensky”.

Es una opinión compartida por la doctora Ruth Deyermond, catedrática en seguridad post soviética en el Kings College en Londres.

“Claramente, el gobierno ucraniano ha sido muy exitoso en el control de la narrativa de la guerra, ciertamente para el mundo en general”, dice. “Lo que el conflicto ha logrado para la reputación internacional de Ucrania es absolutamente extraordinario”.

Pero ahora mismo, cumplido un mes de esta desesperada lucha de vida o muerte en las fronteras orientales de Europa, eso podría no ser suficiente para salvar a Ucrania.

El poder numérico del ejército ruso, a pesar de todos sus defectos, no favorece a Ucrania. Si de alguna manera llegan a escasear las armas defensivas de Occidente, la asediada nación sólo podría resistir por un tiempo limitado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G-DoQmKQ8rU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.