Los informes del Ejército de la Noche de Iguala sobre el capitán Martínez Crespo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: José Luis de la Cruz

Los informes del Ejército de la Noche de Iguala sobre el capitán Martínez Crespo

Las primeras versiones y testimonios de estudiantes y personas que los auxiliaron en medio de los ataques de esa larga noche de Iguala, dan cuenta de su presencia.
Foto: José Luis de la Cruz
Por Margena de la O/ Amapola Periodismo
22 de noviembre, 2020
Comparte

La propia Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) documentó la intervención del Capitán Segundo de Infanteria, José Martínez Crespo, en la noche de Iguala, en la que desaparecieron los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Martínez Crespo es el primer militar detenido por su participación en estos hechos ocurridos la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del 2014.

En los partes informativos del Ejército -formatos institucionales generados con los reportes de los propios miembros del Ejército desde el lugar de los hechos-  se da cuenta de la intervención del Capitán Segundo de Infantería, José Martínez Crespo, en momentos importantes de esa noche, y se tuvo acceso a ellos desde 2015, año en que los familiares de los 43 normalistas desaparecidos ya planteaban su sospecha contra miembros del Ejército ante una presunta relación con el ataque y desaparición de los muchachos.

Las primeras versiones y testimonios de estudiantes y personas que los auxiliaron en medio de los ataques de esa larga noche de Iguala, dan cuenta de su presencia.

Su participación recobra un peso importante en estas últimas fechas, seis años después de la desaparición de los normalistas, porque el Capitán fue detenido en días recientes y varios medios de alcance nacional consignaron su situación como una presunta relación con los hechos de Iguala.

Agencia Proceso informó que Martínez Crespo, a quien enuncia como uno de los señalados del caso Ayotzinapa, fue ingresado a prisión al Campo Militar 1-A por delincuencia organizada, homicidio y desaparición forzada.

El primer parte de esos hechos de Iguala lo generó la institución a las siete con cuarenta horas de la tarde: “estudiantes sin actividad”, en el tramo 127 de la carretera Chilpancingo-Iguala, cerca de la comunidad Rancho del Cura. Llegaron en el autobús de la empresa de Estrella de Oro número 1531.

En el parte de novedades 22636 se notifica a la 35 Zona Militar que el 27 Batallón de Infantería organizó la madrugada del 27 de septiembre una fuerza de reacción para patrullar la ciudad al mando del Capitán.

Todos esos hechos forman parte de una correspondencia entre el 27 Batallón de Infantería de Iguala y la 35 Zona Militar, con base en Chilpancingo.

Esta información se publicó por primera vez en la edición 799 del semanario Trinchera, correspondiente a la semana de los últimos días de junio y los primeros de julio del 2015. Esta información salió de documentos oficiales obtenidos por la periodista Marcela Turati a través de la Ley de Acceso a la Información que compartió con semanario Trinchera.

Lee: Dictan formal prisión contra el primer militar vinculado a la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

La cronología militar 

De acuerdo al parte de novedades del 26 de septiembre, folio 22632, entre las ocho y ocho con cincuenta minutos de la noche arriban unos 40 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa a la caseta de cobro Ixtla-Iguala en el autobús 1568. Ponen como advertencia de que los estudiantes podrían “apoderarse ilegalmente de otros autobuses”.

Veinte minutos después reportan que los normalistas están en la central de autobuses Estrella Blanca, ubicada en la esquina Salazar y Hermenegildo Galeana.

Los estudiantes habrían apedreado un autobús Futura número 2513, el cual se llevaron junto a otros dos de la misma línea por la calle Hermenegildo Galeana en dirección al centro de la ciudad. Los policías municipales los siguieron y los normalistas se bajaron y les arrojaron piedras, “por lo que éstos últimos (policías) respondieron la agresión efectuando detonaciones de arma de fuego”.

Enseguida, al menos es lo que se lee en la tarjeta informativa continua, el Ejército busca comunicación con los responsables de la Policía Estatal y Policía Municipal para saber qué ocurría: “A las 22:00 horas se estableció comunicación con José Adame Baustista, coordinador operativo de la Policía Estatal en la Zona Norte, quien contestó que la corporación no iría a prestar apoyo a la Policía Municipal a menos que recibiera ordenes de sus superiores”.

Sigue: “A las 21:15 horas se estableció comunicación con Felipe Flores Velázquez, secretario de Seguridad Pública del municipio de Iguala, con una actitud reservada y tratando de minimizar los hechos, que su personal se encontraba en los filtros en las salidas de esta ciudad, que no tenían ningún carro detenido y que no se habían suscitado disparos de armas de fuego”.

Flores Velázquez fue funcionario del gobierno municipal de José Luis Abarca Velázquez, quien era alcalde de Iguala cuando ocurrió la desaparición de los normalistas y a quien vinculaban con el grupo criminal Guerreros Unidos. El edil está preso por delincuencia organizada.

El gobierno federal señaló al exjefe policiaco como responsable de la desaparición de los 43 normalistas. Lo detuvieron en el año de 2016 y lo liberaron tres años después, como ocurrió con otros implicados en el caso, por irregularidades en la investigación.

La secuencia de los hechos hilvanados por el Ejército a partir de los reportes llevan hasta las calles Juan Álvarez y Simón Bolívar, frente a la Clínica Cristina, por los disparos que se escucharon. En ese reporte dan cuenta que en la calle Juan Álvarez, cruce con Periférico Norte, hay un autobús y cinco patrullas de la Policía Municipal, de donde se llevan detenidos a cuatro normalistas.

Después, otro parte sitúa en la carretera Iguala-Chilpancingo, frente a Palacio de Justicia, donde reportan que hay otro autobús con normalistas detenido por dos patrullas de la Policía Municipal.

En este punto, el 27 Batallón de Infantería reporta a sus superiores de la 35 Zona Militar que los policías bajaron a los estudiantes escupiendo “palabras altisonantes”.

La información indica que a las diez y media de la noche del 26 llegaron a ese lugar otras tres patrullas, de las que se bajaron “policías” vestidos de negro y con la cara tapada (“encapuchados”). Cinco minutos después trataron de bajar a los normalistas y los estudiantes dijeron que algunos de sus compañeros se estaban heridos.

Para los primeros minutos del 27 de septiembre, los partes de novedades con folios 22634 y 22635 (ampliación de información) dan cuenta de la lesión de bala de tres normalistas internados en el hospital general Jorge Soberón Acevedo de Iguala. Después puntualizaron que en total se internaron a 13 heridos en el hospital general.

En el mismo parte reportan la agresión de automovilistas por “hombres armados” sobre la carretera federal Chilpancingo-Iguala, a la altura de la entrada a las comunidades Santa Teresa y Zacacoyuca. Esto corresponde a la agresión contra los jóvenes deportistas del equipo de futbol Los Avispones que viajaba en un camión de turismo, y los pasajeros de taxis colectivos de la ruta Iguala-Chilpancingo.

Durante la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 asesinaron a seis personas, tres normalistas de Ayotzinapa, un futbolista, el chofer del autobús del equipo de deportistas y la pasajera de un taxi colectivo.

La secuencia de reportes del Ejército ubica que en el taxi con placas de circulación 5486FFN y número económico 0972 quedó una mujer muerta, y que el autobús donde viajaban los futbolistas era de renta de la línea Castro Tours, placas de circulación 434-RK-9.

Entérate: Familiares de los 43 de Ayotzinapa temen que pacto deje libre al capitán Crespo

La intervención del Ejército

En el parte de novedades 22636 se notifica a la 35 Zona Militar que el 27 Batallón de Infantería organizó para la madrugada del 27 de septiembre una fuerza de reacción para patrullar la ciudad, al mando del Capitán Segundo de Infantería, José Martínez Crespo.

Ese grupo reportó que en el cruce de la calle Juan Álvarez y Periférico Norte encontraron los cadáveres baleados de dos normalistas.

También que otros 25 estudiantes estaban refugiados en el hospital Cristina, ubicado a unos 500 metros de ese cruce de las calles. Uno de ellos tenía una herida en el labio superior “en forma sedal”.

El reporte se refiere a Édgar Andrés Vargas, el normalista que durante el ataque en la calle que desemboca en el Periférico Norte lo hirieron en la cara y le destrozaron el maxilar superior y la base de su nariz quien, todavía el año pasado, informó que le hacían algunas cirugías finales de todo el proceso de reconstrucción de su cara.

“Los 25 estudiantes localizados en el interior del hospital Cristina, agradecieron al Capitán Segundo de Infantería, José Martínez Crespo, el apoyo brindado, manifestándole que no deseaban permanecer más en el lugar; que se retiraban y que ellos por sus propios medios le brindarían la atención médica a su compañero herido”, este es un párrafo íntegro de la versión interna del Ejército sobre la supuesta interacción del Capitán con los normalistas en la clínica.

Esta versión es opuesta a la que denunciaron los normalistas sobre ese momento.

La otra versión 

Existe todo un historial en imágenes en Internet del Capitán Segundo de Infantería del 27 Batallón de Infantería, José Martínez Crespo, en actos públicos con el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, preso también por el crimen de tres dirigentes sociales de la Unidad Popular (UP). A ese exservidor público se le señala públicamente por su presunta relación con los hechos donde desparecieron a los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El Capitán Martínez Crespo recobró mayor visibilidad en el caso Iguala cuando el cabo Gil, lugarteniente de Sidronio Casarrubias, uno de los líderes presos de Guerreros Unidos, lo acusó de ser operador de la desaparición de los 43 estudiantes, y de mantener relación con su grupo criminal.

El detenido acusó al militar a través de un mensaje escrito en una manta que apareció colgada en la preparatoria de la Uagro en Iguala, la mañana del 31 de octubre del 2014.

Otro oficial al que implicó en ese mismo mensaje con la desaparición de los muchachos y en un involucramiento con los Guerreros Unidos, fue al teniente Barbos.

Testimonios de los normalistas

Omar García, normalista de Ayotzinapa y parte del grupo que salió de la Normal Rural en las dos urvans hacia Iguala para auxiliar a sus compañeros a quienes también atacaron policías municipales, denunció en diferentes entrevistas el comportamiento del Ejército durante la noche de Iguala.

A Telemundo le narró instantes con militares en la Clínica Cristina: “Nos decían cállense, ustedes se los buscaron, querían ponerse como hombrecitos, pues ahora éntrenle, éntrenle y aguántense”.

Describió lo que sintió en ese momento: “Teníamos miedo y rabia a la vez….”.

En MVS ahondó en algunas escenas: “Llegó el Ejército acusándonos de allanamiento (de la Clínica Cristina), dándonos culatazos. Al compañero herido también lo sometieron”.

Agregó que un militar los culpaba de lo que les sucedió: “Ustedes se lo buscaron; eso les pasa por andar haciendo lo que hacen”.

El grupo de normalistas con el que viajó Omar García llegó hasta el cruce de la calle Juan Álvarez y Periférico Norte, lugar donde ocurrió el segundo ataque más grande de la noche contra los estudiantes.

Omar García mencionó que los militares les comentaron por qué no intervinieron antes esa noche: “Dijeron que no podían cubrir el caso porque les habían prohibido desde el Estado”.

Los maestros cetegistas acudieron cerca de la medianoche al mismo cruce y vivieron con los normalistas ese segundo ataque.

Un maestro de la CETEG narró que fue lo que vivieron y cómo llegaron a la clínica.

“Nos metimos a un clínica particular (Cristina) y un médico nos dijo que había dos cuerpos tirados, y por eso nos enteramos que habían caído dos muchachos de Ayotzinapa…”.

“Me comuniqué con los compañeros de la CETEG para que mandaran un carro (pretendían llevarse a Édgar a otro hospital). Venía un compañero para la clínica cuando nos dice que ya iba el Ejército”.

“El Ejército se mete a la clínica y todos corrimos a escondernos, honestamente, y empezaron a sacarnos de donde nos escondimos adentro de la clínica. Yo salí. Nos juntaron en la sala de espera. Quien iba al frente, un comandante, nos pide carteras y celulares, que los pusiéramos en una mesita de la sala de espera”.

“Me pregunta: ¿A qué se dedica?. Soy profesor, contesto. Esto les están enseñando (señalando a los normalistas), le dije, no, estamos apoyando porque tenían heridos, no estamos haciendo nada malo, nosotros fuimos agredidos. Me dice: bueno, esto es allanamiento de morada, voy a traer la patrulla municipal para que se los lleve detenidos”.

El comandante del Ejército pretendía que los policías municipales de Iguala, quienes los atacaron horas antes, se los llevaran detenidos por refugiarse en la Clínica. Cuando llegó a auxiliarlos, recordó, los normalistas le dijeron que los policías municipales les dispararon y persiguieron.

“Oiga oficial –recuerda que le dijo así al Capitán–, pero si ellos nos dispararon, nos van a matar. Usted nos va a entregar. ¡¿Cómo que dispararon los municipales?! ¿Están seguros?, nos dijo el comandante. Los muchachos empiezan a hablar: ‘¡Sí, jefe, fueron ellos!’”.

“Se sale el comandante de la clínica con tres subalternos, obviamente nos dejan a dos que estuvieran encañonándonos, para que no nos moviéramos. Regresan, y dice: ‘aquí se van a quedar, no les va a pasar nada. Ya el Ejército tiene el control de la zona. Pero a ustedes, muchachos, los mandaron a estudiar, no los mandaron a hacer maldades’”.

Los militares les tomaron fotografías de sus rostros a todos los refugiados en la clínica, y si algún celular de los estudiantes sonaba les decían exactamente lo que debían contestar, contaron el maestro y el normalista.

David Flores Maldonado, quien era dirigente estudiantil de Ayotzinapa, a quien cuestionan por su estrecha relación con integrantes del gobierno federal de Enrique Peña Nieto, en una entrevista con Amapola. Periodismo transgresor contó que esa noche de Iguala, el jefe militar los maltrato.

La primera versión de este texto fue publicado por semanario Trinchera en 2015

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Shinzo Abe: asesinan al exprimer ministro de Japón cuando daba un discurso

Shinzo Abe murió en el hospital después de que le dispararan mientras daba un discurso en la ciudad occidental de Nara.
8 de julio, 2022
Comparte

El exprimer ministro japonés Shinzo Abe fue asesinado este viernes cuando daba un discurso en la ciudad de Nara, en el sur de Japón.

El exmandatario de 67 años falleció en el Hospital de la Universidad Médica de Nara, donde estaba recibiendo tratamiento médico tras el incidente.

Colapsó inmediatamente tras los disparos y fue trasladado de urgencias al hospital, donde los médicos pasaron cuatro horas y media tratando de salvarle la vida.

El corresponsal de la BBC en Tokio, Yuko Kato, califica la noticia como “el peor desenlace posible“.

“Independientemente de lo que mucha gente piense de la gestión de Abe, Japón ahora está unido por el dolor, la ira y la conmoción”, agrega.

El tiroteo ocurrió sobre las 11:30 hora local (02:30 GMT) del viernes y su presunto autor, un hombre de 41 años, fue arrestado.

Tras el anuncio de su muerte, un médico del hospital confirmó en una rueda de prensa que había encontrado heridas en el lado derecho del cuello, pero dijo que no había encontrado ninguna bala.

Además, aseguró que su equipo no había detectado signos vitales cuando el ex primer ministro llegó al hospital.

El médico experto concluyó que, tras caer en un estado de paro cardiopulmonar en la escena del crimen, Shinzo Abe murió desangrado.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, calificó el ataque como un acto de brutalidad y aseguró que estaba “sin palabras“.

“Tengo un gran respeto por el legado que dejó Shinzo Abe y le doy mi más sentido pésame”, agregó, y describió a Abe como un “amigo personal” y alguien con quien “pasaba mucho tiempo”.

“Recibí valiosos consejos y apoyo de Abe”, prosiguió.

Cómo ocurrió el ataque

  • Abe se encontraba haciendo campaña en la ciudad de Nara, en el sur de Japón, a dos días de las elecciones de la Cámara alta del Parlamento japonés previstas para el domingo.
  • Estaba dando un discurso de campaña en apoyo al candidato político Kei Sato, un miembro actual de la Cámara alta que se postula para la reelección en Nara.
  • Se escucharon dos disparos y se cree que Abe recibió uno de ellos en el cuello.
  • El exmandatario colapsó inmediatamente y fue trasladado de urgencia al hospital más cercano.
  • Los agentes de seguridad que se encontraban en la escena abordaron al atacante, quien está ahora bajo custodia.
  • Un arma no identificada fue filmada en el suelo después del ataque. Se cree que el atacante usó un arma casera, pero la policía no ha confirmado esta versión.

La policía incautó el arma del atacante, quien fue identificado como Yamagami Tetsuya.

Un hombre, que se cree que es sospechoso de disparar al primer ministro japonés Shinzo Abe, es retenido por agentes de policía en la estación Yamato Saidaiji en Nara.

Reuters

Tetsuya le dijo a los investigadores que no estaba contento con el ex primer ministro y que tenía la intención de matarlo, según fuentes policiales.

El atacante es exmiembro de la Fuerza de Autodefensa Marítima (fuerza naval) de Japón, reportaron los medios locales.

Los ataques de este tipo son muy raros en Japón, un país en donde existen estrictas restricciones sobre la posesión de armas de fuego y donde apenas se registran incidentes de violencia política.

Su legado

Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Hijo del excanciller Shintaro Abe y nieto del exprimer ministro Nobusuke Kishi, Abe pertenecía a la realeza política y todavía era considerado una figura poderosa en la política japonesa.

Era conocido por su agresiva política exterior y una estrategia económica característica que popularmente se conoció como “Abenomics”.

Shinzo Abe

EPA
Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Es, hasta el momento, el primer ministro con más años de servicio en el país asiático.

Su primera etapa como primer ministro fue breve, duró poco más de un año a partir de 2006, y estuvo marcada por el escándalo.

Pero hizo una reaparición política en 2012 y se mantuvo en el poder hasta 2020 cuando renunció por motivos de salud.

Abe renunció luego de semanas de especulaciones, revelando que había sufrido una recaída de colitis ulcerosa: la enfermedad intestinal que provocó su renuncia en 2007.

Fue sucedido por su aliado cercano en el partido Yoshihide Suga, a quien luego reemplazó Fumio Kishida, el actual primer ministro.

El exlíder japonés fue uno de los políticos más influyentes de Japón en los tiempos modernos.

Su asesinato ha provocado conmoción y condena tanto en Japón como en el extranjero.


Análisis de Rupert Wingfield-Hayes

Corresponsal de la BBC en Japón

La primera pregunta que mucha gente se estará haciendo es ¿qué arma usó el atacante y cómo la consiguió?

La respuesta parece ser que puede que él mismo la haya fabricado.

Las fotografías que han surgido del sospechoso mientras estaba siendo detenido muestran lo que parece ser una escopeta de dos cañones improvisada o hecha en casa.

Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

Reuters
Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

La violencia con armas de fuego es muy rara en Japón, donde es extremadamente difícil poseer una.

La violencia política también es extremadamente rara.

Abe contaba con un equipo de seguridad. Pero parece que el atacante aun así pudo acercarse a Abe sin ningún tipo de control o barrera.

El tiroteo de una figura tan prominente es profundamente impactante en un país que se enorgullece de ser tan seguro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=D5BLb0wvWbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.