Los informes del Ejército de la Noche de Iguala sobre el capitán Martínez Crespo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: José Luis de la Cruz

Los informes del Ejército de la Noche de Iguala sobre el capitán Martínez Crespo

Las primeras versiones y testimonios de estudiantes y personas que los auxiliaron en medio de los ataques de esa larga noche de Iguala, dan cuenta de su presencia.
Foto: José Luis de la Cruz
Por Margena de la O/ Amapola Periodismo
22 de noviembre, 2020
Comparte

La propia Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) documentó la intervención del Capitán Segundo de Infanteria, José Martínez Crespo, en la noche de Iguala, en la que desaparecieron los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Martínez Crespo es el primer militar detenido por su participación en estos hechos ocurridos la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del 2014.

En los partes informativos del Ejército -formatos institucionales generados con los reportes de los propios miembros del Ejército desde el lugar de los hechos-  se da cuenta de la intervención del Capitán Segundo de Infantería, José Martínez Crespo, en momentos importantes de esa noche, y se tuvo acceso a ellos desde 2015, año en que los familiares de los 43 normalistas desaparecidos ya planteaban su sospecha contra miembros del Ejército ante una presunta relación con el ataque y desaparición de los muchachos.

Las primeras versiones y testimonios de estudiantes y personas que los auxiliaron en medio de los ataques de esa larga noche de Iguala, dan cuenta de su presencia.

Su participación recobra un peso importante en estas últimas fechas, seis años después de la desaparición de los normalistas, porque el Capitán fue detenido en días recientes y varios medios de alcance nacional consignaron su situación como una presunta relación con los hechos de Iguala.

Agencia Proceso informó que Martínez Crespo, a quien enuncia como uno de los señalados del caso Ayotzinapa, fue ingresado a prisión al Campo Militar 1-A por delincuencia organizada, homicidio y desaparición forzada.

El primer parte de esos hechos de Iguala lo generó la institución a las siete con cuarenta horas de la tarde: “estudiantes sin actividad”, en el tramo 127 de la carretera Chilpancingo-Iguala, cerca de la comunidad Rancho del Cura. Llegaron en el autobús de la empresa de Estrella de Oro número 1531.

En el parte de novedades 22636 se notifica a la 35 Zona Militar que el 27 Batallón de Infantería organizó la madrugada del 27 de septiembre una fuerza de reacción para patrullar la ciudad al mando del Capitán.

Todos esos hechos forman parte de una correspondencia entre el 27 Batallón de Infantería de Iguala y la 35 Zona Militar, con base en Chilpancingo.

Esta información se publicó por primera vez en la edición 799 del semanario Trinchera, correspondiente a la semana de los últimos días de junio y los primeros de julio del 2015. Esta información salió de documentos oficiales obtenidos por la periodista Marcela Turati a través de la Ley de Acceso a la Información que compartió con semanario Trinchera.

Lee: Dictan formal prisión contra el primer militar vinculado a la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

La cronología militar 

De acuerdo al parte de novedades del 26 de septiembre, folio 22632, entre las ocho y ocho con cincuenta minutos de la noche arriban unos 40 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa a la caseta de cobro Ixtla-Iguala en el autobús 1568. Ponen como advertencia de que los estudiantes podrían “apoderarse ilegalmente de otros autobuses”.

Veinte minutos después reportan que los normalistas están en la central de autobuses Estrella Blanca, ubicada en la esquina Salazar y Hermenegildo Galeana.

Los estudiantes habrían apedreado un autobús Futura número 2513, el cual se llevaron junto a otros dos de la misma línea por la calle Hermenegildo Galeana en dirección al centro de la ciudad. Los policías municipales los siguieron y los normalistas se bajaron y les arrojaron piedras, “por lo que éstos últimos (policías) respondieron la agresión efectuando detonaciones de arma de fuego”.

Enseguida, al menos es lo que se lee en la tarjeta informativa continua, el Ejército busca comunicación con los responsables de la Policía Estatal y Policía Municipal para saber qué ocurría: “A las 22:00 horas se estableció comunicación con José Adame Baustista, coordinador operativo de la Policía Estatal en la Zona Norte, quien contestó que la corporación no iría a prestar apoyo a la Policía Municipal a menos que recibiera ordenes de sus superiores”.

Sigue: “A las 21:15 horas se estableció comunicación con Felipe Flores Velázquez, secretario de Seguridad Pública del municipio de Iguala, con una actitud reservada y tratando de minimizar los hechos, que su personal se encontraba en los filtros en las salidas de esta ciudad, que no tenían ningún carro detenido y que no se habían suscitado disparos de armas de fuego”.

Flores Velázquez fue funcionario del gobierno municipal de José Luis Abarca Velázquez, quien era alcalde de Iguala cuando ocurrió la desaparición de los normalistas y a quien vinculaban con el grupo criminal Guerreros Unidos. El edil está preso por delincuencia organizada.

El gobierno federal señaló al exjefe policiaco como responsable de la desaparición de los 43 normalistas. Lo detuvieron en el año de 2016 y lo liberaron tres años después, como ocurrió con otros implicados en el caso, por irregularidades en la investigación.

La secuencia de los hechos hilvanados por el Ejército a partir de los reportes llevan hasta las calles Juan Álvarez y Simón Bolívar, frente a la Clínica Cristina, por los disparos que se escucharon. En ese reporte dan cuenta que en la calle Juan Álvarez, cruce con Periférico Norte, hay un autobús y cinco patrullas de la Policía Municipal, de donde se llevan detenidos a cuatro normalistas.

Después, otro parte sitúa en la carretera Iguala-Chilpancingo, frente a Palacio de Justicia, donde reportan que hay otro autobús con normalistas detenido por dos patrullas de la Policía Municipal.

En este punto, el 27 Batallón de Infantería reporta a sus superiores de la 35 Zona Militar que los policías bajaron a los estudiantes escupiendo “palabras altisonantes”.

La información indica que a las diez y media de la noche del 26 llegaron a ese lugar otras tres patrullas, de las que se bajaron “policías” vestidos de negro y con la cara tapada (“encapuchados”). Cinco minutos después trataron de bajar a los normalistas y los estudiantes dijeron que algunos de sus compañeros se estaban heridos.

Para los primeros minutos del 27 de septiembre, los partes de novedades con folios 22634 y 22635 (ampliación de información) dan cuenta de la lesión de bala de tres normalistas internados en el hospital general Jorge Soberón Acevedo de Iguala. Después puntualizaron que en total se internaron a 13 heridos en el hospital general.

En el mismo parte reportan la agresión de automovilistas por “hombres armados” sobre la carretera federal Chilpancingo-Iguala, a la altura de la entrada a las comunidades Santa Teresa y Zacacoyuca. Esto corresponde a la agresión contra los jóvenes deportistas del equipo de futbol Los Avispones que viajaba en un camión de turismo, y los pasajeros de taxis colectivos de la ruta Iguala-Chilpancingo.

Durante la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 asesinaron a seis personas, tres normalistas de Ayotzinapa, un futbolista, el chofer del autobús del equipo de deportistas y la pasajera de un taxi colectivo.

La secuencia de reportes del Ejército ubica que en el taxi con placas de circulación 5486FFN y número económico 0972 quedó una mujer muerta, y que el autobús donde viajaban los futbolistas era de renta de la línea Castro Tours, placas de circulación 434-RK-9.

Entérate: Familiares de los 43 de Ayotzinapa temen que pacto deje libre al capitán Crespo

La intervención del Ejército

En el parte de novedades 22636 se notifica a la 35 Zona Militar que el 27 Batallón de Infantería organizó para la madrugada del 27 de septiembre una fuerza de reacción para patrullar la ciudad, al mando del Capitán Segundo de Infantería, José Martínez Crespo.

Ese grupo reportó que en el cruce de la calle Juan Álvarez y Periférico Norte encontraron los cadáveres baleados de dos normalistas.

También que otros 25 estudiantes estaban refugiados en el hospital Cristina, ubicado a unos 500 metros de ese cruce de las calles. Uno de ellos tenía una herida en el labio superior “en forma sedal”.

El reporte se refiere a Édgar Andrés Vargas, el normalista que durante el ataque en la calle que desemboca en el Periférico Norte lo hirieron en la cara y le destrozaron el maxilar superior y la base de su nariz quien, todavía el año pasado, informó que le hacían algunas cirugías finales de todo el proceso de reconstrucción de su cara.

“Los 25 estudiantes localizados en el interior del hospital Cristina, agradecieron al Capitán Segundo de Infantería, José Martínez Crespo, el apoyo brindado, manifestándole que no deseaban permanecer más en el lugar; que se retiraban y que ellos por sus propios medios le brindarían la atención médica a su compañero herido”, este es un párrafo íntegro de la versión interna del Ejército sobre la supuesta interacción del Capitán con los normalistas en la clínica.

Esta versión es opuesta a la que denunciaron los normalistas sobre ese momento.

La otra versión 

Existe todo un historial en imágenes en Internet del Capitán Segundo de Infantería del 27 Batallón de Infantería, José Martínez Crespo, en actos públicos con el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, preso también por el crimen de tres dirigentes sociales de la Unidad Popular (UP). A ese exservidor público se le señala públicamente por su presunta relación con los hechos donde desparecieron a los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El Capitán Martínez Crespo recobró mayor visibilidad en el caso Iguala cuando el cabo Gil, lugarteniente de Sidronio Casarrubias, uno de los líderes presos de Guerreros Unidos, lo acusó de ser operador de la desaparición de los 43 estudiantes, y de mantener relación con su grupo criminal.

El detenido acusó al militar a través de un mensaje escrito en una manta que apareció colgada en la preparatoria de la Uagro en Iguala, la mañana del 31 de octubre del 2014.

Otro oficial al que implicó en ese mismo mensaje con la desaparición de los muchachos y en un involucramiento con los Guerreros Unidos, fue al teniente Barbos.

Testimonios de los normalistas

Omar García, normalista de Ayotzinapa y parte del grupo que salió de la Normal Rural en las dos urvans hacia Iguala para auxiliar a sus compañeros a quienes también atacaron policías municipales, denunció en diferentes entrevistas el comportamiento del Ejército durante la noche de Iguala.

A Telemundo le narró instantes con militares en la Clínica Cristina: “Nos decían cállense, ustedes se los buscaron, querían ponerse como hombrecitos, pues ahora éntrenle, éntrenle y aguántense”.

Describió lo que sintió en ese momento: “Teníamos miedo y rabia a la vez….”.

En MVS ahondó en algunas escenas: “Llegó el Ejército acusándonos de allanamiento (de la Clínica Cristina), dándonos culatazos. Al compañero herido también lo sometieron”.

Agregó que un militar los culpaba de lo que les sucedió: “Ustedes se lo buscaron; eso les pasa por andar haciendo lo que hacen”.

El grupo de normalistas con el que viajó Omar García llegó hasta el cruce de la calle Juan Álvarez y Periférico Norte, lugar donde ocurrió el segundo ataque más grande de la noche contra los estudiantes.

Omar García mencionó que los militares les comentaron por qué no intervinieron antes esa noche: “Dijeron que no podían cubrir el caso porque les habían prohibido desde el Estado”.

Los maestros cetegistas acudieron cerca de la medianoche al mismo cruce y vivieron con los normalistas ese segundo ataque.

Un maestro de la CETEG narró que fue lo que vivieron y cómo llegaron a la clínica.

“Nos metimos a un clínica particular (Cristina) y un médico nos dijo que había dos cuerpos tirados, y por eso nos enteramos que habían caído dos muchachos de Ayotzinapa…”.

“Me comuniqué con los compañeros de la CETEG para que mandaran un carro (pretendían llevarse a Édgar a otro hospital). Venía un compañero para la clínica cuando nos dice que ya iba el Ejército”.

“El Ejército se mete a la clínica y todos corrimos a escondernos, honestamente, y empezaron a sacarnos de donde nos escondimos adentro de la clínica. Yo salí. Nos juntaron en la sala de espera. Quien iba al frente, un comandante, nos pide carteras y celulares, que los pusiéramos en una mesita de la sala de espera”.

“Me pregunta: ¿A qué se dedica?. Soy profesor, contesto. Esto les están enseñando (señalando a los normalistas), le dije, no, estamos apoyando porque tenían heridos, no estamos haciendo nada malo, nosotros fuimos agredidos. Me dice: bueno, esto es allanamiento de morada, voy a traer la patrulla municipal para que se los lleve detenidos”.

El comandante del Ejército pretendía que los policías municipales de Iguala, quienes los atacaron horas antes, se los llevaran detenidos por refugiarse en la Clínica. Cuando llegó a auxiliarlos, recordó, los normalistas le dijeron que los policías municipales les dispararon y persiguieron.

“Oiga oficial –recuerda que le dijo así al Capitán–, pero si ellos nos dispararon, nos van a matar. Usted nos va a entregar. ¡¿Cómo que dispararon los municipales?! ¿Están seguros?, nos dijo el comandante. Los muchachos empiezan a hablar: ‘¡Sí, jefe, fueron ellos!’”.

“Se sale el comandante de la clínica con tres subalternos, obviamente nos dejan a dos que estuvieran encañonándonos, para que no nos moviéramos. Regresan, y dice: ‘aquí se van a quedar, no les va a pasar nada. Ya el Ejército tiene el control de la zona. Pero a ustedes, muchachos, los mandaron a estudiar, no los mandaron a hacer maldades’”.

Los militares les tomaron fotografías de sus rostros a todos los refugiados en la clínica, y si algún celular de los estudiantes sonaba les decían exactamente lo que debían contestar, contaron el maestro y el normalista.

David Flores Maldonado, quien era dirigente estudiantil de Ayotzinapa, a quien cuestionan por su estrecha relación con integrantes del gobierno federal de Enrique Peña Nieto, en una entrevista con Amapola. Periodismo transgresor contó que esa noche de Iguala, el jefe militar los maltrato.

La primera versión de este texto fue publicado por semanario Trinchera en 2015

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: 6 pasos a seguir si sospechas que te infectaste

Los contagios están aumentando a nivel global, sobre todo de la variante ómicron. Expertos consultados por la BBC recomiendan qué hacer si tienes los síntomas típicos de la enfermedad o un diagnóstico positivo.
7 de enero, 2022
Comparte

El avance de la variante ómicron en varios países ha provocado un aumento en el número de casos de covid-19 diagnosticados en las últimas semanas.

El 4 de enero, el mundo batió el récord de nuevos contagios diagnosticados: más de 2,4 millones de personas dieron positivo en 24 horas.

Pero ¿qué hacer si tienes los síntomas típicos de la enfermedad?

A continuación presentamos seis pautas básicas para proteger tu salud y la de la comunidad circundante.

1. Busca el diagnóstico

El médico José David Urbaez Brito, presidente de la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas (SBI) del Distrito Federal de ese país, destaca la importancia de las pruebas para detectar adecuadamente la covid.

“Siempre que se presentan síntomas de infección respiratoria, como tos, secreción nasal, dolor de garganta, entre otros, es fundamental buscar el diagnóstico correcto“, enfatiza.

En este caso, lo ideal es someterse a un examen capaz de detectar el coronavirus (o partes de él, como material genético), como las pruebas de antígenos o la prueba RT-PCR.

Estos métodos también están indicados si has tenido contacto con alguien que sospecha o ha sido diagnosticado con covid en los últimos 14 días.

Caja de pruebas de antígenos

Getty Images
Las pruebas de antígenos están disponibles a un precio muy bajo (o de forma gratuita) en muchos países del mundo.

Según el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, estas pruebas aún te permiten viajar en avión e ingresar a algunos establecimientos, además de usarse en estudios poblacionales y ayudar al control de infecciones en lugares como escuelas y trabajos.

Las pruebas de antígenos son un poco menos precisas, pero generalmente dan el resultado en 15 a 30 minutos.

La prueba RT-PCR, por otro lado, se considera el estándar de oro para detectar la enfermedad, aunque el informe tarda unos días en obtenerse, según los CDC estadounidenses.

Si el resultado es negativo (es decir, no tienes covid), es posible retomar tus actividades, siguiendo las precauciones básicas, como usar mascarillas, evitar aglomeraciones y vacunarse (si no has completado las dos o tres dosis).

Si el resultado es positivo (lo que significa que tienes covid), es importante seguir las pautas básicas que se detallan a continuación.

2. Debes aislarte

La transmisión del coronavirus se produce a través de gotitas y aerosoles de saliva que salen de la nariz y la boca de una persona infectada e invaden el organismo de aquellos que se encuentran en el mismo entorno.

La mejor manera de proteger a otras personas, por lo tanto, es evitar el contacto con ellas.

Si compartes una casa con familiares y amigos es importante que todos usen mascarillas de buena calidad, especialmente cuando estés cerca de ellos o en la misma habitación.

Si es posible, trata de mantenerte alejado de otros residentes y no compartas el mismo baño o efectos personales como cubiertos, vasos y toallas.

Mujer en la cama estornudando

Getty Images
Idealmente, la persona enferma debe permanecer en una habitación que no comparta con nadie más.

Actualmente existe controversia sobre cuánto tiempo debe durar este período de aislamiento entre las personas infectadas.

El 27 de diciembre, los CDC de EE. UU. cambiaron su guía para exigir que las personas con covid estén aisladas durante solo cinco días.

En otros países, como Reino Unido y Australia, el período de aislamiento varía entre siete y diez días, contados a partir del resultado positivo de una prueba o la aparición de síntomas.

La doctora Sylvia Lemos Hinrichsen, consultora de bioseguridad del SBI, estimó que la situación actual requiere cierta precaución.

Con el avance de ómicron y el aumento de casos, parece prudente seguir respetando este plazo de siete a 10 días“, señaló.

Urbaez Brito está de acuerdo. “La recomendación de permanecer aislado hasta 10 días sigue vigente, siempre y cuando el noveno día la persona no tenga más síntomas“.

Como sugiere el nombre, el aislamiento significa no salir de casa para casi nada; la única excepción son las citas médicas o las visitas al atendimiento de emergencia en el hospital, si es necesario.

3. Notifícaselo a tus contactos cercanos

El tercer paso es llamar o enviar un mensaje de texto a las personas con las que has interactuado durante los 14 días anteriores a tu diagnóstico positivo de covid.

Lo más probable es que ya estuvieras infectado antes de presentar los síntomas iniciales (como tos, dolor de garganta, fiebre, malestar y dolor de cuerpo).

Por lo tanto, existe un riesgo nada despreciable de que puedas haber transmitido el coronavirus a estos contactos cercanos.

Niños haciendo fila en la escuela

Getty Images
Los estudiantes y maestros deben ser notificados si algún alumno tiene covid.

Cuando les haces saber que tienes covid, ellos pueden ser más conscientes de los síntomas y hacerse la prueba. Si también tienen la enfermedad, deben aislarse, lo que evita la creación de nuevas cadenas de transmisión en la comunidad.

Si tienes hijos o eres el tutor de un niño o adolescente que está con covid, avísale a la escuela (si asisten a clases presenciales) para que el resto de la clase, los maestros y el personal también estén al tanto y se cuiden.

También es importante avisar a tus jefes y al departamento de recursos humanos de la empresa donde trabajas, especialmente si tuviste contacto con algún otro empleado en los días previos al diagnóstico.

“En medio de una pandemia, informar a los contactos cercanos después de dar positivo es una actitud responsable y ética, porque permite que las personas planifiquen y estén más atentas a su propia salud”, afirmó Hinrichsen.

4. Controla los síntomas

La mayoría de las veces, las molestias iniciales de covid, como fiebre, tos, cansancio, dolor de garganta, malestar y diarrea, tienden a mejorar con el tiempo.

Debes estar atento a todos los síntomas durante el período de aislamiento y buscar ayuda profesional si empeoran (o se desarrollan manifestaciones nuevas e inesperadas).

“Este cuidado es fundamental, más aún en el caso de las personas mayores o de los pacientes con comorbilidades “, aconsejó Hinrichsen.

Un individuo mayor de 60 años con diarrea, por ejemplo, puede sufrir deshidratación o desarrollar neumonía por acumulación de secreciones en los pulmones muy rápidamente“, agregó la doctora.

Si es posible, la consultora del SBI sugiere que las personas infectadas tengan un oxímetro en casa.

Oxímetro en el dedo de una persona

Getty Images
La saturación de oxígeno debe estar siempre por encima del 95%.

Este pequeño dispositivo mide la cantidad (o saturación) de oxígeno en la sangre y puede hacer sonar la alarma temprana de una complicación pulmonar antes de que aparezcan síntomas de covid más graves, como dificultad para respirar.

La saturación de oxígeno debe estar por encima del 95%. Si la persona ve que este número está en el 98% y comienza a bajar al 97%, 96%, 95% y 94%, esto ya es una advertencia para buscar un servicio de salud, ” señaló.

“Además de realizar la oximetría dos veces al día, es necesario acudir inmediatamente a urgencias si el paciente con covid presenta fiebre y dolores musculares muy intensos, sobre todo después del sexto o séptimo día de inicio de los síntomas”, añadió Urbaez Brito.

“En estos casos, es posible realizar una intervención con oxígeno y algunos medicamentos, como antiinflamatorios y terapias contra la trombosis, que reducen la tasa de letalidad “, agregó el infectólogo.

5. Descansa y no olvides hidratarte

Los especialistas consultados por BBC News Brasil también aconsejan cautela ante los anuncios de tratamientos y recetas caseras para “curar” la covid.

La gran mayoría de estas intervenciones ni siquiera han sido evaluadas en estudios científicos y no son recomendadas por agencias de salud nacionales e internacionales.

Algunos fármacos que saltaron a la fama desde el inicio de la pandemia como supuestos “tratamientos tempranos”, como la hidroxicloroquina, la ivermectina y la nitazoxanida, incluso han sido investigados, pero no han mostrado ninguna eficacia contra el coronavirus.

Actualmente existen medicamentos antivirales contra la covid aprobados en algunas naciones, pero no están disponibles en la mayoría.

Persona bebiendo un vaso de agua

Getty Images
Mantenerse bien hidratado es una de las principales precauciones recomendadas para los casos leves de covid.

Ante este escenario, la recomendación para cualquier persona que haya dado positivo en los últimos días y tenga síntomas leves es descansar y beber mucha agua.

La hidratación intensa ayuda a diluir las citocinas (moléculas inflamatorias) y eliminarlas por vía renal“, explicó Urbaez Brito.

Si tienes fiebre, dolor corporal o dolor de cabeza, puedes usar medicamentos de venta libre para aliviar estas molestias, siempre y cuando no tengas contraindicaciones.

“Los más habituales son el paracetamol o la dipirona”, ejemplificó el infectólogo.

Pero es imperativo consultar a un médico si estos síntomas persisten o empeoran.

6. Vacúnate después de la recuperación

Las vacunas están indicadas incluso para quienes han tenido covid, ya que son una forma segura y eficaz de estimular el sistema inmunológico y aumentar el nivel de anticuerpos.

Pero la aplicación de la vacuna no debe realizarse en personas que dieron positivo recientemente. En Brasil, por ejemplo, la orientación del Ministerio de Salud es contar 30 días desde la fecha de inicio de los síntomas (o el resultado positivo de la prueba) para recibir la dosis en ese momento.

Hombre siendo vacunado

Getty Images
La vacunación está indicada incluso para quienes han tenido covid.

“Si tengo el coronavirus, mi sistema inmunológico está trabajando para deshacerse de esa infección. Debido a eso no será tan eficaz en la producción de anticuerpos después de la vacunación. Por eso es importante respetar este intervalo de un mes”, explicó Hinrichsen.

Esperar este tiempo es solo un cuidado adicional para maximizar la respuesta del sistema inmunológico y garantizar la máxima protección contra nuevos cuadros de covid en el futuro.

Y esta recomendación se aplica a cualquier etapa del calendario de vacunación.

Si ha llegado la fecha para que recibas la primera, segunda o tercera dosis y tienes covid, espera el tiempo recomendado antes de acudir al centro de salud.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=e4xWoH-aijs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.