Interrogantes sobre detención de capitán Crespo vinculado con Ayotzinapa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: DANIEL AUGUSTO/CUARTOCURO.COM

Las interrogantes sobre la detención del capitán Crespo, vinculado con el caso Ayotzinapa

La detención del capitán Crespo es solo por vínculos con el narcotráfico, hasta ahora no hay acusación sobre su participación en los hechos de Iguala el 26 de septiembre de 2014.
Foto: DANIEL AUGUSTO/CUARTOCURO.COM
14 de noviembre, 2020
Comparte

El capitán José Martínez Crespo es el primer militar arrestado al que se vincula con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Sin embargo, su detención es solo por el delito de “delincuencia organizada con la finalidad de cometer delitos contra la salud”. Es decir, que se le acusa de vínculos con el narcotráfico, en concreto con Guerreros Unidos, pero hasta el momento no hay una acusación en firme sobre su participación en los hechos de Iguala el 26 de septiembre de 2014.

Un día después de conocerse su arresto dentro de la causa penal 5/2020 surgen diversas incógnitas que tienen que ver tanto con el modo en el que produjo su captura como con el futuro que le depara. Su presencia en la noche en la que desaparecieron los normalistas está acreditada, según aseguran fuentes cercanas a la investigación. El Juzgado Segundo de Procesos Penales Federales con residencia en Toluca, Estado de México, tiene hasta el miércoles para dictar un auto y mantenerlo en prisión. 

Por ahora, la acusación se centra en su posible relación con el grupo Guerreros Unidos. Fuentes cercanas a la investigación consultadas por Animal Político aseguran que la Fiscalía tiene elementos de prueba para acusarlo de participar en la desaparición de los 43 estudiantes en tres niveles. Por un lado, por su presencia la noche de los hechos en Iguala al frente de un grupo de 20 elementos de inteligencia militar que ocultaron los datos que recabaron. Por otro, por la “estrecha relación” que mantiene con Guerreros Unidos. Asegura esta fuente que la Fiscalía dispone de llamadas, mensajes e incluso sospecha que cobraba una nómina del grupo criminal. Por último, su nombre apareció en una narcomanta colocada el 30 de octubre de 2014, poco más de un mes después de la desaparición de los normalistas, señalándole por su presunta vinculación con grupos criminales. 

Entérate: Por primera vez detienen a un militar por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

Aunque en un principio se anunció que se había procedido al arresto, lo cierto es que el capitán Crespo se entregó por sí solo a las autoridades. Lo hizo en la prisión militar adscrita a la 1 Región Militar ubicada en el Campo Militar No 1-A en la Ciudad de México. Tras su detención, se acogió a su derecho a no declarar y pidió la ampliación del plazo para que se haga público el auto. Este plazo vence el miércoles. La revista Proceso entrevistó a su abogado, Conrado López Hernández, quien aseguró que el militar se había entregado únicamente para responder por el delito de “delincuencia organizada con la finalidad de cometer delitos contra la salud” y que no existen pruebas que lo relacionen con la desaparición de los 43 normalistas. Asegura, además, que la entrega fue negociada por la Fundación Antigüedad 1987-1991 del Heroico Colegio Militar, una institución civil a la que pertenecen egresados de la escuela castrense, de la que fue alumno Crespo. 

El capitán Crespo, que actualmente estaba retirado, pertenecía al 27 Batallón de Infantería destinado en Iguala y aparece en diversos testimonios como uno de los militares desplegados en Iguala la noche en la que los normalistas desaparecen. En concreto, se sabe que estuvo presente en el Hospital Cristina, en el periférico norte, en el palacio de Justicia y en Barandilla Municipal, donde acudió para preguntar por una motoneta. 

Por el momento la acusación se limita a su vínculo con la delincuencia organizada. El arresto, no obstante, se enmarca en el contexto de la investigación por el caso Ayotzinapa. Crespo es el primer militar arrestado después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciase el pasado 26 de septiembre que se habían librado órdenes de captura contra elementos castrenses. 

Te puede interesar: FGR oculta la ‘nueva verdad’ del caso Ayotzinapa, clasifica la averiguación

El centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, que acompaña a las familias de los 43 normalistas, aseguró que “la detención de un elemento del Ejército por presuntos vínculos con la delincuencia organizada en el contexto del caso Ayotzinapa es un avance muy relevante”. Además, argumentó que “de dictarse prisión e iniciarse un proceso conforme a derecho, la acusación puede contribuir a que empiecen a rendir cuentas las autoridades estatales -y no solo municipales- implicadas en la red criminal relacionada con la desaparición”. 

En la misma línea, Vidulfo Rosales, abogado de las familias, consideró que “de aquí debe trabajar la fiscalía para lograr auto de formal prisión”. Ante la posibilidad de que el militar se hubiese entregado como trámite para ser inmediatamente liberado, Rosales consideró que “sería muy lamentable”. 

Han pasado más de seis años desde la desaparición de los 43 estudiantes y por primera vez se apunta a los militares como presuntos responsables, junto a los integrantes de Guerreros Unidos y policías municipales y federales. El gobierno de López Obrador se puso como prioridad conocer el paradero de los estudiantes. Hasta el momento el ejecutivo asegura haber dar por descartada la denominada “verdad histórica” promovida por el entonces titular de la Procuraduría General de Justicia, Jesús Murillo Karam. Lo hace apoyándose en el hallazgo de un resto del normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, que apareció a 800 metros del basurero de Cocula, el lugar en el que los estudiantes habrían sido quemados y enterrados según la versión oficial promovida por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Lo que no ha logrado por el momento el gobierno de López Obrador es instaurar una nueva narrativa que explique qué ocurrió con los estudiantes. De hecho, los nuevos tomos de la investigación han sido clasificados como reservados. 

Los investigadores y los representantes de las familias aseguran que la colaboración de personas involucradas en los hechos está siendo clave para los avances. “Romper el pacto de silencio”, lo definió Amlo. El capitán Crespo podría tener informaciones vitales para conocer qué ocurrió aquella noche.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los peligros de los "hard seltzer", refrescos alcohólicos de moda en EU que ya llegaron a América Latina

Los venden como ligeros, naturales y frescos. Están de moda. Pero ¿qué peligros encierran este tipo de bebidas?
21 de octubre, 2020
Comparte

Si todavía no sabes qué son los hard seltzers, estate atento, porque es probable que pronto te salgan hasta en la sopa.

Son una bebida cuya principal composición es agua carbonatada saborizada y alcohol.

Sus fabricantes los venden como una especie de refrescos de baja graduación alcohólica -entre 3 y 5 grados- y baja proporción de calorías.

En Estados Unidos están de moda. Solo entre la primavera y el otoño de 2019, estas bebidas atrajeron a más de 7,5 millones de nuevos consumidores y generaron US$1.500 millones en ventas ese mismo año, según la consultora de datos Nielsen CGA, con sede en Estados Unidos.

Muchos fabricantes se han metido de lleno en este negocio en pleno crecimiento.

Corona, la popular marca de cervezas del conglomerado mexicano Grupo Modelo, los vende en Estados Unidos desde comienzos de 2020.

Cajas de Corona con hard seltzers.

Getty Images
Corona, fabricante mexicano de cervezas, está incursionando en este producto en Estados Unidos.

Y Coca-Cola, una de las marcas de bebidas más poderosas del mundo, ya anunció su intención de incursionar en este mercado próximamente.

El grupo Heineken México, por otra parte, también se estrenará en esta categoría en el país latinoamericano, vendiendo estas bebidas saborizadas “con 4,5% de alcohol y 99 calorías”.

Sin embargo, nutricionistas consultados por BBC Mundo piden poner el pie en el freno y no dejarse llevar tan fácilmente por esta nueva moda y campaña de marketing que tanto atrae a “jóvenes y personas que quieren disfrutar de bebidas alcohólicas sin añadir tantas calorías a su dieta“.

A fin de cuentas, dicen, “se trata de una bebida alcohólica como cualquier otra“, con todos los daños para la salud que eso conlleva.

BBC Mundo solicitó entrevistas con varios fabricantes de hard seltzers para hablar sobre este tema, incluyendo a Heineken México, Grupo Modelo y White Claw, pero no obtuvo respuesta.

“El ‘mejor peor’ marketing del mundo”

Más de la mitad de las ventas de hard seltzer del pasado año en Estados Unidos fueron monopolizadas por el fabricante de bebidas White Claw, introducido en el país en 2016 de la mano del conglomerado Mark Anthony Brands.

Desde entonces, han mantenido un crecimiento estable que se ha disparado en el último año.

Jóvenes brindando en un evento de promoción de hard seltzers.

Getty Images
El crecimiento de los hard seltzer se ha disparado en el último año, sustentado por una amplia campaña de publicidad y marketing.

Otros fabricantes, ya sean multinacionales o locales, ya los comercializan en muchas partes del mundo.

La imaginería con la que se anuncian este tipo de bebidas se reproduce con frecuencia: playas, fiestas, sol, frescura. Mensajes que aparecen continuamente en redes sociales como YouTube o Instagram.

Se venden en formatos parecidos a cerveza y refrescos, enlatados o embotellados.

Pero sus fabricantes insisten en la naturalidad de sus sabores (habitualmente fruta), su efecto refrescante, número reducido de calorías y la posibilidad de compaginarlo con una dieta sin gluten o keto.

“Se trata del ‘mejor peor’ marketing del mundo: vestir al lobo con piel de cordero“, advierte a BBC Mundo Juan Revenga, nutricionista y profesor de la Universidad San Jorge en Zaragoza, España.

Vaso de agua carbonatada con sabor.

Getty Images
“Hard seltzer es un eufemismo para enmascarar lo que son: bebidas alcohólicas”.

Según el especialista, la forma en que se intentan vender los hard seltzer es algo común en la industria alimentaria. Sobre todo cuando intentan buscar “connotaciones positivas a un producto que es malo para la salud”.

Porque este producto, dice Revenga, pertenece “sin dudas a la categoría de bebida alcohólica”.

Que le llamemos hard seltzer es puro marketing, un esfuerzo publicitario por colarnos un producto que, además, tampoco es que sea novedoso. La novedad es solo el nombre“, agrega el especialista.

La terminología seltzer, al menos en Estados Unidos, es usada con frecuencia para nombrar al agua con gas.

Al agregarle “hard” delante y mantener seltzer, funciona como una especie de eufemismo “para evitar llamarle como lo que es: alcohol”, coincide Julio Basulto, del Colegio de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña, España.

¿Menos calorías y más nutrientes?

Los hard seltzer presumen de ser bajos en calorías, alrededor de unas 100 por cada 355 mililitros aproximadamente.

Por comparar, la misma cantidad de cerveza ronda las 150 calorías y una lata de refresco estándar alrededor de 140.

Cajas de hard seltzer en un supermercado.

Getty Images
Los fabricantes de hard seltzer insisten en la naturalidad de sus productos y su baja proporción calórica.

“Ser un producto bajo o no en calorías depende, sobre todo, de la comparación con otro producto. Sí, los hard seltzer pueden tener menos calorías que un refresco convencional u otra bebida alcohólica, pero eso tampoco significa que la calidad de estas calorías sea buena“, explica a BBC Mundo Basulto, quien recientemente escribió el libro Beber sin sed, sobre los entresijos de la industria de bebidas.

“Otra forma de enmascarar estos productos es anunciando que se les añadió potasio, magnesio u otros nutrientes. Algo bastante molesto, porque son componentes que pueden encontrarse sin recurrir a estas bebidas. Dicen que te dan salud, pero te cobran mucha más salud de la que te venden“, agrega Revenga.

Inundación de mensajes

Tanto Basulto como Revenga manifestaron su preocupación ante la poderosa campaña publicitaria que los fabricantes de estas bebidas están llevando a cabo.

A ambos les inquieta que el tipo de mensajes que intentan vender sea interiorizado por los más jóvenes, sobre todo por el alcance que tienen los anuncios en la redes sociales.

Jóvenes posan con hard seltzers durante un evento.

Getty Images
“Instagram está inundado de mensajes dirigidos a públicos vulnerables como los adolescentes para consumir bebidas azucaradas, energéticas y alcohólicas”.

“Dentro del gremio de nutricionistas nos preocupa el riesgo que esta moda puede representar para los más jóvenes. Los fabricantes, con toda conciencia, se están dirigiendo al público más joven porque, mientras antes les recluten, más fidelidad generan para toda la vida”, dice Revenga.

Basulto, por otra parte, es cauto a la hora de afirmar si la moda de los hard seltzer está consiguiendo captar bebedores a más temprana edad.

“Es difícil de saber con certeza, pero, en mi opinión, Instagram está inundado de mensajes dirigidos a públicos vulnerables como los adolescentes para consumir bebidas azucaradas, energéticas y alcohólicas”, dice el especialista.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.