La Sierra Tarahumara enfrenta una fuerte sequía; alertan por desnutrición
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La Sierra Tarahumara enfrenta un año de sequía grave; alertan por desnutrición y precaria atención médica

La pandemia podría ser muy grave no solo con la desnutrición, también por la precaria infraestructura de salud. Los centros de salud en las comunidades están mínimo a dos horas caminando.
Cuartoscuro
6 de noviembre, 2020
Comparte

Las comunidades indígenas rarámuris y ódamis que habitan la Sierra Tarahumara de Chihuahua, México, afrontan, en este 2020, una sequía atípica que hizo que se perdiera buena parte de las cosechas que sus poblaciones usan para el autoconsumo. La Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno de Chihuahua alertó que se han perdido entre 50 y 80% de esas cosechas.

En las comunidades están buscando opciones, dijo Irma Chávez, mujer rarámuri y promotora cultural colaboradora en el programa Chihuahua Crece Contigo, quien contó que para evitar pasar hambre están volviendo a comer ardillas y lagartijas, o pulpa de nopal. Pero aunque busquen opciones la situación es crítica.

Irma aseguró que en su comunidad, Choréachi, ubicada en el municipio de Guadalupe y Calvo, hay casos de niños desnutridos, “y este año no se dio el maíz ni para hacer pinole, va a ser muy grave”.

Dijo que hay una preocupación en las familias porque “no habrá suficiente para comer. Los niños ya estaban desnutridos y ahora ¿qué nos espera ahora si llegara la pandemia?”

Este jueves, Irma fue una de las participantes en la conferencia de prensa organizada por la organización Raichilli, sobre el posible impacto de COVID-19 en la Sierra Tarahumara. Compartiendo el micrófono con ella estaba Eva Pérez, mujer rarámuri, promotora de salud y lideresa de la comunidad de Bosques de San Elías Repechique.

Las dos denunciaron las precarias condiciones en que se encuentran las comunidades de la Tarahumara  por la sequía que viven, y se mostraron preocupadas en caso de que se lleguen a presentar casos de COVID-19 entre sus pobladores.

La pandemia podría ser muy grave, no solo por la desnutrición, también por la precaria infraestructura de salud. Los centros de salud en las comunidades están mínimo a dos horas caminando. 

Además, muchos pobladores de las rancherías y hasta de las comunidades más grandes no creen en el COVID, algo a lo que ha contribuido la falta de información.

“A las autoridades les falta mucho por hacer. Donde yo vivo solo al principio fueron a platicar que venía la enfermedad, pero las comunidades no lo vieron tan importante. Para ellos sigue siendo raro usar el cubrebocas, por ejemplo. Pero es que no ha habido buena información. Ahora que volvemos a foco rojo, hay que volver a intentar concientizar, pero no se está haciendo y luego también es que llegan con sus medidas y pues allá no hay jabón, ni gel antibacterial, pues cómo les dices que lo usen. Allá lo único sería el cubrebocas y la distancia”, contó Irma.

Eso es justo lo que hasta ahora los ha librado de la pandemia, la distancia. Pero Elvira Luna, mujer rarámuri y enfermera en un hospital COVID-19 de Chihuahua teme que si bien el virus llegará tarde, a fin de cuentas llegará, como ha ocurrido con otras enfermedades en otros años.

Elvira recordó el caso de la tuberculosis. Hace algunos años “las comunidades tampoco creían en eso, y sí tardó en llegar justo porque estamos lejos, pero llegó y en los hospitales había mucha gente de las comunidades con tuberculosis”.

Elvia dijo que antes de 2012 hubo muchos casos de esa enfermedad en las rancherías, y también hace dos años. El impacto allá ha sido tardío, pero fuerte. Igual puede ser el de COVID.

A Irma, a Elvira, a Elvia y a los que han tenido que salir de sus comunidades por alguna razón les da miedo ser el vehículo que usé el virus del SARS CoV2, que causa la enfermedad COVID-19 para llegar a las rancherías de la Sierra Tarahumara,  pero es justo la sequía y la falta de trabajo lo que ha orillado a más personas a irse a trabajar a los campos agrícolas.

“Mucha gente se ha ido de jornaleros, y algunos no regresan justo para no llevar los contagios. Muchos claro no se quieren ir a arriesgar a esos campos, pero no tienen opción, no hay acá trabajo, no hay cosecha”, señaló Irma.

La Red Mexicana de Jornaleras y Jornaleros Agrícolas ha alertado de oleadas inusuales de pobladores de las comunidades hacia los campos de cultivo, en meses y número de personas que no se habían visto antes. La organización acusa que las autoridades no han hecho un censo para tener información oficial sobre cuántos trabajadores se han contagiado de COVID-19 y fallecido por la enfermedad.

El otro impacto

A Elvira lo que le preocupa además de la sequía es toda la atención médica que no han recibido los habitantes de las rancherías que están en la Sierra Tarahumara, ante el cierre de la mayoría de los servicios en los hospitales, que se volcaron a atender el COVID.

 “Hay muchas personas que ya no pueden ser trasladadas a la ciudad, para sus estudios o seguimientos. Ahorita no atienden a pacientes por otro tipo de diagnostico que no sea de gravedad. Eso nos va a traer problemas, porque ya llevábamos un seguimiento de los casos y ya cuando llega esto se vieron muy afectados, desde el traslado, las próximas citas, todo se vino abajo”.

El impacto real de todo eso no se sabe todavía, aunque hay casos que Irma, en su trabajo de ir a las rancherías, ya tiene claro: “en la sierra veo el impacto fuerte que les causó a niños y mujeres con cáncer, que se les cerró la opción de que los atendieran en los hospitales, no tanto por el cierre de servicios, sino porque todo se complica”.

Irma explicó que los caminos se cerraron, los camiones dejaron de pasar, no hay donde hacerse los estudios diagnósticos. “El servicio sí se les cerró a muchas personas en la sierra, porque de por sí no nos quedaba cerca, en el caso de mi comunidad el centro de salud queda a dos horas caminando. A las mujeres las llevaban a Guachochi, para hacer los estudios o tomografías y ahorita no se puede ir”.

Las brigadas de salud encargadas de atender enfermedades como la diabetes no han acudido a las comunidades.

“Dicen que les da miedo el COVID y no vienen. Yo pedí hace un mes que vinieran, pero me dijeron que no”, agregó Elvia.

“Es triste todo lo que vivimos acá, es triste y muy difícil”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Próxima Centauri: la señal que llegó desde el sistema estelar más cercano al Sol

Una extraña emisión de ondas detectada por un telescopio gigante en Australia tiene a científicos haciendo múltiples investigaciones.
1 de enero, 2021
Comparte

Una extraña emisión de ondas que pudo llegar a la Tierra desde un planeta extrasolar está siendo investigada como un indicio de vida extraterrestre.

Los expertos indican que hay indicios de que la señal llegó desde Próxima Centauri b, una “supertierra” que tiene superficie rocosa, que se cree que alberga agua líquida y que está a 4,2 años luz de la Tierra.

Incluso algunas mediciones arrojaron la hipótesis de que tiene una atmósfera.

Este planeta forma parte del sistema estelar Alfa Centauri, el más cercano al Sol.

Las ondas fueron detectadas en 2019 por un radiotelescopio gigante ubicado en Australia y desde entonces diferentes equipos buscan entender el hallazgo.

Y entre las hipótesis que se manejan es que el origen tenga que ver con alguna forma de vida fuera de la Tierra.

“Fue una señal que apareció una vez y no volvió a repetirse. Tenía una frecuencia que no emiten los dispositivos terrestres como los satélites y las naves”, explica a BBC Mundo Mar Gómez, doctora en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid.

La detección

El Observatorio Parkes se encuentra en Nuevo Gales del Sur, Australia. Lo llaman “el plato” por el radiotelescopio que funciona allí desde hace 50 años y que fue el que recibió la extraña señal.

Fue usado en varias misiones espaciales y comparte información con diferentes entidades como la NASA.

Telescopio de Australia

Getty Images
La extraña señal fue detectada en Australia.

“Estamos hablando de un telescopio muy importante y hay que recordar que se utilizó para recibir imágenes del aterrizaje del Apolo 12 en la Luna”, indica Gómez.

La investigadora añade que el observatorio también coordina con misiones como los proyectos de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI, por sus siglas en inglés).

La extraña emisión de ondas ha llamado la atención entre los científicos.

“Como en el espacio no hay sonido, la única forma que tenemos de comunicarnos, por así decirlo, son ondas de radio. Nosotros podemos emitirlas al espacio exterior y, quizás, desde otro planeta o sistema estelar exista una forma de vida que intente comunicarse”, explica.

El proyecto Breakthrough Listen, que se dedica a la observación y el análisis en búsqueda de señales de vida en el Universo, también se encuentra al tanto.

Se trata de un fondo de US$100 millones que en el momento de su lanzamiento (2015) contó con el apoyo de Stephen Hawking.

De acuerdo a información obtenida por el medio británico The Guardian, Breakthrough Listen publicará un reporte sobre la investigación de esta señal en los próximos meses.

Telescopio

Getty Images
El telescopio gigante está ubicado en el sureste de Australia.

Gómez indica que por ahora hay mucho hermetismo en la comunidad científica respecto a las ondas que pudieron llegar desde Próxima Centauti b.

La NASA califica a Próxima Centauri b como un exoplaneta ligeramente más grande que la Tierra (1,27 más grande). Fue descubierto en 2016.

Búsqueda de vida extraterrestre

Son cada vez más los científicos que plantean que se debe tomar más en serio la búsqueda de vida extraterrestre.

Pallab Ghosh, corresponsal de ciencia de la BBC, reportó en febrero que ese fue uno de los pedidos en una reunión de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en Seattle.

En aquella oportunidad, el director del Observatorio Nacional de Radioastronomía de EE. UU., Anthony Beasley, afirmó que debería haber más apoyo de Washington para ese campo de investigación, que ha sido rechazado por quienes financian proyectos gubernamentales durante décadas.

La NASA también tiene sus proyectos al respecto y fue más allá de la observación astronómica.

En julio de este año lanzó la misión del robot explorador Perseverance para buscar vestigios de vida en Marte.

Esta es la primera misión de la NASA que busca directamente “firmas” o signos biológicos de vida desde la de Viking en la década de 1970.

Modelo de Perseverance

NASA / JPL-CALTECH
Perseverance explorará Marte durante al menos un año marciano (unos 687 días terrestres).

Justamente es en esa época que se mandó la primera señal desde la Tierra esperando contactar a civilizaciones en el espacio.

Gómez explica que todos estos proyectos son relevantes porque aunque sea un hallazgo de bacterias o microbios en otros planetas, puede ser una de las noticias científicas más importantes en la historia.

“Es la mayor inquietud. El hecho que pueda existir cualquier forma de vida y encontrarla nos va a permitir conocer nuestros propios orígenes y cómo se puede desarrollar la vida. Básicamente es la pregunta final de nuestra existencia”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qKGT8_94Sjk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.