Unistmo despide a profesora que denunció, amonesta a maestro que hostigó
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Unistmo despidió a profesora que denunció acoso y solo amonestó a maestro por tocar a alumna

La universidad ha mantenido a dos profesores denunciados por hostigamiento ante la Fiscalía, incluso uno ya vinculado a proceso, mientras que a quienes acompañan a las alumnas a denunciar las acusa de dañar el prestigio de la institución.
Cuartoscuro
20 de noviembre, 2020
Comparte

La Universidad del Istmo, en Oaxaca, sancionó a un profesor que besó y tocó a una alumna en su cubículo solo con una amonestación por escrito y, aunque está vinculado a proceso por la Fiscalía del Estado por el delito de hostigamiento sexual, no lo ha separado del cargo argumentando que sería una violación a sus derechos laborales. Por otro lado, a una profesora la acaban de despedir por “falta de probidad u honradez”, al supuestamente dar clases también en otra institución académica, cuando debía tener exclusividad con la Unistmo. 

El oficio de la baja de Virginia Ilescas como profesora-investigadora de tiempo completo, asociada B, en la Licenciatura en Administración Pública, da como argumentos que se consultó la página web del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset, donde aparece en el apartado “Claustro de Profesores”, y que vía mensajes confirmaron que ella imparte una materia de maestría.

La docente asegura en entrevista que esto es falso, ya que solo acudió a dar unas conferencias y le pidieron dirigir trabajos de titulación sin retribución económica, por lo cual aparece su semblanza en la página web, en la que incluso se señala que es profesora de la Unistmo.

Pero la investigación para sancionarla está vinculada a los casos de acoso sexual. Ella y otra maestra, Monsserrat Sánchez, han dado acompañamiento a las alumnas que decidieron tomar acciones contra profesores que las violentaron y acudir tanto a autoridades internas como externas. Además ayudaron a hacer denuncias públicas de sus casos en el marco del Día Internacional de la Mujer el pasado 8 de marzo.

Lee también: Organizaciones piden a Unistmo y autoridades justicia en casos de acoso sexual de profesores

Animal Político tiene copia de oficios que el profesor Sivlio “N”, vinculado a proceso por hostigamiento sexual, Guadalupe “N”, denunciado también ante la Fiscalía, y Gabriel S., otro señalado por las alumnas, enviaron entre el 9 y el 10 de marzo a las autoridades universitarias para interponer quejas contra esas profesoras. Con algunas frases casi idénticas, cada uno denuncia que “en contubernio”, ambas docentes “lesionan el buen nombre y prestigio” de la institución, “ocultándose bajo el discurso feminista”.

“Solicito que se investigue a dichas profesoras si han realizado algún delito o falta administrativa dentro de las instalaciones de esta Casa de Estudios y se proceda administrativamente, laboralmente y en su caso penalmente”, señala la carta de Guadalupe “N”.

La universidad, efectivamente, inició procedimientos administrativos en contra de ellas.

No solo los maestros presentaron quejas; también se empezaron a organizar grupos de alumnos que en pronunciamientos públicos, mensajes de Facebook, comunicados a medios e incluso formalmente ante la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, han repetido el discurso de que las dos académicas han generado un ambiente hostil en la universidad. A su vez, caen en discriminación al insinuar, según dicen, que todos en la institución son acosadores sexuales.

También repitieron la acusación de que se están escudando en el feminismo para evadir el hecho de que no tienen las capacidades suficientes para ser docentes. Esto a pesar de que Ilescas, por ejemplo, es integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y llegó a ser coordinadora de una de las maestrías de la Unistmo.

Denuncian persecución por su activismo contra el acoso sexual

Virginia Ilescas y Monsserrat Sánchez se conocieron apenas hace poco y sí se unieron en la ola de denuncias contra el acoso sexual que ha recorrido universidades de todo el país, pero no son nuevas en el feminismo y la defensa de las mismas causas.

Ilescas recuerda que desde que entró a trabajar a la Unistmo en la carrera de Administración Pública, en octubre de 2015, entabló amistad con una enfermera que era hostigada por un académico y aunque no hicieron denuncia, la ayudaba haciéndose presente en los espacios y horarios en los que la trabajadora estaba expuesta al acecho. Y así enumera varios casos en los que ha apoyado a mujeres que han sido incomodadas o agredidas por maestros o compañeros.

Sánchez se incorporó en noviembre de 2017 para dar clases en la Licenciatura en Derecho y cuando se dio cuenta de la gran cantidad de académicos varones que tienen una relación de pareja con alumnas o exalumnas, empezó a hablarle a sus estudiantes de lo que es el acoso sexual. Entonces hubo jovencitas que tuvieron la confianza de acercarse a ella y contarle experiencias de hostigamiento que habían vivido: fue así que dos casos terminaron en las denuncias que actualmente está procesando la Fiscalía del Estado de Oaxaca.

De tu interés: Profesor procesado por hostigamiento sexual sigue dando clases en Universidad de Oaxaca

Tampoco son nuevas las quejas contra ellas por sus actitudes y desempeño académico, que aseguran, responden a una persecución desde la misma Unistmo.

La estudiante “Mar”, quien tiene la carpeta de investigación contra Silvio “N”, contó a este medio que ella misma llegó a firmar una carta en contra de una de ellas bajo la presión de un profesor que les decía que en la universidad no hay lugar para feministas.

Este año, antes de la suspensión de actividades presenciales en marzo por la pandemia de COVID-19, ya se les habían abierto dos procedimientos administrativos internos. Pero el definitivo contra Ilescas, que acaba de terminar en su despido, es apenas de octubre pasado, justo después de que la vinculación a proceso de un maestro el 10 de septiembre se volvió noticia nacional.

Animal Político fue uno de los medios que reportó el caso, para lo cual entrevistó al vicerrector Israel Flores, quien confirmó que internamente solo se había sancionado a Silvio “N” con una amonestación que quedará en su expediente. Pero después de la publicación, criticó que no se hubieran reflejado las voces de otros estudiantes, ante lo cual se le señaló que había apertura para cualquier aclaración o para ampliar el tratamiento del problema de acoso sexual.

En lugar de eso, envió un comunicado señalando que “profesores y los alumnos son ciudadanos mayores de edad, que tienen derecho a establecer y mantener las relaciones que libremente decidan”, y acusando que dos maestras tienen una campaña de desprestigio contra la universidad. Además de que el 16 de octubre, otra alumna se comunicó por teléfono directamente para exponer una serie de quejas sobre actitudes de la maestra Virginia Ilescas, que ni siquiera había sido mencionada en el reportaje original.

Tres días después, la profesora fue notificada del nuevo procedimiento en su contra, que se acaba de resolver en menos de un mes.

En el oficio de notificación no solo se hace referencia a sus supuestas violaciones a la “exclusividad” de trabajar solo para la Unistmo, sino que trae a colación que en su expediente hay, “entre lo más importante y trascendente”, dos quejas en su contra ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca “por presuntas violaciones a sus derechos humanos”, presentadas por alumnos de la carrera en la que da clases y de Derecho, con los que no tiene vinculación.

“Situación que si bien es cierto no forma parte de este asunto, ya que corresponderá a dicha autoridad resolver la procedencia o improcedencia de la queja presentada por esos alumnos, cierto resulta también que servirá para valorar las defensas que hizo valer la Dra. Virginia Ilescas”, consigna el documento.

Defensoría de DDHH ve con preocupación actitud de la Unistmo

El titular de la comisión local de Derechos Humanos, José Bernardo Rodríguez Alamilla, explica en entrevista que tienen dos expedientes relacionados con la Unistmo que les preocupan mucho. No son las quejas contra las maestras, sino, por el contrario, las demandas que ellas han puesto ante el hostigamiento laboral y físico del que han sido víctimas, y los expedientes por acoso sexual de los maestros a las chicas que también acudieron a la Fiscalía.

Para las docentes, la Defensoría dictó medidas cautelares, es decir, que se garantizará que no sufran ningún acto de molestia en su trabajo.

Pero la Universidad no las aceptó. El argumento fue que anteriormente las comisiones de derechos humanos no podían intervenir en asuntos laborales, pero desde hace dos años, explica Rodríguez Alamilla, ya no es así.

Por lo que volvieron a emitirlas, y la Unistmo las rechazó una segunda vez.

“Las medidas que nosotros dictamos en su momento no fueron aceptadas por parte de la autoridad universitaria, por el tema este laboral. Ellos lo que dicen es que no tiene que ver con una revancha, sino que es un tema administrativo laboral, y entonces niegan. Evidentemente nosotros hemos vuelto a reiterar estas medidas cautelares, y en algún momento lo hicimos de manera urgente, porque consideramos, presumíamos que hay un asunto de sí probables violaciones a derechos humanos. Es algo que la autoridad puede o no aceptar; el tema es que si no acepta y hay una violación a derechos humanos como tal, ahí nosotros podemos incluso acreditar un tema de responsabilidad directa ya para con la autoridad”, comentó en entrevista.

Además, consideró que el argumento de que es un problema laboral ni siquiera es válido, porque el problema va más allá e implica violencia de género.

Por ahora están en fase de integración del expediente. Si finalmente se acreditan las violaciones a derechos de las docentes, indica, se emitirá una recomendación, con sanciones específicas contra los funcionarios involucrados, y acciones solicitadas a la universidad. Ya que es un problema a nivel institución, afirmó que deben generar garantías de que no se repetirá de nuevo, con medidas como la creación de un protocolo para atender el acoso sexual.

Por ahora, Ilescas dice que teme incluso por su integridad, ya que durante meses, ella, Sánchez y las alumnas que alzaron la voz contra el acoso han estado recibiendo insultos por redes sociales, en la calle o, incluso, han llegado a las puertas de sus casas.

Animal Político trató de contactar nuevamente al vicerrector Flores para conocer su versión de lo ocurrido pero no hubo respuesta ni en el teléfono de su oficina ni por su correo electrónico personal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz': el testimonio de muerte digna en Colombia

Martha Sepúlveda es la primera paciente en Colombia que accederá a la eutanasia sin tener una enfermedad terminal. Federico, su único hijo, cuenta en un conmovedor relato por qué ayudó a su madre a cumplir su último deseo.
9 de octubre, 2021
Comparte

Martha Sepúlveda está feliz porque pondrá fin a su vida el domingo 10 de octubre a las 7 de la mañana.

Se ríe frente a las cámaras comiendo patacón con guacamole y tomando cerveza en un restaurante de Medellín, a pesar de que se enfrentará a la muerte.

Está feliz precisamente porque logró que la justicia le diera la autorización para someterse a una eutanasia.

En Colombia la eutanasia fue despenalizada en 1997, pero solo se convirtió en ley en 2015. En julio pasado, la Corte Constitucional del país extendió el derecho a una muerte digna a quienes padezcan “un intenso sufrimiento físico o psíquico” por causa de una lesión o enfermedad incurable,

Y el de Martha Sepúlveda es el primer caso en que se autoriza una eutanasia en un paciente que no tiene una enfermedad terminal.

Según la agencia EFE, que cita al Ministerio de Salud, en el país se han realizado 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020

Para Martha, desde que fue diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad grave e incurable, su vida se había transformado en un tormento.

Como sabía que la suya iba a ser una muerte lenta y dolorosa que se extendería por varios años, el futuro le parecía desgarrador.

Hasta que un día le dijo a Federico, su único hijo de 22 años, que quería luchar por conseguir su eutanasia.

Los médicos no le dieron muchas esperanzas porque una de las condiciones establecidas por la legislación colombiana para acceder al procedimiento, es que la expectativa de vida del paciente sea inferior a seis meses.

En el caso de Martha, la agonía podía prolongarse al menos por tres años más. Sin embargo, ella dio la batalla judicial hasta que finalmente logró su objetivo.

Paradójicamente, conseguir la muerte, le devolvió la vida.

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno”, cuenta su hijo en diálogo con BBC Mundo.

Y así se le ve, contenta porque va a morir.

“Tengo buena suerte”, dice en su última entrevista televisiva con Caracol TV. “Me río más, duermo más tranquila”.

“Soy una persona católica, me considero muy, muy creyente. Pero Dios no me quiere ver sufrir a mi“.

“Con una esclerosis lateral en el estado que la tengo, lo mejor que me puede pasar es que me vaya a descansar”.

Este es el testimonio de su hijo, Federico Redondo Sepúlveda, contado a BBC Mundo en primera persona.


A mi mamá le diagnosticaron la esclerosis lateral amiotrófica a fines de 2018.

Ella lo tomó de una manera bastante particular. Su reacción fue reírse. Dijo “vea, tengo esta enfermedad y me muero en tres años”. Pero lo dijo de manera muy jocosa, muy divertida, haciendo bromas.

Mi mamá siempre ha sido una persona muy abierta a la muerte. Ella siempre ha dicho “yo no tengo miedo a partir, sino a la forma en la que voy a partir”, que es precisamente por lo que buscó que le reconocieran el derecho a una muerte digna.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Ella no concebía la vida postrada en una cama. El final de la esclerosis lateral amiotrófica es sin poder hablar, sin poder tragar… es algo sumamente doloroso e indigno para ella.

Se tomó muy olímpicamente el diagnóstico. Posteriormente ya empezó a perder fuerza en las piernas, a requerir apoyo para caminar en distancias más o menos largas. Ya luego requería apoyo para todo tipo de caminatas incluso dentro de la casa.

Y a principios de este año empezó a requerir apoyo para ir al baño. Después, había que bañarla, había que vestirla. En ocasiones se le dificultaba comer o cepillarse porque las manos estaban perdiendo demasiada fuerza.

Lo peor para ella es ver cómo se deterioraba a tal punto que no puede ser independiente para lo más básico de las actividades cotidianas.

Un día ella me dijo: “Sería tan bueno que yo pudiera solicitar la eutanasia”. Y pues yo no lo tomé como muy en serio.

Pero cuando me dijo que quería hacerlo, yo estuve en negación por unos días. Yo decía, “no, mi mamá no, todavía no”. Le decía, “mami, por favor no”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda
Martha y su hijo Federico.

Yo me considero una persona muy liberal, pensaba que el derecho a la eutanasia es un derecho que hay que proteger, pero nunca lo vi como algo cercano.

Pero ya luego, concientizándome un poco de la condición precaria en la que ella estaba, y de su desespero, y de la indignidad en la que estaba, yo dije: “Creo que demuestro más mi amor si la apoyo en esta decisión que ella tomó“.

Yo sí necesito a mi mamá y quiero que esté conmigo en cualquier condición. Pero en ese caso solo estaría pensando en mí, en mis necesidades.

Llevamos 22 años juntos. Mi vida giraba alrededor de ella y la de ella alrededor mío. Luego de su partida, yo tendré que inventarme otra vida. Por eso fue tan difícil al principio.

Cuando yo la cuidaba tenía sentimientos encontrados. Por un lado me gustaba, porque sentía que le estaba regresando a mi mamá de alguna forma, todo el apoyo y todo lo que ha hecho por mí a lo largo de la vida.

Pero también pensaba en lo que ella me decía. Me decía: “Hijo, esto no es vida, esto no es digno”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Claramente yo estoy triste. Claramente estoy ansioso, claramente estoy… de alguna forma desesperado. Sería muy raro que no lo estuviera.

Pero también de alguna manera me reconforta el hecho de que mi mamá haya podido terminar su vida de la forma que ella quería.

El día y la hora que ella quería.

Desde muy joven dijo que nunca quería estar postrada en una cama, absolutamente dependiente en todo momento.

Nosotros coincidimos en que vivir es decidir y desde que la esclerosis empezó a condicionar físicamente a mi mamá, ella ya no puede decidir por sí misma.

Muchas personas se sorprenden porque la ven muy tranquila y muy feliz.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno. Ella antes no era así. Antes estaba desesperada, triste y con pocas esperanzas de cara al futuro.

Pero ahora, mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz. Está feliz desde que sabe que le van a aplicar el procedimiento eutanásico.

El domingo se va a hacer una cremación, se va a celebrar una eucaristía y… y ya, porque básicamente eso es lo que quiere.

La voy a extrañar mucho. Yo creo que no hay nada que no vaya a extrañar porque nada volverá a ser lo mismo. Nada.

Desde su sonrisa y su berraquera y su buena actitud ante lo bueno y lo malo de la vida… hasta sus regaños.

Todo me hará falta.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZdWiKvBoZeA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.