Tras presiones y retrasos Conacyt paga becas a alumnos de posgrado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tras presiones y retrasos Conacyt paga becas a alumnos de posgrado

Los jóvenes entrevistados confirmaron a Animal Político que ya habían recibido el dinero, pero ningún nuevo correo avisándoles o explicando qué fue lo que pasó.
Cuartoscuro
8 de diciembre, 2020
Comparte

Tras la presión en redes sociales de estudiantes de posgrado, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) depositó por la noche de este 8 de diciembre la mensualidad de las becas correspondiente, que debió pagarse en los primeros cinco días del mes.

El organismo, que no contestó durante el día los cuestionamientos de Animal Político sobre el retraso, envió a las 9 de la noche un comunicado confirmando los pagos y argumentando que fue por una falla técnica.

 Te puede interesar: Alumnos del posgrado de Filosofía en la UNAM inician paro para exigir becas CONACyT

“En días pasados, a través de un correo institucional, se informó a la comunidad de becarios nacionales que habría un retraso en la ministración de las becas del mes de diciembre, lo cual se debió a una falla técnica, que tardó sólo unas horas más de lo que esperábamos en resolverse. Por lo mismo, informamos que dicho impedimento ha sido solventado y las becas correspondientes al mes en curso ya han sido depositadas en su totalidad”, señaló.

Aunque el correo que recibieron los jóvenes no decía eso, sino que había “situaciones imprevistas” y que se resolvería “a la brevedad”, sin especificar si serían horas, días o semanas.

Además, esas fallas no afectaron a todos los estudiantes por igual. Entre ellos solo pudieron detectar que quienes sí recibieron la mensualidad eran alumnos de semestres más avanzados, y quienes no la tenían eran los que empezaron su maestría o doctorado apenas en este ciclo escolar.

Conacyt no respondió tampoco a la pregunta de cuántos habían sido los afectados.

Entre ellos estuvo Enrique Reyes. Empezó hace unos meses su maestría en Automatización y Control, con línea de investigación en diseño de sistemas inteligentes para la rehabilitación, a lo cual tiene que dedicarse de tiempo completo por mandato del organismo.

A cambio de eso y del compromiso de no tener trabajo para enfocarse solo en sus estudios, Conacyt le paga 11,800 pesos mensuales. Pero este lunes, en lugar del dinero recibió el correo que avisaba del retraso.

“Debido a situaciones imprevistas, por única ocasión no podremos realizar el pago de su beca a tiempo. Resolveremos este problema a la brevedad para poder abonarle la cantidad correspondiente al mes de diciembre. Agradecemos de antemano su comprensión y lamentamos los inconvenientes que esto le pueda causar”, decía el texto firmado por el director de becas, Edwin Triujeque Woods.

Ese, en realidad, fue el segundo correo que recibió. El primero fue a finales de la semana pasada y prometía que los pagos estarían en tiempo.

La mensualidad se deposita a los estudiantes de posgrado en los primeros cinco días de cada mes. Enrique supo que algunos ya la tenían, pero él todavía no. Entonces llegó el primer correo oficial, que decía que como el 5 de diciembre caía en sábado, el dinero llegaría hasta el lunes, que era el quinto día hábil.

Contó en entrevista con Animal Político que ya pasaban de las 5 de la tarde, que es cuando suele caer la beca, sin que nada ocurriera, y como a las 8 de la noche llegó ese segundo correo de Conacyt reconociendo que el pago no estaría.

Leer más: Tec de Monterrey pide al Conacyt no cancelar apoyos o se afectarían investigaciones

“No podemos trabajar ni tener ingresos externos, entonces uno cuenta con ese dinero. Yo en lo personal pago renta, pago internet, pago mis servicios, y pues yo ya tenía contemplado que al menos hasta el quinto día hábil yo ya podía contar con ese dinero. Entonces ahorita a lo mejor no tengo suficiente para pagar todo. Y no puedo decirle a la persona que me está rentando ‘le voy a depositar a la brevedad’, como ellos nos comentan… Y ni siquiera sé cuándo me van a depositar”, explicó.

Y eso que él al menos recibió las comunicaciones oficiales; otros, ni siquiera eso.

Un alumno de primer semestre de la maestría en el Instituto Mora, que prefiere que no se dé su nombre, se enteró de la situación gracias a quienes empezaron a compartir en sus redes sociales capturas de pantallas de los correos.

Él no es originario de la Ciudad de México, así que al venirse a estudiar, rentó un departamento con otros tres compañeros. Pero ahora, que hay que pagar la renta, ninguno de los cuatro estudiantes recibió su mensualidad.

“No tenemos ni idea del porqué, ni para cuándo, ni nada. Y el enojo es que ellos sí nos piden compromiso y dedicación. Estamos en finales de semestre en la mayoría de las maestrías y estamos a full, porque los maestros y las coordinaciones te ponen clases a la hora que sea necesario, de lunes a viernes y de 8 a 8 tú estás para la maestría. Si se ocupa recuperar una clase te la recuperan y si se trata de ir a un taller te lo ponen, porque te dedicas exclusivamente a estudiar y las instituciones asumen que tú tienes el tiempo para hacerlo. Entonces dependemos de ese ingreso al que se comprometió Conacyt”, lamentó.

Hasta ahora no había tenido problemas, aunque es de nuevo ingreso, lo que a veces puede implicar que pasen tres meses para empezar a recibir la beca. Él tuvo a tiempo sus pagos en septiembre, octubre y noviembre, y no ve la razón para que ahora se haya atorado.

“Se supone que ese recurso ya está asignado. Con todo y los cambios que han ocurrido, algo que ha dicho la administración federal es que el recurso de las becas ese sí no corre peligro porque ese ya está asignado”, subrayó. “Hace mucho ruido que sea en diciembre, cuando el gobierno tiene que desembolsar más dinero por los aguinaldos, etcétera”.

Con la etiqueta #CONACyTNoCumple, los becarios empezaron a compartir en redes sociales la situación y a ver que ni siquiera era homogénea: algunos decían que solo los que iniciaron maestrías este año estaban sin pagos, otros que no había un patrón y solo ocurrió que unos sí recibieron la mensualidad y otros no.

Los jóvenes entrevistados confirmaron a Animal Político que ya habían recibido el dinero, pero ningún nuevo correo avisándoles o explicando qué fue lo que pasó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué una vacuna que no evita la infección de COVID-19 sigue siendo útil para frenar la pandemia

No se sabe aún si las vacunas contra la COVID solo previenen la enfermedad o también evitan la infección. Pero aún así, son vitales para limitar el alcance de la pandemia.
Getty Images
25 de enero, 2021
Comparte

Las vacunas son una maravilla de la medicina. Pocas intervenciones pueden atribuirse el haber salvado tantas vidas.

Pero quizás te sorprenda saber que no todas las vacunas brindan el mismo nivel de protección. Algunas evitan que contraigas los síntomas de la enfermedad, mientras que otras también evitan que te infectes. Estas últimas inducen lo que se conoce como “inmunidad esterilizante”.

Con la inmunidad esterilizante, el virus ni siquiera puede entrar en el cuerpo porque el sistema inmunológico impide que este penetre en las células y se replique.

Existe una diferencia sutil pero importante entre prevenir la enfermedad y prevenir la infección.

Es posible que una vacuna que “solo” prevenga la enfermedad no te impida transmitirla a otros, incluso si te sientes bien. Pero una vacuna que proporciona inmunidad esterilizante detiene el virus en seco.

En un mundo ideal, todas las vacunas inducirían inmunidad esterilzante. Pero en la realidad, es extremadamente difícil producir vacunas que detengan por completo la infección por un virus.

La mayoría de las vacunas que se utilizan de forma rutinaria en la actualidad no logran esto.

Por ejemplo, las vacunas contra el rotavirus, una causa común de diarrea en los bebés, solo pueden prevenir que la enfermedad se desarrolle de forma grave. Pero aún así, esto ha demostrado ser invaluable para controlar el virus.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Aún no se sabe si las nuevas vacunas contra la covid-19 inducen en el cuerpo el tipo de inmunidad que evita que el virus penetre en las células y se replique.

En Estados Unidos, ha habido casi un 90% menos de casos de visitas hospitalarias asociadas al rotavirus desde que se introdujo la vacuna en 2006.

Una situación similar ocurre con las actuales vacunas contra el poliovirus, pero hay esperanzas de que este virus se pueda erradicar a nivel mundial.

Incógnita

Se ha demostrado que las primeras vacunas autorizadas contra el SARS-CoV-2 son muy eficaces para reducir la enfermedad.

A pesar de ello, todavía no sabemos si estas vacunas pueden inducir inmunidad esterilizante.

Se espera que los datos sobre esta incógnita (que provendrán de los ensayos clínicos de vacunas en curso) estén disponibles pronto.

Aunque incluso si se induce inicialmente inmunidad esterilizante, esto puede cambiar con el tiempo a medida que disminuye la respuesta inmunitaria y se produce la evolución viral.

Inmunidad a nivel individual

¿Qué significaría la falta de inmunidad esterilizante para aquellos vacunados con las nuevas vacunas contra la covid?

Gente contectada

Getty Images
Las vacunas son fundamentales para evitar la propagación del SARS-CoV-2.

En pocas palabras, significa que si te encuentras con el virus después de haber sido vacunado este puede infectarte, pero tú puedes no tener síntomas.

Esto se debe a que la respuesta inmune inducida por la vacuna no puede detener la replicación de cada una de las partículas virales.

Se necesita un tipo particular de anticuerpo conocido como “anticuerpo neutralizante” para generar inmunidad esterilizante.

Estos anticuerpos bloquean la entrada del virus en las células y evitan toda replicación. Sin embargo, el virus infectante podría tener que ser idéntico al virus de la vacuna para inducir el anticuerpo perfecto.

Afortunadamente, nuestra respuesta inmune a las vacunas involucra muchas células y componentes diferentes del sistema inmunológico.

Incluso si la respuesta de los anticuerpos no es óptima, otros aspectos de la memoria inmunológica pueden activarse cuando el virus invade el cuerpo.

Estos incluyen células T citotóxicas y anticuerpos no neutralizantes. La replicación viral se ralentizará y, en consecuencia, se reducirá la enfermedad.

Esto lo sabemos gracias a años de estudio sobre vacunas contra la influenza. Estas vacunas inducen típicamente protección contra la enfermedad, pero no necesariamente protección contra la infección.

Dibujo en 3D de un coronavirus

Getty Images
El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19.

Esto se debe en gran parte a las diferentes cepas de influenza que circulan, una situación que también puede darse con el SARS-CoV-2.

Es reconfortante observar que las vacunas contra la influenza, a pesar de no poder inducir inmunidad esterilizante, siguen siendo extremadamente valiosas para controlar el virus.

Inmunidad en la población

En ausencia de inmunidad esterilizante, ¿qué efecto podrían tener las vacunas contra el SARS-CoV-2 en la propagación de un virus a través de una población?

Si las infecciones asintomáticas son posibles después de la vacunación, existe la preocupación de que el SARS-CoV-2 simplemente continúe infectando a tantas personas como antes. ¿Es esto posible?

Las personas infectadas asintomáticas suelen producir virus en niveles más bajos.

Aunque no existe una relación perfecta, más virus equivale generalmente a más enfermedad.

Por lo tanto, las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir suficiente cantidad de virus como para causar una enfermedad grave.

Esto a su vez significa que las personas infectadas en esta situación transmitirán menos virus a la siguiente persona.

Esto se ha demostrado claramente de forma experimental utilizando una vacuna contra un virus diferente en pollos; cuando solo se vacunó una parte de una parvada, las aves no vacunadas sufrieron una enfermedad más leve y produjeron menos virus.

Por lo tanto, aunque la inmunidad esterilizante sea a menudo el objetivo final del diseño de una vacuna, rara vez se logra.

Afortunadamente, esto no ha impedido que muchas vacunas diferentes reduzcan sustancialmente el número de casos de infecciones por virus en el pasado.

Al reducir los niveles de enfermedad en las personas, también se reduce la propagación del virus a través de las poblaciones, y esto, con suerte, permitirá controlar la pandemia actual.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

Sarah L Caddy is investigadora clínica en inmunología viral y cirujana veterinaria de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.