CDMX afina filtros para pruebas COVID y aun así se agotan en mediodía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

CDMX incrementa números de pruebas COVID en centros de salud y se agotan en mediodía

Para alcanzar una prueba COVID en los centros de salud, las personas deben hacer fila desde la 5:30 o 6 de la mañana, en cada centro hay sólo entre 50 y 100 disponibles al día.
Cuartoscuro
3 de diciembre, 2020
Comparte

A las 12:30 de este 2 de diciembre solo quedan en fila cuatro personas para hacerse la prueba de COVID-19 en el Centro de Salud T-III Doctor Galo Soberón y Parra, ubicado en Calzada Camarones. A esa hora llegan dos personas a solicitar hacerse la prueba y la enfermera apostada en el filtro de la entrada les dice que ya se agotaron.

Te puede interesar: CDMX rebasa límite de hospitalizaciones por COVID marcado para cambiar a semáforo rojo

Este primero de diciembre, el gobierno de la CDMX anunció que para evitar largas filas en la aplicación de las pruebas rápidas, estas estarán disponibles en 117 centros de salud, 50 macro quioscos y 33 quioscos de la salud, ubicados en la explanada de las alcaldías y estaciones del metro y en las colonias de atención prioritaria. 

La toma de la muestra en la garganta o la nariz tarda solo unos minutos y los resultados están en menos de media hora, pero por la alta demanda, para alcanzar una ficha, la gente llega a formarse desde las 5:30 o 6 de la mañana.

El gobierno de la CDMX tiene la meta de hacer 20 mil de estas pruebas rápidas al día, en los 200 puntos donde las tiene disponibles. El 27 de noviembre, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, anunció que su administración invertirá 160 millones de pesos para adquirir 1 millón de pruebas de antígeno.

La finalidad de esto es avanzar en la identificación de positivos y su aislamiento, aumentar la atención a la población a través de orientación médica y dar seguimiento a las personas con la enfermedad.

Hasta la semana pasada, en los macro quioscos ubicados en las explanadas de las alcaldías, a las personas interesadas en hacerse la prueba sólo se les pedía llenar un formulario, en el que debían anotar sus síntomas. Si no los tenían se les solicitaba ceder su lugar a alguien más. 

En los centros de salud la referencia de un médico externo o una valorización médica ahí mismo es indispensable para acceder a la prueba. 

Las dos personas que llegaron tarde a preguntar al Centro de Salud-T-III Doctor Galo Soberón y Parra necesitarán volver al día siguiente muy temprano. A las 6 de la mañana empieza a formarse la gente, les avisa la enfermera. Pero para lograr hacerse de una ficha deben llevar una orden médica, les advierte. 

Uno de los solicitantes le dice que él no tiene IMSS ni ISSSTE. Solo así se le informa que puede acudir a un chequeo médico ahí mismo, pero solo en horario de 8 a 12.  A esa hora, apenas medio día, ya no hay nada, ni pruebas ni consultas. Aquí solo se hacen 50 test por día, informa la enfermera. 

A la 1 de la tarde, en la entrada del Centro de Salud T-III Dr. Manuel Martínez Báez, en la Avenida El Rosario, en la colonia San Martín Xochinahuac, en Azcapotzalco, no hay ya nadie. La enfermera en el centro de salud informa a una mujer que llega a preguntar que las pruebas ya se agotaron, cada día hay disponibles entre 70 y 100 y solo los que llegan a formarse a primera hora del día alcanza una. 

En otro de los Centros de Salud donde se están haciendo pruebas de COVID, el  T-II de Tezozomoc, a la 1:30 de la tarde tampoco hay personas ya haciendo fila. Las pruebas ya se hicieron y se agotaron, hoy fueron 60, dice uno de los integrantes del personal de salud que está en el filtro de entrada. 

Una mujer llega con pasos apurados a preguntar si puede hacerse la prueba. La enfermera del filtro le pregunta si tiene síntomas. Responde que tiene un dolor de cabeza muy intenso y algo de mareo. La pasan a valoración médica. 

Al salir, unos 10 minutos después, cuenta que una médica la revisó. Le preguntó sus síntomas y si había estado en contacto con algún caso positivo. “Le contesté que no y que  solo tengo el dolor de cabeza, pero muy intenso y el mareo”. 

La médica le checó el nivel de oxígeno en sangre, que marcó 97, cuenta la mujer y le dijo que quizá es solo cansancio. “Me pidió esperar unos cuatro días más antes de hacerme una prueba y estar al tanto de otros síntomas: fiebre, dolor en el pecho, dificultad para respirar. Me recetó paracetamol y me dijo que por precaución me quede en casa”, cuenta. 

Después de ella no llega nadie más. La gente ya sabe, dice la persona en el filtro, que debe llegar temprano. “A las 6 de la mañana esto es una romería, sí hay mucha demanda. La fila abarca toda la cuadra y da la vuelta, pero solo se hacen entre 50 y 70 pruebas por día. Y la verdad es que las empresas abusan, exponen a sus trabajadores y después no les quieren pagar la prueba, los mandan acá”, afirma.

Lee más: Suben a 200 las colonias con atención prioritaria por COVID en CDMX; registran 40% de casos

Al día siguiente de que la CDMX alcanzó las primeras 10 mil pruebas realizadas en una sola jornada, los números de casos positivos se dispararon. Tan solo en los quioscos y macro quioscos se identificaron 1,480 casos nuevos, para un total ese día en la capital de 2,859, una cifra récord desde el inicio de la epidemia. 

Este primero de diciembre, la CDMX reportó una cifra de 3,308 casos nuevos detectados. La ocupación hospitalaria en la capital fue de 55%; hubo 2,930 camas generales ocupadas y 90 con ventilador. El primer día de este doceavo mes del año, el índice de positividad (el número de personas que dan un resultado positivo de entre todos los que se hacen las pruebas) fue de 30%, había 18,442 casos activos y se habían realizado 562,860 pruebas.

La lista con la ubicación de los quioscos y macro quioscos se puede consultar aquí: https://covid19.cdmx.gob.mx/storage/app/media/uploaded-files/ubicacion-de-macro-quioscos-y-quioscos-29-noviembre.pdf

Lista de los Centros de Salud en CDMX: https://covid19.cdmx.gob.mx/storage/app/media/Unidades%20de%20salud%20pruebas%20covid.pdf.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Contenido patrocinado

El extraordinario caso de Lucy Lintott: pese a tener enfermedad de la motoneurona, pudo tener dos hijos

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos. La mayoría de los enfermos no viven más allá de tres años tras el diagnóstico. Lucy Lintott vive desde hace ocho años con la enfermedad y ha dado a luz dos niños.
4 de mayo, 2022
Comparte

Lucy Lintott siempre soñó con tener hijos, pero cuando le diagnosticaron la enfermedad de la motoneurona (EMN), con solo 19 años, los médicos le dijeron que nunca podría tener una familia.

La mayoría de las personas que sufren esa enfermedad no sobreviven más allá de los tres años siguientes al diagnóstico, pero ocho años después, Lucy tiene dos hijos pequeños y planea casarse con su pareja, Tommy, a finales de este mes.

Se cree que es la segunda persona en el mundo con EMN en dar a luz dos veces.

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos.

La enfermedad hace que gradualmente movimientos como agarrar, caminar, hablar y tragar sean extremadamente difíciles y finalmente imposibles.

Dificultades en la movilidad y el habla

Lucy, quien creció en la ciudad de Garmouth, en el noreste de Escocia, fue diagnosticada con esta condición a fines de 2013.

Fue la persona más joven en ser diagnosticada en Escocia con esta enfermedad, que normalmente afecta a las personas de más de 40 años.

Tres años después, con 22, Lucy le dijo a la BBC que sentía como si se estuviera quedando “lentamente paralizada” y que su preocupación era ir perdiendo poco a poco su “personalidad divertida”.

La enfermedad hizo que necesitara utilizar una silla de ruedas, ya que le resultaba imposible caminar sin ayuda. Su capacidad de hablar también se vio afectada.

Lucy Lintott

BBC
A Lucy le diagnosticaron EMN a los 19 años.

Lucy grabó su voz para que pudiera usarse en caso de perder completamente el habla y comenzó a recaudar fondos para que se investigue su condición.

Pero como comentó en un nuevo documental de la BBC (Ser mamá con EMN), el futuro la aterraba.

Amigos de la escuela

A pesar de que necesitaba cuidadores profesionales para ayudarla con la mayoría de las tareas, Lucy estaba decidida a mudarse de la casa de sus padres a su propio apartamento en Elgin, una ciudad no muy lejos de donde vive su familia.

“Eso realmente cambió muchas cosas”, dice. “Empecé a ser independiente, así que podía invitar a un chico sin que mi mamá me hiciera pasar vergüenza”.

En 2018, Lucy se reconectó con su antiguo amigo de la escuela Tommy Smith, con quien compartía la clase de estudios modernos.

Tommy cuenta que él era muy tímido, pero Lucy era muy extrovertida y su risa se podía escuchar desde tres clases más lejos.

Él dice que no pudo resisitirse a su sonrisa radiante y a sus ojos enormes. A Lucy le atraían sus camisetas y pantalones ajustados.

Los amigos se convirtieron en pareja.

“Yo no tenía que protegerme a mí misma”, dice Lucy. “Él sabía en qué se estaba metiendo. Él tuvo que lidiar con gente que le decía que yo tenía EMN”.

Ayuda

Tommy le propuso matrimonio en 2019 y posteriormente la pareja anunció que Lucy estaba embarazada.

Su padre, Robert, dice que temían por la salud de Lucy, así como por la del bebé. El riesgo para Lucy era grande porque no se sabía cómo sus músculos irían a reaccionar.

Tommy, Lucy y sus dos hjijos

BBC
La recompensa de ser padres supera los riesgos, dice Lucy.

“Pero la recompensa de ser padres superaba los riesgos”, explica Lucy.

El 13 de febrero de 2020, Lucy dio a luz a un niño, a quien en público llaman LJ.

Tommy dice que Lucy asumió el rol de madre con gran facilidad, aunque tenía que trabajar de cerca con un equipo de asistentes para cuidar a LJ.

“Trabajar con cuidadores consiste en que yo les explique y les describa cómo quiero que se hagan las cosas”, dice Lucy. “Básicamente, ellos son como mis brazos“.

“Aunque usa a otra persona para atenderlos, es ella quien da las instrucciones”, agrega Tommy.

“Muchos le decían ‘no puedes hacer esto’. Lucy está haciendo un trabajo fantástico. Hace un trabajo mucho mejor que el mío”.

Nuevo embarazo

Poco después de que naciera LJ llegó la pandemia. Lucy tuvo que resguardarse y la pareja pospuso la boda.

En el peor momento de la pandemia tuvo que mudarse a la casa de sus padres para proteger su salud y continuar recibiendo los cuidados que necesitaba.

Y, en mayo del año pasado, Lucy y Tommy anunciaron que estaban esperando una niña.

La madre de Lucy, Lydia, cuenta que su hija siempre quiso tener hijos y que fue hermoso cuando llegó LJ.

Lucy, Tommy, y su bebé

BBC
La pareja planea casarse pronto.

“Pero cuando anunciaron que iban a tener otro, pensamos: ‘¡Oh, mi Dios, qué has hecho!”, recuerda Lydia.

La niña, llamada AR, nació justo después de Navidad.

“El parto fue muy duro y aterrador, pero las dos estamos bien y eso es lo más importante”, asegura Lucy.

“Ella es definitivamente la última. No creo que mi cuerpo pueda tolerarlo de nuevo”.

Matrimonio

Lucy cuenta que depende en gran medida de sus cuidadores para que la ayuden con sus niños, pero dice que está constantemente involucrada en sus vidas y ellos saben que es su madre.

“Estoy orgullosa de que la maternidad se me dio bastante fácil pese a ser persona con discapacidad”, señala.

“Si pudiese hacerlo todo físicamente, lo haría. No disfruto mirando a otra gente con mis niños”.

Lucy Lintott

Cortesía Lucy Lintott
Lucy cuenta que de pequeña era muy deportista.

Lucy tiene planeado casarse con Tommy este mes y luego quiere pasar la mayor cantidad de tiempo posible con su familia.

“No soy materialista”, dice. “A mí lo que más me interesa es mi familia y pasar tiempo con la gente que amo, porque no sé cuánto tiempo me queda por delante”.

“Estoy muy agradecida. Sé que soy una de las muy pocas personas con EMN que pudo tener un hijo, menos aún dos. No doy nada por sentado”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4SuK4Nr2-s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.