Personal de salud, entre la esperanza de la vacuna y las decenas de muertes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto ilustrativa / Carlo Echegoyen

Entre la esperanza de la vacuna y las muertes por decenas, así cierra 2020 el personal de salud

La vacunación en México arrancó con el personal de primera línea que atiende COVID en hospitales. Eso les permite trabajar con menos riesgo, pero no les quita la amargura de ver una nueva oleada de muertes que parece no parar.
Foto ilustrativa / Carlo Echegoyen
28 de diciembre, 2020
Comparte

La enfermera Ángeles Cruz está serena, hablando de cómo se apoyan entre compañeros. No hay aviso alguno de que vaya a llorar. De pronto las lágrimas se le salen. Su compañera Monserrat Pedroza dice que así viven: van de la tranquilidad al llanto. Son los efectos de la tormenta de emociones que enfrenta a diario el personal de salud, el de la llamada primera línea, en su lucha cara a cara frente a la COVID-19. 

Esa misma tormenta emocional viven Ángeles y Montserrat este 24 de diciembre mientras esperan en fila, afuera del Hospital General de México, en la capital del país, a que las vacunen. Ellas forman parte del primer grupo que recibió en México la vacuna contra la COVID-19. Están contentas porque las eligieron entre los primeros para inmunizarse. Están esperanzadas de que esto sea de verdad el fin de la pandemia. Pero en un rato volverán al hospital y ahí han vuelto los días de las muertes por decenas. 

Lee: Operación Chapultepec: llegan más de 400 trabajadores de salud a CDMX para apoyar a hospitales COVID

La capital del país, uno de los tres puntos donde se realizó la primera jornada de vacunación, los otros dos fueron en Querétaro y el Estado de México, reportó este 26 de diciembre una ocupación hospitalaria de 80% y 31 mil 449 casos activos. 

Las dos enfermeras, Ángeles y Montserrat, trabajan en el Hospital General de Zona # 24 del IMSS, en Magdalena de Las Salinas, en la alcaldía Gustavo A. Madero. Ahí desde marzo solo han atendido a pacientes con COVID. En agosto y una parte de septiembre, como en todos lados del país, la institución tuvo descenso de casos. Las trabajadoras de la salud pensaron que a la mejor para fin de año, si no se normalizaba la situación al 100%, al menos se podría delimitar el área de atención a coronavirus y su hospital podría volverse híbrido. 

“Pero pues no. Lo peor lo estamos viviendo ahorita”, coinciden las enfermeras. Ángeles y Montserrat hacen así el balance hasta ahora: en la primera parte de la epidemia en México, el hospital se llenó, pero el flujo de pacientes era menos intenso. Ahora hay días en los que hasta cinco ambulancias hacen fila afuera en espera de que el paciente pueda ingresar. Adentro, como se desocupan las camas se vuelven a ocupar. Se han tenido que abrir nuevos espacios en el hospital y disponer de camillas para distribuir a los enfermos. 

Los fallecimientos son la peor parte para el personal, que se quedará con las marcas de esos decesos. Montserrat cuenta que pese a la recomendación de las autoridades de salud, difundida en las conferencias de prensa de todos los días y en redes sociales, sobre la importancia de ir temprano a recibir atención médica, la gente sigue llegando tarde al hospital. 

“No hemos aprendido nada -dice. Llegan muy mal. Algunos llegan ya muertos. Fallecen en el camino o apenas entrando al triage. Tratamos de reanimarlos y ya no se puede hacer nada. Eso es para nosotros hasta un daño psicológico, porque dices, bueno, si fuera mi mamá, mi papá, pues quieres hacer lo imposible y no se puede”. La situación es tan critica en los hospitales, que las enfermeras aseguran que en un solo turno pueden fallecer hasta 10 pacientes. 

Unos metros más delante de Montserrat y Ángeles, en la fila de espera para pasar a recibir la vacuna de COVID-19, están Emma González, médica radióloga, y María Elena Jiménez, técnica radióloga. Trabajan en el Hospital General de Zona · 27 del IMSS, en Tlatelolco. Desde enero han visto muchos pulmones afectados por COVID-19. Desde ese entonces ya había casos, aseguran, pero no se sabía que era el nuevo virus ni lo que producía en los pulmones.

Lee: Realizan segunda jornada de vacunación contra COVID para personal de salud en CDMX

Un pulmón afectado por esta enfermedad se ve como un panal de abejas, precisan. Hay casos de personas asintomáticas a las que por alguna razón se le toma una placa y se ven esas “zonas neumónicas”. Por eso las radiólogas insisten en aquello del por si sí o por si no tienes COVID, mejor, si puedes, quédate en casa. 

Para ellas la vacuna también es un regalo, una esperanza de que la pandemia por fin termine. Este 24 de diciembre en la primera jornada de inmunización en México se aplicaron a personal de salud 2,924 dosis: 975 en la CDMX, 975 en el Estado de México y 974 en Querétaro. 

Paradas afuera del Hospital General de México, a la espera de ingresar, Emma y María Elena tienen el mismo coctel de emociones. Emma dice que tiene un poco de miedo. Con la vacuna de influenza no le fue bien. “Me la pusieron y me dio neumonía. Pero aquí estoy. Sí tengo pendiente, pero nos han dicho que estaremos en observación, nos van a estar checando. Y recibirla primero es un gran privilegio. Un regalo que me permitirá seguir haciendo mi trabajo”. 

María Elena dice que a ella también le da un poquito de temor inmunizarse, porque la vacuna es muy nueva y no se sabe bien cómo se va comportar, pero hay que ser valientes, ataja. La radióloga ya tuvo COVID. Fue en los primeros días de abril. No estuvo hospitalizada, pero su cuadro fue grave. Sus compañeros del hospital la asistieron en casa, en los días de la fiebre alta y la falta de oxígeno. 

“Estuve enferma todo abril y parte de mayo. Sí me quedó temor a volverme a infectar. Por eso accedí sin problema a ponérmela. Además, si no hay reacciones adversas en nosotros, con más razón el resto del personal se la va a poner y después la gente y así se irán reduciendo los contagios”, dice María Elena. 

Esa es su esperanza. Su frustración es ver que la gente no entiende la gravedad de la situación y sigue en la calle y en las reuniones. Su amargura son los muchos fallecimientos de estos días. 

“En el hospital vivimos ahora tiempos difíciles. Para mí es muy deprimente ver como hay muchísimos muertos, porque es real, hay muchos muertos. Yo que estoy en Rayos X, nos toca subir a tomar los tórax y de pronto llegamos y los pacientes ya están muertos”. 

María Elena lamenta que no se tome en serio la situación.  “Está más complicado que en marzo. Al principio el virus sí atacó mucho, sí murieron muchos, pero hoy siento que están muriendo más, se complican más. La gente llega muy mal. Se confían con los síntomas en que es una gripe o se niegan a aceptar que tienen COVID y para cuando entran al hospital ya hay poco que hacer”.

La radióloga dice que tiene la “mala costumbre” de preguntarle a los pacientes cuántos días llevan con síntomas. “Cuando veo las placas, les preguntó: cuánto lleva así, me dicen llevo siete días, llevo cinco, llevo una semana. No hay uno que diga ayer empecé, y así ya es más complicado atenderlos”. 

Una cosa más que tiene en común el personal que hace fila afuera del Hospital General este 24 de diciembre, además del coctel de emociones, es que la mayoría trabajara estos días de manera normal. Así están acostumbrados, subrayan, se trabaja los fines de semana y los días festivos en sus profesiones. Muchos pasarán Nochebuena y Navidad en el hospital, lo mismo que el 31 de diciembre y el 1 de enero. 

Emma dice que a ella le dijeron que podía descansar el 25 si quería, pero “si hago falta, me voy al hospital”. 

Es difícil para ellos quedarse serenos en casa frente al caos en las instituciones de salud. “Lo que se vive dentro de áreas COVID de un hospital nosotros decimos que es como la Matrix, es otra realidad, una que nos preocupa mucho. Después salimos y vemos la otra realidad, la de la gente despreocupada en la calle, esa también nos preocupa mucho”, dice Lucía Ledesma, líder del programa de terapia afectiva para personal sanitario de primera línea en el ISSSTE.

Ella que ha andado de un hospital a otro con su perro Harley El Tuerto dándole soporte a sus compañeros espera, este 24 de diciembre, también en la fila para recibir la vacuna. “Para mí recibirla es un descanso mental. Confío en que la inmunización irá bien. Confío en la ciencia. Voy a poder hacer mi labor más tranquila.  Han sido diez meses de tensión física y psicológica para todos nosotros”.  

Junto a Lucía están sus compañeros del Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE, el médico internista Jesús Alberto López Guzmán, quien desde marzo atiende pacientes con COVID, y Sandra Muñoz López, coordinadora del área COVID en ese hospital. Los dos hablan de los numerosos pacientes que llegan al hospital más complicados que antes y de la esperanza de la vacuna. 

Todos, como una sola voz, le piden a la gente que no se confíe, que se queden en casa, porque aunque la vacunación en México ya inició, pasarán muchos meses para que al menos la mitad de la población esté inmunizada. “Si la gente no entiende, en enero ya no habrá forma de atender a todos en los hospitales”, advierte Ángeles. 

Enero es para el personal de salud otro punto de quiebre, en el que se verán los contagios de las fiestas de diciembre. Es un patrón que ellos ya conocen: después de las fiestas patrias de septiembre empezó el repunte fuerte de casos, siguió con las celebraciones del Día de Muertos y el Buen Fin. 

Así, entre las fiestas y las compras y el semáforo naranja que no pasaba a rojo en algunas entidades, el país llegó a 1,377,217 casos totales de COVID-19 y 122, 026 defunciones, este 26 de diciembre. Habrá que ver el escenario en enero. 

En tanto, este domingo 27 de diciembre, al medio día, arrancó la segunda jornada de vacunación, en el 81vo batallón militar, en la alcaldía de Tlalpan. Durante este día se aplicarán un total de 3 mil 900 vacunas contra COVID-19 a trabajadores de la salud del IMSS, Salud, Sedena, Marina, ISSSTE y Pemex. Las dosis son parte del segundo cargamento que llegó al país este sábado con un total de 42 mil 900 del biológico elaborado por Pfizer BioNTech. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Pandora Papers: el territorio de Reino Unido que se convirtió en uno de los principales paraísos fiscales del planeta

Este territorio británico de ultramar aparece entre los principales receptores de "inversión extranjera directa" en el mundo, por delante de países como Alemania o Francia.
5 de octubre, 2021
Comparte

Las Islas Vírgenes Británicas (IVB) solamente cuentan con unos 36.000 habitantes, pero tienen más de 400.000 empresas. Un promedio de 18 compañías por persona.

Dicho así, uno podría imaginar que este pequeño territorio británico -cuya extensión apenas suma unos 153 kilómetros cuadrados- estaría cubierto de rascacielos y fábricas humeantes donde habría una incesante actividad económica.

En lugar de eso, lo que hay son playas idílicas y empresas de papel. Y es que las IVB son consideradas como uno de los mayores paraísos fiscales del planeta que, como dice el periodista Will Fitzgibbon, del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), “atrae por igual a corporaciones legítimas, celebridades, multimillonarios y criminales”.

Esa también es la razón por la cual cada vez que estalla un escándalo internacional sobre los fondos desviados hacia paraísos fiscales, el nombre de las Islas Vírgenes Británicas llega hasta los titulares de la prensa.

Eso es justo lo que acaba de ocurrir con la más reciente filtración de información financiera publicada por el ICIJ, conocida como los Pandora Papers.

Se trata de una filtración de casi 12 millones de documentos que revelan riqueza oculta, evasión fiscal y, en algunos casos, lavado de dinero, por parte de algunas de las personas más ricas y poderosas del mundo.

Los datos fueron obtenidos por el ICIJ que ha estado trabajando con más de 140 organizaciones de medios, incluyendo el equipo del programa Panorama de la BBC. Durante meses, más de 600 periodistas en 117 países han estado revisando los archivos de 14 fuentes distintas encontrando historias que se publicarán esta semana.

En esta ocasión, una de las historias relacionadas con las Islas Vírgenes Británicas se refiere al registro de una empresa registrada allí que ha sido beneficiaria de una multimillonaria operación de bienes raíces para demoler los antiguos cines de la era soviética en Rusia para construir en su lugar centros comerciales.

iStories, una página de periodismo de investigación rusa que participó en la investigación de los Pandora Papers, descubrió que detrás de esta compañía se encuentra Konstantin Ernst, el presidente del mayor canal de televisión estatal de Rusia.

Konstantin Ernst.

Getty Images
Konstantin Ernst, presidente del mayor canal de televisión estatal de Rusia, aparece mencionado en los Pandora Papers.

Ernst registró esa compañía en 2014, el mismo año que él estuvo a cargo de organizar las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi.

En su respuesta al ICIJ, Ernst señaló que no ha cometido (y que no prevé cometer) nada ilegal, pues “así es como sus padres lo educaron”.

De tierra de bucaneros a paraíso fiscal

Ubicadas en el Caribe oriental, las Islas Vírgenes Británicas están integradas por cuatro islas grandes y 32 islas e islotes más pequeños, de los cuales unos 20 están deshabitados.

Descubiertas por Cristóbal Colón en 1493, estas islas fueron ocupadas por el Imperio español en el siglo XVI, bajo cuyo control estuvieron por poco tiempo. Para 1648, la Tórtola, la mayor de las islas, estaba ocupada por bucaneros holandeses.

Pocas décadas más tarde, cayeron bajo control del Imperio británico, que en 1773 permitió la formación de un gobierno civil local, la creación de un consejo legislativo parcialmente electo y el establecimiento de cortes constitucionales.

En 1960 se convirtieron en una colonia de la Corona y, en 2002, en un territorio británico de ultramar, por lo que sus habitantes disfrutan de la ciudadanía británica.

Sir Francis Drake.

Getty Images
El explorador, marinero y corsario Sir Francis Drake es una de las figuras históricas vinculadas con las IVB.

Las IVB comenzaron a adoptar en la década de 1970 una legislación que las convertía en un destino para las inversiones offshore y en un paraíso fiscal.

Parte de su atractivo radica en su sistema fiscal.

Las IVB casi no tienen impuestos: no tienen un impuesto sobre la renta que sea efectivo, ni impuestos a las ganancias de capitales, ni impuestos a las herencias, ni impuestos a los regalos, ni impuestos a las ventas o al valor agregado”, destaca al respecto la ONG británica Tax Justice Network.

“Recauda ingresos principalmente a través del impuesto a los salarios, a la propiedad de tierras, así como distintas comisiones. Este es un patrón clásico de “paraíso fiscal” de obtener pequeñas cantidades de dinero de un gran número de transacciones y depender de los lugareños para pagar las facturas”, agregan.

Su otro gran atractivo reside en las facilidades que ofrecen para crear de forma barata y simple empresas de papel que permiten a sus propietarios mantener sus nombres fuera de la vista pública.

Hay muchas razones válidas por las que una persona puede querer que no se conozca que es dueña de determinadas inversiones, por lo que esta oferta de discreción resulta atractiva tanto para inversores legítimos como para aquellos que no lo son.

Más “inversión extranjera” que Alemania

Este esquema de atracción de inversiones ha resultado bastante rentable, al punto que este tipo de servicios financieros y corporativos generan el equivalente a la mitad de los ingresos fiscales, a la par del turismo, la otra gran fuente de financiamiento del país.

En 2019, las Islas Vírgenes Británicas recibieron unos US$57.997 millones en inversiones extranjeras directas, de acuerdo con cifras de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

El príncipe Carlos de Gales durante una visita a las Islas Vírgenes Británicas en 2017.

Getty Images
Los ciudadanos de las Islas Vírgenes Británicas son súbditos de la Corona y ciudadanos británicos.

Formalmente, ese monto las coloca por delante de economías desarrolladas como Canadá, Alemania y Francia. No obstante, por tratarse de inversiones en papel, su impacto real sobre el país es mucho menor.

La aparición de las IVB en los Pandora Papers, en realidad, no es una sorpresa, pues ya en 2016 en torno a la mitad de las casi 250.000 empresas offshore establecidas por el bufete Mossack Fonseca y reveladas en los Panama Papers estaban registradas en este territorio británico de ultramar.

En 2018, una investigación de la BBC reveló que compañías registradas en las IVB eran propietarias de una cuarta parte de las propiedades en Inglaterra y Gales que pertenecen a compañías extranjeras.

El archipélago caribeño es la sede oficial de empresas que poseen 23.000 propiedades, más que cualquier otro país”, señaló la BBC al destacar que ese hallazgo contribuía con los temores de que ese territorio británico esté siendo usado para evadir impuestos.

La implicación de las IVB en distintos escándalos financieros en el pasado llevó a que en 2013 Lord Oakeshott, un reconocido político británico, dijera que estos territorios “manchan el rostro de Reino Unido”.

Esos escándalos también han llevado a mejoras en los mecanismos de transparencia en los últimos años y a una mayor cooperación de las autoridades de esos territorios con la comunidad internacional para hacer frente a los problemas de evasión fiscal.

Sin embargo, las facilidades para mantener lejos de la vista pública la información sobre los propietarios de estas compañías offshore parecen facilitar la ocurrencia de irregularidades.

La ONG británica Tax Justice Network critica la política de las IVB de “no preguntar” y de “no ver el mal” a la hora de facilitar el registro de empresas, que, según señala, permite a sus dueños ocultarse detrás de una suerte de apoderados para lograr un secretismo aún mayor así como el establecimiento de compañías de forma fácil y a bajo costo.

“Esta supuesta eficiencia en el registro se ha traducido en una carta blanca para las compañías de las IVB para ocultar y facilitar todo tipo de abusos y delitos alrededor del mundo”, apunta la ONG.

Pese a todo, la cooperación de las Islas Vírgenes Británicas con las autoridades de otros países ha permitido a este pequeño territorio en el Caribe permanecer fuera de la lista de paraísos fiscales “no cooperativos” que elabora la OCDE.

Eso, claro está, no significa que las políticas de paraíso fiscal de las IVB no tengan un impacto en la evasión fiscal.

De acuerdo con estimaciones del Tax Justice Network, las Islas Vírgenes Británicas son responsables de una pérdida global de impuestos equivalentes a unos US$37.500 millones cada año.

Pandora Papers banner

BBC

Los Pandora Papers son una filtración de casi 12 millones de documentos y archivos que exponen la riqueza y los tratos secretos de los líderes mundiales, políticos y multimillonarios. Los datos fueron obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) en Washington DC y han dado lugar a una de las investigaciones mundiales más importantes de la historia. Más de 600 periodistas de 117 países han analizado las fortunas ocultas de algunas de las personas más poderosas del planeta. El programa de investigación de la BBC Panorama y The Guardian dirigieron la investigación en Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpyNdI_pg38

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.