Pacientes con COVID padecen por hospitales; GEA e INER están llenos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Un peregrinar de horas: pacientes con COVID padecen por hospitales; GEA e INER, llenos

En la CDMX, las instituciones de salud emblema de la atención por COVID, como el INER, el GEA González, La Raza del IMSS, el 1 de Octubre del ISSSTE, están otra vez al tope y las personas van de uno lado a otro intentado conseguir un lugar donde los atiendan.
Andrea Vega
1 de diciembre, 2020
Comparte

Marco Elizalde espera sentado en una banca del camellón que está justo enfrente de la puerta de urgencias del Hospital GEA González en la Ciudad de México (CDMX). Es el segundo hospital al que intenta ingresar a su padre, este 30 de noviembre. En el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) no quisieron recibirlo. El hombre, de 54 años, tiene síntomas evidentes de COVID, le cuesta respirar.

“Solo le hicieron una valoración. Me dijeron que necesita intubación. Trae 86 de oxigenación en sangre. Pero que ahí no lo pueden ingresar porque están llenos, que lo trajera acá al GEA González, y pues aquí lo están valorando, pero ya me dijeron que tampoco hay lugar, que van a ver nada más si es candidato para mandarlo con oxígeno a casa”, cuenta el joven a Animal Político.

Leer más | Los ciudadanos decidieron que era suficiente COVID y hospitales volvieron al caos: personal de salud

El Hospital GEA González en efecto aparece en el Sistema de Información de la Red IRAG (Infección Respiratoria Aguda Grave) con 100% de ocupación en sus camas con ventilador.

Pero el INER no. De acuerdo a la Red IRAG, el Instituto de Enfermedades Respiratorias tiene, con fecha de corte de la información al 29 de noviembre, 61% de disponibilidad en sus camas con ventilador.

Al enterarse de eso, Marco salta de la banca y enfila los pasos al INER, a una cuadra de distancia del GEA González. Al llegar, cruza unas palabras con la policía que está en la puerta de urgencias y lo dejan pasar al área de Trabajo Social.

El joven sale unos 10 minutos después. Le han dicho que la información en la Red IRAG no está actualizada, que ellos están llenos y que incluso esperan a un par de ambulancias para que se lleve a dos pacientes a otros hospitales, ahí ya no caben, le refrendan.

“Les dije que si van a enviar a dos pacientes a otros hospitales, entonces que mi padre sea el tercero, porque en el otro hospital ya me dijeron que no hay lugar tampoco”, narra Marco, mientras se enfila con pasos rápidos hacia el GEA.

En cinco minutos cruza la puerta de esa institución y sale con su padre, quien es guardia de seguridad en una empresa privada. Trabajador considerado esencial de los que nunca tuvieron el privilegio de poder quedarse en casa.

El señor se ve pálido y está agitado. Así le sigue el paso a su hijo, de vuelta al INER. Los dos desaparecen por la puerta de urgencias. Vuelven a valorar al señor, pero no logran que lo ingresen ni que les dispongan una ambulancia. Los envían por su cuenta a otro hospital, el de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), cerca de la estación Periférico, del Tren Ligero.

“Me dieron la lista de los hospitales que tienen disponibilidad y el de la Sedena sí tiene lugar, está en verde, porque no está saturado”, dice Marco.

Padre e hijo dejan lo que en el inicio de la pandemia se conoció como la zona cero, justo por tener al hospital que recibió al primer paciente con COVID, el INER, y por albergar a otros tres hospitales emblema de la atención a estos afectados: el GEA González, el Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán y el Instituto Nacional de Cardiología.

Solo que al inicio de la pandemia esta de verdad parecía una zona cero de guerra, con las calles desoladas y los negocios cerrados. Hoy –pese al repunte de casos COVID en varias entidades del país, entre ellas la Ciudad de México– la gente camina tranquila por la calle, eso sí con cubrebocas, y los negocios, incluidos los puestos de comida callejera, colocados frente a los hospitales, están abiertos.

Esto no parece la zona cero ya, pero el caos está de vuelta, con los pacientes y familiares buscando atención médica.

En la Ciudad de México, de acuerdo al reporte de la situación de COVID del gobierno de la capital del 29 de noviembre, hay 54.5% de disponibilidad en camas con capacidad de intubación y 43.6% de disponibilidad en camas de hospitalización general.

La jefa del gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, alertó, desde el pasado 26 de noviembre, que la capital del país ha reportado un aumento en el número de casos de COVID-19, así como en hospitalizaciones y defunciones por la enfermedad.

También reconoció que ha aumentado el número de personas que están ingresando a los hospitales y dijo que se realizan ajustes para evitar la saturación.

En el rato que Marco estuvo sentado en la banca frente al GEA, Animal Político constató que llegaron dos personas, una en un vehículo particular y otra en un taxi, solicitando atención. Diligente, el guardia del lugar salió con sillas de ruedas para hacer más cómodo el ingreso de los afectados.

“Parece que están recibiendo a todo el mundo, pero ya adentro te dicen que no hay lugar y que van a valorar a tu familiar nada más y a ver si aguanta con oxígeno en casa”, dice Marco.

Para el joven y su padre, que también se llama Marco Elizalde, las vueltas no terminan en el INER y el GEA. “En el de Sedena –dice a este portal ahora ya en un mensaje de voz por WhatsApp– nos dijeron que ese ya no es hospital COVID, y nos mandaron al IMSS, al Vicente Guerrero”.

A las 6 de la tarde, seis horas después de su llegada al primer hospital, el INER, el padre de Marco entra a una nueva valoración, ahora en el Hospital General de Zona 47 del IMSS, en la Unidad Habitacional Vicente Guerrero, en Iztapalapa. La radiografía de sus pulmones muestra que en efecto, el señor necesita hospitalizarse.

Al fin, un hospital les dice que el señor puede quedarse, a las 19:15 empieza la espera y el papeleo y a las 8 de la noche lo ingresan.

La Secretaría de Salud informó este lunes 30 de noviembre en su reporte de ocupación diaria nacional que la ocupación total en los hospitales es de 36% y de 31% en camas con ventilador.

El área de comunicación social de la Secretaría de Salud aseguró que en efecto, el INER está saturado y ya lo había anunciado así desde hace días en las redes sociales. “Por eso la gente debe llamar al 911 para consultar disponibilidad y que no den vueltas”, señalaron.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Vivir y trabajar desde donde sea": Airbnb permitirá que todos sus empleados trabajen de forma remota indefinidamente

La plataforma de alojamiento también se compromete a no recortar el salario del personal si elige trabajar desde la casa.
30 de abril, 2022
Comparte

“Vivir y trabajar desde donde sea”.

Airbnb permitirá que sus empleados trabajen desde cualquier lugar del mundo que deseen, según informó el jueves la plataforma de alojamiento en un comunicado.

Su personal podrá trabajar desde su casa o la oficina y mudarse a cualquier lugar del país sin que su salario se vea afectado, añadió compañía.

Esta política contrasta con las preferencias expresadas por Google en Estados Unidos, donde el personal que trabaja desde su casa puede ver un recorte salarial si se muda de ciudad.

Otras empresas tecnológicas, como Cisco y Microsoft, también realizaron modificaciones para hacer más flexible la jornada laboral de sus empleados.

Brian Chesky

Getty Images
El director ejecutivo de Airbnb, Brian Chesky, cree que el trabajo desde la casa se convertirá en la norma.

El director ejecutivo de Airbnb, Brian Chesky, envió a los empleados un correo electrónico detallando los cambios y predijo que en una década el trabajo flexible será la norma para muchas personas.

“Si limitáramos nuestro grupo de talentos a un radio de desplazamiento alrededor de nuestras oficinas, estaríamos en una desventaja significativa”, afirmó.

“La mejor gente vive en todas partes y no está concentrada en un área”, añadió.

Límites y algunos peros…

El líder de Airbnb dijo a los empleados que los cambios empezarían a ser aplicados a partir de septiembre próximo y fijó algunos límites.

Los trabajadores tendrán “la flexibilidad de viajar y trabajar en todo el mundo” sin que su fuente de trabajo peligre. Pero solo podrán hacerlo por hasta 90 días consecutivos en cada país, aunque no expandió las razones.

Pese a esta flexibilización, Chesky todavía quiere que los empleados se junten regularmente para reuniones y eventos sociales, estructurados en torno a dos lanzamientos de productos importantes por año.

“Airbnb está en el negocio de la conexión humana por encima de todo y creemos que las conexiones más significativas ocurren en persona“, afirmó.

“Zoom es excelente para mantener las relaciones, pero no es la mejor manera de profundizarlas. Además, el trabajo creativo y de colaboración es mejor cuando se está en la misma habitación”.

Airbnb tuvo un acuerdo de trabajo flexible con sus empleados durante la pandemia, pero el anuncio de Chesky es un “compromiso a largo plazo”, añadió una vocera.

Brian Chesky amplió la comunicación en un hilo de Twitter en el que aclaró que esta parece ser una tendencia que se consolidará.

“Hace dos décadas, las startups de Silicon Valley popularizaron las oficinas abiertas en una misma planta”, escribió.

“Hoy estas empresas han adoptado la flexibilidad y el trabajo remoto. Creo que esta se convertirá en la forma predominante en que las empresas trabajan dentro de 10 años“, predijo.

La empresa de tecnología de redes Cisco dijo en julio de 2021 que permitiría que decenas de miles de sus empleados trabajen de forma remota de forma permanente.

Microsoft permite que su personal trabaje desde sus casas hasta la mitad del tiempo.

Sin embargo, en agosto del año pasado, Google dijo que los empleados estadounidenses que optaron por trabajar desde casa podrían tener un recorte salarial.

Incluso, el gigante de la búsqueda y la publicidad desarrolló una calculadora de pago que permite a los empleados ver los efectos de trabajar de forma remota o mudarse de oficina.

Hombre trabajando desde la casa.

Getty Images

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.