Salud sí reportó datos diferentes en 2 indicadores de semáforo en CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Salud sí reportó datos diferentes en dos indicadores para determinar semáforo de CDMX

Las cifras de camas con ventilador y positividad al COVID sí difieren entre un reporte de Salud y los datos publicados, como señaló el diario The New York Times.
Cuartoscuro
22 de diciembre, 2020
Comparte

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell defendieron que nunca se mintió en los datos de la epidemia para evitar cerrar la Ciudad de México, como publicó el diario The New York Times. 

Sin embargo sí hay una diferencia en los datos de Salud y el reporte semanal de tendencias y curvas epidémicas publicado realizado con datos del mismo gobierno, cambios que sí incidieron en el color del semáforo en la capital y que éste permaneciera en naranja dos semanas más.

Para determinar el semáforo epidemiológico, se toman en cuenta 10 puntos. El resultado de cada indicador se compara con un rango establecido, en donde se pueden obtener de cero a cuatro puntos dependiendo qué tan buena fue la calificación.

Un estado con 8 puntos estaría en verde; si tiene entre 9 y 15 se le otorga el amarillo; si obtiene de 16 a 31 puntos es naranja y de 32 a 40 estaría en rojo.

El porcentaje de positividad es uno de los indicadores que sí cambia. La estimación de Salud, con la que se determinó que la CDMX continuaba en amarillo, era de 25%, esto, según la medición del semáforo le daba un punto en ese rubro.

Sin embargo, el reporte de tendencias – que utiliza los datos de Salud que integran el semáforo de riesgo – señala, en su corte del 30 de noviembre y que fue la semana que se tomó como referencia, que el porcentaje de positividad es de 36.89%. Con esta cifra, Salud debió darle dos puntos y no uno a este indicador.

Con eso la Ciudad de México habría totalizado 32 puntos, los requeridos para que pasara al semáforo rojo.

Los indicadores en donde el resultado es el mismo tanto en el reporte de tendencias como en los resultados que presentó Salud son la Tasa de Mortalidad (7.5) y la Tasa de incidencia de casos estimados (120.5)

También hay diferencias en el indicador de porcentaje de camas con ventilador ocupadas. Según el documento de indicadores de Salud era de 45%, lo que le dio un punto en la estimación de riesgo.

Pero si se revisan los datos de la Red IRAG (Infección Respiratoria Aguda Grave) sobre el porcentaje de hospitalización en camas con ventilador para el lunes 30 de noviembre – día que se haría el corte para determinar el semáforo – era de 58.37%. Con este resultado la CDMX debería obtener dos puntos y no solo uno.

Incluso una semana antes – entre el 19 y el 29 de noviembre – en los datos que diariamente tuitea en su cuenta el subsecretario López-Gatell el porcentaje de disponibilidad de camas con ventilador fue mayor de 50%, de hecho el 29 de noviembre, fue de 61%.

Por lo que al hacer un promedio, este no podría ser menor al 50% ni llegar al 45% que reportó Salud para la CDMX el 4 de diciembre.

Lo que defendieron Sheinbaum y López-Gatell

Este lunes, el diario The New York Times publicó que hubo un engaño de parte de las autoridades de Salud en los números, pues el gobierno “utilizó cifras más bajas en dos áreas críticas —el porcentaje de camas de hospital con ventiladores que estaban ocupadas y el porcentaje de resultados positivos de pruebas de coronavirus— de las que se indicaban públicamente en sus bases de datos oficiales”, señaló el diario estadounidense.

Tras la publicación, Sheinbaum y López-Gatell negaron que hubieran mentido en las cifras y se centraron en decir que tanto el gobierno local como el federal trabajan juntos y no hay diferencia en los datos, pues siempre han sido transparentes.

López-Gatell aseguró que los datos se “interpretaron sin un conocimiento correcto de la situación, de los múltiples mecanismos que tenemos de trabajo para hacer la calificación del semáforo”.

Lee: CDMX sigue con alza de hospitalizaciones, registra ocupación de 82%: Sheinbaum

Pero no hizo ninguna referencia a la diferencia en los números en los dos indicadores que señala The New York Times.

Sheinbaum Pardo dijo también que se le envió a la reportera Natalie Kitroeff el documento con la estimación de riesgo, en donde se podía ver los resultados de los indicadores del semáforo y la calificación que se daba a la ciudad: 31 puntos y semáforo naranja.

“Nosotros le entregamos a la reportera el correo electrónico del día 4 de diciembre en donde se establecía que para los siguientes 15 días estábamos en semáforo anaranjado”.

Agregó que su gobierno informó durante los 15 días anteriores al cambio del semáforo que estaba creciendo la capacidad hospitalaria y que era muy importante tomar una serie de medidas adicionales, como fue una campaña intensiva para que la gente se quedara en casa “Pero, no se falsea ningún número, al contrario, siempre hemos sido totalmente transparentes”.

López-Gatell también dijo que la nota señalaba que “la jefa de Gobierno va por su cuenta y el gobierno federal va por su cuenta”, pero esto no es así.

“Lo primero es que, han estado buscando durante toda la pandemia una diferencia entre el Gobierno de México y el Gobierno de la Ciudad, y están totalmente equivocados”, replicó en su conferencia diaria la jefa de gobierno.

Fotos: Así luce el Centro, el sur y plazas comerciales de CDMX con semáforo rojo

El subsecretario dijo que son los estados los que proveen la información a las bases de datos de Salud federal, por lo que también se descarta que la Ciudad de México no cuente con la información necesaria para tomar decisiones sobre la evolución de la pandemia.

“Cuando el estado hace clic todos sabemos la misma información. Entonces, otra de las impresiones de esta nota incluye la idea de que la Ciudad de México no podía reaccionar porque no tenía información. No es así, la información que tiene el gobierno federal procede de la Ciudad de México”, explicó López-Gatell.

Sobre su dicho de que el color del semáforo era “irrelevante” para la capital, el subsecretario dijo que esto “de ninguna manera quiere decir que el semáforo sea irrelevante”.

“Hice una mención muy clara, dije es irrelevante hasta cierto punto en qué color del semáforo estamos cuando estamos declarando alerta por COVID, emergencia de COVID”, comentó este lunes en su conferencia vespertina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los hallazgos del mayor estudio sobre ejercicio y estado físico jamás realizado

Hace ya mucho que la ciencia demostró que hacer ejercicio es bueno para la salud, pero la relación entre los diferentes tipos de ejercicio y la mejora en la condición física aún no se comprenden completamente. Aquí te ofrecemos algunas respuestas.
7 de octubre, 2021
Comparte

Los beneficios de la actividad física son ampliamente conocidos por la ciencia. Sin embargo, la relación entre los diferentes tipos de ejercicio (más ligero, más intenso, aeróbico o no) y la mejora en la condición física aún no se comprenden completamente.

Para ahondar en este conocimiento, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.) realizaron un gran estudio con más de 2.000 participantes, el mayor jamás hecho con el objetivo de comprender esta relación.

El buen estado físico tiene una gran influencia en la salud y está asociado con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Publicado en el European Heart Journal, el estudio encontró que el ejercicio intenso mejora el estado físico más que la actividad física ligera, como caminar 10.000 pasos diarios (distribuidos a lo largo de la jornada).

El ejercicio intenso es tres veces más efectivo para mejorar el estado físico que simplemente caminar y 14 veces más efectivo que simplemente disminuir la inactividad diaria (como levantarse para cambiar de canal de televisión, subir escaleras en lugar del ascensor, etc.).

La conclusión puede parecer obvia, pero de hecho hay una serie de detalles que han sido indagados a profundidad por la investigación, realizada y dirigida por el equipo del profesor de cardiología de la Universidad de Boston, Matthew Nayor.

Una mujer colocándose un casco de ciclista.

Getty Images
El ejercicio físico está directamente relacionado con la buena salud.

Por ejemplo, ¿puede una persona que pasa todo el día sentada en la oficina compensar este tiempo sedentario haciendo ejercicio más intensamente después del trabajo? ¿Cómo se compara la salud de esta persona con la de alguien que tiene un trabajo donde hay más actividad física pero no hay ejercicio más allá de eso?

También había incertidumbre acerca de si la cantidad de pasos dados por día (contados con contadores de pasos) realmente hacía alguna diferencia en la condición física. La conclusión es que sí lo hacen en todos los géneros, grupos de edad y condiciones de salud, lo que confirma que mantener la actividad durante todo el período el día es beneficioso para todos.

Los investigadores también encontraron que las personas que tienen un número de pasos por día más alto que el promedio y que se ejercitan más intensamente durante un período corto también tienen un estado físico por encima del promedio, independientemente del tiempo que hayan estado sentados.

En otras palabras, aparentemente es posible compensar el daño causado por un estilo de vida sedentario a lo largo del día con un aumento de la actividad física y del ejercicio en otros momentos.

La investigación también indagó sobre cómo el cuerpo responde a diferentes intensidades de actividad física durante el inicio, la mitad y el punto máximo de un ejercicio.

Los investigadores ya esperaban encontrar entre los resultados el hecho de que el ejercicio más intenso promueve una mejora en el rendimiento durante la actividad máxima.

Pero también encontraron que el ejercicio de alta intensidad también es más beneficioso que caminar a paso ligero para mejorar la capacidad del cuerpo para comenzar y mantener niveles más bajos de actividad.

Según Nayor, quien dirigió la investigación, otra pregunta fue cuáles son los impactos de los hábitos pasados relacionados con la salud física y el nivel de bienestar de una persona en el presente.

“Descubrimos que los participantes con altas tasas de actividad al principio, pero bajos niveles de actividad unos 8 años después, tenían niveles equivalentes de aptitud física. Esto sugiere que quizás haya un ‘efecto memoria’ de actividades físicas pasadas que se reflejan en el actual índice de aptitud física”, dice Nayor en un artículo sobre la investigación publicado por la Universidad de Boston y el Foro Económico Mundial.

La importancia de las actividades físicas ligeras

Matthew Nayor señala que si bien la conclusión es que las actividades más intensas son mejores para el acondicionamiento físico, esto no significa que las actividades ligeras sean innecesarias.

Una persona con un podómetro.

Getty Images
Contar los pasos que se dan durante el día no es tan efectivo como el ejercicio intenso, pero es mejor que no hacer nada.

“Nuestro estudio confirmó que la actividad ligera también mejora el estado físico. Y esto es especialmente importante para las personas mayores o para las personas que tienen condiciones médicas que les impiden realizar actividades más intensas”, dice en el artículo.

Agrega que si su objetivo es mejorar su estado físico, resulta tres veces más efectivo hacer al menos un ejercicio más moderado o intenso que simplemente ser una persona que camina mucho, por ejemplo.

¿Qué es el ejercicio intenso?

Los investigadores utilizaron definiciones establecidas en otros estudios como base para su trabajo reciente. Según esos parámetros, caminar entre 60 y 99 pasos por minuto es un ejercicio ligero, caminar entre 100 y 129 pasos por minuto es moderado y por encima de 130 pasos por minuto es intenso.

Mujer haciendo ejercicio.

Getty Images
Hacer ejercicio compensa los perjuicios causados por la vida sedentaria., según la investigación.

Sin embargo, en el artículo publicado por la Universidad de Boston, Nayor señala que es posible que la velocidad deba ser mayor en las personas más jóvenes.

La US Fitness Guide recomienda entre 2:30 horas y 5 horas de ejercicio moderado por semana y entre las 1:15 horas y 2:30 horas de ejercicio intenso en el mismo período.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/rNrvJlGMBYk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.