AMLO promete transparentar contratos; Ebrard aclara que no se puede
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Aunque AMLO prometió transparentar contratos, Ebrard aclara que farmacéuticas no lo permiten

Convenios con farmaceúticas no pueden publicarse, dice Ebrard, y no es algo único en México, sino que es una confidencialidad que debe respetarse en todos los países con vacuna.
Cuartoscuro
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que haría públicos los contratos firmados con las farmacéuticas para recibir las vacunas contra la COVID-19, que habían sido clasificados como “confidenciales” por la secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Minutos después, el propio canciller tuvo que matizar al mandatario: los convenios firmados con estas compañías incluyen restricciones que impiden que se hagan públicos aspectos como su precio. 

“Tenemos restricciones de información, que son contractuales. No es solo en México, todos los países que hemos firmado esos contratos tienen esa restricción. Porque tienen que proteger la información de su precio y otros datos”, dijo Ebrard, durante su intervención en la conferencia matutina desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde llegó un cargamento de 400 mil dosis de la vacuna de Pfizer.

Animal Político reveló el miércoles 6 de enero que la SRE había clasificado como “confidencial” los convenios suscritos por México con Pfizer-BioNTech, AstraZeneca-Oxford y CanSino, las tres farmacéuticas con la que, por el momento, hay suscritos acuerdos de precompra. “La omisión de cumplimiento por parte del Gobierno Mexicano a un convenio de confidencialidad podrá causar daño en la obtención de la vacuna para atender a la población de la República Mexicana”, dijo la institución que dirige Marcelo Ebrard. 

Esto no es un fenómeno exclusivo de nuestro país, sino que ocurre en todo el mundo. Las empresas que desarrollaron las vacunas no permiten que se conozca el contenido de los acuerdos firmados con cada uno de los países, lo que da ventajas de cara a la negociación. 

Amnistía Internacional y Médicos Sin Fronteras han reclamado que se transparenten estos acuerdos para que los países más pobres no tengan mayores dificultades de acceso al fármaco.

La víspera, en su conferencia matutina, López Obrador aseguró que hoy, durante el informe de vacunación, haría públicos los convenios. Llegado el momento, solo volvió a asegurar que transparentaría estos acuerdos y llegó considerar que, si se mantenían ocultos, era por “inercias” de gobiernos anteriores. 

“Nosotros no vamos a reservar nada. Es transparencia total, absoluta. No tenemos nada que ocultar. A lo mejor es una práctica que venía llevándose a cabo de tiempo atrás, porque hay inercias, pero la instrucción es que se transparente todo lo que hacemos”, dijo.

Para López Obrador la transparencia era sencilla debido a la existencia de contratos con las farmacéuticas. “No tenemos nada que ocultar. El caso de las vacunas es lo más transparente, porque se tienen contratos con las farmacéuticas y ya se han llevado a cabo pagos con Pfizer, a la que ya se han dado anticipos”, afirmó. Esos contratos son, precisamente, lo que Animal Político solicitó por acceso a la transparencia y que fueron clasificados como confidenciales.

Lee también: Sputnik para ciudades medias y CanSino para grandes, así se distribuirán vacunas en México

Este martes, el canciller Ebrard aclaró que, aunque se ha ofrecido información sobre “la naturaleza de las vacunas y las características sanitarias”, existen restricciones obligadas por las farmacéuticas. El gobierno mexicano está dando a conocer el número de vacunas, sus características, cuál es la inversión agregada y, como en todo lo demás, seremos absolutamente transparentes”, dijo.

“La única restricción es respetar los contratos de precompra”, afirmó el canciller, para recordar después que estos convenios tienen una vigencia y que después podrían hacerse públicos. 

La polémica sobre la opacidad de las farmacéuticas no es exclusiva de México. En todo el mundo se han registrado demandas para que los gobiernos transparenten lo que acuerdan con las compañías, que recibieron importantes inyecciones de dinero público para llevar a cabo las investigaciones.

Una de las grandes incógnitas es cuánto cuesta cada dosis, ya que cada gobierno ha pactado individualmente con las farmacéuticas. El ejemplo de Pfizer es representativo. Según el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, en México se pagará 10 dólares (198 pesos) por dosis, lo que implica 20 dólares (397 pesos) por persona, ya que para que la vacuna sea efectiva son necesarias dos dosis. En Europa, por su parte, el desliz de una ministra belga permitió saber que la misma vacuna se pagará en 12 euros (293.80 pesos).

Aquí viene una de las claves del convenio. Lo importante no solo es lo que se paga por la vacuna sino qué ha ofrecido cada gobierno para recibir las dosis y tener un precio ventajoso. En el caso de México hay dos elementos clave: la participación de ciudadanos mexicanos en pruebas de Tercera Fase o la producción de la propia vacuna, como es el caso del acuerdo con Argentina. 

Sobre las condiciones que imponen las farmacéuticas, apenas han trascendido algunos detalles. En Europa se hizo público que las compañías incluyeron en los acuerdos que no se hacen responsables en caso de que el fármaco falle o provoque efectos adversos, aunque los convenios siguen siendo confidenciales. En Brasil, un organismo público transparentó el acuerdo con AstraZeneca y en él se especificaba que la empresa podía dar por concluida la pandemia en julio de 2021 y comenzar a cobrar las vacunas a precios más elevados. 

En México lo único que sabemos es el número de vacunas que llegarán a lo largo del año y el precio total estimado por el gobierno. 

Está previsto que Pfizer entregue 34 millones de dosis y que AstraZeneca provea con otros 77 millones. Ambas ya han recibido el aval de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris). Falta la luz verde para CanSino, que deberá surtir al país con 35 millones de dosis. Además, México recibirá otras 50 millones de dosis del mecanismo COVAX promovido por la Organización Mundial de la Salud. Todo este acopio tiene un presupuesto de 32 mil millones de pesos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la fatiga de decisión, el gran reto de las plataformas de "streaming" para no perder consumidores

Al acabar el día y tras la toma de muchas decisiones, los espectadores no son capaces de elegir qué ver en Netflix o Amazon y terminan por desconectar. Los gigantes del streaming pondrán en marcha un botón que elija por nosotros y nos evite la "fatiga de decisión".
Getty Images
29 de marzo, 2021
Comparte

Uno de los puestos de trabajo más decisivos en el mundo de la televisión es el del programador.

La persona que decide qué se ve en cada momento: si un concurso va al prime time, si es mejor colocar en esa franja horaria una película…

De hecho este es uno de los factores que deciden si un contenido tiene éxito entre la audiencia o no.

Normalmente, el puesto tiene tanta responsabilidad que la decisión recae en un equipo de personas.

Pero el uso de los servicios de streaming nos ha convertido a todos en programadores, y eso lleva a muchos a dedicar más tiempo a decidir qué contenido van a ver que lo que se tarda luego en verlo, o a quedar paralizados ante tantas posibilidades.

Es la fatiga de decisión.

Este término fue acuñado por Roy F. Baumeister, psicólogo social y autor de “La fuerza de voluntad: Redescubriendo la mayor fuerza humana”.

Es el desgaste mental que padece una persona al verse sometida diariamente a un cúmulo de informaciones que necesitamos para tomar decisiones.

Mujer cansada en el sofá

Getty Images
A veces se tarda más tiempo en elegir qué ver que en verlo.

Lo primero que le explica a BBC Mundo Rafael Penadés, psicólogo del Hospital Clínico de Barcelona y vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, es que la fatiga de decisión no es un trastorno clínico, pero es un fenómeno real que sufren miles de personas cada día.

A lo largo del día, tenemos que elegir muchas cosas. Algunas son sencillas -qué comer o qué ropa elegir- y otras son mucho más complicadas porque tendrán consecuencias a largo plazo -qué tengo que hacer primero o qué es más importante-.

2.000 decisiones por hora

Algunos estudios han calculado que una persona toma unas 35.000 decisiones al día.

Es decir, unas 2.000 decisiones por hora que estamos despiertos.

La principal consecuencia de estos procesos es el cansancio, un menor autocontrol y menor fuerza de voluntad.

“Tomar decisiones consume energía mental”, dice Penadés.

Mujer eligiendo entre dos vestidos

Getty Images
Algunas decisiones son sencillas, otras pueden tener consecuencias a largo plazo y requieren un proceso mental más elaborado

“Los procesos mentales se dividen en dos tipos: los automáticos y los procesos controlados, que exigen un control continuo sobre ellos. Justamente son éstos los que consumen energía”, explica el especialista.

“Esto ocurre porque la parte del cerebro responsable de la toma de decisiones son los lóbulos frontales. Son las estructuras más complejas que tenemos en el cerebro y consumen muchos recursos”, añade.

“Algo que tendría que ser tan banal, como ver una serie o como poder disfrutar de una comida, se vuelve algo serio en tu en tu vida y que va a influir en tu estado emocional“, explica la psicóloga Timanfaya Hernández, codirectora del gabinete Globaltya Psicólogos.

Por eso, cuando llegamos al sofá después de una larga jornada de trabajo, a veces resulta extremadamente difícil elegir qué ver. Estamos saturados y nos sobreviene una incapacidad para seguir tomando decisiones.

La enorme oferta en el catálogo de servicios como el de Netflix o Amazon, aunque positiva a priori, puede hacer que no sea fácil conseguir ese rato de calma frente al televisor.

Amazon premium en una televisión

Getty Images
Amazon o Netflix están dispuestos a elegir por ti.

Decidir por ti

Tanto es así que los dos gigantes del streaming están desarrollando una nueva funcionalidad que haga más fácil decidir: un botón que reproduzca contenidos aleatoriamente basándose en nuestros gustos.

Ya no tienes que hacer nada, elije el algoritmo por ti.

Ambas tecnológicas están preocupadas porque han detectado que la “fatiga de decisión” está haciendo que muchos espectadores se vayan de la app sin consumir ningún contenido.

“Antes veíamos lo que decidía el programador de una sala de cine o de una televisión. Las películas que llegaban a los videoclubs ya habían pasado por el cine con lo que más o menos las conocíamos. Era bastante fácil tomar una decisión“, explica Elena Neira, experta en nuevos modelo de distribución audiovisual y autora del libro “Streaming Wars: La nueva televisión”.

Neira cree que el hecho de que las plataformas de streaming hayan decidido poner en marcha estas funciones de reproducción aleatoria tiene que ver con este cansancio a la hora de tomar decisiones y con nuestra capacidad limitada a la hora de gestionar la enorme oferta.

“Lo que los datos han demostrado a las plataformas es que nuestra capacidad de decisión a lo largo del día se va reduciendo, por lo cual necesitan una manera de eliminar la incertidumbre”, explica.

Portada del libro de Elena Neira

Editorial Planeta
“Netflix es que quizás el servicio que tecnológicamente está más avanzado y es el que ha desarrollado fórmulas para para combatir este problema”, dice la especialista Elena Neira.

En Netflix, la nueva función se llama “Play Something” en inglés o “reproducción aleatoria” en español.

El servicio confirmó a BBC Mundo que implementará esta función a todos los clientes en la primera mitad de 2021.

Al explicar por qué la plataforma está lanzando la “reproducción aleatoria” como una función permanente, el director de operaciones y director de productos, Greg Peters, dijo que a veces los usuarios acuden al servicio “y no están realmente seguros de lo que quieren ver”.

La función está diseñada para que los usuarios “nos indiquen que no quieren tener que buscar, sino hacer clic y nosotros elegiremos un título para que puedan ver al instante”, señaló.

En el caso de Amazon, la función parece más limitada aunque permitirá a los espectadores sintonizar episodios aleatorios de sus programas de televisión favoritos.

Función de Netflix

BBC
“Play Something” ya está disponible en Netflix a través de la televisión.

Neira cree que estos nuevos botones son además “una forma fantástica de mostrar nuevos contenidos que a lo mejor a priori la persona no estaría interesada y eliminan la decisión de la ecuación”.

“Lo que quieren las plataformas de streaming por encima de todos es que veamos contenido. Porque si vemos contenido estamos fidelizados y eso significa que seguiremos pagando mes a mes“, sentencia Neira.


https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.