Por COVID, mueren más de 200 elementos de la policía y Fiscalía de CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Por COVID, mueren más de 200 elementos de la policía y Fiscalía de CDMX; bajas superan a las federales

En promedio, nueve policías capitalinos se contagian todos los días de la enfermedad. La Fiscalía de CDMX rechaza transparentar su cifra total de contagiados.
Cuartoscuro Archivo
13 de enero, 2021
Comparte

Al menos 216 elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México murieron en 2020 a causa de la pandemia de COVID-19, mientras que cerca de 2 mil 400 policías capitalinos contrajeron el virus. En promedio, nueve policías se contagian todos los días.

Datos oficiales de ambas instituciones obtenidos a través de solicitudes de transparencia por Animal Político, muestran que los decesos en las corporaciones capitalinas superan – hasta por tres veces en el caso de la fiscalía – a los de sus homólogas federales. Incluso las muertes superan a las registradas en el Ejército.

Lee: Casi 14 mil contagios y 300 muertos, el saldo del COVID-19 entre militares y fuerzas federales

En el caso específico de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Ciudad de México (SSC-CDMX), los datos proporcionados arrojan un total de 2 mil 374 servidores públicos contagiados y 158 que han perdido la vida, hasta el corte del 14 de diciembre. Estos datos incluyen tanto a policías capitalinos operativos, así como a trabajadores administrativos.

Los contagios en dicha dependencia encabezada por Omar García Harfuch comenzaron desde los primeros días de la pandemia, con tres policías contagiados en el mes de marzo. En tanto, los primeros decesos se registraron en abril con un total de 18.

El posible origen de la pandemia en dicha fuerza se identifica en el sector Nápoles.

El 5 de abril se confirmó públicamente la muerte del primer agente capitalino: un policía preventivo de dicho sector que días antes participó en el operativo de seguridad por el concierto del Vive Latino, el último evento masivo realizado en la capital tras el arranque de la crisis sanitaria.

Como ocurrió en el país, la enfermedad rápidamente se propagó en las filas de la Secretaría de Seguridad capitalina. Para mayo, los contagios ascendieron a 347 y en junio alcanzaron la cifra mensual más alta que fue de 558.

La perspectiva comenzó a mejorar partir de julio con un descenso en los contagios identificados, que se mantuvo hasta octubre cuando llegaron a 122. Sin embargo, en noviembre los contagios nuevamente repuntaron a 350.

En tanto, entre el 1 y el 14 de diciembre de 2020 se registraron 421 nuevos contagios, cifra que ya superaba a la de cualquier mes completo previo con excepción junio. Se prevé que, una vez contabilizados los casos de la segunda mitad de diciembre, dicho mes presenta la cifra de contagios mas altos desde el arranque de la pandemia.

En cuanto a los decesos, la cifra mas alta se registró en mayo con 47 casos, seguido de junio con 40. En los siguientes meses dichos promedios se han reducido significativamente, manteniéndose entre 8 y 11 muertes al mes en promedio.

Fiscalía: muertes y opacidad

La Fiscalía General de Justicia capitalina informó que hasta 18 de diciembre de 2020 tenía confirmada la muerte de 58 de sus funcionarios a causa de la enfermedad de COVID-19. Lo que no quiso revelar es cuántos ya se han contagiado.

En un oficio de respuesta firmado por la directora de Relaciones Laborales y Prestaciones y Enlace de Transparencia, Berenice Cruz Beltrán, se señala que dicha institución no posee “la facultad o atribución de llevar un registro de enfermedades”, aunque reconoce que distintas áreas administrativas de la dependencia “presuntamente llevan un registro del personal contagiado”.

No obstante, la Fiscalía no turnó a esas áreas la solicitud y, por tanto, no proporcionó los datos requeridos.

En cuanto a los 58 decesos, la dependencia encabezada por la fiscal General Ernestina Godoy detalló que 14 de ellos ocurrieron en mayo, lo que lo convierte en el mes más letal en esta institución. Octubre fue el mes con menos decesos con un solo caso, pero para noviembre ascendieron a cinco, y al corte de la mitad de diciembre ya iban otros cuatro.

Del personal que ha fallecido 21 eran fiscales u oficiales de distintas agencias del Ministerio Público. A ellos se suman 17 policías de investigación que también han perdió la vida, entre ellos tres jefes de grupo. A su vez se reporta el fallecimiento de seis peritos, mientras que el resto corresponde a personal administrativo.

Más muertos que a nivel federal

Los decesos en las fuerzas de seguridad capitalinas superan a los reportados en sus homólogas federales, de acuerdo con las cifras oficiales que dichas corporaciones han transparentado.

Por ejemplo, los 58 decesos en la Fiscalía capitalina casi triplican los 20 decesos que la Fiscalía General de la República reportó en su personal desplegado en el país al cierre de noviembre pasado.

Las 158 muertes en la Secretaría de Seguridad capitalina, por su parte, son mas del doble que las 70 reportadas por la Guardia Nacional al llegar diciembre. La Guardia Nacional es una fuerza de tamaño similar a la policía capitalina, con casi cien mil efectivos desplegados activamente en todo el país.

Las bajas en la SSC-CDMX son mayores que las de la Secretaría de la Defensa Nacional, institución que sí supera ampliamente en tamaño a la policía capitalina. En diciembre, dicha dependencia reportó 143 muertos (15 menos que la policía capitalina), pese a que su numero de contagios rebasaba los cinco mil casos para ese momento.

“No es riesgo de trabajo”: aseguradoras

Los policías que han fallecido en la capital del país a causa del COVID-19 han recibido las prestaciones que contempla la ley para cualquier agente que fallece durante su servicio. Entre ello se encuentra la pensión para sus dependientes económicos directos y apoyo escolar para sus hijos.

Pero funcionarios de la SSC-CDMX indicaron que se ha insistido a las aseguradoras para que además consideren las muertes por COVID-19 como decesos por riesgo de trabajo, es decir, como una muerte inherente a la función que estaban realizando. Lo anterior bajo el argumento de que los policías, por la naturaleza de su trabajo esencia, no pueden parar y están mas expuestos a los contagios.

El beneficio de esto es que para los beneficiarios del finado representa un pago mayor a raíz del fallecimiento. No obstante, hasta ahora las aseguradoras no han querido reconocer dicha situación, por lo que las negociaciones continúan.

Para tratar de prevenir contagios y decesos, desde el arranque de la pandemia la policía capitalina identificó a sus elementos con comorbilidades como diabetes, y los canalizó a trabajo en casa.

Además, con la finalidad de identificar mejor los casos y proceder con las medidas correspondiente, desde el 21 de diciembre el ERUM instaló tres quioscos en donde se realizan pruebas a funcionarios de dicha dependencia, previa valoración médica. Ello sumado a un call-center a donde el personal de la institución también puede comunicarse para pedir asesoría.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La creciente rivalidad entre dos monarquías que está haciendo subir los precios del petróleo

Una ruptura pública entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos provocó el abandono de las conversaciones entre las naciones exportadoras de petróleo más grandes del mundo.
8 de julio, 2021
Comparte

Una amarga división pública entre los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita por las cuotas de producción de petróleo esta semana provocó el abandono de las conversaciones entre las naciones productoras de petróleo más grandes del mundo y dejó a los mercados de energía en el limbo, llevando los precios del petróleo a un máximo de seis años.

Las 23 naciones de la OPEP+, que comprende el grupo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y productores aliados como Rusia, tuvieron que posponer sus negociaciones indefinidamente.

La decisión generó temores sobre la estabilidad de un grupo que ha manejado hábilmente los suministros durante los últimos 18 meses para hacer frente a la crisis económica mundial relacionada con el coronavirus.

El problema comenzó la semana pasada, cuando Emiratos Árabes Unidos rechazó una propuesta de los líderes de la OPEP en Arabia Saudita y Rusia para extender las restricciones de producción por otros ocho meses.

Torre de petróleo

Reuters
La OPEP y sus aliados aún deben fijar una fecha para su próxima reunión sobre cuotas de producción de petróleo

Emiratos Árabes Unidos quería renegociar su línea actual (el nivel a partir del cual se calculan los recortes o aumentos de producción) para dar libertad para extraer más petróleo. Sin embargo, Arabia Saudita y Rusia se opusieron a hacerlo.

Las negociaciones dieron un giro habitual cuando los ministros de energía de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, que son aliados cercanos, hicieron públicas sus diferencias.

“La ruptura ha sido una sorpresa, pero quizás la pelea fue inevitable”, dice Ben Cahill, investigador principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

“La capacidad de producción de Abu Dabi no va acorde con su cuota en la OPEP. Ha invertido mucho dinero para aumentar su producción. Y ahora la demanda está incrementando. Es por eso que los emiratíes se han sentido frustrados durante el último año por su incapacidad para aumentar la producción”, añade.

Dos príncipes

Durante varios años, la relación entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos ha dado forma a la geopolítica del mundo árabe.

El vínculo personal entre el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, y el príncipe heredero de Abu Dhabi,Mohammed bin Zayed, ha sido fundamental para consolidar esta alianza.

Combatiente con balas para ametralladora

Reuters
Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han respaldado a las fuerzas progubernamentales en la guerra civil de seis años de Yemen

Ambos hombres son vistos como gobernantes de facto de su país y tienen visiones ambiciosas.

Durante varios años hubo una profunda cooperación en cuestiones estratégicas. Formaron una coalición militar árabe en 2015 para librar una guerra contra el movimiento rebelde hutí, alineado con Irán en Yemen, e impusieron un embargo diplomático, comercial y de viajes a Qatar en 2017.

Pero las grietas en la relación comenzaron a aparecer hace dos años, cuando los Emiratos Árabes Unidos retiró la mayoría de sus tropas de Yemen, dejando a los saudíes disgustados.

En enero, los emiratíes aceptaron a regañadientes un acuerdo liderado por Arabia Saudita para poner fin al embargo de Qatar, a pese a la desconfianza que les genera Doha.

Del mismo modo, Arabia Saudita no estaba entusiasmada con la decisión de los Emiratos Árabes Unidos de normalizar las relaciones con Israel el año pasado.

Foto archivo de dos mujeres viendo un avión de Qatar Airways

AFP
Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar acordaron “dejar de lado” sus diferencias en una cumbre en enero.

Las grietas comenzaron a profundizarse en febrero, cuando Arabia Saudita emitió un ultimátum a las empresas multinacionales para que reubicaran sus sedes regionales en el reino para 2024 o perderían contratos gubernamentales.

Esto se percibió como un ataque implícito a Dubai (en los Emiratos Árabes Unidos), el centro comercial de la región.

Después de que los emiratíes bloquearan el acuerdo propuesto por la OPEP+, los saudíes parecieron tomar represalias suspendiendo los vuelos a los Emiratos Árabes Unidos.

Alegaron preocupaciones sobre las variantes del coronavirus, pero la decisión se tomó justo antes de una festividad islámica cuando muchas personas se dirigen a Dubai para tomar un descanso.

Arabia Saudita también anunció que excluiría las importaciones de zonas francas o vinculadas a Israel de un acuerdo arancelario preferencial con otros estados del Golfo, dando un golpe a la economía de los Emiratos Árabes Unidos, que gira en torno a un modelo de zona franca.

Competencia económica

La lucha en la OPEP+ se ve subrayada por una creciente rivalidad económica, con ambos países tratando de diversificar sus economías reduciendo su dependencia de las exportaciones de hidrocarburos.

Con Arabia Saudita adoptando una estrategia económica más agresiva bajo el mando de Mohammed bin Salman, el país compite ahora en sectores como el turismo, los servicios financieros y la tecnología.

“Arabia Saudita es el gigante de la región que ahora está despertando. Y, en cierto nivel, eso es motivo de preocupación para los emiratíes”, dice Neil Quilliam, miembro asociado de Chatham House en Londres.

Foto panorámica Dubai

Reuters
La posición de Dubai como centro comercial preeminente de la región está siendo cuestionada.

“En 15 a 20 años, si Arabia Saudita se transforma en una economía dinámica, sería una amenaza para el modelo económico emiratí”.

Todavía no está claro si Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos llegarán a un nuevo acuerdo con la OPEP+.

Ali Shihabi, un analista saudí cercano a la corte real, no cree que la ruptura obstaculice su relación a largo plazo, a pesar de que la postura rígida de los emiratíes fue una “sorpresa” para los saudíes, especialmente dado que habían trabajado muy duro para lograr el consenso.

“Ambas partes han tenido desacuerdos mucho mayores en el pasado”, dice.

“Todas las relaciones pasan por altibajos, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido. Pero los fundamentos de esta relación son realmente fuertes para causar un daño permanente a esta alianza”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.