Fiestas no paran en Tulum, en semáforo amarillo; casos COVID tampoco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía Sat Quintana Roo

Pese a semáforo amarillo por COVID, las fiestas en Tulum no paran; los contagios tampoco

“Es como si el COVID no existiera en Tulum”: empresarios señalan que fiestas continúan pese a semáforo amarillo, temen que aumento de contagios afecte al turismo y la economía.
Cortesía Sat Quintana Roo
18 de enero, 2021
Comparte

Es la noche del 5 de enero. Noche de Reyes. El DJ da rienda suelta a la pista y de inmediato la banda se prende. Los celulares y las botellas de Chandón se alzan al cielo y un mar de bengalas acompañan a los gritos y chiflidos que inundan el local, un conocido establecimiento de la zona hotelera Tulum con club de playa en el Caribe mexicano. 

Se supone que es una cena en un restaurante con aforo limitado y horario de cierre a la una de la noche, que es lo que permite el semáforo epidemiológico de Quintana Roo en su fase amarilla. Pero las imágenes del evento que corren por las redes sociales, especialmente en Instagram, dan cuenta de que la cena en realidad es una rave; una fiesta con música electrónica que se extiende hasta altas horas de la madrugada, donde, según se aprecia en las imágenes, nadie lleva cubrebocas ni guarda sana distancia.

Ese mismo 5 de enero, también en Tulum, lo mismo: en un club de playa ubicado en el kilómetro 10 de la carretera Cancún-Tulum, los turistas graban con sus celulares otra fiesta diurna en la que hay música electrónica y champaneras bajo las palmeras, pero ni rastro de los cubrebocas.

Y al día siguiente, el 6 de enero, usuarios de Instagram subieron a sus stories videos de fiestas ilegales en mitad de la jungla -las conocidas como Jungle Parties o Secret Location– que se alargaron por arriba de las siete de la mañana. 

Cortesía Sat Quintana Roo

“Es como si el Covid no existiera en Tulum”, dice Gerardo Ávila, un empresario hotelero y restaurantero que lleva 15 años trabajando en este municipio de la zona norte de Quintana Roo.

“No hay que ser un gran investigador, ni detective, para ver que las fiestas son a diario -añade enojado-. Solo hay que entrar a Instagram, o darse un paseo rápido por los clubes de playa, para ver que aquí todo el mundo hace fiestas como si la pandemia jamás hubiera existido”. 

Sin embargo, aunque los flyers digitales con invitaciones a más fiestas continúan corriendo por grupos de Whatsapp, las cifras de la Secretaría de Salud federal muestran lo que ya medio mundo sabe: que el virus no entiende de oasis ni de paraísos, y que es implacable allá por donde pasa. 

Del semáforo amarillo… ¿al naranja?

El 7 de enero, apenas un par de días después de las escenas de raves y fiestas arriba descritas, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, se puso delante de las cámaras de televisión para lanzar una advertencia a los ciudadanos de su entidad, donde suman 2 mil 071 muertes por el virus y 16 mil 265 casos positivos.

De seguir así el ritmo de contagios -planteó el mandatario, que lucía un cubrebocas N95-, destinos turísticos de la importancia de Tulum, Playa del Carmen, Cozumel, Cancún, o Isla Mujeres, pueden pasar en los próximos días del semáforo amarillo al naranja. 

“Está creciendo el número de contagios y de defunciones por Covid. Así que el mensaje es muy claro: quédate en casa, especialmente si vives en la zona norte de Quintana Roo”, subrayó el gobernador, para a continuación explicar que mientras en la zona sur las hospitalizaciones bajaron por debajo del 20%, en la zona norte subieron hasta el 24%. De ahí que exista, insistió, el riesgo de pasar al semáforo naranja; el último escalón previo al fatídico rojo.  

Pasar de un color a otro no es cosa menor: los hoteles y restaurantes, piezas fundamentales de un sector turístico que abarca el 87% de la economía de Quintana Roo y que genera más de 450 mil empleos, tendrían que reducir su aforo de visitantes de un 60% al 30%. Lo cual, en términos reales, se traduciría en automático en la cancelación de miles de reservaciones, y en (más) pérdidas millonarias que, a su vez, podrían incrementarse en caso de semáforo rojo. 

A eso precisamente, al cambio de color del semáforo, es a lo que le teme el empesario Gerardo Ávila. 

“Si vivimos del turismo, tenemos que cuidar del turismo -plantea en entrevista-. Pero la verdad es que no lo estamos haciendo. Y eso, el día de mañana, cuando no haya camas suficientes y todo esté desbordado, nos va a regresar al semáforo rojo, que es el cierre total de la economía. Y ahí vamos a perder todos”.

En su caso, por ejemplo, cambiar al color naranja le implica, de entrada, cancelar múltiples reservaciones con las que ya cuenta para las próximas semanas previo a la temporada de Semana Santa, ya que pasaría de tener el hotel casi lleno -60%- a casi vacío -30%-. 

“Perder esa cantidad de clientes, después de toda la crisis que ya hemos vivido, supondría un gran problema para mí”. 

Además, el empresario añade que, al margen de los colores del semáforo, las fiestas ya están ocasionando un daño a la imagen del destino turístico, como uno de los pocos lugares en el Planeta donde las fiestas no se detienen a pesar de una pandemia mundial. 

“Como empresario, claro que me conviene que haya fiestas y que venga gente. Pero no estoy de acuerdo en cómo se está haciendo. Ya hay un montón de noticias circulando por medios nacionales e internacionales diciendo que en Tulum no hay respeto a las medidas contra el Covid y que aquí se hacen festivales que son eventos ‘súper contagiadores’. Y eso, a corto-mediano plazo, también nos va a perjudicar a todos”, explica. 

Cortesía Sat Quintana Roo

David Ortiz, presidente de la Asociación de Hoteles de Tulum, coincide con Gerardo y va un paso más allá al señalar que, de no ponerse un fin a las fiestas en Tulum en plena pandemia, el mercado que recibe el municipio de países tan importantes como Estados Unidos está en serio riesgo.

Sobre esto, el hotelero recuerda que el pasado 12 de enero el gobierno estadounidense comenzará a exigir a cada viajero que entre por vía aérea al país una prueba de coronavirus negativa antes de abordar el avión. Y que esta orden también incluye a los estadounidenses que retornen al país. 

Si a esta nueva restricción se sumara un cambio a semáforo rojo en Quintana Roo, pone sobre la mesa el presidente de hoteleros, no sería descabellado pensar que el gobierno norteamericano pudiera emitir una alerta para que sus ciudadanos se abstengan de viajar al caribe.

“Las fiestas en Tulum están poniendo en riesgo al resto del caribe mexicano. Bastaría con que los estadounidenses nos pongan un ‘warning’ porque no somos seguros como destino turístico en términos Covid, y se acabó. Game Over”, advierte Ortiz. 

“Tulum es tierra de nadie”

Para evitar esa posible situación, las autoridades quintanarroenses explicaron a este medio que han llevado a cabo diversas acciones. 

Por ejemplo, previo a las fiestas de Navidad, el gobernador Carlos Joaquín emitió un comunicado prohibiendo todo tipo de reuniones masivas, incluyendo las tradicionales posadas. 

Mientras que las autoridades de Tulum, el pasado 15 de diciembre dijeron a este medio que, por instrucciones del gobernador y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), había decidido cancelar el Zamna Festival, un mega evento de música electrónica que estaba programado para principios de este enero y que fue pospuesto para abril. 

Además, la Secretaría de Finanzas y Planeación estatal (Sefiplan), en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria de Quintana Roo (SATQ), lleva clausurados desde marzo pasado a la fecha 279 establecimientos en toda la entidad -27 en Tulum,- por no cumplir con las medidas sanitarias ni con los lineamientos del semáforo epidemiológico. 

Cortesía Sat Quintana Roo

Sin embargo, nada de esto parece suficiente para frenar las fiestas, como lo prueba, por ejemplo, las imágenes que publicó Noticieros Televisa de una parte de la famosa Quinta Avenida de Playa del Carmen abarrotada de turistas celebrando la Navidad; o como lo prueba la celebración del Art With Me, otro festival en Tulum que se celebró en plena pandemia -con el permiso del Ayuntamiento local- y que dejó al menos cien personas contagiadas, en su mayoría turistas de Estados Unidos. 

“Tulum es tierra de nadie, donde ni la ley ni el sentido común se aplican”, critica en entrevista con dureza David Barbachano, quien fue secretario de turismo de Tulum hasta el pasado 31 de diciembre, cuando salió del cargo por diferencias con el alcalde, Víctor Mas Tah.

Barbachano señala, por ejemplo, que a pesar de que el Ayuntamiento firmó el pasado 9 de diciembre un convenio con la Asociación de Hoteles de Tulum para que se respetara una reapertura de la economía local de manera gradual, ordenada y segura, evitando los actos masivos y las fiestas con Djs, “nada de eso se aplicó, ni se acató”. 

“La falta de valor de las autoridades locales, aunado a la falta de compromiso de muchos en la iniciativa privada, ha permitido que la avaricia y las ganas de dinero rápido y fácil triunfen sobre el bienestar general de la comunidad de Tulum y del destino”, apunta el exfuncionario local.

Ante estos señalamientos, Animal Político buscó una entrevista con el Ayuntamiento de Tulum por medio de su departamento de comunicación social. Sin embargo, al momento de publicar este reportaje, no había emitido respuesta. 

Empresarios prefieren pagar la multa y hacer fiestas

Por su parte, Rodrigo Díaz Robledo, director general del SAT de Quintana Roo, asegura en entrevista que entiende la frustración que generan las imágenes de fiestas, a pesar de que los lineamientos del semáforo epidemiológico amarillo solo permite la apertura de locales con licencia de restaurante, y prohibe claramente los eventos masivos y la apertura de bares y centros nocturnos. 

Precisamente, para hacer respetar los lineamientos del semáforo, el funcionario del SAT estatal explica que desde el 1 de noviembre, con la festividad del Día de Muertos, comenzaron a realizar brigadas para “inhibir los festejos y las celebraciones”, en coordinación con la Cofepris, Protección Civil, Seguridad Pública, y con personal de autoridades municipales.

“Sin embargo, pareciera que el esfuerzo es insuficiente”, admite el director del SAT, que da una explicación al respecto: muchos restaurantes y clubes de playa están disfrazando las fiestas bajo la apariencia de comidas o cenas para las que sí tienen licencia y el permiso del semáforo. 

“Hecha la ley, hecha la trampa -resume Diaz-. “Y por eso hay gente que está abusando. Que utilizan ese permiso de restaurante para abrir (como discoteca) hasta altas horas de la madrugada”.  

Para inhibir esos abusos, el SAT lleva impuestas a la fecha multas por casi 5 millones de pesos a establecimientos. Pero ni así parece suficiente. 

“Desgraciadamente, también observamos que muchos de estos empresarios ya tienen contemplado en su presupuesto el importe de la posible multa por no acatar los lineamientos. Y por eso son reincidentes cada semana. Es algo que se sale de nuestras manos”, apunta. 

Cortesía Sat Quintana Roo

En cuanto a las críticas a las autoridades municipales de Tulum, el funcionario concede que, en efecto, ellos serían “el primer filtro” para evitar las fiestas. Pero, al mismo tiempo, matiza que muchas de esas fiestas “son también a espaldas del propio municipio”. 

“Los fiscales de Tulum salen con nosotros en las brigadas -recalca-. Y así como nosotros ponemos nuestras actas de clausura, ellos también ponen sus propios sellos y sanciones. Pero el problema es que es un tema muy difícil de contener. Tendríamos que tener a diario a una pareja de fiscales por hotel para ver si cumplen o no con las medidas sanitarias”. 

En cualquier caso, Rodrigo Díaz destaca que están haciendo “una labor importante de contención”, a pesar de lo que se ve en medios de comunicación y en redes sociales. Y que, incluso, el propio personal de las brigadas está sujeto a diario a un importante riesgo de contagio tratando de dispersar fiestas con cientos de asistentes sin cubrebocas ni sana distancia. 

“Ha sido una batalla constante, todos los días las brigadas terminan entre las tres y las cuatro de la mañana. Y con esto quiero decir que se están haciendo intervenciones a diario. De hecho, de no haber intervenido, estoy seguro de que hoy el problema de las fiestas sería cuatro veces mayor en el estado”, concluye el funcionario estatal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: qué es el cerebro pandémico y cómo nos afecta en el día a día

La exposición al estrés crónico que ha traído la pandemia está teniendo más consecuencias de las que imaginamos. Te contamos algunas y cómo contrarrestarlas.
26 de julio, 2021
Comparte

Me siento a escribir este texto. Arranco. Voy bien, llevo 100 palabras. Bueno, pienso que esta última línea quizás no se entiende. La borro. Lo borro todo. ¿Cómo retomo? Página en blanco. Mente en blanco. Pasan los minutos. Reviso el teléfono. ¡Es imposible concentrarse!

Es muy probable que en el último año y medio hayas sentido algo parecido ante cualquier actividad.

Si es así, no te preocupes. Muchos lo comparten. Tenemos cerebro pandémico.

No se trata de un término clínico, pero es así cómo algunos científicos denominan a la serie de dolencias que está sufriendo nuestro cerebro a raíz de la pandemia.

El estrés crónico y los largos ratos de confinamiento no solo han afectado nuestra capacidad de memoria y concentración.

Hay expertos que creen que también es posible que hayan reducido en tamaño algunas zonas de nuestro cerebro.

Pero, ¿nos quedaremos así para siempre?

Estrés prolongado

Los especialistas coinciden en que el principal responsable de los cambios en nuestra cabeza es la larga exposición al estrés durante tanto tiempo, el estrés crónico.

“Hay niveles de estrés ‘buenos’. Si necesitas culminar una tarea en un tiempo ajustado, una vez lo haces el estrés se va. Se acaba todo”, ejemplifica Michael Yassa, neurólogo del Centro de Neurobiología del Aprendizaje y la Memoria en California.

Mujer mirando a través de la ventana durante el confinamiento.

Getty Images
El aislamiento social provoca una exposición al estrés prolongado, impactando el volumen de varias zonas de nuestro cerebro involucradas en nuestras actividades diarias.

“Pero cuando el fin no está la vista y el estrés continúa por una sesión prolongada, entonces se vuelve problemático”, le explica Yassa a BBC Mundo.

Es lo que nos está sucediendo con la pandemia. Vivimos un estado dilatado de espera, de confinamientos y relajaciones, restricciones y medidas sin saber cuándo recuperaremos lo que ahora llamamos normalidad.

El estrés prolongado libera cortisol, y si tienes problemas continuos con esta hormona, puede llegar a afectar el volumen de algunas zonas del cerebro.

La neuropsicóloga Barbara Sahakian, de la Universidad de Cambridge en Reino Unido, ha estado analizando los efectos del distanciamiento social y la ansiedad por la pandemia en nuestra masa cerebral.

“A través de escáneres a personas socialmente aisladas hemos detectado cambios en el volumen de las regiones temporales, frontales, occipitales y subcorticales, así también como en el hipocampo y la amígdala”, le dice Sahakian a BBC Mundo.

“Ya en el pasado, altos y prolongados niveles de cortisol han sido asociados con disrupciones del humor y la reducción del hipocampo. Esto se observa sobre todo en pacientes con depresión”, añade.

En 2018, por ejemplo, un estudio publicado en la revista Neurology de la Academia Estadounidense de Neurología demostró que un alto nivel de cortisol en pacientes se asoció con una peor memoria y percepción visual, así como con volúmenes más bajos de materia gris total, occipital y lobar frontal.

Y esos cambios de volumen como los detectados por Sahakian pueden incidir directamente en las actividades que realizamos a diario.

“Ese conjunto de dolencias que afectan a la salud mental y nos generan depresión y ansiedad, es lo que coloquialmente estamos llamando cerebro pandémico”, apunta Yassa.

¿Cómo nos afecta el cerebro pandémico en el día a día?

La doctora Sahakian pone un ejemplo muy común.

“Aparcas tu auto en un estacionamiento público de múltiples niveles de un centro comercial. Regresas después de varias horas. Por un momento te pierdes y no recuerdas dónde dejaste tu auto. Pues bien, el hipocampo es la zona del cerebro responsable de aplicar esa memoria, precisamente una de las zonas más afectadas por los efectos de la pandemia”.

Aparcamiento en Santa Mónica, Los Ángeles, Estados Unidos.

Getty Images
Los efectos del llamado cerebro pandémico pueden notarse si tenemos dificultades para reencontrar nuestra plaza de aparcamiento.

El hipocampo también está involucrado en los procesos de aprendizaje. Además, es una zona que normalmente se deteriora con la edad.

“Es por ello que los ancianos pueden ser más vulnerables, aunque también hemos detectado que los niños pueden experimentar retrasos en su desarrollo social y del lenguaje”, argumenta Sahakian.

Pero los efectos del llamado cerebro pandémico van mucho más allá de una afectación leve de la memoria o un retroceso de la capacidad de aprendizaje.

Son muchos los receptores que son sensibles al cortisol, así que varias redes neuronales quedan afectadas, notándose en nuestros posibles cambios de humor frecuentes, sentimientos de miedo o la incapacidad para concentrarnos, realizar varias tareas a la vez o tomar decisiones sin titubear.

Esto se debe a su impacto en el sistema límbico y la amígdala, esta última encargada de hacernos sentir emociones.

“Muchos pacientes describen un sentimiento de “neblina mental” y se quejan de que ya no toman decisiones de la misma forma que lo hacían antes”, explica Yassa.

Por supuesto, esta carga psicológica también viene acompañada de irremediables consecuencias fisiológicas.

“La depresión y la ansiedad nos afectan el sueño, cambian el apetito y producen fatiga”, añade el neurólogo.

Escáner de cerebro.

Getty Images
Sahakian y su equipo han estado investigando las variaciones en nuestro cerebro que provoca la pandemia.

No afecta a todos por igual

Como en todo, el cerebro pandémico lastra más a unos que otros. En esto entra en juego la resiliencia individual y el nivel de estrés al que estemos sometido.

No sufren lo mismo quienes han padecido el aislamiento social que aquellos que perdieron un familiar o conocido, se quedaron desempleados o estuvieron infectados.

En estos casos, además del estrés crónico, también puede aparecer el estrés postraumático, incrementando la inestabilidad de la salud mental, la depresión, el dolor y la ansiedad.

Algunos hemos mostrado más resiliencia y creamos estrategias durante los confinamientos para mantenernos sanos, como seguir una rutina de ejercicio físico, pero para los más afectados este tipo de actividades puede ser más difícil de seguir”, diferencia Sahakian.

“La autogestión del estrés es algo personal que no todos logramos de la misma manera. Todos hemos tenido estrés en nuestra vida. Si logramos superarlo, este estrés hasta puede ser bueno en cierto punto” añade.

¿Es posible recuperarse?

El doctor Yassa quiere pensar que sí es posible superar los cambios sufridos, pero reconoce que no será de la noche a la mañana y que tomará tiempo.

“La gente se sobrepone a desastres naturales o la pérdida de seres queridos, así que de esto también deberíamos superarlo. Pero primero debe desaparecer la causa”, aclara.

“Según se vayan recuperando las libertades y la gente retome el contacto social, todos mejoraremos”, amplía Sahakian.

Persona llorando en una tumba en Indonesia en plena ola de coronavirus.

Getty Images
Las personas que han sufrido un ser querido pueden tardar más en recuperarse de los efectos psicológicos de la pandemia.

Mientras esperamos por la vuelta a la normalidad, los expertos igualmente aconsejan aplicar técnicas para traer de vuelta nuestras funciones cognitivas.

“Debemos retarnos con juegos de memoria para recuperarla, así también como ponernos a aprender cosas nuevas”, recomienda la doctora.

Yassa opina que debemos enfocarnos en crear una especie de armonía de ritmos.

“Levantarnos a la misma hora, comer regularmente y hacer ejercicio físico da mejores oportunidades al cerebro para recuperarse“.

Pero si bien estas actividades pueden ser suficientes para muchos, Sahakian reconoce que algunos podemos necesitar la ayuda de profesionales.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.