Pandemia disparó hasta 40% muertes por infartos, diabetes y neumonía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pandemia disparó hasta 40% las muertes por infartos, diabetes y neumonía, confirma Inegi

Entre enero y agosto de 2020 las otras enfermedades distintas al COVID dejaron 76 mil muertos más de lo que estaba pronosticado. Casos mal diagnosticados o fallas en atención, entre las hipótesis.
Cuartoscuro
28 de enero, 2021
Comparte

La pandemia sanitaria elevó la muerte de personas en México no solo por COVID-19, sino también por otros padecimientos. Entre enero y agosto de 2020 se dispararon hasta 40% los decesos por enfermedades como diabetes, cánceres, neumonía y problemas del corazón, confirmó Inegi.

Un análisis preliminar de los certificados de defunción expedidos en los primeros ocho meses de 2020 y publicado este jueves por el instituto, revela que en ese lapso murieron 184 mil 917 personas más de lo que se esperaba. De ellos solo 108 mil 658 fueron por COVID-19, mientras que los 76 mil 259 restantes corresponden a muertes en exceso relacionadas con otro tipo de padecimientos.

Te puede interesar: El impacto de la pandemia por COVID-19: un sistema de salud rebasado ante cualquier otra enfermedad

Casi la mitad de las muertes extra no COVID son fallecimientos por problemas del corazón, la primera causa de muerte en México. De acuerdo con Inegi, la cifra esperada de fallecimientos por esta enfermedad entre enero y agosto era de 100 mil 624 casos, pero en realidad se registraron 139 mil 436 fallecimientos.

Se trata de 38 mil 812 muertes más por encima de lo esperado, equivalentes a un exceso de mortalidad del 38.6%. Para ponerlo en proporción, la tasa de defunciones por afecciones al corazón pasó de 8.2 muertes por cada 10 mil habitantes de enero a agosto de 2019, a 11.1 muertes en el mismo periodo de 2020.

Los decesos catalogados como influenza/neumonía crecieron en un porcentaje aún mayor. Los casos de enero a agosto pasaron de 20 mil 297 que se esperaban a 29 mil 228 muertes registradas, un disparo del 44% que representa 8 mil 931 muertes arriba del promedio. La tasa creció de 1.7 a 2.3 muertes por cada 10 mil personas.

Las muertes por diabetes mellitus, la segunda mayor causa de mortalidad en el país, se ubicaron en 98 mil 220 casos en enero a agosto, que son 25 mil 782 por encima de las que se esperaban originalmente. El crecimiento en la mortalidad de esta enfermedad fue de 35.6%.

Para ponerlo en dimensión. Entre 2012 y 2019 la tasa de muertes por diabetes fluctuó entre los 5.2 y 5.5 casos ocurridos por cada 10 mil habitantes en México, pero en 2020 dicha tasa se ha disparado hasta los 7.8 decesos.

En el caso de los “tumores malignos”, como se clasifican a los cánceres, la cifra se elevó de 57 mil 863 casos esperados en los primeros ocho meses de 2020 a 59 mil 346 que se registraron realmente. Ello equivale a 1 mil 483 muertes por cáncer arriba de lo esperado, un crecimiento del 2.6%.

En menor proporción, pero también con un exceso de mortalidad, están los decesos por padecimientos cerebrovasculares, donde se ubican las embolias entre otros padecimientos. Se esperaban 24 mil 247 decesos por esta causa, pero ocurrieron 24 mil 437, que es un exceso de mortalidad del 0.8%.

En donde no se registraron mayores cambios – al menos hasta agosto pasado – es en los padecimientos relacionados con enfermedades del hígado. La cifra registrada fue de 27 mil 382 decesos, que son solo tres casos por encima de lo que se esperaba.

¿Por qué suben las otras enfermedades?

De acuerdo con especialistas del Inegi, establecer las razones precisas por las cuales se han incrementado los decesos de otras enfermedades que no son COVID requiere de un estudio técnico y científico de parte de las autoridades de salud. No obstante, el instituto plantea dos hipótesis.

Por un lado, se advierte que podría haber casos que fueron reportados como infartos o diabetes, pero donde pudo existir COVID que no fue diagnosticado. Esta hipótesis se refuerza por el hecho de que, según Inegi, el 58% de las muertes ocurren en casa, y no en un hospital donde hay un seguimiento más preciso.

La segunda hipótesis es que hubo fallas o descuidos en la atención médica que propiciaron un alza en los decesos. Lo anterior como resultado de haber priorizado en el sector salud los recursos materiales y humanos para atender solo COVID, en detrimento de otros padecimientos.

En septiembre Animal Político publicó que al cierre del primer semestre de 2020,  un millón y medio de personas se quedaron sin la posibilidad de ser hospitalizados o recibir atención de urgencias por otros padecimientos tan solo en hospitales del sector público.  

Ello sumado a que, en el mismo periodo, la detección de enfermedades como diabetes, cánceres y obesidad se había desplomado hasta 50%.

Autoridades sanitarias de Ciudad de México, Oaxaca, Guerrero entre otros, confirmaron que los datos eran correctos y existía una caída en la atención de diversos padecimientos, aunque sostuvieron que los padecimientos más graves o urgentes continuaron siendo atendidos.

Pero los funcionarios consultados para esos reportajes también advirtieron que muchas personas decidieron por cuenta propia no acudir a un hospital, ya sea por temor a contagiarse o para no trasladarse a otro mas lejano si el suyo estaba reconvertido. Es una situación que también genera pérdida de atención hospitalaria.

Lee más: “El COVID no es una pandemia”: científicos creen que es una sindemia (y qué significa)

En cambio: muertes accidentales caen 20%

A diferencia de lo ocurrido con las enfermedades mencionadas, la pandemia sanitaria provocó un descenso en una de las principales causas de mortalidad en el país: los decesos por hechos accidentales.

De acuerdo con el informe de Inegi, en los primeros ocho meses de este año se esperaban 25 mil 736 muertes accidentales, sin embargo, solo se registraron 20 mil 611. Se trata de 5 mil 125 casos menos que equivalen a una reducción en la mortalidad de casi el 20%.

En Inegi consideraron que esto obedece a la desmovilización que en distintos momentos se ha registrado en el país como parte del confinamiento sanitario. Por ejemplo, una parte importante de los accidentes son vehiculares, pero en 2020 jse redujeron este tipo de viajes por suspensión de clases presenciales y la priorización del trabajo en casa.

Del análisis de los certificados de defunción también se detectó una disminución en los decesos causados por homicidio (agresiones intencionales) que es la octava causa de muerte general en el país. En este caso se esperaban 23 mil 729 defunciones, pero ocurrieron 22 mil 182, un 6.5% por debajo de lo calculado. En este caso no existe claridad de si dicha reducción obedece a la pandemia o si es resultado de las dinámicas criminales. Sobre todo porque de acuerdo con los datos de las fiscalías del país, el 2020 cerró casi con la misma cifra de víctimas de homicidio registradas en 2019.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Es posible contraer COVID-19 y contagiar a otros después de vacunarse?

Después de desarrollar vacunas efectivas para combatir la pandemia, el paso siguiente es comprender con más detalle el tipo de protección que ofrecen.
16 de febrero, 2021
Comparte

El mensaje de las autoridades y los especialistas es claro: vacunarse es una manera efectiva de combatir la pandemia de covid-19.

Pero, ¿qué significa exactamente estar vacunado?, ¿qué tipo de protección tienen quienes ya recibieron su dosis completa?

En este momento en el mundo hay al menos 9 vacunas que han demostrado que son altamente eficaces a la hora prevenir la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2.

Eso quiere decir que si una persona vacunada se contagia del virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente.

Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio.

En resumen: aún no se sabe si la vacuna evita que te contagies, lo que sí se sabe es que si te vacunas y luego te contagias, probablemente no te vas a enfermar.

Veamos por qué ocurre esto y por qué es importante mantener precauciones aún luego de recibir la vacuna.

¿Qué tipo de protección ofrecen las vacunas contra la covid-19?

Hay dos tipos principales de inmunidad que puede lograr con las vacunas.

Una es la llamada “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo.

La otra es la “inmunidad esterilizante”, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos.

Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante, pero rara vez se logra.

Vacunas

BBC

¿Cuál de estos dos tipos de inmunidad proporcionan las vacunas contra la covid-19?

“En pocas palabras, no lo sabemos, porque son demasiado nuevas”, dice en un artículo de BBC Future Keith Neal, profesor emérito de epidemiología en la Universidad de Nottingham, en Reino Unido.

Hasta el momento, la eficacia de las vacunas se ha medido por su capacidad de prevenir el desarrollo de síntomas, pero aún no hay datos suficientes para saber si también son capaces de evitar la infección.

Algunas investigaciones, sin embargo, ya han comenzado a medir si las vacunas pueden bloquear la infección, y los expertos esperan que en las próximas semanas y meses se obtegan resultados mas dicientes.

Estudios recientes de las vacunas de Oxford-AstraZeneca, Pfizer-BioNTech y Moderna sugieren que estas vacunas podrían tener el potencial de reducir la la transmisión del virus.

virus

Getty
Se sabe que las vacunas pueden impedir que una persona se enferme de covid-19, pero todavía no está claro si evitan la infección.

Estos estudios, sin embargo, tienen limitaciones o aún están en revisión. Es decir, sus resultados aún no son concluyentes.

“Suponemos que todas las vacunas van a tener un nivel de capacidad de bloqueo de la infección”, dijo la doctora Zulma Cucunubá, epidemióloga del Imperial College London, en el programa #TuMundoBBC, a finales de enero.

Cucunubá, sin embargo, advierte que para tener esa certeza faltan más ensayos de largo plazo y diseñados específicamente para medir esa capacidad de bloqueo de la infección.

¿Vacunarte evitará que contagies a otras personas?

“La respuesta es: no sabemos“, según lo indica el portal dedicado al coronavirus de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, refiriéndose a que faltan más datos para dar una respuesta definitiva.

Como lo indica este portal, es posible que una persona vacunada pueda tener el virus replicándose en su nariz y garganta, incluso si está protegida contra la enfermedad.

Ahora, también es posible que la respuesta inmune que genera la vacuna y que impide que la persona se enferme, también reduzca la cantidad de virus en la nariz y la garganta, al punto de que sea poco probable que pueda contagiar a otros.

Pero, una vez más, “necesitamos más investigaciones para estar seguros”, indica el portal de Harvard.

Hombre tosiendo

Getty
El coronavirus puede transmitirse a través de las gotas que una persona contagiada expulsa al hablar, toser o estornudar.

Finalmente, hay otros dos factores a tener en cuenta.

El primero es que ninguna vacuna es perfecta.

Una vacuna que tenga una eficacia del 95% significa que cerca de 1 de cada 20 personas que la reciben puede que no obtenga protección contra la enfermedad, según el explica el portal de coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

El segundo factor es que puede darse el caso, por ejemplo, de una persona que sin saberlo ya esté contagiada al momento de vacunarse, con lo cual la infección podría seguir desarrollándose aún después de recibir la vacuna.

Seguir cuidándose y cuidando a los demás

Por todas estas razones, los expertos insisten en que, aun después de vacunarse y mientras no tengamos más información, hay que seguir tomando precauciones como el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

“Si estás entre los primeros grupos de personas que se vacunan, es mejor seguir usando mascarillas y mantener la distancia física para proteger a otras personas que aún no se han vacunado”, dice el portal de Harvard.

Pero la capacidad de las vacunas de bloquear el contagio no solo determina qué tan necesario es que sigamos usando mascarillas y distancia social.

El tipo de protección de la vacuna influye directamente en la posibilidad de alcanzar la anhelada inmunidad de rebaño.

mujer

Getty
El uso de la mascarilla y el lavado de manos ayudan a prevenir el contagio.

La inmunidad de rebaño se refiere a la protección que logra una población cuando una cantidad suficiente de personas ya es inmune al virus, ya sea porque se recuperaron tras el contagio del virus o porque fueron vacunadas.

Los expertos aún no tienen claro qué porcentaje de la población tendría que ser vacunada para lograr la inmunidad de rebaño.

Lo que sí está claro es que “si las vacunas no detienen por completo la transmisión, aumentará la cantidad de personas que necesitamos vacunar para cruzar verdaderamente los umbrales de inmunidad de rebaño y reducir los casos a un nivel cercano a cero“, dice a BBC Future Michael Head, investigador en salud global en la Universidad de Southampton.

Un estudio del Imperial College London, por ejemplo, calculó que con una vacuna que sea 100% efectiva impidiendo la transmisión del virus, se necesitaría vacunar entre el 60% y el 70% de la población.

Con una vacuna que ofrezca el 80% de efectividad para impedir la transmisión, el número de personas vacunadas que se necesitaría aumentaría hasta un rango entre el 75% y el 90%.

personas

Getty
La eficacia y el tipo de protección que ofrecen las vacunas determinan la capacidad de alcanzar la inmunidad de rebaño.

La doctora Cucunubá advierte que en caso de que las vacunas tengan solo la capacidad de prevenir la enfermedad, pero no de bloquear la infección, las vacunas no nos podrían llevar a la inmunidad de rebaño.

Mientras tanto…

Los expertos esperan que en las próximas semanas o meses tengamos más respuestas sobre el tipo de protección que ofrecen las vacunas contra la covid-19.

Mientras llega ese momento, “será importante que todos continúen usando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener la pandemia”, según indica el portal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Eso, en términos prácticos, significa que es importante lavarse las manos, usar mascarilla y mantener la distancia, incluso si ya te vacunaste.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.