Denuncias por narco y decomisos de cocaína rompen récord en 2020
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto ilustrativa Cuartoscuro

Pandemia no frena al narco: denuncias, en el nivel más alto en 5 años; decomisos de cocaína en nivel récord

Por cuarto año consecutivo creció la incidencia de delitos relacionados con el transporte y tráfico de estupefacientes. El ejército también reportó un incremento en los aseguramientos de armas y explosivos.
Foto ilustrativa Cuartoscuro
25 de enero, 2021
Comparte

En 2020 la Fiscalía General de la República (FGR) inició 7 mil 876 carpetas de investigación por denuncias de posible producción, tráfico, transporte, almacenamiento y comercio de drogas en México. Se trata de la incidencia más alta en delitos de narcotráfico registrados de los últimos cinco años.

Datos oficiales muestran que, contrario a lo ocurrido con otros delitos como los robos, la pandemia sanitaria no parece haber incidido en las actividades de tráfico de estupefacientes. De hecho, las fuerzas armadas reportaron cifras récord en aseguramiento de cargamentos de cocaína, y reputes en decomisos de armas de fuego ligadas a los cárteles.

De acuerdo con el balance actualizado de incidencia delictiva de la FGR, durante 2020 se iniciaron, en promedio, de 21 a 22 nuevas carpetas de investigación por posibles casos de narcotráfico todos los días. Los 7 mil 876 casos acumulados al cierre del año superan a los que se habían registrado en 2019. 

Dichas cifras confirman, además, un incremento sostenido en las denuncias por tráfico de drogas por cuarto año consecutivo. La tendencia inició cuando en 2017 se reportaron 6 mil 324 carpetas iniciadas por delitos contra la salud, casi cien más que el año anterior. Para 2018 la cifra subió a 6 mil 432 casos, en 2019 se registraron 7 mil 513, y en 2020 los ya mencionados 7 mil 876 delitos de este tipo.

Lo anterior representa un incremento superior al 25 por ciento en la incidencia de delitos de narcotráfico en el periodo de 2016 a 2020.

Lee: Diez grupos criminales lideran violencia y narcotráfico en sexenio de AMLO

Al desagregar el total de delitos contra la salud por tipo se advierte que los mayores incrementos se registran en las modalidades de transporte y tráfico. En cuanto a transporte los casos crecieron de 991 en 2019 a 1 mil 875 en 2020, lo que representa un incremento de casi el 90 por ciento. Y en el apartado de tráfico de estupefacientes la incidencia pasó de 825 a 1 mil 804 casos, un disparo de más del 118 por ciento.

En la modalidad de comercio de estupefacientes los casos se mantuvieron básicamente en el mismo nivel, con 438 denuncias en 2019 frente a 436 en 2020. Los casos de posesión arrojaron un pequeño repunte de tres mil 26 a tres mil 86 carpetas en el último año.

Por otro lado, la FGR reportó claras reducciones en la modalidad de producción de estupefacientes, donde las denuncias cayeron de 1 mil 320 casos a solo 144. Situación similar se presentó en los casos de suministro de drogas que cayeron de 291 casos en 2019 a solo 37 en 2020.

Respecto a las entidades donde han ocurrido los casos, San Luis Potosí lidera la incidencia en los casos de modalidad transporte de drogas con 502 denuncias de las 1 mil 875 registradas. Le sigue Baja California Sur con 159 casos, y Tabasco con 157.

En los casos de tráfico de drogas la estadística revela que 303 de ellos se indagan en las áreas centrales de dicha institución federal en Ciudad de México, mientras que 202 están a cargo de su delegación en Baja California y otros 189 de su delegación en Querétaro.

Cocaína en auge

Los datos de la FGR no detallan los tipos ni cantidades de estupefacientes relacionados con las carpetas de investigación abiertas, pero de acuerdo con autoridades ministeriales, el incremento en la incidencia de este tipo de ilícitos se debe principalmente a los casos relacionados con tráfico de cocaína.

Un balance anual de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sobre su campaña permanente de combate al narcotráfico confirma en 2020 niveles récord en decomisos de cocaína. En total el Ejército consiguió asegurar 6 mil 975 kilogramos de este estupefaciente, un crecimiento del 18.5 por ciento respecto a los 5 mil 886 kilogramos decomisados en 2019.

Si la comparación se hace con 2014, año en el que se decomisaron solo 1 mil 313 kilogramos de cocaína, los decomisos de este tipo de estupefaciente se han multiplicado por cinco en los últimos seis años.

Entre los decomisos de cocaína que se registraron en 2020 sobresale el realizado el 27 de octubre en Chetumal, Quintana Roo, luego de que la Sedena confiscó en tierra un jet de propulsión que transportaba más de tonelada y media de cocaína, valuada en poco más de 392 millones de pesos. Se trata de uno de los decomisos de mayor cuantía de los últimos años.

A este se sumó otro aseguramiento importante registrado el 12 de diciembre en Campeche, donde efectivos de las fuerzas armadas ubicaron una avioneta tipo Cessna minutos después de aterrizar en una pista clandestina. La aeronave, proveniente de Sudamérica, trasladaba en total 350 kilogramos de cocaína.

Lee: Buscó asilo y terminó con el narco: llega a su fin programa que puso en riesgo a refugiados en la era Trump

En contraste con lo ocurrido con la cocaína, en 2020 disminuyeron los decomisos de otras drogas. Por ejemplo, los datos de la Defensa Nacional arrojan 8 mil 757 kilogramos de metanfetaminas decomisadas, 26 por ciento menos que en 2019. De forma similar, los decomisos de mariguana disminuyeron 8 por ciento al pasar de 181 mil a 165 mil kilos asegurados. También hubo una reducción en decomisos de heroína, que pasaron de 221 a 193 kilogramos confiscados el último año.

Dólares, armas y granadas al alza

La Sedena también reportó incrementos en otros apartados de su campaña de combate al narcotráfico. Por ejemplo, a lo largo de 2020 fueron decomisadas 5 mil 807 armas de fuego largas y cortas a los delincuentes, cifra superior a las 5 mil 567 decomisadas un año antes.

A su vez, los efectivos del Ejército consiguieron decomisar 430 granadas y artefactos explosivos de distintos tipos, casi cien más que las 331 confiscadas en 2019, y también por encima de las 356 encontradas en 2018. De forma similar, en el último año se decomisaron 940 mil cartuchos a los delincuentes, que son 160 mil cartuchos por encima de lo logrado un año antes.

También subieron los recursos económicos asegurados a los narcotraficantes. Mientras que en 2019 se consiguieron decomisaron millones 189 mil dólares, para 2020 la cifra subió a 9 millones 233 mil dólares. En moneda nacional la cifra ascendió de 12 millones 161 mil pesos a 31 millones 803 mil pesos decomisados, prácticamente el doble.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra la COVID-19: los riesgos de no ponerse la segunda dosis

Solo en Brasil más de 1.5 millones de ciudadanos no han completado el programa de vacunación contra el coronavirus. Los expertos explican cuáles son los peligros.
19 de abril, 2021
Comparte

En un desayuno con periodistas el 13 de abril en Brasilia, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que más de 1.5 millones de brasileños no acudieron a recibir la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19.

Según el Ministerio de Salud, São Paulo es el estado en el que más se registra este fenómeno, con más de 343 mil atrasos. Le siguen Bahía (con 148 mil) y Río de Janeiro (143 mil).

Queiroga señaló que tiene la intención de reforzar la campaña para que todos completen el calendario de vacunación, y para ello contará con el apoyo del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass).

En la reunión también estuvo la coordinadora del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI), Francieli Fantinato.

La especialista pidió a todos los que tomaron la primera dosis que esperaran el tiempo mínimo necesario para regresar al centro de vacunación más cercano y completar la vacunación con la segunda dosis.

Este intervalo varía según la vacuna aplicada. En el caso de CoronaVac, de Sinovac y el Instituto Butantan, el tiempo entre la primera y la segunda dosis es de 14 a 28 días.

Para la vacuna AZD1222, de AstraZeneca, la Universidad de Oxford y la Fundación Oswaldo Cruz, el período de espera es de tres meses.

Pero, ¿cuáles son los riesgos que corren quienes no reciben la segunda dosis?

Protección dudosa

La mayoría de las vacunas contra la COVID-19 probadas y aprobadas requiere dos dosis para que proporcione un nivel de protección aceptable.

Esto se aplica a los productos desarrollados por Pfizer, Moderna, Instituto Gamaleya (la Sputnik V), CoronaVac y AZD1222.

Por ahora, la única excepción en la lista es la vacuna de Johnson&Johnson, que ofrece una buena respuesta con la aplicación de una sola dosis.

Marcelo Queiroga

Getty Images
El ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, informó que 1,5 millones brasileños no regresaron para recibir su segunda dosis de vacunación.

Estos cronogramas de vacunas se evaluaron y definieron en ensayos clínicos que involucraron a decenas de miles de voluntarios y sirvieron para determinar la seguridad y eficacia de las candidatas.

Por lo tanto, si alguien toma solo la primera dosis de CoronaVac o AZD1222 y olvida la segunda, no estará adecuadamente protegido.

Los datos que tenemos muestran que la persona está protegida con dos dosis. Si toma solo una, no ha completado el plan y no está debidamente vacunada“, explica la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Aunque la primera dosis dé un poco de protección, esta tasa no se encuentra dentro de los parámetros establecidos por expertos e instituciones que definen las reglas del sector, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud y la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, ambas de Brasil.

Otro punto peligroso: al recibir la primera dosis (y no volver para completar el calendario de vacunación), el individuo corre el riesgo de quedarse con una falsa sensación de seguridad.

Incluso puede pensar, equivocadamente, que ya es inmune ante coronavirus y seguir con su vida normal, sin cuidados básicos contra COVID-19.

Las recomendaciones, sin embargo, siguen siendo las mismas para quienes recibieron dos, una o ninguna dosis de la vacuna: todos deben mantener la distancia física, usar mascarillas, lavarse las manos y asegurarse de que el aire se renueva en los interiores.

¿Comenzar de nuevo?

Aún no está claro qué deben hacer aquellos que no han completado el plan de las dos dosis: ¿tendrán que empezar de cero o podrán aplicarse la segunda en cualquier momento?

Esto dependerá del tiempo que hayan dejado pasar desde que recibieron la primera, especulan los expertos.

“Si se ha superado el plazo máximo para recibir la segunda dosis, puede ser necesario reiniciar la pauta de vacunación, ya que todos los datos de eficacia que tenemos están basados en un protocolo”, señala la inmunóloga Cristina Bonorino, profesora titular de la Universidad Federal de Ciencias de la Salud de Porto Alegre.

“Si no nos ceñimos a esto, no podemos garantizar la inmunización”.

vacuna

Reuters
Es importante tomar las dos dosis del mismo fabricante de vacuna.

En un escenario de escasez de vacunas, esto puede comprometer aún más las existencias y dejar a muchas personas sin inmunizarse.

En cualquier caso, vale la pena seguir la recomendación del Ministerio de Salud y acudir al centro de vacunación más cercano lo antes posible para completar la protección contra la COVID-19.

“No deben retrasarse, pero si tienen algún imprevisto, es importante recibir la segunda dosis lo antes posible para obtener una buena respuesta inmunológica“, refuerza Ballalai.

Bonorino, quien también es miembro de la Sociedad Brasileña de Inmunología, cree que el gobierno debería invertir en campañas de comunicación para concienciar a la gente sobre la necesidad de seguir adecuadamente los protocolos de inmunización del país.

“Necesitamos que esta información se difunda en televisión, en las redes sociales y en todos los medios, para que la población no se olvide de tomar la segunda dosis de la vacuna en las fechas indicadas”, destaca.

Según la última información del Ministerio de Salud, Brasil ha vacunado hasta ahora a un total de 27 millones de personas contra COVID-19, el 12% de de la población.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.