Revuelta en Capitolio deja 4 muertos; 121 congresistas siguen apoyando a Trump
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Revuelta en el Capitolio deja 4 personas muertas y 121 congresistas mantienen su apoyo a Trump

14 policías resultaron heridos y más de 50 personas fueron arrestadas. El Senado rechazó la objeción para impugnar el conteo electoral de Arizona.
AFP
7 de enero, 2021
Comparte

El asalto de ayer al Congreso de Estados Unidos tuvo consecuencias fatales: cuatro personas murieron durante la revuelta en el Capitolio. Una mujer perdió la vida a causa de un disparo de la policía y otras tres fallecieron en emergencias médicas.

A estos decesos se suma, de acuerdo con un informe de la policía de Washington, 14 policías heridos y el arresto de más de 50 personas, la mayoría relacionados con violaciones al toque de queda impuesto por la alcaldesa de la ciudad, Muriel Bowser, ante el caos de la protesta poselectoral.

Funcionarios del cuerpo policiaco manifestaron también que durante la revuelta hallaron dos bombas de tubo, una en el Comité Nacional Republicano y otra en el Comité Nacional Demócrata, y un coctel molotov no lejos del Capitolio.

La mujer que murió tras resultar herida de bala se llamaba Ashli Babbitt, una exmilitar y ardiente seguidora de Trump que vivía en el sur de California, según reportaron medios estadounidenses que citaron a su familia.

“La mujer es Ashli Babbitt, que fue militar durante 14 años y realizó cuatro despliegues con la Fuerza Aérea de Estados Unidos”, según la cadena de televisión KUSI, que afirma haber entrevistado a su esposo.

Babbitt, que hasta anoche no había sido identificada oficialmente por la policía, vivía en la región de San Diego, en el sur de California, con su marido, que la describió como una “gran seguidora del presidente Trump”. 

En su cuenta de Twitter, Ashli Babbitt se presentaba como “excombatiente” y “libertaria”. Recientemente había retuiteado numerosos mensajes de personas que viajaban a Washington para responder al llamado de Trump.

Se aplicará la Ley

El 6 de enero de 2021 quedará en la historia como el día en que se pisoteó la democracia estadounidense luego de que un grupo de simpatizantes de Trump invadió el Capitolio durante la sesión en la que se ratificaba el triunfo de Joe Biden tras las elecciones presidenciales.

Mike Pence, la figura más influyente de Estados Unidos después de Donald Trump, fue contundente al declarar ayer que los manifestantes que irrumpieron en el Capitolio serán procesados “con todo el peso de la ley”.

El vicepresidente Pence se unió a otros líderes republicanos que condenaron los estragos generados por los simpatizantes de Trump en el Capitolio. Y, en respuesta a la violencia, Pence inicialmente instó a los involucrados a desocupar el área. Posteriormente dijo que aquellos que infligieran la ley enfrentarían consecuencias disciplinarias.

Por su parte, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, un aliado incondicional de Trump, condenó los desmanes provocados por la turba de seguidores del presidente por asaltar el Capitolio y dijo que Estados Unidos siempre ha condenado la violencia política.

“La violencia, que pone en riesgo la seguridad de otros, incluidos los encargados de brindar seguridad a todos nosotros, es intolerable tanto en el país como en el extranjero”, añadió.

El fiscal general interino, Jeffrey A. Rosen, declaró por su parte que la violencia en el Capitolio es un ataque intolerable contra una institución fundamental de la democracia.

“Desde el principio, el Departamento de Justicia ha estado trabajando en estrecha coordinación con la Policía del Capitolio y los socios federales del Departamento del Interior, el Departamento de Patria Seguridad y la Guardia Nacional, así como la Policía Metropolitana y otras autoridades locales.

“El Departamento de Justicia envió a cientos de agentes del orden federal y agentes del FBI, la ATF y el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos para ayudar al Capitolio Policía a abordar esta situación inaceptable, y tenemos la intención de hacer cumplir las leyes de nuestra tierra”, añadió.

En tanto, el senador de Nueva York, Chuck Schummer, dijo que los responsables de los sucesos violentos en el Capitolio no son protestantes, sino criminales, y deben recibir todo el peso de la ley. 

“Quienes realizaron los actos reprobables de hoy fueron alborotadores, insurrectos, matones, terroristas domésticos. Ellos no representan a Estados Unidos, fueron extremistas violentos que intentaron apoderarse del Capitolio. Deben ser procesados”.

El senador republicano por Florida, Rick Scott, publicó en su cuenta de Twitter que “los matones que asaltaron el Capitolio hoy e incitaron a la violencia deben ser arrestados y procesados con todo el peso de la ley. Cada uno de ellos”.

Mientras, Lindsey Graham, senador republicano por Carolina del Sur, comentó que quienes cometieron el ataque contra su gobierno deben ser identificados y procesados con todo el peso de la ley: “Sus acciones repugnan a la democracia”.

Lee: El Congreso estadounidense valida la victoria de Joe Biden

Cambio de opinión de los republicanos en el Senado

Horas después del asalto al Capitolio, el Congreso retomó la sesión para certificar la victoria de Joe Biden en las elecciones de noviembre de 2020.

Tras la reanudación, el vicepresidente de Estados  Unidos y presidente del Senado, Mike Pence, afirmó que “aquellos que han causado estragos hoy en el Capitolio no han ganado. La violencia nunca gana. La libertad gana.

“Incluso después de la violencia y vandalismo sin precedentes en este Capitolio, los representantes electos del pueblo de Estados Unidos se reúnen nuevamente este mismo día para defender la Constitución”, destacó Pence.

Cuando se retomó la sesión, varios senadores tanto demócratas como republicanos expresaron su opinión sobre la objeción a los resultados electorales que le dieron la victoria a Biden en Arizona.

En sus mensajes, los congresistas republicanos afirmaron que cambiaron de opinión sobre apoyar la objeción luego del asedio al Capitolio.

La legisladora de Georgia, Kelly Loeffler, quien recientemente perdió la reelección, dijo: “Cuando llegué a Washington esta mañana tenía toda la intención de oponerme a la certificación de los votos electorales. Sin embargo, los hechos que ocurrieron hoy me han obligado a reconsiderar, y ahora no puedo, en buena conciencia, objetar”.

Sus comentarios se unieron a los del senador Steve Daines, de Montana, quien dijo que ya no respaldaría el esfuerzo de algunos de sus colegas republicanos para socavar los resultados electorales.

El senador de Oklahoma, James Lankford, también se unió a Daines y juntos emitieron una declaración conjunta en la que pidieron que “todo el Congreso se reúna y vote para certificar los resultados de las elecciones”.

Uno de los aliados incondicionales del presidente Trump, el senador Lindsey Graham, de Carolina del Sur, reiteró su oposición a esta objeción y dijo que estos intentos por “anular la voluntad del pueblo van en contra de la democracia.

“Creo que es una mala idea retrasar esta elección. Trump y yo tuvimos un viaje increíble. Todo lo que puedo decir es: no cuenten conmigo. Ya es suficiente”.

El senador Graham concluyó su mensaje con “se acabó. Biden ganó. Joe Biden y Kamala Harris fueron elegidos legítimamente y se convertirán en presidente y vicepresidenta de Estados Unidos el 20 de enero”.

También lee: “Es una vergüenza”: líderes mundiales reaccionan a la toma del Congreso de EU por partidarios de Trump.

Rechazo del Senado y los representantes

El Senado rechazó abrumadoramente la objeción al votar 93 a 6 en contra del esfuerzo por impugnar el conteo electoral de Arizona, con lo que se superó el primer obstáculo en la ratificación de las elecciones del 3 de noviembre.

El intento de los republicanos por anular la victoria de Joe Biden está liderado por el senador de Texas, Ted Cruz, quien, según el portal de NPR (National Public Radio), es visto como posible candidato presidencial en las elecciones de 2024, y el representante Paul Gosar, de Arizona.

Los otros senadores que mantuvieron su apoyo a esta iniciativa fueron Josh Hawley, de Missouri; Cindy Hyde-Smith, de Misisipi; John Kennedy, de Luisiana; Roger Marshall, de Kansas, y Tommy Tuberville, de Alabama.

Por otro lado, la Cámara de Representantes también votó en contra de eliminar la objeción a las elecciones de Arizona. El voto final fue de 303 a 121, con el apoyo de la mayoría de los representantes republicanos. Solo 83 de sus compañeros de partido se opusieron.

La Enmienda 25

En tanto, ayer mismo miembros del gabinete de Trump comenzaron las discusiones en torno a la posibilidad de destituir al mandatario luego del asalto en el Capitolio.

La discusión se basa en la Enmienda 25 de la Constitución de Estados Unidos, la cual permite la destitución de un presidente por parte del vicepresidente y el gabinete si se le considera “incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo”.

Para que ello sea posible, el vicepresidente, Mike Pence, debe encabezar el gabinete en una votación para la destitución.

De acuerdo con CNN, un grupo de líderes republicanos, cuyos nombres no se dieron a conocer, reveló que la Enmienda 25 había sido analizada y que señalaron que Trump está “fuera de control”. Sin embargo, según un reporte de CBS, hasta el momento “nada formal” ha sido presentado a Pence.

Aunque a Trump solo le quedan dos semanas en la presidencia, después de la ola de violencia que se desató en el Congreso, legisladores demócratas e incluso el diario The Washington Post exigieron que se invocara la Enmienda 25.

La Comisión Judicial de la Cámara de Representantes también pidió a Pence y a los miembros del gabinete, mediante una misiva, invocar la Enmienda 25 y destituir a Trump de su cargo.

“Incluso en su anuncio en video esta tarde, el presidente Trump reveló que no está mentalmente sano y aún no puede procesar y aceptar los resultados de las elecciones de 2020. La voluntad del presidente Trump de incitar a la violencia y el malestar social para anular los resultados de las elecciones por la fuerza cumple claramente con este estándar. También lo son sus tuits recientes, que Twitter eliminó, diciendo que la elección fue ‘robada’ y que los disturbios de hoy ‘son las cosas y los eventos que suceden’”, se lee en el comunicado.

Renuncias en el gabinete

La ola de violencia en el Capitolio tuvo entre otras consecuencias la renuncia inmediata de varios funcionarios del equipo del presidente Trump.

La jefa de personal de la primera dama, Melania Trump, Stephanie Grisham; la secretaria social de la Casa Blanca, Rickie Niceta, y la subsecretaria de prensa, Sarah Matthews, renunciaron ayer mismo.

La viceportavoz de la Casa Blanca, Sarah Matthews, presentó su renuncia y declaró: “Como alguien que ha trabajado en los pasillos del Congreso, estaba profundamente traumatizada por lo que vi hoy. Abandono mi rol de manera inmediata. Nuestro país necesita una transición del poder pacífica”.

Por su parte, Grisham dijo: “Ha sido un honor servir a mi país en la Casa Blanca. Estoy muy orgullosa de haber sido parte de la misión de la primera dama, Melania Trump, para ayudar a los niños y estoy muy orgullosa de los logros de esta administración”.

En tanto, el asesor adjunto de seguridad nacional, Matthew Pottinger, también sumó su renuncia a la de otros funcionarios que decidieron dejar sus cargos luego de los disturbios.

La cadena informativa CNN indicó que varios de los principales asesores del presidente Trump, incluido el asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien, ya están considerando también presentar su renuncia.

Momento de deshonra y vergüenza: Obama

El expresidente Barack Obama responsabilizó a Trump y los republicanos por la violencia en el Congreso y denunció un “momento de gran deshonor y vergüenza para nuestra nación”.

“La historia recordará la violencia de hoy en el Capitolio, alentada por un presidente que mintió incansablemente sobre el resultado de una elección, como un momento de deshonra y vergüenza para nuestro país”, dijo el demócrata en un comunicado de prensa.

“Pero nos estaríamos engañando si tratáramos esto como una sorpresa total”, añadió Obama, y denunció el aumento de la violencia en los últimos meses alimentada por la negativa de los republicanos a “decir la verdad”.

El expresidente Bill Clinton, por su parte, también denunció un “asalto sin precedentes” a las instituciones estadounidenses, “alimentado por más de cuatro años de políticas envenenadas”.

“La mecha fue encendida por Donald Trump”, denunció quien fue presidente de Estados Unidos de 1993 a 2001.

Prensa internacional señala a Trump

“Democracia asediada”, “golpe de Estado de locura”, “Trump prende fuego a Washington”. El “caos” provocado ayer en el Capitolio acapara hoy las portadas de la prensa internacional, que señala al presidente saliente como responsable de haber alentado la violencia.

“Capitolio bajo asedio: los partidarios de Trump invaden el corazón de la democracia estadounidense”, titula el Times de Londres, que cuenta cómo los demócratas y republicanos reunidos para confirmar la elección del demócrata Joe Biden se tuvieron que poner “máscaras antigás” “mientras el personal” se escondía en las oficinas.

Bajo el titular “la democracia bajo asedio”, el Daily Telegraph describe “escenas sin precedentes en Washington” con “hordas de partidarios de Trump” invadiendo el templo de la democracia estadounidense.

Para el Guardian, esta violencia constituye “el desafío más importante al sistema democrático estadounidense desde la Guerra Civil” (1861-1865).

Para el periódico español El País, “Donald Trump alentó ayer el caos que se apoderó de Washington cuando el Congreso se disponía a confirmar a Joe Biden como el próximo presidente de Estados Unidos”.

“Vergüenza” y “caos” son las palabras que se repiten en los principales periódicos alemanes. “Día de la vergüenza para la democracia estadounidense”, titula Die Welt. “Estados Unidos vivió su primer intento de golpe de Estado”.

“El golpe de Estado de locura”, titula por su parte el Süddeutsche Zeitung, que también habla de “vergüenza en Washington”.

El diario italiano La Repubblica lo equipara con la llegada al poder de Mussolini en los años 1920: “Estados Unidos, todo Estados Unidos, vivió con horror en directo por televisión el equivalente a una marcha sobre Roma en Washington, la invasión del Capitolio, el atentado a la mismísima sacralidad de su democracia”.

El Corriere della Serra repasa el perfil de los Proud Boys, “extremistas de derecha, pero también mujeres y jóvenes. Llamados directamente por Trump. Quien luego intenta en televisión bajar la presión: ‘Somos el partido de la ley y el orden’. Pero demasiado tarde”.

“Trump: la estrategia del caos”, titula en portada el periódico francés Liberation, que en las páginas interiores añade: “Trump incendia Washington”.

En el Figaro, el editorialista Philippe Gélie subraya que “Donald Trump hubiera podido salir airoso, como ‘presidente del pueblo’ con un balance polémico, pero no despreciable. En cambio, su narcisismo por encima de cualquier dignidad, maltrata las instituciones, pisotea la democracia, divide a su bando y arroja su presidencia a la cuneta”.

La prensa brasileña se burla. O Globo destaca que “Estados Unidos está cayendo al nivel de las repúblicas latinoamericanas”. 

Y en El Cairo, el diario egipcio Al Ahram escribe: “Las imágenes muestran el sacrificio de la democracia estadounidense, la muerte de su libertad”.

Con información de AFP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el kafala, el controvertido sistema de empleo por patrocinio que 'esclaviza' a los trabajadores

Miles de trabajadores viajan a los países del Golfo, Jordania y Líbano con el sueño de ahorrar dinero para ayudar a sus familias, pero acaban en un ciclo interminable de abuso.
6 de octubre, 2021
Comparte

Pensó que había encontrado el empleo de su vida, pero terminó cautivo y obligado a trabajar gratis.

Athenkosi Dyonta, un barista de 30 años, trabajaba en un café en la ciudad de George, un popular sitio de vacaciones en su país natal, Sudáfrica.

El joven solía compartir su “arte en latte“, los diseños que se hacen con leche sobre el café, con baristas de todo el mundo en un grupo de Facebook.

Fue allí donde una mujer lo contactó con una oferta de trabajo en Omán.

Además de un salario decente, le ofrecían alojamiento, comida y transporte gratuitos.

La mujer dijo que se ocuparía de su visa. Todo lo que Athenkosi tendría que hacer era pagar un boleto de avión, un chequeo médico y una prueba de covid-19.

Taza de latte con diseños hechos con el café sobre la leche

Getty Images
Athenkozi fue contactado en un grupo de Facebook donde compartía su “arte en latte”.

“Pensé que cuando él regresara después de un año más o menos nos compraríamos una casa y podríamos enviar a nuestros niños a mejores escuelas”, recordó su novia Pheliswa Feni, de 28 años, con quien tiene dos hijos.

La pareja pidió prestado dinero para el pasaje aéreo de Athenkosi, quien poco después viajó a Omán.

Al llegar al país árabe, el barista fue conducido desde la capital, Muscat, a una ciudad llamada Ibra, donde lo trasladaron a su nuevo hogar.

“Era un lugar sucio, una habitación pequeña, con apenas un colchón y cajas”, le dijo Athenkosi al podcast The Comb de la BBC.

La sorpresa fue solo el inicio de un período de enorme angustia para el joven, quien se enteró poco después de que el “empleo de sus sueños” no existía.

Athenkosi Dyonta lavando tazas en Omán

Athenkosi Dyonta
En Omán, cuando Athenkosi no estaba trabajando debía permanecer encerrado en su habitación.

Athenkozi pasó a trabajar de 12 a 14 horas al día en tareas de limpieza en cafés.

Cuando no tenía que trabajar lo obligaban a permanecer encerrado en su habitación. La comida era terrible y no le pagaban.

“Comía solo pan y leche, a veces un panecillo con un huevo. No recibía ningún salario, solo trabajaba”.

Lo que el joven no sabía era que había firmado un acuerdo de patrocinio utilizado en partes del Medio Oriente llamado “kafala”, que otorga a ciudadanos y empresas privadas un control casi absoluto sobre el empleo y el estatus migratorio de los trabajadores extranjeros.

A la merced del empleador

“El sistema de kafala o patrocinio ata a los trabajadores migrantes a sus empleadores”, le señaló a BBC Mundo May Romanos, investigadora de Amnistía Internacional (AI) sobre derechos de migrantes en la región del Golfo .

Romanos es una de las autoras de un informe de AI de 2019 sobre el sistema de kafala en Líbano.

La palabra árabe kafala significa garantizar.

En este sistema “los trabajadores no pueden entrar al país u obtener una visa a menos que tengan ese patrocinio”.

“Y el empleador puede en cualquier momento cancelar el permiso de residencia y dejar al trabajador como un ilegal en riesgo de ser deportado”, explicó Romanos.

“El trabajador no puede cambiar de trabajo ni abandonar el país sin permiso de su empleador, así que acaba atrapado en un ciclo de abuso”.

El sistema fue creado para asegurar una oferta abundante de mano de obra barata durante una era de boom económico.

Sus defensores aseguran que beneficia a las empresas locales y es un factor que impulsa el desarrollo, aunque el sistema se ha vuelto cada vez más polémico por las denuncias de casos de abuso.

A pesar de la posible explotación, los trabajadores muchas veces aceptan trabajos en el sistema de kafala porque la paga que se ofrece es mejor que la que obtendrían en sus propios países, señala el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, por sus siglas en inglés), un think tank con sede en Nueva York.

Muchos trabajadores envían remesas a sus hogares, que según el Banco Mundial pueden ayudar a aliviar la pobreza en países de medianos y bajos ingresos. En 2019, Kuwait, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos estuvieron entre los 10 países desde donde se enviaron más remesas.

Los valedores del sistema argumentan que facilitar la entrada legal de trabajadores a la región hace que éstos sean menos vulnerables al tráfico de personas.

Quienes se oponen, sin embargo, señalan que se requieren mayores garantías legales para proteger a los trabajadores, agrega el análisis de CFR.

Mujeres protestando en Líbano con un cartel que dice "abajo el kafala". 2019

Getty Images
“Abajo el kafala”. Trabajadores migrantes protestaron contra este sistema en Líbano.

El sistema de kafala se aplica con variaciones en todos los países del Golfo, además de en Jordania y Líbano.

“En Líbano, por ejemplo, los trabajadores migrantes no pueden cambiar de empleo sin el permiso del empleador pero sí pueden salir del país”, afirmó Romanos.

“Aunque en la práctica es muy difícil hacerlo si el empleador se niega a pagar el pasaje aéreo, ya que estos trabajadores ganan muy poco. En muchos casos además los empleadores confiscan sus pasaportes“.

“Historias desgarradoras”

El informe de 2019 de Amnistía Internacional se centra en el caso de las trabajadoras domésticas.

Uno de los testimonios que recoge el reporte es el de Mary, una trabajadora de Etiopía que viajó a Líbano, donde aseguró haber sufrido abuso físico y verbal.

“Estuve en la casa de mis empleadores sin salir durante un año, trabajaba 18 horas al día. Lloraba todos los días y traté de acabar con mi vida en tres ocasiones. Su casa era mi prisión”, relató Mary.

“La historia de las trabajadoras domésticas es tristemente muy similar en toda la región”, señaló Romanos.

Manos con guantes de limpieza

Getty Images
Algunas de las trabajadoras domésticas entrevistadas por Amnistía Internacional trabajaban hasta 18 horas al día.

“Como viven en la casa de sus empleadores tienden a estar aisladas, a muchas se les prohíbe salir de la casa. Creo que algunas de las historias más desgarradoras que escuchamos eran especialmente de trabajadoras domésticas”.

La mayoría de las trabajadoras domésticas atrapadas en el sistema de kafala son mujeres y provienen de Filipinas, Sri Lanka, India, Bangladesh, y en muchos casos de África.

Muchas de ellas son madres que dejaron a sus hijos en sus países y viajaron con la idea de ganar dinero para la educación y alimentación de sus niños”.

Romano señaló que muchas trabajadoras domésticas migrantes trabajan, como Mary, hasta 18 horas al día sin ningún día libre a la semana.

La carga de trabajo es atroz y muchas relatan casos de abusos físicos por parte no solo de sus empleadores sino de los menores a su cargo”.

“Hemos hablando con muchas de estas mujeres que estaban en refugios en Líbano y Qatar. Estaban atrapadas, porque los empleadores aún tenían sus pasaportes y además no tenían dinero para regresar a su país y reunirse con sus hijos”.

Muchas de ellas ni siquiera habían recibido sus salarios así que trabajaron por nada”.

Un estudio de 2008 de Human Rights Watch denunció que las trabajadoras domésticas migrantes estaban muriendo en Líbano a una tasa de más de una por semana, debido a suicidios o intentos de escapes fallidos.

Bahréin, Qatar y Arabia Saudita

Bahréin anunció en 2009 que desmantelaría el sistema de kafala y estableció un organismo público, la Autoridad Reguladora del Mercado de Trabajo, con el fin de regular el estatus de los trabajadores migrantes en lugar de los empleadores.

Sin embargo, la Organización Internacional del Trabajo, OIT, señaló que esa Autoridad actúa luego del reclutamiento y “no ha asumido el rol de patrocinio, por lo que el sistema de kafala permaneció con algunas restricciones”.

Los trabajadores migrantes en Bahréin ahora tienen “un grado de mobilidad ya que pueden cambiar de empleo sin el consentimiento escrito de su empleador”.

Pero la OIT advirtió que esta libertad fue luego restringida por otra ley en 2011 “que impide a los trabajadores cambiar de empleo antes de un año”.

Qatar también introdujo reformas recientemente al sistema de kafala “ante la presión internacional y por ser foco de atención antes del Mundial de fútbol de 2022”, señaló Romanos.

El país tiene cerca de dos millones de trabajadores migrantes, que representan el 95% de su fuerza laboral, según AI.

“Qatar permite ahora que los trabajadores migrantes cambien de trabajo y salgan del país sin permiso de sus empleadores, pero en la práctica esto sigue siendo difícil”.

“Y además el empleador aún tiene el poder de cancelar en cualquier momento el permiso de residencia. Si el trabajador abandona el empleo por abuso puede ser acusado de huir y enfrentar un posible arresto y deportación”.

La OIT, por su parte, describió la reforma al sistema de kafala en Qatar como “un cambio histórico”.

“Qatar ha introducido grandes modificaciones a su sistema laboral, poniendo fin al requisito de que los trabajadores migrantes obtengan el permiso de su empleador para cambiar de trabajo. El país convirtió al mismo tiempo en el primero de la región en adoptar un salario mínimo no discriminatorio”, señaló la OIT.

“Tras la adopción de la ley 19 de 2020, el 30 de agosto de ese año, los trabjaadores migrantes pueden cambiar de empleo antes del fin de su contrato sin obtener primero un Certificado de No Objeción de su empleador.

Esta nueva ley, unida a la eliminación previa del requisito de un permiso del empleador para abandonar el país, efectivamente desmantela el sistema de patrocinio de kafala y marca el comienzo de una era en el mercado laboral de Qatar”.

“Mediante legislación adicional se estableció un salario mínimo de 1.000 riyales de Qatar (unos US$275) que se aplica a todos los trabajadores, de todos los sectores, incluyendo las empleadas domésticas”, agregó la OIT.

Trabajadores migrantes en Doha, Qatar, haciendo fila para usar un cajero automático

Getty Images
Qatar tiene cerca de dos millones de trabajadores migrantes, que conforman el 95% de la fuerza laboral del país.

Arabia Saudita, por su parte, “tiene más de 10 millones de trabajadores migrantes“, afirmó Romanos.

Este país también introdujo algunas reformas, “pero son más en papel que en la práctica”, según la investigadora de AI.

“Por otra parte, es un país cerrado a las organizaciones de derechos humanos por lo que es muy difícil documentar los abusos y ofrecer apoyo a los trabajadores”.

“Una forma de esclavitud moderna”

Al igual que Mary, la trabajadora doméstica en Líbano, Athenkosi intentó quitarse la vida.

El joven barista logró finalmente volver a Sudáfrica, luego de que su novia organizara una campaña para recaudar fondos. El empleador sólo lo dejó ir tras recibir unos US$1.500 por “incumplimiento de contrato y gastos de comida y alojamiento”.

Otras personas atrapadas en el sistema de kafala no han sido tan afortunadas y siguen a la merced de sus empleadores.

Protesta de trabajadores migrantes en Líbano en 2019

Getty Images
Estos trabajadores migrantes en Líbano piden a sus empleadores: “Entreguen nuestros pasaportes, concédannos un día libre, paguen salarios, hablen en forma amable”.

Para Romanos, el kafala es un sistema complejo que no se cambia solo aboliendo un par de leyes.

“Debe haber un cambio de cultura en estos países, y debe acabarse con la cultura de impunidad”.

Los empleadores no enfrentan ninguna consecuencia por sus abusos, ni en Qatar ni en el resto de la región”.

Romanos asegura que los gobiernos deben no solo reformar las leyes sino implementar esos cambios y castigar a los abusadores.

“Definitivamente el sistema de kafala es una forma de esclavitud moderna y creemos que debe ser abolido“.

“Ése es el llamado que hicimos ya hace más de diez años cuando comenzamos a informar sobre el kafala”.

“Es un sistema que debe ser reemplazado por otro que proteja a los trabajadores migrantes de los abusos y garantice sus derechos humanos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Lgs15k6lN2s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.