Director de Seguridad, señalado por pagos irregulares a Odebrecht
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Director de Seguridad Nacional de AMLO, señalado por pagos irregulares a Odebrecht

Andorra envió a México documentos sobre presuntos sobornos pagados por Odebrecht para la construcción de una presa en Michoacán, obra asignada en 2006 por el actual jefe de asesores de AMLO.
Especial
Por Raúl Olmos / MCCI
24 de febrero, 2021
Comparte

El Ministerio de Justicia de Andorra envió a México documentos sobre presuntos sobornos pagados por Odebrecht en la construcción de la presa Francisco J. Múgica en Michoacán, obra asignada en 2006 por el gobierno que encabezó en aquella entidad Lázaro Cárdenas Batel, actual jefe de asesores del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Te puede interesar: Caso Odebrecht: FGR le niega datos del expediente a una jueza federal; persiste opacidad

“Durante la investigación Lava Jato se localizaron documentos que confirmarían que por esta obra ‘Francisco J. Múgica’ se habían pagado sobornos a cargos públicos y políticos de la región de Michoacán, vinculados con la obra”, se lee en un reporte enviado por el Ministerio de Justicia de Andorra, en respuesta a una petición de colaboración internacional de las autoridades mexicanas.

Los documentos fueron enviados desde marzo de 2018 a la entonces Procuraduría General de la República (PGR), según consta en copias obtenidas por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), aunque hasta ahora no se habían dado a conocer.

Esos papeles forman parte de la carpeta de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000117/2017, que fue integrada sobre el caso Odebrecht, y que la Fiscalía General de la República (FGR) se ha negado a revelar, pese a que hay una docena de resoluciones del Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) en las que ha ordenado elaborar una versión pública.

MCCI constató que uno de los funcionarios que firmó uno de los contratos a Odebrecht para construir esa presa en Michoacán es Gabriel Mendoza Jiménez, quien también trabaja actualmente en la Presidencia de la República, como responsable de Seguridad Nacional en el gabinete.

Dicho funcionario es amigo desde la infancia de Cárdenas Batel, con quien colaboró cuando éste fue gobernador de Michoacán.

En los archivos enviados por las autoridades de Andorra no se acusa directamente a Cárdenas Batel ni a su sucesor en la gubernatura, Leonel Godoy; tampoco a Gabriel Mendoza, quien colaboró en los gobiernos de ambos. El reporte del Ministerio de Justicia sólo hace referencia de manera general a indicios de posibles sobornos a “políticos de la región de Michoacán”, sin precisar nombres.

La historia de la presa

En noviembre de 2006, el gobierno de Michoacán, encabezado en aquel entonces por Lázaro Cárdenas Batel, asignó a Odebrecht un contrato para construir una presa en la región de Tierra Caliente, a un costo de 1,500 millones de pesos, equivalentes a 136 millones de dólares al tipo de cambio de la época.

Tres años después, en julio de 2009, el gobierno michoacano, que ya para entonces encabezaba Leonel Godoy, otorgó un nuevo contrato a Odebrecht para ampliar la presa, a la que le pusieron el nombre del militar revolucionario Francisco J. Múgica.

El funcionario responsable de firmar el dictamen de adjudicación directa a favor de la constructora brasileña fue Gabriel Mendoza Jiménez, quien se desempeñaba como director de la Comisión para el Desarrollo Económico y Social de la Tierra Caliente de Michoacán, una dependencia creada por el gobierno de Leonel Godoy.

El dictamen está fechado el 14 de julio de 2009 y un día después Mendoza Jiménez suscribió el contrato CODESTC/AD/001/09 con Odebrecht, por 813 millones de pesos (unos 62 millones de dólares de esos días), según consta en documentos obtenidos por MCCI.

Al año siguiente, en junio de 2010, se le otorgó a Odebrecht una ampliación de 601 millones de pesos (equivalentes a otros 46 millones de dólares), con lo que el monto total de este segundo contrato en Michoacán ascendió a 1,414 millones de pesos (unos 108 millones de dólares).

En conjunto, entre el contrato asignado en 2006 y las adjudicaciones directas de 2009 y 2010, Odebrecht cobró alrededor de 2 mil 914 millones de pesos (244 millones de dólares al tipo de cambio de entonces) por la obra hidráulica, casi el doble del costo original.

La inauguración de la presa se realizó el 5 de febrero de 2011. Durante la ceremonia, el residente de ingeniería y planeación, Everardo Urquiza, reconoció que la obra estaba inconclusa, pues faltaba por terminar las instalaciones hidroeléctricas y una planta de bombeo para irrigar 500 hectáreas del ejido Naranjo de Tziritzícuaro.

La obra finalmente fue entregada hasta 2013, dos años después de haber sido inaugurada.

Sin embargo, una auditoría determinó que la obra había sido entregada con defectos e incompleta. La falla más grave fue que el proyecto original garantizaba la dotación de mil litros de agua por segundo para riego agrícola en una zona afectada con frecuentes sequías, pero sólo se construyó infraestructura para conducir la mitad.

Indicios de sobornos

Las autoridades de justicia de Andorra han encontrado indicios de que Odebrecht pagó sobornos en la obra ejecutada en Michoacán.

Klienfeld Services, una de las empresas fachada que utilizaba Odebrecht para ocultar el pago de sobornos, transfirió 50 mil dólares el 2 de junio de 2008 a una cuenta en la Banca Privada de Andorra a nombre de Víctor Guerra Reyes, quien en esos días era el funcionario responsable de la construcción de la presa Francisco J. Múgica, en la región michoacana de Tierra Caliente.

“En nuestra opinión, la operación realizada (en el Banco de Andorra) desde Klienfeld a favor de la cuenta en estudio, tiene relación con el pago de alguna ‘comisión’ sobre algún proyecto de obra civil realizado en el estado de Michoacán por la constructora Odebrecht o una filial, en la que Víctor Guerra ha podido participar”, menciona el informe policial.

“Recordemos que Klienfeld se alimentaba de fondos procedentes de la llamada “Caja 2”, dinero proveniente de la facturación con sobrecosto de obras licitadas a favor de la constructora Odebrecht, caudales que servían para pagar las comisiones ilegales y los sobornos”, añade el reporte del grupo antilavado de dinero de la Policía andorrana.

Cuando el funcionario michoacano abrió una cuenta bancaria en Andorra, el 28 de abril de 2008, reportó que esperaba recibir transferencias de Brasil de dos a tres veces al año por un importe de 100 mil a 150 mil dólares.

Lee más: Caso Odebrecht: FGR va contra implicados por tres delitos; proceso de Lozoya será suspendido

La FGR ya tiene pruebas aportadas por Andorra

Las evidencias de este presunto soborno fueron enviadas a México en marzo de 2018 por el Ministerio de Justicia de Andorra, y fueron integradas a la carpeta de investigación del caso Odebrecht, que actualmente está en manos de la FGR que encabeza Alejandro Gertz Manero.

Los documentos oficiales confirmaron lo publicado el 21 de octubre de 2018 por MCCI, sobre pagos en Andorra a quien era el responsable de la construcción de la presa, Víctor Guerra.

“La sociedad Klienfeld, vinculada a Odebrecht, sociedad encargada de pagar los sobornos, realizó un pago de 50 mil dólares a favor de Víctor Guerra Reyes en su cuenta abierta en la entidad Banca Privada de Andorra. No se puede descartar pues que los fondos ingresados puedan estar vinculados con la actividad del ingeniero civil Guerra y pueda corresponder a una “coima” (soborno) por parte de la constructora Odebrecht”, menciona un reporte oficial del Ministerio de Justicia entregado a la FGR.

A partir de los indicios de este soborno, las autoridades de Andorra también solicitaron la colaboración del gobierno mexicano para ampliar la investigación.

“Considerando que los delitos investigados son hechos graves, pues podrían ser constitutivos del delito mayor de blanqueo de dinero o valores provenientes de la corrupción, y ante la necesidad de conocer la magnitud de los hechos investigados, así como los hechos concretos, con el fin de poder conocer el o los delitos subyacentes, procede imprescindible tramitar comisión rogatoria a la autoridad judicial competente de Méjico (sic)”, dice el pedido de colaboración de Andorra.

“Las personas a las que hace referencia la presente rogatoria podrían ser objeto de investigación penal en su país por cuanto podría haber percibido comisiones correspondientes al proyecto constructivo del estado de Michoacán de la presa denominada “Francisco J. Mújica” proyecto licitado a Odebrecht, y por el que la sociedad Klienfeld, vinculada a Odebrecht, sociedad encargada de pagar los sobornos, realiza un pago de 50 mil euros a favor de Víctor Guerra Reyes en su cuenta abierta en la entidad Banca Privada de Andorra”, añade el mismo documento.

En febrero de 2010, cuando Mendoza Jiménez ya estaba bajo la supervisión de la presa, Klienfeld transfirió 383 mil dólares más de presuntos sobornos. (ver recuadro)

El hombre de negro

Gabriel Mendoza Jiménez, el funcionario michoacano que firmó uno de los contratos a Odebrecht, es un novelista y escritor de discursos para políticos, a quien conocen con el apodo de “El hombre de negro”, porque suele vestir ropa oscura.

En la nómina de la Presidencia de la República aparece como “secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional”, con un sueldo bruto –antes de impuestos- de 159 mil 155 pesos y un sueldo neto de 110 mil pesos mensuales. Su sueldo equivale al de Secretario de Estado.

Según la Ley de Seguridad Nacional, el secretario técnico es nombrado por el Presidente de la República y depende directamente de él.

La misma Ley menciona que entre sus funciones está proponer políticas, lineamientos y acciones en materia de seguridad nacional; elaborar la agenda nacional de riesgos, realizar el inventario de la infraestructura estratégica del país y coordinar información con las dependencias federales encargadas de la seguridad.

En el anterior sexenio el secretario técnico de Seguridad Nacional fue Tomás Zerón, implicado en el caso Ayotzinapa.

En su ficha curricular y en su declaración patrimonial, Mendoza Jiménez menciona que tiene estudios truncos de la licenciatura en Economía en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, con dos semestres cursados.

Sin embargo, en distintos documentos de una auditoría a la obra que ejecutó Odebrecht en Michoacán, Mendoza Jiménez firmaba como licenciado.

Así lo hizo, por ejemplo, el 9 de octubre de 2013, cuando otorgó un poder notariado a una abogada que lo representó en un procedimiento que había iniciado aquel año la Auditoría Superior de Michoacán, para supervisar la presa construida por Odebrecht.

Amigo desde la infancia de Cárdenas Batel

Mendoza Jiménez es íntimo amigo de Lázaro Cárdenas Batel desde la infancia; ambos son de la misma edad (nacieron en 1964) y son originarios de localidades michoacanas vecinas; el primero nació en Jiquilpan y el segundo en Jaripo. Sus papás también tuvieron una relación de amistad de muchos años. El doctor Gabriel Mendoza atendía a Cuauhtémoc Cárdenas y lo acompañó en su lucha política.

Cuando Cárdenas Batel asumió la gubernatura de Michoacán por el PRD, en febrero de 2002, nombró como subsecretario de Seguridad Pública y Protección Civil a Gabriel Mendoza.

Dos años después, en febrero de 2004, Cárdenas Batel envió al Congreso local una propuesta de reforma legal para crear la Secretaría de Seguridad y, una vez aprobada, colocó en esa posición a su amigo Gabriel.

Sin embargo, tuvo que renunciar en abril de 2006, luego de haber encabezado un operativo en las instalaciones de Sicartsa, en el puerto de Lázaro Cárdenas, en el que fallecieron dos mineros y decenas más fueron heridos por la policía de Michoacán.

En su carta de renuncia, Gabriel Mendoza Jiménez le dijo a Cárdenas Batel que había tomado la decisión de dejar la Secretaría “en atención a nuestra vieja amistad y al afecto entrañable”.

El entonces gobernador michoacano y hoy jefe de asesores de AMLO reconoció que Mendoza Jiménez es “un entrañable amigo”.

Dos años después, en 2008, cuando Leonel Godoy sustituyó a Cárdenas Batel, Mendoza Jiménez regresó al gobierno de Michoacán en la recién creada Comisión para el Desarrollo de Tierra Caliente, dependencia que tuvo a su cargo la supervisión de la presa que construyó Odebrecht.

Entérate: No presentamos denuncia contra Peña Nieto, no vamos a perseguir a nadie, dice AMLO sobre caso Odebrecht

Escritor de discursos de perredistas

Mendoza Jiménez es escritor, autor de la novela “Se me olvidó que te olvidé”, publicada en España por editorial Destino, y del libro de cuento “Nadie se muere en la víspera”, del fondo editorial Tierra Adentro.

Su perfil como escritor lo llevó a ser redactor de discursos de políticos. Entre abril de 2016 y octubre de 2017 trabajó en la coordinación de asesores del actual gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, miembro fundador del PRD, partido en el cual aún milita, y su función principal era precisamente dar asesoría en la redacción de los discursos del mandatario estatal.

Antes de integrarse al equipo del gobernador de Michoacán, Mendoza había trabajado en dar asesoría a dos integrantes del gabinete del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. A Eduardo Vázquez Martín, quien se desempeñaba como Secretario de Cultura, lo asesoró entre enero y noviembre de 2015 en la redacción y evaluación de políticas públicas, mientras que a Salomón Chertorivski, quien en ese entonces era el Secretario de Desarrollo Económico, le ofreció asesoría y orientación política entre enero y marzo de 2016.

También hay indicios en Brasil

La Fiscalía de Brasil también ha recopilado documentos que apuntan a que en febrero de 2010 el llamado departamento de sobornos de Odebrecht reportó otros dos pagos por 383 mil pesos vinculados con la construcción de la presa en Michoacán. En este caso no se precisó el nombre del beneficiario.

Los documentos, que fueron revelados por MCCI el 5 de junio de 2017, mencionan que esos pagos fueron realizados también a través de la empresa fachada Klienfeld Services Limited, que tiene su base en la isla de Antigua, paraíso fiscal del Caribe.

El departamento de sobornos de Odebrecht reportó que un primer pago ligado con la presa de Michoacán se efectuó entre el 1 y el 5 de febrero de 2010 por 223 mil dólares; posteriormente, entre el 8 y el 12 del mismo mes, se programó el pago de 160 mil dólares adicionales, según consta en correos electrónicos interceptados por las autoridades de Brasil, copia de los cuales obtuvo MCCI.

En conjunto, esos pagos y el realizado antes en Andorra, suman 433 mil dólares.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los kenianos que se ganan la vida corriendo en Toluca, la ciudad más alta de México

Toluca, capital del Estado de México, acoge desde hace años a ciudadanos de Kenia que encuentran ahí un entorno ideal para practicar su profesión y ganarse la vida.
7 de agosto, 2022
Comparte

Desde temprano, se puede ver a decenas de personas entrenando en la pista de atletismo de una de las unidades deportivas de Metepec, Estado de México.

Entre todas ellas destaca un grupo de atletas que corren sprints a toda velocidad, dejando atrás al resto de aficionados mientras se comunican entre ellos principalmente en swahili.

Grupos de kenianos como este son fáciles de encontrar en la vecina Toluca, al oeste de la Ciudad de México. Este lugar se ha convertido en su hogar en los últimos años, a casi 15 mil kilómetros de su país natal en África Oriental.

Pese a la enorme distancia, los kenianos dicen que Toluca no se les hace tan diferente.

Y considerando que la gran mayoría de ellos se dedica al atletismo de manera profesional, aseguran que la capital del Estado de México tiene características casi perfectas para ellos.

“Toluca es bueno por la altura y no hace tanto calor como otros lugares donde cuesta más entrenar. Donde vive mi familia en mi país es casi igual en altura y clima. Por eso no me costó adaptarme aquí, era como estar en Kenia”, dice Musa Lemiukei, joven corredor que llegó a México hace cinco años.

La ciudad más alta de México

Escoltada por el imponente volcán Nevado de Toluca, los más de 2 mil 600 metros sobre el nivel del mar de esta ciudad la más alta de México la hacen ideal para entrenar por la menor existencia de oxígeno.

Ello hace que los pulmones deban abrirse, se eleve la capacidad de transportar sangre y el cuerpo rinda más con menos esfuerzo cuando se regresa a una altura más baja.

Ciudades más altas del mundo 🌎. (centros urbanos con más de un millón de habitantes) [ 1. La Paz (Bolivia): 3.869 m. ] [ 2. Quito (Ecuador): 2.784 m. ],[ 3. Toluca (México): 2.648 m. ],[ 4. Cochabamba (Bolivia): 2.621 m. ],[ 5. Bogotá (Colombia): 2.601 m. ], Source: Fuente: base de datos de centros urbanos de la Comisión Europea., Image: Nevado de Toluca

Por ello, animados por la experiencia de otros compatriotas, Toluca es el principal destino en México elegido por los atletas kenianos, que se mudan al país desde finales de la década de los 80 para vivir de los premios de competiciones.

Muchos lo hacen animados por la experiencia de compatriotas que ya viven aquí. Otros lo eligieron por su cercanía con Estados Unidos, bien porque antes vivían allí o porque planean llegar en el futuro al país vecino, donde establecerse como residente suele ser más complicado que en México.

Según Evanson Moffat, quien se dedica a la organización de eventos deportivos, Toluca llegó a acoger en su día a unos 100 kenianos. La mayoría llegó contratando previamente a “un mánager mexicano, afiliado ante la Federación de Atletismo”, quien se encarga también de la invitación para lograr su visa de entrada a México, asumiendo su representación profesional en el país.

Map

Actualmente, en cambio, Moffat cree que el número de compatriotas en la ciudad no llegará a 30.

“La pandemia hizo que muchos se fueran porque se dejaron de hacer maratones y no tenían de qué vivir. Pero ahora esperamos que vayan regresando”, dice a BBC Mundo el empresario, quien se trasladó de Kenia a México en 1998 con el sueño de “ver a un mariachi en vivo” y con interés por aprender español.

Entrenando desde niños

Tras hora y media de intenso ejercicio en Metepec, el grupo de kenianos se cambia de ropa mientras charla y bromea.

José Gutiérrez, un joven de solo 20 años que ya compite en algunas pruebas, es el único mexicano que ha entrenado con ellos.

“Los conocí en la Alameda 2000 (el parque de Toluca donde suelen correr principalmente) y ahora les acompaño lunes y miércoles porque son muy buenos. Especialmente Hillary, aunque ahora creo que ya no está corriendo”, cuenta a BBC Mundo.

José Gutierrez entrenando con corredores kenianos en Toluca.

Marcos González / BBC
José Gutiérrez (en primer plano) sueña con alcanzar los logros en competiciones de los corredores kenianos de Toluca.

Hillary Kimaiyo, también presente en el grupo, es en efecto uno de los corredores basados en México con más premios dentro y fuera del país. En 2011, batió un récord al correr el maratón más rápido en territorio mexicano, con un tiempo de dos horas, ocho minutos y 17 segundos para 42.195 kilómetros.

“Vivimos para correr y corremos para vivir”, cuenta a BBC Mundo el deportista de 41 años, para subrayar la dedicación exclusiva que dan a su preparación y a las competiciones, a las que planea regresar tras un tiempo alejado del primer nivel.

“Hillary lo ganó todo en México”, coincide Rodolfo Obregón, comisionado de carreras de ruta de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, cuando se le pregunta por el atleta keniano más destacado en los últimos años.

Corredores kenianos en Toluca

Marcos González / BBC

“En su momento, estos corredores fueron el gran atractivo para los organizadores. También a veces hacen que los mexicanos no se interesen tanto por participar en pruebas porque, al estar los kenianos, creen que van a tener menos posibilidades”, agrega Obregón.

Kimaiyo tiene la explicación de por qué sus compatriotas suelen copar el palmarés de tantas competiciones de atletismo: las grandes distancias que desde niños tienen que recorrer en Kenia para ir a la escuela, regresar a comer y hacer el mismo trayecto de ida y vuelta en la tarde.

“En total, podías correr 30 o 40 kilómetros al día sin darte cuenta de que era un ejercicio. Ahora todo ha cambiado porque hay muchas más escuelas privadas, los papás llevan a los hijos en carro… Verás que, en el futuro, no vas a ver atletas de África como nosotros”, pronostica.

Eliud Kipchoge, también keniano, revalidó en Tokio 2020 el título olímpico de maratón logrado en Río 2016 y también posee el récord del mundo de la distancia con un tiempo de dos horas, un minuto y 39 segundos.

Musa Lemiukei

Marcos González / BBC
Musa Lemiukei dice que el clima y la altura de Toluca, similares a su ciudad en Kenia, le ayudaron a adaptarse a su nueva vida en México.

Picante vs. ugali

Tras el entrenamiento, los kenianos de Toluca se suelen reunir en casa de alguno de ellos para almorzar, charlar o simplemente pasar el rato.

Esta vez es Kimaiyo quien los recibe en su vivienda, donde entre varios preparan pollo y ensalada con ugali (una masa hecha de harina de maíz o mandioca), que después degustan con las manos. “En nuestro país se come así”, explican con una sonrisa.

Mientras almuerza, Lemiukei cuenta que no ha conseguido acostumbrarse al picante tan típico de México. Tampoco al tequila porque “está fuerte”. Lo que más le costó al llegar fue aprender español. Y lo que más le gustó es la amabilidad de la gente mexicana.

Corredores kenianos en Toluca cocinando

Marcos González / BBC

La mayoría de ellos comparte pequeñas viviendas para abaratar gastos. “Vivimos de correr para ganar premios con los que pagamos la renta y mandamos dinero a nuestras familias”, dice el joven atleta.

Sin embargo, la ausencia de pruebas durante la pandemia hizo que algunos de ellos tuvieran serias dificultades económicas. “Hasta que conocidos mexicanos venían con un regalo de comida. Fue bonito”, recuerda.

Depender únicamente de las competiciones les supone un ingreso inestable y que depende de la clasificación y el tipo de prueba.

Lemiukei se llevó 4 mil pesos (unos 195 dólares) por la última carrera que ganó. Sin embargo, el maratón de la CDMX el más importante del país y en el que Kimaiyo se impuso en tres ocasiones premió el pasado año con hasta 550 mil pesos (26 mil 920 dólares).

Corredores kenianos en Toluca comiendo ugali

Marcos González / BBC
Kimaiyo, de amarillo a la izquierda, degustando el ugali como uno de los platos típicos de la gastronomía de Kenia.

Quedarse o regresar a Kenia

El atletismo fue precisamente lo que unió a Kimaiyo con su esposa mexicana. Ambos se conocieron entrenando en 2011 en un parque de Toluca en el que ella corría solo como aficionada.

Lo curioso es que, sin saberlo, ya se habían visto por primera vez tres años antes, cuando ella acudió como público al maratón de la CDMX y tomó una foto de quien iba en primer lugar. Tiempo después se dio cuenta de que aquel ganador de la imagen era su marido.

“Nos hemos adaptado bien pese a las culturas diferentes en todos los aspectos”, dice a BBC Mundo su esposa, Yenie Nava, cuando llega a la casa tras recoger de la escuela a los dos hijos de la pareja.

Aunque la mujer cree que los kenianos son en general bien acogidos en México, sí reconoce que en un principio incluso su propia familia se vio sorprendida al conocer a alguien “llegado desde tan lejos”.

Familia Kimaiyo

Marcos González / BBC
Hillary Kimaiyo, Yenie Nava y sus dos hijos planean su futuro en México, aunque sin deslindarse del atletismo que tantos éxitos le ha dado.

“Cuando vamos a carreras en pueblos pequeños, todo el mundo mira y se quiere tomar una foto con él. Y cuando voy con mis hijos por la calle sola, a veces me preguntan si son míos”, explica.

Al margen de viajes esporádicos a Kenia, el proyecto de vida de la familia Kimaiyo pasa por quedarse en México, donde Hillary quiere ampliar la escuela que abrió como entrenador y donde está previsto que crezcan sus hijos, a quienes su madre define como “80% mexicanos”.

Al acabar la comida en su casa, el grupo de kenianos se relaja haciendo llamadas a familiares y amigos o viendo televisión con noticias de su país. Este mes de agosto hay elecciones presidenciales y algunos discuten sobre quién será la mejor opción.

Lemiukei, quien planea ahorrar en México hasta conseguir una beca deportiva con la que poder mudarse a EU para estudiar Ciencias Políticas, está muy interesado en el tema.

Corredores kenianos en Toluca viendo TV

Marcos González / BBC
Tras entrenar, los kenianos se mantienen informados de las noticias con la televisión de su país.

“Los gobiernos (kenianos) prometen mucho y luego no lo hacen. Por las carreteras no puedes circular cuando llueve, en mi tribu las mujeres todavía se casan muy jóvenes y sin tener educación superior…”, relata.

“Así que mi sueño es estudiar y volver a Kenia. Y poder quizá ser alcalde de mi ciudad para representar a la gente y tratar de mejorar lo que no está bien allá”, fantasea con una sonrisa, antes de regresar a la casa que comparte con otros corredores.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Vb2BfBrB1MQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.