Empleados de Profedet: ocultan casos de COVID y obligan a ir a oficinas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@PROFEDET

Empleados de Profedet denuncian que les ocultan casos de COVID y han aumentado los contagios

Los trabajadores denuncian que hablar de los casos positivos y los fallecimientos por COVID implica un llamado de atención. Aseguran que podrían trabajar en casa pero los obligan a ir a sus oficinas.
@PROFEDET
3 de febrero, 2021
Comparte

“Es curioso que la institución para la que laboramos y se dedica a defender a los trabajadores no respete nuestros derechos, nos oculte los casos de COVID y nos haga laborar de manera presencial cuando hay contagios y aún en semáforo rojo”, denuncia Dalila, abogada en la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet). 

Dalila, a quien se le cambió el nombre para proteger su identidad por temor a sufrir represalias, denuncia que nadie les avisa cuando hay un caso positivo o incluso algún fallecimiento por COVID. Tocar el tema en las oficinas, dice, implica un llamado de atención.

Te puede interesar: La otra pandemia: aumentan 25% quejas de trabajadores por abusos laborales

Animal Político platicó con al menos siete trabajadores de la Profedet, entre abogados y personal administrativo de distintas áreas, que coinciden con las quejas y acusan que se les obliga a acudir a las oficinas a pesar de que pueden cumplir con sus obligaciones vía remota, como ya se hizo al inicio de la pandemia. 

Cuando iniciaron las medidas para evitar contagios de la enfermedad, la Procuraduría les permitió a los trabajadores seguir llevando los casos y las asesorías desde su casa, pero cuando se declaró nuevamente el semáforo rojo en Ciudad de México, el 18 de diciembre, les dijeron que tenían que atender a la gente de manera presencial. 

Aunque los empleados no acuden todos los días a las instalaciones, solo van dos o tres días a la semana −de 9 a 3 de la tarde−, están preocupados porque algunos se trasladan en transporte público. Hay líneas del Metro que no funcionan y se aglomeran para poder subir a camiones o autobuses. 

Hasta el 15 de enero, de acuerdo con información oficial de la Profedet, 33 servidores públicos de las oficinas en CDMX han sido reportados como positivo a SARSCoV-2, quienes mantuvieron la cuarentena necesaria para su tratamiento médico. 

De acuerdo con los empleados, en diciembre murió un abogado y un médico perito de la institución a causa de COVID y cada vez hay más contagios, lo que aumenta el nerviosismo y la incertidumbre entre el personal. 

“Hacen venir a la gente cuando saben que tienen un familiar contagiado y eso es muy irresponsable porque crecen los contagios. Cuando fallecieron nuestros compañeros no hubo información institucional ni siquiera lamentando la pérdida o condolencias. Es como si ellos no existieran, daban todo en su trabajo y eso es muy triste”, lamenta una de las abogadas entrevistadas. 

Indica que compañeros han tenido que ir a trabajar aún cuando presentan síntomas y es hasta que su prueba sale positivo que los mandan a casa. El contagio de los trabajadores se ha extendido hasta sus familiares, quienes dicen que han tenido que desembolsar por persona entre 10 y 15 mil pesos entre pruebas y atención médica. 

Brenda, una de las trabajadoras que dio positivo a COVID y contagió a su familia, asegura que cuando avisó del resultado de la prueba le pidieron mantener todo en secreto con el argumento de que no sufriera discriminación. 

“Yo no me podía quedar callada, son mis compañeros y si estuve cerca de ellos les tenía que advertir para que se hicieran la prueba o se mantuvieran atentos a síntomas. Por protocolo mi círculo cercano laboral debió suspender actividades, pero no te dejan porque no les importa nuestra salud”. 

Además, acusa que si comentan los casos, faltan por tener algún síntoma relacionado al coronavirus, o simplemente cuestionan por qué algunas áreas si hacen home office, los amenazan con despedirlos, levantarles actas administrativas o reportarlos con el órgano interno de control.    

Otra empleada coincide en que hay mucha frustración: “A veces necesitamos esa palmadita de cuídate, eres importante para esta institución. La procuradora Carolina Ortiz Porras hace conferencias para hablar de la defensa de los trabajadores, que hay que garantizar sus derechos, pero no es capaz de preocuparse por su propio personal, no sabe cómo está su casa”. 

Profedet dice que se cumplen con medidas recomendadas 

De acuerdo con la Profedet, al brindar servicios de asesoría, defensoría y conciliación laboral, sus servicios fueron catalogados como esenciales desde el inicio de la contingencia sanitaria por SARS-CoV-2.

La institución informó a Animal Político que tras la declaratoria de emergencia por COVID (desde el 23 de marzo de 2020) implementaron el trabajo escalonado, y que de los 251 servidores públicos en sus oficinas en CDMX, 60 realizan su trabajo desde casa por estar dentro del grupo considerado como vulnerable.

“Para los 191 servidores públicos restantes, se ha establecido un horario escalonado de dos días a la semana en la oficina con jornada reducida, por lo que diariamente el edificio de Pofedet no excede del máximo de aforo de asistencia establecido; adicionalmente, se vigilan de manera estricta las medidas de salud recomendadas por la autoridad sanitaria”, detalló. 

Entre sus medidas está la toma de temperatura al ingreso, uso de cubrebocas, gel antibacterial, guardar la sana distancia, y como medida adicional, una vez que se ingresa al edificio, no es posible salir de las instalaciones hasta el término de la jornada laboral.

La institución no comentó nada cuando se le buscó sobre las acusaciones de los trabajadores de que se ocultan los casos positivos de COVID.  

Tras la publicación del reportaje, la Profedet mandó una carta a este medio asegurando que el personal tiene conocimiento de que si presenta síntomas respiratorios o relacionados a COVID-19, debe abstenerse de acudir a las instalaciones, informar a su jefe inmediato y mantener un seguimiento de sus síntomas.

“Si un servidor público llegase a presentar síntomas respiratorios o relacionados con la COVID-19 mientras realiza su guardia presencial, el protocolo marca que debe acudir al área de consultorio médico y retirarse a su domicilio una vez que responda el cuestionario preventivo en el cual debe indicar los nombres de las personas con las que tuvo contacto ese día”.

A las personas que tuvieron contacto directo con el caso sospechoso se les pide que realicen trabajo en casa durante cinco días

La institución aseguró que es falso que se esconde al personal la información sobre posibles contagios y que por cuestiones de privacidad clínica, “la información correspondiente a los servidores públicos de la Pofedet que han dado positivo al virus del SARS-CoV-2 no es de carácter público, motivo por el cual ésta queda resguardada únicamente en el área de Recursos Humanos”.

“No hay ni jabón en el baño” 

Sin embargo, los empleados aseguran que las medidas higiénicas son mínimas y que no se sanitiza el área cuando hay algún caso positivo.  

“En la entrada ponen una jerga para limpiarlos los zapatos, un tapete y nos toman la temperatura. Ni siquiera hay jabón en los baños. Tenemos que comprar nuestro jabón y tener papel de reserva porque hasta eso falta. La institución no nos da gel antibacterial, cubrebocas ni caretas para atender a los usuarios”, cuenta una de las empleadas. 

“Nosotros vemos los juicios en la Junta de Conciliación y Arbitraje, vimos que ahí al personal lo comenzaron a organizar, les dieron insumos, hablaron de protocolos y en la Profedet hasta pedimos una reunión para que nos comentaran cómo íbamos a trabajar o cómo íbamos a manejar los casos positivos. Se molestaron mucho y nos dijeron que no molestáramos a la procuradora”. 

Lee más: Aumentan contagios y muertes de trabajadores por COVID en armadoras de Guanajuato y Puebla

“No pedimos dejar de trabajar” 

Otro empleado a quien llamaremos Eruviel, quien labora en el área de asesorías −y es el primer contacto con los usuarios que acuden por información o a exponer su caso – cuenta que llega a atender en un día entre cuatro y seis personas, pues a veces acude algún adulto mayor o persona con discapacidad con acompañante. 

“A partir de los últimos fallecimientos y contagios de nuestros compañeros tenemos miedo, no solo por uno, por nuestras familias, y claro que también por los usuarios que van y se arriesgan a trasladarse en transporte público cuando en la CDMX los hospitales están rebasados”. 

Asegura que como empleado no se siente apoyado ni escuchado respecto al temor que tienen de enfermarse. Aunque la institución les informó que solo trabajarían dos días, hay semanas que van tres días y le han pedido que lleguen a las 8 de la mañana, cuando debería entrar a las 9. 

“No pedimos dejar de trabajar. Somos afortunados de tener un trabajo en estos tiempos, pero hay muchos recursos que podemos utilizar para evitar más contagios, como las asesorías vía telefónica, por videollamada, ya lo hicimos así y hubo resultados. Duele que compañeros estén falleciendo”, dice Eruviel. 

Uno de sus compañeras del área de defensoría dice que una persona adulta mayor le reclamó porque la hicieron acudir a las oficinas cuando es población en riesgo no solo por la edad, sino por tener comorbilidades.   

Jerónimo, otro abogado entrevistado, dice que la pandemia ha duplicado las denuncias, e incluso, ellos se han visto rebasados por el número de expedientes que manejan. Tras la austeridad anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y los recortes de personal y renuncias, hay abogados que manejan hasta 1,200 asuntos. 

“Yo manejo más de 800 y es inhumanamente imposible. Antes por cada junta de conciliación había dos o tres abogados, ahora solo hay uno por cada junta al pendiente de los casos acumulados y los que van llegando, pero esta administración tiene otra forma de pensar y uno acepta las condiciones”.

“La indicación de los jefes es atenderlos para que ellos demuestren que hay atención a usuarios, que van bien los números, pues todo se reporta en un sistema. Solo les importa que se avance con los expedientes, pero si la Junta de Conciliación tampoco trabaja al 100% no podemos hacer mucho”, señala. 

Los trabajadores piden que al menos en lo que baja la emergencia sanitaria en la CDMX puedan trabajar vía remota y no se oculten ni los casos positivos ni las defunciones. 

“Esta institución es muy noble, su misión es defender a los trabajadores, pero, ¿y dónde quedamos nosotros? También somos humanos, también somos trabajadores con derechos, nos enfermamos, tenemos miedo y nos están dando la espalda”, expresa una empleada.

Esta es la carta completa que envío Profedet: 

  
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué una vacuna que no evita la infección de COVID-19 sigue siendo útil para frenar la pandemia

No se sabe aún si las vacunas contra la COVID solo previenen la enfermedad o también evitan la infección. Pero aún así, son vitales para limitar el alcance de la pandemia.
Getty Images
25 de enero, 2021
Comparte

Las vacunas son una maravilla de la medicina. Pocas intervenciones pueden atribuirse el haber salvado tantas vidas.

Pero quizás te sorprenda saber que no todas las vacunas brindan el mismo nivel de protección. Algunas evitan que contraigas los síntomas de la enfermedad, mientras que otras también evitan que te infectes. Estas últimas inducen lo que se conoce como “inmunidad esterilizante”.

Con la inmunidad esterilizante, el virus ni siquiera puede entrar en el cuerpo porque el sistema inmunológico impide que este penetre en las células y se replique.

Existe una diferencia sutil pero importante entre prevenir la enfermedad y prevenir la infección.

Es posible que una vacuna que “solo” prevenga la enfermedad no te impida transmitirla a otros, incluso si te sientes bien. Pero una vacuna que proporciona inmunidad esterilizante detiene el virus en seco.

En un mundo ideal, todas las vacunas inducirían inmunidad esterilzante. Pero en la realidad, es extremadamente difícil producir vacunas que detengan por completo la infección por un virus.

La mayoría de las vacunas que se utilizan de forma rutinaria en la actualidad no logran esto.

Por ejemplo, las vacunas contra el rotavirus, una causa común de diarrea en los bebés, solo pueden prevenir que la enfermedad se desarrolle de forma grave. Pero aún así, esto ha demostrado ser invaluable para controlar el virus.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Aún no se sabe si las nuevas vacunas contra la covid-19 inducen en el cuerpo el tipo de inmunidad que evita que el virus penetre en las células y se replique.

En Estados Unidos, ha habido casi un 90% menos de casos de visitas hospitalarias asociadas al rotavirus desde que se introdujo la vacuna en 2006.

Una situación similar ocurre con las actuales vacunas contra el poliovirus, pero hay esperanzas de que este virus se pueda erradicar a nivel mundial.

Incógnita

Se ha demostrado que las primeras vacunas autorizadas contra el SARS-CoV-2 son muy eficaces para reducir la enfermedad.

A pesar de ello, todavía no sabemos si estas vacunas pueden inducir inmunidad esterilizante.

Se espera que los datos sobre esta incógnita (que provendrán de los ensayos clínicos de vacunas en curso) estén disponibles pronto.

Aunque incluso si se induce inicialmente inmunidad esterilizante, esto puede cambiar con el tiempo a medida que disminuye la respuesta inmunitaria y se produce la evolución viral.

Inmunidad a nivel individual

¿Qué significaría la falta de inmunidad esterilizante para aquellos vacunados con las nuevas vacunas contra la covid?

Gente contectada

Getty Images
Las vacunas son fundamentales para evitar la propagación del SARS-CoV-2.

En pocas palabras, significa que si te encuentras con el virus después de haber sido vacunado este puede infectarte, pero tú puedes no tener síntomas.

Esto se debe a que la respuesta inmune inducida por la vacuna no puede detener la replicación de cada una de las partículas virales.

Se necesita un tipo particular de anticuerpo conocido como “anticuerpo neutralizante” para generar inmunidad esterilizante.

Estos anticuerpos bloquean la entrada del virus en las células y evitan toda replicación. Sin embargo, el virus infectante podría tener que ser idéntico al virus de la vacuna para inducir el anticuerpo perfecto.

Afortunadamente, nuestra respuesta inmune a las vacunas involucra muchas células y componentes diferentes del sistema inmunológico.

Incluso si la respuesta de los anticuerpos no es óptima, otros aspectos de la memoria inmunológica pueden activarse cuando el virus invade el cuerpo.

Estos incluyen células T citotóxicas y anticuerpos no neutralizantes. La replicación viral se ralentizará y, en consecuencia, se reducirá la enfermedad.

Esto lo sabemos gracias a años de estudio sobre vacunas contra la influenza. Estas vacunas inducen típicamente protección contra la enfermedad, pero no necesariamente protección contra la infección.

Dibujo en 3D de un coronavirus

Getty Images
El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19.

Esto se debe en gran parte a las diferentes cepas de influenza que circulan, una situación que también puede darse con el SARS-CoV-2.

Es reconfortante observar que las vacunas contra la influenza, a pesar de no poder inducir inmunidad esterilizante, siguen siendo extremadamente valiosas para controlar el virus.

Inmunidad en la población

En ausencia de inmunidad esterilizante, ¿qué efecto podrían tener las vacunas contra el SARS-CoV-2 en la propagación de un virus a través de una población?

Si las infecciones asintomáticas son posibles después de la vacunación, existe la preocupación de que el SARS-CoV-2 simplemente continúe infectando a tantas personas como antes. ¿Es esto posible?

Las personas infectadas asintomáticas suelen producir virus en niveles más bajos.

Aunque no existe una relación perfecta, más virus equivale generalmente a más enfermedad.

Por lo tanto, las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir suficiente cantidad de virus como para causar una enfermedad grave.

Esto a su vez significa que las personas infectadas en esta situación transmitirán menos virus a la siguiente persona.

Esto se ha demostrado claramente de forma experimental utilizando una vacuna contra un virus diferente en pollos; cuando solo se vacunó una parte de una parvada, las aves no vacunadas sufrieron una enfermedad más leve y produjeron menos virus.

Por lo tanto, aunque la inmunidad esterilizante sea a menudo el objetivo final del diseño de una vacuna, rara vez se logra.

Afortunadamente, esto no ha impedido que muchas vacunas diferentes reduzcan sustancialmente el número de casos de infecciones por virus en el pasado.

Al reducir los niveles de enfermedad en las personas, también se reduce la propagación del virus a través de las poblaciones, y esto, con suerte, permitirá controlar la pandemia actual.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

Sarah L Caddy is investigadora clínica en inmunología viral y cirujana veterinaria de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.