En enero la inflación alcanzó su mayor nivel desde octubre 2020
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

#SemáforoEconómico: En enero la inflación alcanzó su mayor nivel desde octubre 2020

En el primer mes de año la inflación a tasa anual fue de 3.54% y registró una variación mensual de 0.86%, según datos del Inegi.
Cuartoscuro
10 de febrero, 2021
Comparte

En enero 2021 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una variación anual de 3.54%, tasa mayor a la registrada al cierre de 2020 (3.15%), de acuerdo con datos del Inegi.

Además, en el primer mes del año la inflación general registrada fue la mayor desde octubre 2020, cuando la tasa anual del INPC fue de 4.09% anual, que si bien dicho nivel salió del rango objetivo de 3.00%, el aumento respondió al rebote en la demanda agregada en el tercer trimestre de 2020 tras la reapertura gradual de la actividad económica.

Lee: Economía de México se desplomó 8.5% en 2020, su peor caída en 88 años

Dado el nivel alcanzado en el primer mes del año, el #SemáforoEconómico de inflación de México, ¿cómo vamos? pasó a color amarillo, después de registrar dos meses consecutivos en verde; esto se debe a que el indicador se alejó de la meta de 3% (+/ 1%) que establece el Banco de México.

Durante 2020, la inflación se mantuvo dentro de la meta establecida en 9 de los 12 meses del año.

Durante enero, la inflación en el país registró una variación mensual de 0.86%, la más pronunciada para el primer mes del año desde 2017; este incremento de mes a mes observado fue impulsado mayoritariamente por el alza en los precios de los energéticos, los cuales aumentaron 5.23% en enero 2021 respecto a diciembre 2020.

El índice de precios al consumidor, al que el Inegi da seguimiento para medir el alza en la inflación del país está compuesto por dos componentes: el subyacente y el no subyacente. El primero es el que considera los precios de los bienes que no son volátiles, incluyendo mercancías como bebidas, alimentos procesados, y servicios como el pago de vivienda y educación, entre otros.

En enero la inflación subyacente registró un incremento anual de 3.84%, impulsado principalmente por el alza en los precios de alimentos, bebidas y tabaco.

Lee: Exportaciones a EU y T-MEC ayudarán a economía mexicana a crecer 3.7% en 2021: Banco Mundial

Por su parte, el índice de precios no subyacente– que considera a los bienes con precios volátiles o no estables- registró una inflación anual de 2.63%, tasa mayor a la observada en diciembre (1.18%) y noviembre (2.33%) de 2020; este componente incluye los precios de los energéticos, que en el mes registraron un fuerte incremento (en particular la gasolina de bajo octanaje y el gas doméstico LP), así como los precios de algunos bienes agropecuarios como las frutas y las verduras.

Singularmente, la inflación en el componente subyacente se encontró por arriba de la inflación general de noviembre 2020 a enero 2021, lo cual explica que el aumento sostenido en los precios puede ser explicado en mayor medida por la naturaleza de los bienes y servicios no volátiles.

La importancia del indicador de la inflación que publica el Inegi radica en que muestra cómo se afecta la capacidad de las personas para comprar bienes y servicios con el ingreso que reciben mes a mes. En particular, el componente no subyacente indica como en un mes determinado se pueden observar incrementos relevantes en la canasta de bienes y servicios que consumen los hogares, sobre todo en el precio de los energéticos que a pesar de su volatilidad pertenecen al consumo de primera necesidad de los hogares afectando directamente sus finanzas.

El seguimiento a la trayectoria de la inflación es fundamental para entender los cambios en el poder adquisitivo de las mexicanas y mexicanos, ya que el ingreso de los hogares no cambia con la misma magnitud ni frecuencia que la inflación, por lo que éstos ven afectada su capacidad de adquisición de bienes y servicios.

El Banco de México, organismo constitucionalmente autónomo, tiene precisamente la tarea de mantener la trayectoria de la inflación en un nivel estable, en particular en un rango de 3% (+/-1%), para preservar el poder de compra de las personas. La relevancia de este objetivo responde a la necesidad de identificar los costos económicos y sociales que resultan de periodos de alta volatilidad en los precios de los bienes y servicios.

Una inflación elevada e inestable afecta directamente en el bienestar de la población, ya que un aumento generalizado en los precios se traduce en que todo se vuelva más caro y, por ende, los salarios que perciben los trabajadores alcancen para comprar menos cosas.

Entérate: Aumento de remesas: ¿cómo pasó esto en la pandemia y qué señal da para la economía mexicana?

Lo anterior afecta sobre todo a la población con menores ingresos, ya que este grupo destina una mayor parte de los recursos del hogar a cubrir sus necesidades fundamentales. De ahí que altos niveles de inflación tienen un mayor impacto, pues su consumo de bienes y servicios de primera necesidad se ve mayormente afectado. De esta forma, estas familias se enfrentan a un entorno mucho más incierto a la hora de tomar decisiones de consumo y ven disminuida su capacidad de ahorro.

En el agregado, un nivel elevado y volátil de la inflación se traduce también en un obstáculo para la inversión, pues la incertidumbre sobre el comportamiento de los precios a nivel nacional afecta los planes de los diferentes agentes económicos del país -ya sean inversionistas privados, empresas o personas. Además, un entorno de alta volatilidad de la inflación tiene repercusiones en el sistema financiero, ya que aumenta el riesgo para los bancos al momento de otorgar créditos y préstamos a las empresas y las personas, pues la incertidumbre podría ocasionar un mayor incumplimiento en el pago de éstos.

Como herramienta principal para mantener a la inflación en un nivel cercano a la meta de 3% (+/-1%), el Banco de México usa a su tasa de interés, la cual funciona como referencia para las instituciones financieras y bancos del país, y tiene un impacto directo sobre las tasas de interés que las personas y las empresas pagan por los créditos que solicitan.

Cuando la tasa de interés aumenta, el ahorro se vuelve más atractivo que el consumo, y personas y empresas deciden adquirir menos bienes; ante un menor consumo de familias y empresas, la inflación comienza a descender.

En 2020, en el contexto de una crisis económica y sanitaria, de incertidumbre financiera en el país y en el mundo, y de una menor capacidad de las personas para consumir bienes en el mercado interno, el Banco Central de México recortó su tasa de interés de referencia 7 veces consecutivas entre febrero y septiembre, continuando con una trayectoria de recortes iniciada a finales de 2019; sin embargo, desde noviembre 2020 la tasa se ha mantenido en un nivel de 4.25%.

Con una inflación general aún dentro del rango de la meta de Banxico en enero, pero con un entorno económico todavía volátil, el Banco de México anunciará su primera decisión de política monetaria del año este jueves 11 de enero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Martes 13 y otras situaciones, objetos y animales que ¿traen mala suerte?

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.
13 de julio, 2021
Comparte

En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.

El dicho popular recomienda no hacer nada arriesgado el martes, por considerarse un día de mala suerte.

Se trata de un famoso refrán del idioma español que tiene su base en la superstición.

Según detalla la página web del Instituto Cervantes, esto se debe a que este día de la semana estaba consagrado a Marte, el dios de la guerra en la mitología latina, por lo que se consideraba un día de mal agüero para emprender algo importante.

También aclara que en la antigüedad tenía la misma connotación para los egipcios y los turcos y que algunos historiadores españoles relacionaban la superstición porque “los martes se produjeron algunas importantes derrotas de los moros a las tropas cristianas”.

La complicación del 13

Pero parece que, además de martes, el problema se agudiza cuando es 13.

Los países anglosajones tienen su versión también del día de mala suerte: el viernes 13.

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.

También es el capítulo del Apocalipsis o Revelación de la Biblia y en el que habla de una bestia, la causa de todo mal.

Y hasta existe la fobia al número 13: la triscaidecafobia.

Número 13

Lo concreto es que no hay una bibliografía que respalde cada una de estas creencias populares que muchas de ellas se remontan a tiempos inmemoriales.

Pero la mala suerte no solo está representada en el número 13 (para muchos), sino que también se aparece en animales, acciones y determinadas situaciones, etc.

Pero, ¿por qué y cuáles son? En BBC Mundo hicimos un listado.

La sal derramada

sal

Durante siglos y siglos, la sal tuvo un rol importante en las culturas.

Desde utilizarla para condimentar y conservar los alimentos hasta utilizarla como una forma de moneda de intercambio que luego dio origen a la palabra salario.

Por eso, derramar sal es signo de mal presagio para muchos.

También existe la superstición de que no se debe pasar el salero de mano en mano, sino que se apoya en la mesa, por la misma razón anterior: por miedo a que se derrame.

¿Qué culpa tendrá el gato?

Gato negro

Muchas personas consideran que es mala suerte que un gato negro se cruce por delante.

Para el cristianismo, los gatos de color negro eran símbolos del mal y estaban asociados a las brujas.

Sin embargo, para la cultura egipcia eran animales de adoración.

La escalera

Mujer camina debajo de escalera

El origen de por qué pasar debajo de una escalera es de mala suerte también es variado.

Una escalera apoyada en una pared forma un triángulo, forma que el cristianismo representa la santísima trinidad, por lo que atravesarlo, era señal de desafiar lo sagrado.

Otra creencia sostiene que está relacionada a las ejecuciones por ahorcamiento, ya que el verdugo debía subir a una escalera para colocar la soga y luego para retirar el cuerpo.

Abrir paraguas bajo el techo

Este es otro caso de superstición que no tendría un origen común.

El paraguas es un antiguo invento chino que fue pasando de cultura a cultura para distintas funciones hasta la actualidad.

Pero en un principio el paraguas era utilizado por reyes como sombrilla para bloquear los rayos del sol, por eso abrirlo en un lugar con sombra era un sacrilegio.

Hombre sostiene un paraguas

Otra creencia sostiene que si una persona abre un paraguas bajo techo, se trata de una doble protección, por lo que trae mala suerte.

Y tal vez, el más racional de todos, es que si abres un paraguas dentro de tu casa, puedes causar un accidente.

Romper un espejo

Espejo roto

La creencia dice que si rompes un espejo tendrás 7 años de maldición.

Todo surge de la catoptromancia, que es la adivinación por medio del espejo.

El espejo era un elemento que se utilizaba para la magia por lo que si se rompía, el futuro sería aterrador.

La mala fama del pie izquierdo

Sin duda esta no aplicaría a los grandes jugadores de fútbol zurdos, pero es una creencia popular que la gente que se levanta por las mañanas de mal humor, es porque lo hicieron con el pie izquierdo.

Además, durante la historia, siempre se dio preponderancia a todo lo que sucedía a la derecha, por el movimiento de la tierra, la mayoría de las personas son diestras, los santos están a la derecha de Dios, etc.

Y, entre tantos otros motivos sobre lo malo del lado izquierdo, la mala suerte también estaría relacionada con que los pescadores no subían a una embarcación por babor, es decir por la izquierda.

Tijeras

Tijeras

La creencia popular sostiene que dejar las tijeras abiertas mientras no se usen son sinónimo de atraer mala suerte.

Otra sostiene que regalar tijeras equivale a desear el mal.

Si bien se desconoce su origen, en la mitología griega la Moira Átropos (una de las tres que decidían el destino) cortaba con tijeras el hilo de la vida.

Y hay más…

Si bien existen innumerables tradiciones que atraen la mala suerte, también existen muchas otras para evitarla y otras tantas que atraen la buena suerte.

Cruzar los dedos

Cruzar los dedos

Además de cruzar los dedos para protegerse de la mala suerte, también muchos lo hacen para pedir que un favor se cumpla, o cuando se quiere incumplir lo que se jura.

Aparentemente, en la antigüedad, existía la costumbre de que dos personas enlazaran sus dedos índices formando una cruz para expresar un deseo.

Tocar madera

Se cree que la madera es un elemento de protección, por eso cuando algo sucede muchos tocan madera para librarse de ese mal.

Su origen provine de los pueblos celtas en Europa que solían adorar a los árboles porque a través de ellos una persona se librara de una dolencia y la enviaba a la tierra.

Y tú, ¿crees en alguno?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.